Educar en igualdad

Estamos en el siglo XXI y aún las estadísticas sobre igualdad siguen relevando tremendas diferencias entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida, desde el acceso a la educación o al trabajo, hasta los salarios, la ocupación de puestos de responsabilidad, el trato que la publicidad da a la mujer como mero objeto sexual, etc. Y eso por no hablar de la violencia machista y la consideración de la mujer como ser inferior.

Si preguntamos a nuestros amigos y conocidos “¿Eres machista?” seguramente responderán que no sin dudarlo. Puede que incluso ellos mismos se lo crean, pero es posible que, en el día a día, sus actitudes demuestren lo contrario.

Los llamados micromachismos son pequeñas manifestaciones de violencia doméstica tan sutiles que pasan desapercibidas a ojos de la sociedad pero que son un fiel reflejo de la desigualdad asimilada como norma y que, además, contribuye a perpetuarla.

A continuación expongo algunos ejemplos de micromachismos:

-“Mi marido me ayuda con el cuidado del bebé”. Esta expresión denota que la crianza es responsabilidad exclusiva de las mujeres, cuando el realidad el padre es tan responsable como la madre, pues el hijo es de ambos.

-“Los niños no lloran”. Los niños lloran y deben llorar, porque es la manera en que expresan sus emociones. Nunca se debe reprimir las emociones de los niños, y menos aún por motivos de sexo, porque estaremos reproduciendo estereotipos de género en el que los hombres son fuertes y las mujeres débiles.

-“¿No tienes esto en otro color? Es para un niño”. Como si al niño le importara el color. Tenemos que dejar de sesgar, de crear más diferencias donde no las hay. Los colores son colores y no llevan implícito ninguna orientación sexual, ningún estado anímico ni ningún rasgo de carácter.

En general, debemos dejar de marcar diferencias desde la primera infancia.
La educación para la igualdad es la base para conseguir una sociedad más justa e igualitaria en la que cada miembro respete a los demás y pueda aprovechar al máximo su potencial.

 

Piojos


Malditos piojos, quién no ha pasado alguna vez por ese momento de pánico en el que encuentras un piojo en la cabeza de alguno de tus hijos y es como si de repente se desatara la 3 guerra mundial en casa. 
Veámoslo por el lado bueno, sabes que vas a hacer limpieza a fondo, sí o sí. De todas maneras, voy a dejaros algunos trucos para prevenir/acabar/luchar con ellos.


1. Lavamos la cabeza,  aclaramos el pelo con vinagre blanco y agua a partes iguales. 
Esto hará que los piojos resbalen del pelo más facilmente.
2. También podemos cubrir la cabeza mientras dejamos que el vinagre actúe en el pelo y pasar después un peine fino o liendrera.
3. Llevar el pelo recogido puede ser un buen consejo.
4. Decirle a los niños que no se pongan gorras, coleteros o accesorios de otros niños, porque incluso en la ropa se quedan pegados y se contagian.
5. Poner lana entre las púas de la liendrera ayudará a que se queden cogidos al tejido y no se pierdan por el camino.
6. El aceite de árbol de té puede ayudarnos a prevenir, poniendo unas gotas en el champú o en el pelo detrás de las orejas sin tocar la piel.
7. Llenar la cabeza del niño de crema suavizante abundante y pasar la liendrera para que sea más fácil despegarlos
8. Si habéis llegado hasta aquí sin rascaros, muy bien, a mi me ha sido imposible.
9. Acordaros de tener un bol de agua caliente al lado nuestro cuando usemos el peine, si le echamos bicarbonato al agua, mejor aún, y pasamos el peine cada vez que peinemos para dejar los que encontremos en el agua y mueran.
10. Si todo lo anterior no funciona, recurrid al zz. Nada respetuoso con los ingredientes, pero efectivo al 100% en una sola aplicación. Por menos de 3€ tenemos el problema solucionado 🙂









Diferencias entre tener hijos como matrimonio, como pareja de hecho o como pareja sin regularizar

Vamos a obviar las diferencias fiscales y de otros ámbitos para centrarnos únicamente en lo que afecta a los hijos a la hora de valorar la posibilidad de casarse o registrarse como pareja de hecho.

En todo caso, hay que tener en cuenta que España no tiene un registro único que regule las parejas de hecho, por lo que las parejas inscritas como tal en una comunidad, pueden no tener las mismas ventajas que en otra.

