Secretos con mamá, por Yolanda castillo

Mamá tengo que contarte un secreto, cosas que quizás nunca has pensado.
Sabes, cuando todavía era muy pequeño y estaba creciendo en tu útero, sentía el latido de tu corazón. Sus latidos guiaban los míos, me fortalecían y me hacían sentir cuaáto me quieres; incluso antes de saber que yo estaba en tu útero.
Tu útero fue el mejor hogar, sentía tu calor y tu protección, siempre muy cerca de ti. Sé que tú me sentías, eso me hacía feliz.
Me movía, porque sentía los movimentos de tu útero como si fuese otro corazón que me abrazaba. Sabes mami, tu útero también late, así que has tenido la bendición de tener tres corazones acompasados dentro de tu cuerpo.
Cuando acariciabas tu barriga, sentía tus caricias, me hacía feliz saber que las manos que me acariciaban cuando nací estaban tan próximas de mi y yo las veía como un reflejo.
El sonido exterior que más me gustaba escuchar era tu voz, para mí una melodia. Reconozco el ritmo y el color de tu voz, desde que empecé a formarme dentro de ti.
Cuando nací, conseguía reconocer tu voz entre las demás voces que estaban cerca. Confía en ello mami, porque tu voz me ha guiado durante cuarenta semanas.
Me gustaba mucho cuando te movías. Tus paseos más tranquilos me hacían sentir acunado y acurrucado dentro de ti.
Cuando estabas más agitada y caminabas más rápido sentía que estábamos bailando juntos. Era un momento muy divertido.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
Me siento feliz al saber que iba contigo a todas partes.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
En tu útero empecé a escribir en mi memoria un diario; el diario de esta aventura que iniciamos juntos.
Gracias mamá por darme la vida.

Yolanda Castillo
Doula, Terapeuta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

¿Qué necesita una mujer en trabajo de parto?, por Yolanda Castillo

Cuando las mujeres nos juntamos en reuniones o grupos con temáticas relacionadas con la maternidad siempre surgen situaciones mágicas. Después de escuchar y compartir experiencias de parto y posparto inmediato, a algunas mujeres que piensan en tener hijos o que ya están embarazadas, les surge una cuestión: ¿por qué existe tanta diferencia entre las experiencias de parto de mujer a mujer?

Pero esta pregunta aun va más allá, ¿qué necesita una mujer en trabajo de parto?
Esta cuestión es una de las claves cuando hablamos de partos. Existen muchas clases de preparación para el parto, incluso programas de meses, parece que es necesario tener una preparación intensiva y exhaustiva para el parto, como si se tratase de un maratón. Pero no nos halan de lo que las mujeres necesitamos durante el trabajo de parto.

Para que podamos profundizar y comprender las necesidades de una mujer en trabajo de parto, es importante que conozcamos algunos puntos específicos de nuestro organismo. Como por ejemplo la adrenalina y la ocxitocina, que son dos hormonas antagónicas, es decir, si una está presente o con altos niveles, no hay espacio para la otra.

Ambas están presentes en el parto, pero hay que conocerlas más para comprender como se gestionan. La ocxitocina, es conocida como la hormona del amor, así que con esta breve descripción y teniendo en cuenta que hablamos de parto, es fácil concluir que es esta la hormona que necesitamos segregar durante el parto.  De este modo los niveles de adrenalina son reducidos.

Pero, ¿por qué necesitamos reducir los niveles de adrenalina?

La adrenalina es otra hormona, pero al contrario que la ocxitocina, la segregamos en situaciones de huida, emergencia, ansiedad, estrés; en definitiva, la liberamos cuando necesitamos sobrevivir.
Por eso, la adrenalina inhibe la presencia de ocxitocina y a su vez, también inhibe el trabajo de parto.
Otro factor que debemos conocer para comprender las necesidades de la mujer en trabajo de parto, es el cerebro, que además es uno de los órganos que nos diferencia de los demás mamíferos. Cuando una mujer está de parto, necesita reducir la actividad neocorticoidal. Necesitamos que el cerebro pensante o racional esté en reposo. Ya que sino, una vez más segregaremos adrenalina por causa del estrés que la mujer genera pensando o racionalizando cada momento del parto, intentando controlar este proceso. Esto provoca más miedo y estrés en la mujer.

¿Qué podemos hacer para mantener el neocortex en reposo y no segregar adrenalina?
Existen acciones o situaciones que las estimulan, como el exceso de lenguaje, luz intensa, sentirse observada, el hambre o el frío.

