Las diosas no están en el Olimpo, por Mónica Ruiz

En esta ocasión me he dado permiso para compartir un mensaje motivador, una reflexión y un sentir personal con este grupo de crianza y, especialmente, con todas las madres que formamos parte de él. Deseo que mis palabras os rescaten del sufrimiento que podáis estar viviendo, de las preocupaciones, del cansancio, del desamor, de los miedos, de las dudas, de las incertidumbres, del maltrato o de la soledad. También espero que os sintáis empoderadas, seguras y reafirmadas en vuestras decisiones diarias. Sin duda estáis haciendo lo mejor que ahora podéis hacer… Estos pensamientos son para vosotras:

Mujer y madre… hoy es tu presente, es el tiempo real que puedes manejar o moldear. Cultiva tu interior ya que es dónde está la fuerza, la felicidad y la alegría.

Mírate… hazte visible para seguir reconociéndote. Eres valiosa, fuerte, única, variable, valiente, humilde, atractiva, cautivadora, constante, inconstante, inquieta, tranquila, temerosa, prudente, grande, hermosa, alegre, amorosa, pesimista, optimista y dulce.

Mírala… a tu lado está esa persona que elegiste para cambiar de estado, dejar de ser pareja y pasar a ser familia. Os lanzasteis al vacío para amaros y lográis reencontrar vuestras manos extendidas cuando el sufrimiento se interpone entre ambas. Utilizáis vuestra experiencia para seguir valorando la que hoy será la mejor forma de futuro.

     

Mírales… tus hijos buscan tus ojos y tu alma. Os une todo lo que no se puede ver y todo lo que se puede sentir. Sois amor en estado puro. Eres su hábitat y todo lo que realmente necesitan.

Madre… naciste mujer y naciste diosa.
Mamá (im)perfecta, real y presente.

Eres la persona que necesitan tus hijos… así es como ellos te ven ¿Cómo te miras tú?

Anímate a compartir con nosotras cómo te sientes y te valoras. Gracias de antemano.

Mónica Ruiz Romero 
Col.16209
Puedes seguirnos en:

Ideas para regalar, por Mónica Ruiz

 

Seguramente muchas familias estéis pensando en esta época del año ‘¿Qué puedo regalar?’ ‘Ya lo tienen todo’ ‘Quiero tener un consumo responsable’…
Pues os voy a proponer 3 ideas para que encontréis vuestro mejor regalo.

1ª PROPUESTA: EVITA LOS REGALOS MATERIALES

– Lo que estoy comprando ¿realmente lo necesita la otra persona?
– Lo más importante es que regales con el corazón y no porque la sociedad ha decidido que este mes toca gastarte una pasta en regalos (puedes optar también por no regalar nada).
– No dejes que la Navidad llene tu casa (o la casa de los demás) de cosas que no quieres.

Os invito a dejar de lado los regalos materiales y llevaros hoy mismo gratuitamente mis cheques regalo. Son opciones para hacer regalos emocionales a las personas que queremos o nos importan.

 

★ Muestras de amor (abrazos, besos, etc).
★ Compartir tiempo con aquella persona.
★ Jugar a lo que le encanta, pero que nunca se atreve a pedirte.
★ Organizar una cena en casa preparando la comida favorita de la persona invitada.
★ Comprometerte a compartir alguna tarea pendiente (por ejemplo, el próximo traslado).
★ Quedarte con su bebé o hijos para que disfrute de un momento íntimo con su pareja.
★ Regala tu tiempo ofreciendo tus conocimientos o habilidades que antes te habían pedido, pero que nunca habías tenido tiempo para hacerlas.
★ Cuida de su mascota cuando realice un viaje.

 

CHEQUE – REGALO

 

2ª PROPUESTA: CONSUMO NAVIDEÑO RESPONSABLE.

Si optes por regalos materiales: 

• Utiliza tu creatividad y fabrica tus propios regalos.
• Recicla un regalo que ya tengas en casa. No pasa nada porque no regales alguna cosa nueva.
• “El amigo invisible” es una buena opción. Se determina el presupuesto (precios asequibles) por persona y cada participante recibe un regalo (reducción del consumo).

