LA OBESIDAD INFANTIL. Ligero descenso en España. Por Mónica Ruiz

Respetar a nuestros hijos también significa revisar las pautas y hábitos nutricionales familiares, tanto desde el punto de vista de la calidad de los alimentos como desde la facilitación de la autorregulación en relación a la alimentación (Baby-Led Weaning). Por poner un ejemplo conductual, no obligar a acabar lo que haya en el plato y no obligar a comer.
Los niños con sobrepeso tienen una tendencia mucho mayor a convertirse en adultos con sobrepeso que los niños que mantienen su peso normal durante la adolescencia, además de potenciar otras complicaciones:

El estudio ‘Aladino’ (2013) Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España que está enmarcado dentro de La NAOS (Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) y de la iniciativa europea COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative) realizó un seguimiento de prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños de educación primaria e identificó los factores de riesgo asociados:
– Saltarse el desayuno (la primera ingesta del día),
– Disponer de televisión, video-juegos y dvd en la habitación,
– Ver televisión más de dos horas diarias,
– Dormir menos de 8 horas,
– Que los padres sean fumadores (especialmente si fuman los dos),
– Bajo nivel de ingresos económicos de la familia y
– Bajo nivel educativo de padres y madres.

Los datos del estudio ‘Aladino’ provienen de una muestra de 3.426 niños y niñas de entre 7 y 8 años, procedentes de 71 centros escolares, repartidos por todo el territorio español.
La prevalencia del sobrepeso entre los niños españoles es del 24,6% y la obesidad del 18,4%. En comparación con los resultados del mismo estudio en 2011 se evidencia una ligera mejoría, ya que la prevalencia del sobrepeso fue del 26,2% y de la obesidad del 19,1%. Lo que supone un descenso de 2,3 puntos (43% Aladino 2013 vs. 45,3% Aladino 2011).
En relación a las diferencias de género (sexo) y edad, los resultados muestran que si bien los niños y niñas presentan una prevalencia similar en sobrepeso, la obesidad infantil es superior en los niños frente a las niñas. Asimismo, los niños y niñas de 8 años tienen más problemas de sobrepeso y obesidad que los de 7 años.
Esto nos lleva a una nueva reflexión: Es necesario frenar estos problemas y promover la adopción de hábitos de vida saludables a lo largo de toda la vida.
Nuestros hijos merecen un mundo mejor. Sólo disponemos de un planeta donde vivir y un cuerpo con el que crecer y disfrutar ¡Cuidémonos!

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

 

Deja un comentario