Entonces, ¿Qué necesita la mujer en trabajo de parto?

Intimidad, es un factor importantísimo. Sentirse constantemente observada y controlada perturba y estresa a la parturiente, así como el toque físico innecesario o que la mujer no desea.
Por otro lado, la reducción del lenguaje, o mejor todavía, el silencio. Cuando hablamos, estamos activando la actividad del neocortex, es un estímulo que él asimila, y recordemos que pretendemos todo lo contrario.

La mujer que está en trabajo de parto y tiene hambre o sed, debe poder comer, ya que el hambre activará su instinto de supervivencia y ¿esto que provocará? Producción de adrenalina.
La reducción de la luz y oscuridad, ya que la luz es un estímulo y también activa el neocortex. Pero además, con poca luz segregamos melatonina, conocida como la hormona de la oscuridad, y esta trabaja en sinergia con la ocxitocina.

Las mujeres necesitan calor, confort térmico, por varios motivos. Uno de ellos, es que el frío activa el neocortex y segregamos adrenalina, ya que buscamos la forma de sobrevivir a él. Además, con el frío aumentan las posibilidades de hemorragia.

Cubrir estas necesidades de la mujer en trabajo de parto, además de la confianza de la mujer en sí misma, en su bebé y sus capacidades para parir, marcan la diferencia en los partos y también en su duración. Ya que por lo general, el estrés por no respetar estas necesidades, tiene como resultado partos más largos.

En muchas ocasiones las mujeres o parejas me preguntan porque hace sentido o cual es la diferencia de un parto con la presencia de una doula.

Después de hablarles sobre las necesidades básicas de la mujer en trabajo de parto, me gusta decirles que nosotras somos protectoras, guardianas del espacio sagrado de la mujer, para que estas necesidades sean cubiertas. Entonces la mujer, puede dejarse fluir, conectarse con su cuerpo, con su bebé y parir en paz; conectándose a su esencia, transformándose y empoderándose.
Recordad que cuando las mujeres estamos en trabajo de parto necesitamos intimidad, empatía y confianza para vivir el parto en plenitud.

Yolanda Castillo
Doula, Terapueta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

 

Taller Maternidad Consciente Lardamma

En todo el tiempo que llevamos dedicadas de algún modo a la educación, la crianza y el cuidado, y especialmente en los últimos años en los que hemos estado dirigiendo varios grupos de Facebook relacionados con la crianza con apego, la maternidad empoderada y la educación consciente, nos hemos dado cuenta de cuáles son las principales dudas de las familias respecto a estos temas.

Y es que desde el momento de la concepción, especialmente en el caso de las madres primerizas, se abre ante nosotras una enorme responsabilidad: Muchas sabemos que no queremos regirnos por cómo se han hecho las cosas en los últimos tiempos. Sabemos que, como madres, queremos disfrutar de serlo, tomar las riendas del proceso y poder ofrecer lo mejor de nosotras mismas a nuestros bebés. 

Por eso hemos decidido, después de mucho tiempo preparándolo, sacar a la luz este taller con el que pretendemos ofrecer a las futuras familias o familias recientes una visión general de la maternidad en todos los sentidos (fisiológico, emocional, educativo, etc.) para empoderar a las mujeres y hacer que se sientan seguras sabiendo lo que se van a encontrar y lo que pueden esperar, pero sin adoctrinamiento: mostrando dónde y cómo poder conseguir la información, enlazando cada afirmación a contenidos oficiales o avalándola por profesionales (matrona, asesora de porteo, asesora de lactancia, enfermera, etc.).

Este curso tiene como objetivos principales:

  • Dotar de los recursos, capacidades y herramientas que permitan a las futuras familias tomar las riendas de su situación de una manera respetuosa y consciente.
  • Ofrecer una visión global de lo que supone la maternidad y la crianza y poner a disposición del/a alumno/a unos conocimientos aplicables que le ayuden a superar el día a día de esta nueva etapa de la manera más relajada y feliz.