Si compras el regalo, puedes preguntarte:
• ¿Dónde fue fabricado? ¿Por quién? ¿En qué circunstancias?
• ¿Cuáles son las materias primas del producto? ¿Cuál es su impacto sobre el medio ambiente?
• ¿Es reciclable? Si se rompe ¿se  puede arreglar fácilmente o lo he de cambiar?
• ¿Es útil, instructivo o pedagógico? ¿O simplemente se añadirá a las cosas guardadas en el armario sin fondo?
•  ¿Sirve para sustituir o evitar la compra de alguna cosa más contaminante?

3ª PROPUESTA: LA CAJA MÁGICA DE LA GRATITUD.

“La Caja Mágica de la Gratitud” es una sagrada manera de responder a la VIDA por las muchas bendiciones diarias de las que no somos conscientes. Al agradecer concretamente esas pequeñas bendiciones podremos ver cómo la vida se va manifestando en el presente, prestándole atención a nuestro andar por la tierra en el único tiempo real de nuestra existencia, éste instante: EL AQUÍ Y EL AHORA.
“La Caja Mágica de la Gratitud” es una actividad para hacer en familia. Aceptando que no siempre puede contarse con cantidad de tiempo que desearíamos, esta cajita es un punto de partida para establecer la “calidad de tiempo”.
¿Qué podemos hacer? Escoger un recipiente (una preciosa caja o un llamativo frasco) y forrarlo de manera divertida, linda o con patrones que la familia decida.

Luego tomad un momento cada noche para agradecer las recompensas del día, como por ejemplo: “estoy agradecido por haber pasado el examen de matemáticas”, “estoy agradecido porque no encontré colas”, “estoy feliz por la comida tan rica que consumí a tal hora”, “estoy agradecida por que tuve tiempo de tomar un rico café con mi amiga del alma”, “gracias porque hoy me sentí sana y activa”, “gracias por el sol que me cubrió el cuerpo”, etc. Escribidlas en un papelito y depositarlas en la Caja Mágica de la Gratitud con la fecha del día. Los más pequeños de la casa pueden hacer un dibujo, si todavía no saben escribir o no les apetece.
Haced una cita semanal con tu tribu familiar junto a una rica y sana comida, para releer y compartir en voz alta los agradecimientos de la semana. Esta dinámica reconecta con los anhelos y personalidades de cada uno de los integrantes de la familia, recrea nexos, junta historias sobre los logros individuales, sobre lo que se desea, y permite conocerse en profundidad, ayudando a que las relaciones se fortalezcan y se enriquezcan. Además la gratitud activa la abundancia en nuestras vidas.

Esta caja de la gratitud fue ideada por una familia en Rhode Island (EEUU) y luego fue llevada a la escuela y otros círculos sociales. Como resultado, las personas se aprecian y valoran mejor unas a otras. Sin duda, una refrescante manera de acercarnos en estos tiempos que trae vientos de cambio, conciencia y expansión.

Recordad que todo lo que he compartido hoy con vosotras SÓLO SON IDEAS.
EL MEJOR REGALO que podéis hacer a los más pequeños es EL CONTACTO CON VOSOTROS, EL PODER HABLAR JUNTOS y ACOMPAÑARLOS EN EL DESCUBRIMIENTO de mundo que les rodea. 

¡FELICES FIESTAS!

 

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

Problemas y soluciones para los pañales de tela

 

Nos hemos decidido por pañales de tela, que maravilloso mundo, todo ecológico, no dañamos el medio ambiente….
Pero, ¿cómo los lavo? ¿Por qué me huelen tanto a amoníaco? ¿Qué es eso rojo que hay en el absorbente? Voy a daros algunas soluciones para no morir en el intento.


MIS PAÑALES HUELEN A AMONÍACO  

Más allá de todas las precauciones que uno tenga, tarde o temprano aparecerá el temido olor a amoníaco o cualquiera de los problemas más habituales: los pañales huelen mal, pierden capacidad de absorción con los consecuentes filtrados, o de pronto empiezan a irritar el culo de tu bebé.