  • 1. Pensiones de viudedad

En el caso del matrimonio, el/la viuda/o tiene derecho a pensión de viudedad.
En el caso de las parejas de hecho, deben estar registradas desde al menos dos años antes de la muerte y poder demostrar una convivencia desde al menos cinco años antes (importante estar empadronados en el mismo domicilio)

  • 2. Permisos de paternidad

Son iguales en los tres casos

  • 3. Pensión compensatoria

En caso de ruptura, tanto dentro del matrimonio como en la pareja de hecho, se puede solicitar una pensión compensatoria y será el/la juez quien determine si se concede y de qué manera (temporal o indefinida). Se aplicará en caso de desigualdad patrimonial (en casos, por ejemplo, en el que uno de los miembros de la pareja renuncie a trabajar por el cuidado de los hijos).
Hay que tener en cuenta que en las parejas de hecho no se aplica por defecto el régimen de gananciales, como sí ocurre en el matrimonio en la mayoría de comunidades autónomas.

  • 4. Custodia y régimen de visitas

Iguales en los tres casos.

  • 5. Herencia:

Solo en el caso del matrimonio, la pareja del fallecido tiene derecho a heredar sus bienes. Fuera del matrimonio, solo en el caso de que el fallecido haya dejado un testamento disponiendo a su favor, y que este no se contradiga con la legislación, la pareja tendrá derecho al usufructo (que no a la herencia) de sus bienes.

  • 6. Adopción:

En parejas heterosexuales, la ley permite la adopción tanto a parejas casadas como a parejas de hecho.
En el caso de parejas homosexuales, solo unas pocas Comunidades Autónomas contemplan este derecho para las parejas de hecho.

  • 7. Deducciones fiscales por hijo a cargo

Son iguales en los tres casos.

Semana Santa con niños: 3 ideas

Ya llega otra vez semana santa y tenemos la duda de qué hacer, dónde ir, qué planes podemos organizar con los peques.

Os voy a proponer tres planes para esta semana santa en tres partes de España por si os es de ayuda. 
Empezamos con Barcelona:
Granja Aventura Park  9.90€ entrada a todas las partes del parque
Es un espacio donde trabajar la educación basada en la experiencia y las aptitudes. Un parque donde descubrir una forma de vida respetuosa con el medio ambiente y donde adquirir nuevas herramientas para potenciar y desarrollar aptitudes emocionales, psicomotrices y de interacción social. 
Aquí tenéis un mapa del parque para que podáis haceros una idea de lo grande que es. 

Os paso el vídeo que tienen en youtube para que veáis en un minuto cómo son las instalaciones y las cosas que se pueden hacer allí.

Madrid:

Taller ‘Creatividad con papel: papiroflexia’ en la Dehesa de Madrid Gratuito

Tal y cómo nos dicen en la web del enlace “Si quieres asistir a esta actividad, deberás desplazarte hasta la Dehesa de la Villa de Madrid, el viernes día 25 de marzo, a las 11h. El evento tendrá una duración de una hora. Es completamente gratuito y está recomendado para niños de todas las edades

La estación de metro más cercana al lugar donde se inicia este acto es Francos Rodríguez (L7) y no es totalmente accesible para carritos”


Zaragoza:

En el barrio de Torrero, un año más, se celebra la llegada del buen tiempo con la Fiesta del Sol.
Durante todo el día (de 11 de la mañana a 2 de la madrugada), un montón de actividades para todas las edades en el parque de la calle Cuarte (Pinares de Venecia).
Habrá puestos de artesanos, payasos, cuentacuentos, música, malabares y muchas más actividades.


Transición a sólidos

Desde lardamma.com siempre hemos defendido el BLW como el método más natural y con mejores resultados para desarrollar en los niños una actitud positiva ante la comida, pero si por desconocimiento del método o por falta de confianza tu bebé está comiendo papillas desde el inicio de la alimentación complementaria y te gustaría ir haciendo una transición a sólidos, quizás te hayas encontrado con algunos problemas.

Para empezar, el niño tiene que acostumbrarse a un nuevo tipo de alimentación, será como volver a iniciar la alimentación complementaria, y puede rechazar algunos alimentos. Aquí te dejamos algunos tips que facilitarán el proceso:

 

  • La transición a sólidos debe hacerse de forma gradual, alternándolos con los purés y ofreciéndole alimentos de dureza progresiva, al principio muy blanditos.
  • El/la niño/a debe estar tranquilo a la hora de la comida: relajado, sin sueño, sin hambre excesiva para que pueda asimilar las nuevas texturas y sabores.
  • Si rechaza los alimentos (algunos o todos) trata de averiguar por qué: la temperatura no es la adecuada, está demasiado condimentado, la ración es demasiado grande, etc.
  • Dejarle experimentar, coger la comida con las manos, olerla, estrujarla… Está familiarizándose con las nuevas texturas.
  • Se debe tener en cuenta que un bebé se considera lactante hasta los dos años, es decir, es imprescindible que continúe tomando leche (hasta el año como alimentos principal y a partir del año como alimento complementario). Más información sobre este tema aquí.
  • Si le cuesta aceptar las nuevas texturas, se puede ir haciendo el puré como hasta ahora pero batiéndolo cada vez menos, haciéndolo progresivamente más sólido, hasta que al final simplemente machaquemos un poco la comida con el tenedor.
  • Se deben cumplir unas normas de seguridad: nunca dejar solo al niño/a cuando está comiendo, asegurarse de que está sentado/a de manera erguida para evitar atragantamientos, etc.