 

 
_______________________________________________
 
 
 
CONTENIDOS DEL CURSO: 
 
1-El último mes del embarazo:
  • Preparativos
  • Cambios físicos
  • Cambios psíquicos
  • Pruebas médicas
  • Qué comprar para el bebé
  • Molestias típicas

 

2-El parto:
  • Síntomas de que el parto está cerca
  • El inicio del parto, formas en las que puede iniciarse
  • Cuándo acudir al hospital
  • Fases del parto
  • Parto inducido
  • Posibles complicaciones en un parto normal

 

3-El hospital
  • La llegada al hospital
  • La sala de dilatación: cómo es, qué ocurre
  • El parto: cómo y dónde puede tener lugar
  • El corte del cordón umbilical
  • Qué pasa después
  • Diferencias entre clínica privada y hospital público
  • Qué llevar cuando vas a dar a luz

 

4-El dolor
  • Preparación del suelo pélvico para el parto
  • Métodos para aliviar el dolor 

 

5-El plan de parto
  • Datos que incluyen
  • Dónde entregarlo
  • Plantilla para descargar

 

6-Las mentiras del parto
  • Maniobras denunciable
  • Cómo reclamar en caso de que sea necesario

 

7-El postparto
  • Consideraciones generales
  • Higiene
  • Sexo
  • Ejercicio físico
  • Alimentación
  • Depresión postparto

 

8-Porteo
  • Exterogestación
  • Porteo ergonómico: ventajas, tipos de porteo

 

9-El inicio de lactancia
  • Beneficios de la lactancia materna
  • Las primeras horas: el agarre del bebé y la subida de la leche
  • A demanda
  • Y si no puedes ofrecer lactancia materna…
  • Recursos

 

10-Papeles necesarios después del nacimiento: registro civil, tarjeta sanitaria, baja maternidad / paternidad, empadronamiento, ayudas familiares.
 
11- Cuidados básicos del recién nacido
  • Alimentación
  • Cordón umbilical
  • Cambio de pañal
  • El baño
  • Sueño
  • Temperatura
  • Costra láctea
  • Ojos y nariz
  • Uñas

 

12-Los partos en casa
  • Ventajas / inconvenientes
  • Cómo contratarlo / asociaciones
  • Testimonios de mujeres que han dado a luz en su casa

 

13- Eco
  • Productos químicos a evitar
  • Consejos de seguridad
  • Productos recomendados

14-Cesárea

 
15-Sueño del bebé y colecho
  • Patrones de sueño típicos del recién nacido
  • Establecer rutinas
  • El colecho: formas, beneficios, seguridad

 

16- Pañales de tela.
  • Ventajas, qué comprar, cómo usarlos.
  • Rentabilidad
  • Limpieza
  • Tipos de pañales
  • Posibles problemas y cómo solucionarlos 

 

17-Introducción a la educación y crianza respetuosa

 

_____________________________________________

Este curso está destinado a familias o futuras familias sensibilizadas con el trato a los menores, que crean en otra manera de criar, educar y cambiar el mundo.

Formadoras:

  • Tanya Cuadros, auxiliar de enfermería, asesora de lactancia, cocreadora de los grupos de facebook Crianza con apego respetuosa y consciente y Blw alimentación complementaria autorregulada y libre de papillas. Mamá a tiempo completo de dos.
  • Cristina Medrano, educadora social especializada en atención temprana, formadora y mamá de dos.

Curso ONLINE. Teleformación. Organiza tu tiempo como mejor te venga.

 