El problema es que, aunque usemos cantidades ínfimas de detergente, los pañales están hechos de un material super absorbente, y por ello van acumulando restos de jabón.
La solución para cualquiera de estos problemas es muy fácil,  haremos una SOPA que no es otra cosa que hacer un enjuague bien profundo a máxima temperatura.
Para ello, basta con poner los pañales en la lavadora, a temperatura máxima sin detergente. Saldrá muchísima espuma aunque no hayas puesto jabón. Hay que lavarlos solo con agua tantas veces como sea necesario, hasta que el agua salga absolutamente clara. Puedes  hacer una lavadora después de otra sin esperar a que se sequen entre medio.
 Luego, si quieres, pueden hacer un último lavado con un poco de bicarbonato y un chorrito de vinagre blanco en el enjuague. Para terminar, los tenderemos al sol hasta que se sequen.
 
MANCHAS EN LOS ABSORBENTES 
 
Sacamos el pañal y vemos que al tenderlo hay una mancha gris o roja en el absorbente, le damos mil vueltas y no entendemos qué ha podido desteñir o pasar. Pues no os preocupéis. No ha desteñido nada. Seguramente vuestro bebé ha estado costipado últimamente o ha tenido fiebre y le habéis dado Apiretal ¿verdad?, pues el apiretal sale a través del pipí y tiñe los absorbentes por eso siempre es mejor usar un forro para cuandpo sepamos que vamos a dar apiretal o usamos un desechable ese día.
Mancha gris, estas manchas suelen ser de cuando hemos puesto crema con zinc directamente sin poner un protector entre el culete y el absorbente.
LAVAR LOS PAÑALES
Para lavar los pañales de tela lo mejor es un jabón con ingredientes naturales, el más conocido de todo es el ROCKIN GREEN y estas son sus instrucciones de lavado.
 Es un jabón caro, pero que dura eones y sale muy a cuenta.
  1. Pon los pañales en la lavadora y realiza un aclarado en frío para eliminar los residuos más “gordos” antes del ciclo de lavado. Cuanta más agua, mejor.
  2. Añade el detergente y procede a programar el ciclo de lavado. Usa 2 o 3 cucharadas soperas por lavado, aunque en las zonas con aguas muy blandas o con lavadoras de alto rendimiento (las que usan poca agua) puede ser necesario utilizar menos cantidad, por lo que para estos casos se indica usar 1 o 2 cucharadas.

Luego puedes usar también el rosa del mercadona, el de piel sensibles para bebés. Siempre muy poco jabón. O puedes optar por el jabón de coco que hay en pastilla también en mercadona, solo tendrás que rallar un poquito antes de cada lavado y añadirlo a la cubeta del detergente.
Nunca uses suavizante, simplemente un chorito de vinagre de vez en cuando en la lavadora para que quede suave el absorbente.

¿Quieres probar lo que es usar pañales de tela? Pregúntanos sin compromiso, pásate por nuestra web y echa un vistazo a nuestra marca Tucuxí, no te arrepentirás.
http://www.lardamma.com/2015/04/catalogo-tucuxi.html

EL ARTE DE SABER ESCUCHAR.


 