 

Pero sobre todo, recomendamos la prevención de este tipo de problemas iniciando la alimentación complementaria a partir de los seis meses con el método BLW.

-Prevención: blw

Feminismo de pelo en pecho

Nota de la autora, osease, yo misma: Este texto es mi opinión, y solo mi opinión. Excluyo a Lardamma y a mi socia de todas y cada una de éstas palabras, porque son mías y de nadie más.

Últimamente se empeñan en bombardearnos con algo que alguien no muy cuerdo, está llamando feminismo, si buscamos ahora mismo la palabra en google, nos saldrá la página de wikipédia, ni esa han dejado tranquila.
Han escrito y tergiversado el sentido de la palabra feminismo, hasta que han conseguido que haya una advertencia en la página, sobre la neutralidad en el punto de vista de la definición, deleznable. 

Muchas mujeres se están alzando defendiendo algo que ni siquiera saben hasta dónde llega, y se desgañitan defendiendo lo que piensan que tienen que defender porque es lo que es justo, pero no tienen ni idea de a quién defienden cuando repiten consignas aprendidas.
Vamos a poner un ejemplo de eso que ahora se llama feminismo, que conste que todo es público y todo podéis encontrarlo en la red.

Ejemplo número 1:

Señora Marina, abanderada del feminismo, ese feminismo que se supone que debemos seguir por el simple hecho de ser mujer… vergüenza ajena es lo que siento. Mi orgullo de ser mujer brilla por su ausencia leyendo cosas así.

Ejemplo número 2:

SEMÁFOROS PARITARIOS EN VALENCIA Y BARCELONA
Permitirme que acompañe éste titular con una foto que me viene al pelo cuando veo estos titulares

¿En serio?, ¿de verdad necesitamos semáforos que lleven muñequitos con falda y media melenita para que sepamos las mujeres cuando tenemos que cruzar la calle?. 
Tendré que empezar a dejarme el pelo suelto y llevar falda todos los días para que no me confundan con un hombre por la calle?…madre mía…
Ejemplo número 3:                                                                                                                                 
Perdonad por la calidad de la foto, los nervios no me dejaban hacerla mejor

Bueno, veamos…ésta mujer trabaja en una universidad, la de Zaragoza para ser más exactos, osea que es un punto de referencia para otras mujeres, mujeres que están en plena etapa de conocimiento del mundo, de expansión mental y de ebullición hormonal. ¿Ésto es lo que queréis que aprendan vuestras hijas sobre el feminismo?

Ejemplo número 4:                                                                                                                                  
                                                                                                             
Debemos cerrar la fábrica de producción del ejército de reserva de esclavos heteronormativos, desafiliarnos de las filas heterohumanas y dejar de proclamar la unión natural y esencial útero-vida-tierra. Deberíamos tener un devenir al estilo de Shulamith Firestone, porque “parir es como cagar calabazas”, que decía ella. Ciertos axiomas no deberían ser solo pancarta para prólogo de libro, sino formas de vida.”

Esto es lo que dice una señora que se llama Leonor Silvestri, no puedo reproducir el resto de la entrevista, porque literalmente daña mi paz mental, si alguien quiere leer la sarta de barbaridades que se sueltan en esa entrevista, os la dejo aquí, pero que conste que os he advertido.

Yo me pregunto, ¿ésto es lo que ahora significa ser feminista? Entonces lo que yo considero ser feminista queda totalmente fuera de todo ésto, así que seguramente estaré contaminada por el dichoso patriarcado omnipresente (que alguien me cuente qué es el patriarcado con palabras simples por favor), necesito un manual del tipo “Patriarcado for dummies”. 
Será que me he convertido en una sumisa de algún machirulo común, que me han sometido a un lavado de cerebro en plan naranja mecánica para poder convertirme en madre, para poder llegar a ser una mujer feliz con su feminidad, contenta de su maternidad y rodeada de hombres entre los que se siente a gusto sin necesidada de estar hablando todo el día de fútbol, motos, coches o amigas que no se pasan todo el día de compras, hablando de cosméticos (mal iríamos porque no tengo la santa idea de que es un counturing o como se escriba, por ejemplo). 
Pues lo siento, pero entonces no soy feminista, ni lo seré nunca. Para mi eso no es feminismo, es Hembrismo puro y duro, y a quién no le guste esa palabra, que use otra, pero para hacer un favor a las futuras generaciones, eliminemos toda referencia al feminismo cuando hablemos de personas como las antes citadas. 