CONDICIONES LEGALES TALLER MATERNIDAD CONSCIENTE LARDAMMA

  • Vende este curso Cristina Medrano. Email: cris@lardamma.com. (Más datos aquí)
  • El curso está diseñado en un blog al que se dará acceso una vez formalizada la matrícula y durante todo el mes. Se podrá acceder a través de ordenador, móvil o tablet. El curso está compuesto por 17 lecciones en formato texto + imágenes + recursos y enlaces externos, y algunos de los temas incluyen además videos explicativos.
    El alumno afirma conocer que la metodología del curso es de teleformación y que no recibirá material impreso alguno. El curso se realizará a través de una plataforma formativa, donde encontrará toda la documentación necesaria.
    El acceso al curso da derecho a su vez a un mes de asesoría personal por parte de las formadoras (Tanya Cuadros y Cristina Medrano) y a la descarga gratuita del ebook “La crianza con apego”.
    La asesoría se llevará a cabo de manera pública en los comentarios de la plataforma del curso o por privado a través de mensajes de facebook o email (cris@lardamma.com y tanyalardamma82@gmail.com) durante todo el mes. Aunque un alumno tenga acceso al curso antes de esta fecha por haber formalizado la matrícula, será únicamente a lo largo del mes de cuando llevemos a cabo la asesoría personalizada.
  • Este curso tiene reservado el derecho de admisión.
  • Todo el contenido de la formación está sujeto a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales es titular Cristina Medrano. El contenido de este curso no se podrá reproducir ni distribuir en ningún medio, ya sea con fines comerciales o no. Todo el contenido basado en derechos de autor de un tercero y adjunto a este taller como recursos de aprendizaje está debidamente señalado.
    Si durante la formación hay indicios del incumplimiento de estas normas, se le cancelarán al alumno los accesos de manera inmediata sin devolverle ninguna cantidad. Además, recurriremos a acciones para proteger los derechos de propiedad intelectual.
  • El precio de este taller es de 30€ IVA incluido.
    El pago se podrá realizar mediante paypal (miutopia459@gmail.com) o transferencia bancaria.
    Es muy importante poner en concepto “taller maternidad lardamma” y enviarnos vuestros datos (nombre completo, DNI y dirección postal) al email cris@lardamma.com para poder enviaros la factura de compra, imprescindible para cualquier reclamación o devolución.
    El pago se efectuará en el momento de la inscripción.
    Como el material se puede visionar de manera directa, no se admitirán las devoluciones una vez que se haya dado acceso a la plataforma.
    Lardamma.con no se responsabiliza de los problemas de acceso al curso que el alumno pueda tener derivados de la configuración de su equipo o de su conexión a Internet. 
  • Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas su uso.
  • Tu inscripción en este curso, supone el conocimiento y aceptación de estas normas.
  • La superación de este curso en ningún caso conlleva la  acreditación  para ejercer como asistente sanitario. El  alumno, no obstante, una  vez completado  el  curso habrá  adquirido  los  conocimientos que pueden  entenderse como básicos y complementarios a la formación de profesionales relacionadas con la crianza con apego: educación perinatal, doula, asesora, etc.

 

Cómo elegir colegio

Elegir el colegio es un tema muy delicado que hay que llevar a cabo de forma consciente y responsable, ya que probablemente, nuestros hijos pasarán muchos años en este lugar que va a tener un peso importante en su educación.

Tips para acertar en la decisión de elegir un buen colegio:

  • No elegir un colegio lejos de nuestra casa y centro de trabajo. Esto a la larga será un elemento de estrés y agotamiento y hará que los niños pierdan aún más tiempo en el desplazamiento.
  • Interesarse por el proyecto educativo del centro y la manera de trabajar con los niños. ¿Qué tipo de educación quiero que reciba mi hijo? Quizás estemos interesados en un colegio que opte por pedagogías alternativas pero no tenemos posibilidad económica o logística de matricularle en uno de estos. En ese caso, habría que estudiar con detalle las posibilidades de los centros a los que tenemos acceso y ver hasta qué punto encajan con la educación que queremos que recibas nuestros hijos.
  • No poner interés solo en un aspecto: En si es público o privado, religioso o laico, etc. Seguramente nos estemos perdiendo información muy importante.
  • Si es posible, visitar el colegio y hablar con los profesores sobre la posible adaptación de nuestros hijos, especialmente en el caso de niños con necesidades educativas especiales.
  • Interesarse por el ratio de alumnos por cada profesor.
  • Atender a los servicios que ofrece, en caso de que necesitemos comedor, transporte, etc.
  • Comprobar que el colegio dispone de facilidades para la comunicación con las familias: horas de tutoría, etc.
  • Consultar con profesionales que estén en sintonía con nuestra visión de la educación y la crianza. Para ellos, recomendamos especialmente el Curso de “Comunicación con bebés” (Click here to view more details).

 

 

La presencia de la Doula, por Yolanda Castillo

Escuchamos hablar con frecuencia de doulas, pero en realidad es un término confuso y desconocido para muchos, incluso desvalorizado por otros, que no entienden la importancia y papel de esta profesión. Muchos otros lo asocian a partos en casa o partos humanizados, sin conocer si realmente la doula ejerce alguna función relevante durante el embarazo.

Entonces, ¿qué es una doula? , ¿Cuáles son sus funciones? ¿Es importante la presencia de una doula? Vamos a traer luz sobre todas estas cuestiones.

Una doula es generalmente una mujer que acompaña a la gestante con información basada en evidencias científicas y también proporciona apoyo emocional durante el embarazo.
Presencia, sensibilidad, empatía, respeto, intuición, gratitud, conciencia, sensibilidad, poder, libertad y amor, son algunas de las cualidades que dan color a la figura y desempeño de la doula.

Las doulas proporcionamos información para que la mujer, o la pareja, puedan elegir o decidir en relación a lo que desean, de forma consciente, pero no criticamos ni juzgamos las decisiones en ningún momento, sino que las respetamos y apoyamos.