Nacemos (en ausencia de patología) con la capacidad de oír, siendo uno de los sentidos a través de los cuales percibimos la información que nos rodea…¿y qué pasa con la capacidad de escuchar? ¿ es lo mismo?. A escuchar aprendemos (¡o no!) y qué necesaria resulta dicha capacidad para nutrirnos a través de las relaciones. Necesitamos escuchar, que nos escuchen y sentirnos escuchados. Detrás de este intercambio en la relación se esconden multitud de mensajes saludables y amorosos que guardamos en nuestro registro y permanecen como una “huella emocional”.
Es imprescindible en el contexto terapéutico, y no es una tarea fácil. Yo, a día de hoy, y tras trece años de experiencia profesional, sigo sintiendo la dificultad y soy consciente de las limitaciones con las que todavía cuento en este “arte”. Sin embargo, merece la pena esforzarse y practicar cada vez que tengamos la ocasión; con amigos, pareja, familiares…y sobre todo con nuestros hijos ¡importantísimo! es el primer eslabón de la cadena de las relaciones saludables. Por si os animáis a practicar, ahí van algunas habilidades que el “buen escuchador” maneja a la perfección:
– Siempre está en casa para poder recibir al que viene. Es imprescindible estar en el momento presente. Si estoy en el pasado (rumiando algo que me haya ocurrido) o en el futuro (elaborando planes) no estoy en el presente…y si no estoy…¿cómo voy a atender y escuchar al que tengo enfrente? ¡si no estoy! imposible. Es obvio, pero si somos honestos con nosotros mismos nos daremos cuenta de lo difícil que resulta y cuanto nos cuesta vivir el momento presente, segundo a segundo sin despistarnos por el camino e irnos “a por uvas”. Los niños saben perfectamente cuando estamos para ellos, cuando les estamos escuchando y cuando no, y no siempre podemos o nos sentimos capaces para hacerlo. Cuando esta situación se dé es mucho más saludable ser sincero y explicárselo que hacer un “como si” les estuviéramos escuchando. Y si dudáis, pensad que os parece más respetuoso y que preferiríais vosotros…
Sabe “escuchar” el lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal es amplio (y rico) y engloba todo lo que no es “palabra” (muecas, gesticulaciones, mirada, tono y volumen de voz…). En el contexto terapéutico decimos que este lenguaje es mucho más sincero, miente menos que el verbal, por lo que es importante observarlo y tenerlo en cuenta para poder confrontar al paciente posibles incoherencias/disonancias entre lo que dice (lenguaje verbal) y cómo lo dice (lenguaje no verbal), y de esta manera, quizás, poder poner un poco de luz a lo que se encuentra en sombra, ampliando la conciencia sobre lo que le está ocurriendo y cómo se siente. Aplicado a nuestros hijos, a mí me parece una técnica muy útil también para ayudarles en el proceso de reconocimiento y manejo de sus propias emociones, incluso solamente describiendo cómo les percibimos, sin necesidad de señalar incoherencias. (“¡No paras de reír! ¿estás contento?”, “Esas cejas fruncidas, ¿qué significan?, ¿estás enfadado?”). De esta manera, favorecemos que los niños se sientan “vistos” y “escuchados” en su totalidad a la vez que potenciamos que se sientan seguros. A veces, no saben poner nombre a sus emociones, o se encuentran confusos respecto a lo que sienten (¡es difícil! muchos adultos tampoco saben hacerlo…). Ese “no saber” genera incertidumbre. Ayudarles en esta tarea de “reconocerse” les hace sentirse acompañados y protegidos.
– Tiene una buena “escucha interna” y desde ahí habla si considera necesario intervenir. No juzga, ni aconseja ni soluciona. El “buen escuchador” es bueno en el arte de escuchar a los demás porque primero ha aprendido a escucharse a sí mismo. Sabe parar, mirarse, escucharse, reconocer cómo se siente ante lo que el otro le está contando y qué necesita hacer. Como “buen escuchador” confía en su propio instinto y se deja llevar. No formula planes de acción ni frases tipo “lo que deberías hacer…”. Puede manifestar su opinión sin imponerla porque confía en las capacidades de las personas para “resolver”  y respeta sus elecciones aun cuando pueda no estar de acuerdo con ellas…qué importante confiar en nuestros hijos y “dejarles ser” para que ellos confíen en sí mismos y se permitan “ser” quienes son. La mayoría de los pacientes adultos que acuden a terapia con síntomas de índole depresiva necesitan trabajar en profundidad este punto en el algún momento de la terapia.
Si conseguimos aplicar en el día a día un poco de todo esto con nuestros hijos, les decimos sin hablar…
– Te veo.                                      
– Te atiendo.
– Te escucho.
– Eres importante para mí.
– Te respeto.
– Estoy aquí, contigo. Te acompaño. No estás solo.
– Puedes recurrir a mí cuando lo necesites.
– Me gusta estar contigo.
– Confío en ti.
– Está bien sentirse como te sientes. Está bien no saber cómo te sientes.
– Te quiero…
Y es que, cuando nos escuchamos “de verdad”, nos abrazamos el corazón sin tocarnos.
                                                                                                Silvia Cesteros.
                                                                                                Psicóloga.

El tabú de la violencia

Últimamente estamos viendo muchos casos de bullying o acoso escolar, solo tenemos que teclear en google para que nos salgan multitud de ejemplos, la mayoría de ellos siguiendo un perfil común, siempre proviniendo, el acosador, de famílias desestructuradas, conflictivas, con problemas anteriores o con historial ya de violencia en el pasado.
Pero, ¿qué pasa cuando esos niños no vienen de una familia desestructurada, no vienen de un hogar que en apariencia está sometido a los puntos básicos que nos marcan para poder distinguirlas?.