Disfruto de mi maternidad, disfruto de quedarme en casa cada día viendo crecer a mis hijos, disfruto cocinando. limpiando ( a veces), pasando días enteros dedicados exclusivamente a ver como mi hija aprende una cosa nueva detrás de otra, defiendo la lactancia materna, el amor, la libertad de poder elegir lo que te de la gana de vivir. Esa es la palabra clave LIBERTAD, que cada una sea libre de hacer lo que le salga del coño, sea lo que sea, pero no con el yugo de una palabra colgada del cuello simplemente por ser mujer. 

Tanya dixit.

“Señorets” receta perfecta para hacer con niños

Os traigo una receta de unas galletas típicas de Mallorca, en el título pongo para hacer CON niños, porque es fácil y divertido. Pero veréis que la receta lleva azúcar (y no poca) así que dejo a vuestra elección si se las dais o no, nosotros como solo las hacemos una o dos veces al año, en casa sí se comen. Pero mi hija tiene tres años casi y el mayor hace 9 en nada.


Ingredientes:

  • 250 g de saïm (manteca de cerdo)
  • 300 g de sucre (azúcar)
  • 1 tasseta d’oli (una tacita de aceite)
  • 1 tasseta de suc de taronja (tacita de zumo de naranja)
  • 2 vermells d’ou (2 yemas de huevo)
  • +- 700 g de farina ( harina, pone más o menos 700gr porque tenéis que ir viendo la que os acepta la masa, a mi ésta vez me ha cogido unos 900gr)
Ponemos el saïm y el azúcar en un bol y lo movemos con las manos hasta mezclarlo completamente. Añadimos el aceite, el zumo de naranja y las yemas de huevo, vamos removiendo hasta que sea todo homogéneo. Poco a poco vamos incorporando la harina y vamos amasando, cuando la pasta se despegue de las manos y coja consistencia, será cuando estará perfecta.
Envolver la masa en papel film y dejarla en la nevera unos 5-10 minutos.


Ponemos el horno a calentar a 170ºC, o si como yo tenéis horno de butano, solo lo pongo arriba.
Enharinar el marmol o la zona de trabajo donde estiraréis la masa y con un rodillo ir aplanando hasta que tenga más o menos 1 cm de ancho. Con moldes haced las formas que más os gusten y las vais poniendo sobre la bandeja de horno. Repetiremos el proceso hasta acabar la pasta o si queréis podéis congelarla para otro día. 

Los levamos al horno y los tenemos unos 7-8 minutos hasta que estén dorados. Los sacaremos del horno y los dejaremos enfriar a temperatura ambiente. Con éstas cantidades, salen unas 4 bandejas de horno bien llenas, si las dejáis una vez frías dentro de un bote hermético, duran fácilmente dos semanas 



Buen provecho

Lo mejor es… mimimimimi

Hace un tiempo que anda rulando por las redes esta carta de una bloguera que se habrá quedado a gusto:

Sí, esta carta que busca contentar a todo el mundo, aunque en realidad solo contenta a las mamás que dejan llorar a sus bebés y que no respetan sus ritmos porque leyendo este manifiesto tan aparentemente inofensivo, se sienten menos culpables.

Mamás: Es posible que no hayas podido, por las circunstancias que sean, dar el pecho a tu bebé. Es posible que incluso, no hayas querido. Pero no intentes convencernos de que da lo mismo. Y así podemos seguir con cada una de las afirmaciones que muestra esta carta.

Las decisiones respecto a la crianza de los hijos deberían ser plenamente conscientes. El hecho mismo de ser madre/padre, debería ser plenamente consciente. Los bebés son personas. Tú misma has sido bebé. Trátales con el respeto que merecen.