El papel de la doula tiene importancia desde la pre-concepción, el embarazo, parto y por supuesto el pos-parto; teniendo en cada etapa funciones diferentes, pero cubriendo siempre las necesidades informativas y emocionales de la mujer.

Durante el embarazo, la doula está al lado de la madre ayudándole a recordar el poder y sabiduría femenina que albergan en su interior; esa sabiduría ancestral que ha sido transmitida de mujer a mujer, generación tras generación.

Con empatía y apoyo emocional, ayudamos a que la mujer recupere la confianza en ella y en las capacidades de su cuerpo. Durante toda esta etapa la mujer se reconecta con su propia naturaleza, con su cuerpo y sus emociones. Emociones estas que influyen en la seguridad y confianza de la mujer y que muchas veces la falta de ellas hace que se abra la “caja de pandora” de miedos y sentimientos reprimidos, que influyen durante el embarazo, parto y pos-parto. La doula está al lado de la mujer, la apoya emocionalmente para ir destapando esta caja y trabajando estas cuestiones que muchas veces de forma silenciosa, preocupan a la mujer y se convierten en un obstáculo en la concretización del embarazo y parto que idealizan.

Levantar la tapa de esta caja de pandora emocional permite que la mujer se empodere, confie en ella e inicie una transformación. Podemos decir que la doula asiste al renacimiento de una nueva mujer.
Es también durante el último trimestre de gestación que ayudamos a la madre a preparar la organización de algunas tareas básicas durante el pos-parto.

La doula asimismo tiene un papel durante el parto, siempre y cuando la madre así lo desee. Se ha asociado mucho la figura de la doula al parto en casa, pero no es así. La presencia de la doula en el parto no está sujeta al local donde la mujer decide parir. Aunque si es cierto que existe menos presencias de doulas en partos hospitalares, debido a las normativas y protocolos institucionales. Las doulas durante el trabajo de parto estamos al lado de las mujeres cuidando que se proporcionen y respeten las necesidades básicas de la mujer en trabajo de parto, que le permitan estar focada y conectada con su cuerpo y su bebé. Además de refuerzo positivo, técnicas no farmacológicas de alivio del dolor durante el trabajo de parto, etc.
Es importante dejar claro lo que no hace una doula. Las doulas no efectuamos ningún procedimento médico, por eso mismo no sustituimos a ningún profesional que es necesario en la asistencia durante el parto, como bien decía inicialmente, la doula proporciona apoyo informativo y emocional, no sanitario.

A lo largo de los años se han realizado estudios que compruenban los beneficios del trabajo de la doula, que podemos resumir en:

– 50% de redución de cesáreas.
– 25% de reducción en la duración del trabajo de parto.
– 30%  de la reducción en el uso de los fórceps.
– 40% de la reducción en el uso de oxitocina sintética.
– 60% de reducción en el uso de la epidural.
– Aumento en las tasas de lactancia
– Disminución de los índices de depresión pos-parto.
– Refuerzo de la interacción y vinculación madre-hijo.

Este es un pequeño resumen de los beneficios de la presencia de una doula.

Las doulas somos cuidadoras del espacio sagrado de la mujer, que tenemos el privilegio de assistir a la profunda transformación de la mujer.

Este es un pequeño resumen, ya que a lo largo de todo el proceso tambien proporcionamos confianza, amor, respeto, gratitud y fortalecimiento. Como cuidadoras del espacio sagrado de la mujer observamos como cada madre, realiza su proceso de autoconocimiento y transformación, dando paso a una nueva mujer.

Yolanda Castillo
Doula, Terapueta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com
http://centromedicinaholist.wixsite.com/oiniciodeumanovavida

“ME DA MIEDO IR AL MÉDICO”

La asistencia a médicos u hospitales puede provocar en muchos casos miedo y estrés a los menores. Es algo normal. El temor a no saber qué va a pasar, a quedarse solos con un desconocido que les va a hacer daño, etc.
Los niños aún no comprenden que, para poder curarse y encontrarse mejor, a veces es necesario pasar por pruebas o procedimientos que pueden resultar molestos. Este hecho, aumentado por la imaginación de los niños, puede dar lugar a ideas aterradoras.