Si buscamos un poco en la red sobre el perfil del acosador, tendremos una lista muy parecida a esta:

  • Personalidad irritable y agresiva.
  • Bajo autocontrol.
  • Ausencia de empatía.
  • Tendencia a las conductas violentas y amenazantes.
  • Impulsivo.
  • Su rendimiento académico suele ser bajo. En ocasiones es algo mayor que el resto de la clase por haber repetido uno o varios cursos.
  • Su comportamiento en el aula se caracteriza por las salidas de tono, las bromas fuera de lugar e incluso actitudes desafiantes frente a profesores y compañeros.
  • Es posible que pertenezca a una familia desestructurada, con antecedentes de violencia doméstica.
  • Físicamente fuerte.
  • Asume el rol de líder ante un grupo de alumnos de características psicológicas parecidas o que buscan reconocimiento e integración en el grupo. 

 Pero hay veces en los que el niño que se dedica a acosar en clase, no responde a estas características. En apariendcia tenemos una familia implicada, niños criados con apego, en la que los padres están encima de su hij@, que hacen cosas con ellos, que dan el perfil de padres modelo. Bien, ¿entonces qué pasa aquí? ¿ Puede ser que el/la niñ@ sea malo por naturaleza, que tenga el instinto de acosar de manera innata?. Sí, claro que puede ser, pero ese sería un caso entre muchísimos ya que podría implicar algún problema mental. Una falta de empatía total, una indiferencia con respecto a lo que le pase a los demás, el pensar en ser cruel o buscar maneras en las que hacer sufrir a otra persona, no vienen de serie en la cabeza de un niño pequeño porque sí. Y eso es precisamente lo que da miedo, el reconocer frente al mundo, que algo estamos haciendo mal y que toda la fachada que hemos creado no es más que eso. Poca gente está dispuesta a entonar el mea culpa y reconocer que algo falla. 

Poca gente sabe el daño que causa una educación totalmente permisiva, en la que el niño hace lo que quiere con tal de que “no se enfade” o “no moleste”. Llegamos de trabajar a las tantas y lo que menos nos apetece es ponernos a hacer deberes, a ayudar a nuestros hijos con sus tareas, escuchar gritos o niños alborotadores en casa. Echamos mano de lo primero que tenemos al alcance y que sabemos que es efectivo, los aparcamos delante de la tele, el móvil, la tablet o la consola. 

Desde que venimos al mundo estamos influenciados por algunos estereotipos o ideas que aunque no queramos, aparecen en nuestra mente en algún momento. Tenemos que ser buenos, educados, estudiar, sacar buenas notas, escoger un camino, estudiar una carrera, buscar un trabajo, una pareja, comprar una casa, casarte y por último tener hijos. ¿Qué pasa cuando llegan esos hijos? que se ven metidos a la fuerza en el sistema ya que sus padres están hasta arriba de deudas y tienen que dejar a su bebé en guarderías, colegios, abuelos, vecinos, canguros, etc lo que les deja muy poco tiempo libre y ese tiempo libre, no es de calidad. 
De un tiempo a esta parte, por suerte, esta situación está cambiando poco a poco, las familias son diferentes, la gente es más despierta, cuestionamos más todo y no somos igual de borregos. Pero incluso las nuevas crianzas llevan asociadas problemas. Muchas personas confunden libertad con libertinaje, permisividad con total anarquía y la falta absoluta de límites, trae muchas consecuencias. 

Jesper Juul en su libro Agresión, ¿Un nuevo y peligroso tabú? explica:

 La agresividad se ha convertido en un nuevo tabú, como sucedía antes con la sexualidad: o no se afronta, o se afronta con prejuicios morales. Es además un tabú peligroso, porque pone en juego la salud emocional de los niños, su autoestima y su confianza.

En nuestra sociedad existe la tendencia a rechazar la expresión de cualquier emoción intensa que no sea «la felicidad». La misma idea motiva a los padres a alejarse de su condición humana y convertirse en meros actores para mantener su imagen de personas buenas y triunfadoras, ocultando incluso su propia agresividad.