Embarazo psicológico

El embarazo suele ser un momento de felicidad para cualquier padre. Pero a veces, el embarazo, no termina con un esperado bebé. En algunos casos raros la mujer (o el hombre) cree que está embarazada, pero en realidad no es así. La pseudociesis, falso embarazo o Síndrome de Rapunzel , es la condición médica que hace que la persona que la sufra, crea realmente que está gestando un bebé. 
Algunos hombres pueden tener un falso embarazo o embarazo simpático, y tienen todos los síntomas de un embarazo real, incluso aumento de peso, náuseas y dolor de espalda, excepto el feto por supuesto. 
Recientemente se ha empezado a estudiar para entender los problemas psicológicos y físicos que están en la raíz de la pseudociesis. Aunque las causas exactas no se conocen, los médicos sospechan que los factores psicológicos pueden engañar al cuerpo para que piense que está embarazada/o.
Cuando una mujer siente un intenso deseo de ser madre, por causa de la infertilidad, la repetición de abortos involuntarios, o la inminente menopausia,  puede desembocar en que su cuerpo produzca signos de embarazo e incluso movimiento fetal.

A partir de estos síntomas, el cerebro lo interpreta como un embarazo y el cuerpo empieza a generar estrógenos y prolactina, que conducirán a síntomas Reales de embarazo
Otros de los síntomas de la  pseudociesis son:
  • La interrupción de la menstruación
  • vientre hinchado
  • Inflamados y sensibles senos , cambios en los pezones, y posiblemente la producción de leche
  • Sensación de movimientos fetales
  • Nauseas y vómitos
  • Ganancia de peso
Estos síntomas pueden durar sólo unas pocas semanas, durante nueve meses, o incluso durante varios años. Un porcentaje muy pequeño de pacientes con embarazo falso llegará a la consulta del médico o al hospital con lo que se siente como los dolores de parto

Visitas en el parto

Recuerdo que, cuando parí por primera vez, llegué al hospital muy confiada (“Todo el mundo lo hace, no será para tanto”). Trabajaba entonces en una casa particular y ya me habían dicho que me iban a permitir llevar a mi bebé, así que calculaba reincorporarme al trabajo unos tres días después de dar a luz. Jajajaja… Qué joven e ilusa era…

No tenía ni idea de embarazos, partos, crianza… Había ojeado alguna revista pero tampoco demasiado porque trabajaba todo el día y no tenía internet. Además, en las revistas tampoco ponía precisamente las mismas cosas que ahora y mi matrona era una gilipollas esférica (la mires por donde la mires, gilipollas). No tenía la menor idea de lo que iba a pasar.

Me imaginaba que, llegado el momento, notaría un dolor, iría al hospital y, en apróximadamente una hora de dolores fuertes, nacería un bebé limpito y sin cordón umbilical.

Os podeis imaginar el trauma que me quedó después de ver lo que es realmente un parto, y especialmente un parto de esa época (año 2000), con sus cuatro horas atada a monitores con un gotero de oxitocina sin que dejaran entrar a nadie a la sala de dilatación, la negación de ningún tipo de analgesia, el paritorio y su potro de tortura, la episiotomía de rutina, los enormes charcos de sangre por todos lados, el bebé azulado cubierto de sangre y moco blanco con una especie de cable de teléfono antiguo que le salía de la tripa…

Las cosas han cambiado, afortunadamente, pero un parto sigue y seguirá siendo un parto.

Al contar esto me quiero dirigir sobre todo a madres primerizas, papás y familiares: ¿Sois realmente conscientes de lo que vais a vivir? Es algo absolutamente enorme donde vais a poder sentir el milagro de dar a luz. Van a ser momentos (minutos, horas, incluso días) de subidones brutales de hormonas, sensaciones de todo tipo, miedo extremo, dolor insoportable, felicidad loca, angustia, impresión…

¿De verdad quereis dejar que entre alguien más en el paritorio que no sea vuestra pareja o familiar más cercano? ¿De verdad quereis a toda la familia invadiendo la intimidad en un momento así?

Al margen de que tendréis una persona real, de carne y hueso, recién venida al mundo, absolutamente vulnerable y dependiente bajo vuestra responsabilidad, que lo último que necesitará es que un montón de desconocidos le separen del regazo de su madre (el único lugar del mundo donde se sentirá seguro)… Al margen de eso, vosotras no vais a estar para tonterías.

Puede que ahora creais que vais a pensar “Qué emoción, que venga todo el mundo a conocer al bebé lo antes posible”, pero nada más lejos. En el 99% de los casos, os debatireis entre mandar a la mierda a quien se presente en las horas posteriores al parto o simplemente ignorarle.

Papás y familiares: os pedimos comprensión y respeto a las necesidades de la mamá y el bebé en un momento de máxima vulnerabilidad. Necesitan reconocerse, reordenarse en el mundo, asimilarlo todo, establecer la lactancia, amarse sin interrupciones… Todo lo demás es secundario, y la familia y amigos van a tener toda la vida para disfrutar del bebé.

No lo tomeis a mal, no es un capricho, es una necesidad.