A menudo, niños y jóvenes con conductas agresivas son etiquetados como «niños problemáticos», cuando en realidad solo necesitan expresar lo que sienten. Según Jesper Juul, debemos comprender esas conductas como exteriorizaciones de una rabia y frustración internas, y ayudar a estos niños a identificar su frustración y expresarla de un modo menos destructivo, e incluso constructivo. Por otro lado, el adulto necesita ayuda para definir sus límites personales y defenderlos con autoridad y respeto.

«La agresividad constructiva es como la sexualidad o el amor, tres pulsiones que posibilitan la vida, enriquecen nuestras relaciones, ofrecen enfoques más profundos y mejoran la calidad de nuestras vidas. Abraza internamente estos tres aspectos y estarás en condiciones de formar a esos niños y jóvenes anhelantes, que confían en recibir tu empatía y tu consejo».

Nos gusta ponernos la etiqueta de respetadores de los ritmos de los niños, de buscar mil alternativas para su educación, de tratar de saber llevar las rabietas de nuestros hijos o sus emociones de la manera correcta, pero a la que esa emoción no es la esperada y se etiqueta de violencia, tendemos a echar balones fuera, a aislar a esos niños problemáticos, a buscar castigos y consecuencias, a volverles la espalda.
¿Y si en vez de volverles la espalda, les tendiéramos la mano? ¿ Y si pudiéramos indagar un poco en qué pasa, qué le falta a ese niño que la única manera en la que sabe comunicarse o expresarse, es usando la violencia?

Todos sabemos cosas que parece que con el tiempo se olviden. Cualquier persona te dirá que un bebé de 2 años, se porta “mal” porque sabe que así puede conseguir atención de sus padres o de la figura de apego principal, aunque sea para reñirle, en ese momento la atención es toda suya. Creemos que cuando pasa el tiempo eso cambia, porque el niño tiene otras herramientas para poder expresar lo que necesita o siente, pero muchas veces esto no cambia y la única manera que tiene de lograr atención completa de sus padres o de los profesores, es haciendo algo malo. Y aquí tenemos el perfil del acosador que se sale de la norma general y que bajo mi punto de vista, es el más susceptible a la reconducción de conducta y a cambios de hábitos en las relaciones.
Poniendo todos de nuestra parte, por supuesto. En estos temas deberían dejarse atrás todas las disonancias que pudieran surgir y mirar por quién realmente está pidiendo atención.

Nadie se queja nunca por vicio, nadie disfruta haciendo sufrir a los demás, nadie se pasa los días insultando, pegando o acosando porque es algo que le divierta. Esa persona sufre y solo necesita herramientas nuevas.

Cómo el método KIVA cambia los roles del acoso

En Finlandia con el método KIVA los estudiantes reciben una veintena de clases a los 7, 10 y 13 años para reconocer las distintas formas de acoso y mejorar la convivencia. Hay diez lecciones y trabajos que se realizan durante todo el curso académico sobre el respeto a los demás, la empatía… Cuentan con material de apoyo: manuales para el profesor, videojuegos, un entono virtual, reuniones y charlas con los padres…
Hay vigilantes de recreo, buzón virtual para poder detectar esos casos en los que los niños no son capaces de denunciar a sus padres o profesores el acoso, en cada colegio hay un equipo KiVa, formado por tres adultos que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro. Primero actúan como filtro, para reconocer si es un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para darle apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien.

La solución está en la constancia y en el cambio de pensamiento y actuación. 


EL MARAVILLOSO MUNDO DE LA TELA


 El maravilloso mundo de la tela

Cuando nos interesamos en el mundo de los pañales de tela siempre surge la duda de si será realmente rentable, dado que llevan más trabajo ( eso cree la gente), y es más engorroso de transportar (ídem).
Os voy a hacer un cálculo aproximado de como saldría.
Un pañal de los de celulosa, del súper, sale a unos 25 céntimos, así que harían falta entre 2000-3000€ para comprar pañales, hasta que el bebé deje de usarlos.
 
Los pañales de tela requieren de un gasto inicial, que depende del tipo de pañal que queramos adquirir, podemos comprar los adaptables, que van cambiando con el bebé, o los que se ajustan desde un peso a otro. Éstos últimos, nos saldrá la inversión algo más cara, ya que no podremos aprovechar los mismos cuando vaya engordando y creciendo. Y así la inversión sale muy a cuenta.
Alguien pensará que más o menos saldrá igual que si usa desechables, pero no tenemos que olvidar que los pañales de tela se pueden heredar entre hermanos, y así la inversión sale muy a cuenta.
 

Tipo de telas que se usan al hacerlos

 La materia prima básica es el algodón transpirable. Hay de cáñamo, pañales algodón orgánico,
toalla, se considera la más absorbente. Puede tener el rizo grande o pequeño. Se suaviza con el       lavado y secado en secadora. No se encoge como la franela ni se deshace, pero es más voluminosa.
Franel, se considera la más suave y confortable para la piel del bebé. Es la tela más usada en la fabricación de pañales.
 
Estilos de pañales:
*Pañales planos
*Pañales plegables
*Contour
*Todo en 1
*Ajustado
*De bolsillo
*Híbrido
 
He encontrado ésta súper foto explicativa de Luakids que es fantástica:

Aquí podeis ver la marca con la que trabajamos nosotras, se llama TUCUXÍ, es catalana y estamos encantadas con ellos, como podeis ver son una marca económica y tienen muchas variedades de telas y estampados. Os dejo el enlace a la tienda Tienda Lardamma
Y algunas imágenes de los pañales

Para hacer un pedido, solo tenéis que entrar en la tienda de Lardamma, escoger los que os gusten y mandar un correo con vuestro pedido a Tanyalardamma82@gmail.com

MANUAL PARA LOS PRIMEROS 100 DÍAS TRAS EL DIAGNÓSTICO DE AUTISMO, por Mónica Ruiz

La organización sin ánimo de lucro Autism Speaks ha editado un documento titulado “Manual para los primeros 100 días”, a través del cual se ofrece a las familias de los niños diagnosticados con un Trastorno generalizado del desarrollo la información crítica que necesitan durante los primeros días tras el diagnóstico.
El manual contiene información y recomendaciones de diversos expertos en autismo, -entre ellos psicólogos-, y de padres de niños diagnosticados con un TEA, cuyo propósito principal es el de dar respuesta a las diferentes preguntas que suelen surgir ante un diagnóstico de esta naturaleza, tales como:

¿Qué es el autismo y cómo se diagnostica?
¿Cómo voy a manejar este diagnóstico?
¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

A lo largo del texto, se ofrece información sobre el autismo, su evaluación y tratamiento, señalando las bondades de contar con un diagnóstico y detallando las diferentes etapas por las que pueden pasar los padres hasta la aceptación del mismo. El manual subraya la importancia de la intervención temprana y detalla cómo obtener la ayuda que se necesita de acuerdo con las circunstancias –esto es, los servicios a los que tiene derecho y cómo solicitar su acceso a ellos-, los diferentes tipos de intervención y el relevante papel que juegan los psicólogos.
A este respecto, la guía incluye una serie de consejos provenientes de familias que han pasado por una situación similar, así como un “plan de acción semanal para los próximos 100 días” organizado en diferentes secciones (contactos, horarios, diagnósticos, terapia, Plan individual de servicios familiares y Plan educativo individualizado).
Autism Speaks 
http://www.austimspeaks.org/sites/default/files/documents/100-day-kit/manual_de_los_100_dias-pdf)

Recordemos algunas indicaciones sobre el TEA:

¿Qué es el autismo y cómo se diagnostica?

¿QUÉ NOS DICEN LOS ESTUDIOS REALIZADOS SOBRE EL AUTISMO?
Estudios realizados en países desarrollados como Inglaterra, Dinamarca y Estados Unidos, han señalado que de 3 a 5 niños de cada 10.000 tienen Autismo Infantil. En los Estados Unidos hay aproximadamente 60.000 niños autistas menores de 18 años, la mayoría en edad escolar.

Los varones están afectados de 3 a 4 veces más que las niñas. Esta enfermedad comienza al nacer o durante los tres primeros años de la vida del niño.

Aproximadamente un 30-50% de los niños que tienen un comportamiento autista, también presentan un problema neurológico (tal como espasticidad o epilepsia) esto se conoce como co-morbilidad del síndrome autista.

Estudios realizados en los Estados Unidos e Inglaterra han señalado que los niños autistas poseen padres con una educación más alta que el término medio de la población, pero esta afirmación se encuentra a debate.

Otras investigaciones hablan de alteraciones en el cerebelo, concretamente cambios en el número y tamaño de las neuronas de los núcleos cerebelosos, que sugiere un trastorno evolutivo en las relaciones sinápticas de estos núcleos. Estudios de neuroimágenes han evidenciado alteraciones en el volumen cerebral (disminuido), en la corteza cerebral y en el sistema límbico. También existen hallazgos inmunológicos que demuestran niveles de inmunoglobulinas alteradas, específicamente una inmunoglobulina A baja y una actividad deficiente del sistema del complemento.

En el estudio de las causas del Autismo se han desarrollado varias teorías y en la actualidad se considera que su origen es multifactorial. Entre las teorías que más aceptación han tenido están las genéticas, las neurobiológicas y las psicológicas.

CARACTERÍSTICAS CONDUCTUALES PARA DETECTAR EL AUTISMO EN NIÑOS PEQUEÑOS:

 

Basándonos en la definición de la A.P.A, las características del Autismo Infantil serían:

 Anomalías de la Interacción Social:
1. Déficit en conductas no verbales prosociales: no contacto visual, alteración en la expresión facial, posturas corporales y gestos anormales.
2. No relación con sus padres.
3. Ausencia de conductas espontáneas para compartir juegos, diversiones o intereses con los demás niños.
4. Ausencia o déficit muy importante en la reciprocidad social o emocional.
 Alteraciones de la Comunicación:
1. Retraso evolutivo del lenguaje que puede llegar a lo que se denomina agnosia verbal (es una alteración de la codificación y decodificación del lenguaje).
2. Uso repetitivo y estereotipado del lenguaje, con ecolalias inmediatas y/o retardadas (es la repetición de las palabras que dice el interlocutor).
 Conductas inhibidas y estereotipadas:
Vienen determinadas por repertorios de acciones ritualizadas, estereotipias motoras y el apego exagerado a determinados objetos, lo que ocasiona una resistencia al cambio, manifestada muchas veces en forma violenta.
 Alteraciones Cognitivas:
Existe una gran variabilidad, desde una deficiencia mental profunda hasta capacidades superiores. En algunos autistas, la irregularidad es tan marcada que un talento excepcional (memorizar listas de teléfonos, direcciones, la música, el dibujo, etc.) puede coexistir con una incompetencia mental global.

¿Cómo voy a manejar este diagnóstico?

LOS PADRES DE LOS NIÑOS AUTISTAS
Tener un niño con algún tipo de handicap, cualquiera que sea su problema (físico o mental), es muy duro de aceptar y de manejar. Los padres se pueden sentir culpables, preocupados, confundidos y desesperanzados con respecto al futuro del pequeño. Todas estas reacciones emocionales son válidas y legítimas, es aquí cuando médicos, educadores y psicólogos pueden ofrecer apoyo emocional y ayuda para sobrellevar el problema.

La mayoría de las personas sabe poco sobre el autismo, haciendo que los padres se sientan solos y extraños en la sociedad. De allí es que han surgido asociaciones de ayuda y atención de padres de niños autistas, para lograr la aceptación del problema y de someterse a la terapia adecuada a cada caso.

Asociaciones:
http://espectroautista.info/enlaces-recomendados/asociaciones

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

EL TRATAMIENTO DEL SINDROME AUTISTA
Hasta ahora no hay un tratamiento curativo del Autismo Infantil, sin embargo se han hecho progresos en la prevención de este problema al descubrir los posibles factores causales, ya mencionados anteriormente.

 

También se emplea la terapia farmacológica para el tratamiento de algunas afecciones que coexisten, tales como el insomnio, la hiperactividad, las convulsiones, las conductas autolesiva y heteroagresivas, etc.

En la actualidad se utilizan las técnicas de modificación conductual, la enseñanza de habilidades sociales, entrenamientos del lenguaje social, el condicionamiento operante, la pedagogía y psicología especializada, etc. Toda una serie de estrategias terapéuticas con el único objetivo de minimizar las carencias y lograr una mejor calidad de vida social.

No hay que olvidar que los padres de estos niños requieren de mucha ayuda, de entrenamiento en estrategias y recursos para el acompañamiento adecuado de estos niños en el hogar, ya que deberán aprender a convivir con el autismo durante toda la vida.

Mónica Ruiz Romero 
Col.16209
Puedes seguirnos en:
PRÓXIMO TALLER DE MÓNICA