CONSEJOS PARA REDUCIR EL MIEDO DE LOS NIÑOS A LA HORA DE IR AL PEDIATRA 

Jugar en casa a los médicos es una manera estupenda de familiarizarse con la situación y con los procedimientos más habituales.
Avisar al niño con antelación de que vamos a ir al médico, no engañarle diciéndole que vamos a otro sitio y comentarle la necesidad de ir (“para que el médico veo lo que te pasa y te de algo para que te cures”, etc.).
Identificar a qué tiene miedo exactamente y resolver sus dudas sobre lo que va a pasar.
Respetar su miedo, no quitar importancia al malestar del niño. Él realmente lo está pasando mal, así que evitaremos frases como “¡Pero si esto no es nada!”.
Mantener la calma. No ponernos nerviosos si el niño llora o se resiste a la exploración. Eso solo aumentará su estrés.
Advertir al pediatra del miedo que tiene el niño para que trate de facilitar la situación, le trate con calma y empatía o incluso le deje examinar el instrumental.
Leer cuentos sobre niños que van al médico para que conozcan lo que pasa y tengan un referente de actuación para estar tranquilos (“Cuentos de Hospitalandia”, de Mª Rosa González Carrera, EDITORIAL CUATRO HOJAS).
En general, es importante dar una imagen positiva del personal sanitario. No identificarlos con un castigo ni amenazarles con llevarles al médico si “se portan mal”. Así mismo, no amenazarles con inyecciones, etc.
Llevar al médico un muñeco tranquilizador o un objeto al que el niño tenga apego para que le ayude a relajarse.

DERECHOS DE LOS NIÑOS HOSPITALIZADOS:

Derecho a tener toda la información sobre lo que va a ocurrir: El niño estará más tranquilo y confiado si sabe lo que va a pasar, qué instrumental va a utilizar el médico, para qué sirve, etc. Por supuesto, la información conviene que esté adaptada a su capacidad de comprensión. (LEY 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica).
Derecho a la protección de la intimidad. Esto se refiere tanto a la intimidad física como moral. Si el niño lo está pasando mal, no debemos aumentar su estrés enseñándole su problema a más gente de la necesaria o comentando cosas que puedan avergonzarle. (Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad).
Derecho a identificar a los asistentes: El niño estará más tranquilo si, previamente a un pinchazo, se le dice “Hola, me llamo Cristina, soy enfermera, voy a sacarte un poco de sangre pero si estás tranquilo voy a acabar muy pronto y no te va a doler mucho”. (Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias).
Los padres o tutores que ostenten la patria potestad del niño tienen su representación legal y, por tanto, serán ellos quien tengan que dar el consentimiento a cualquier intervención.


MARCO JURÍDICO DE PROTECCIÓN AL NIÑO RESPECTO A INTERVENCIONES MÉDICAS:

Declaración de los Derechos de los Niños. ONU, 1959. 
Carta Europea de los Derechos de las Niñas y Niños Hospitalizados. Parlamento Europeo, 1986.
En ambas declaraciones se establece que el niño tiene derecho a recibir cuidados de un personal cualificado que conozca perfectamente las necesidades de cada grupo de edad, tanto en el plano físico como en el afectivo.
La Carta Europea de los Derechos de las Niñas y Niños Hospitalizados recoge expresamente que “el niño tiene derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que lo sustituya, el mayor tiempo posible durante su permanencia en el hospital no como espectadores pasivos, sino como elementos activos de la vida hospitalaria». El acompañamiento del menor es una necesidad básica a la que deben adaptarse los centros y su interés prima frente a cualquier otra consideración.
Constitución Española. 
Ley de Protección Jurídica del Menor, 1996. “El interés del menor prevalece sobre cualquier otro interés”.

Crea tu nido durante el embarazo, por Yolanda Castillo (doula)

¿Cuántas de vosotras, con la emoción de recibir la noticia del embarazo no sentís necesidad de empezar a comprar? Ropa, una cuna, un carrito, peluches y otra serie de objetos que probablemente podrían ser sustituidos por otros más prácticos o incluso más baratos. Otras mujeres sienten el impulso e ilusión de empezar a diseñar la habitación ideal para su hijo. Habitación que en muchos casos el niño solamente usará con 2-3 años de edad, o incluso más.
 Empieza a sugerir la necesidad de crear, de poner su creatividad en funcionamiento. Por eso es un buen momento de iniciar el proceso de crear el nido.
 ¿Qué es crear el nido? ¿Cómo lo hacemos y que necesitamos?
Vamos a pensar en algo simple, las aves. Todos sabemos que las hembras inician la construcción de nidos para incubar y criar a sus polluelos. En la mujer sucede lo mismo. Siente la necesidad de crear un espacio para su bebé, un lugar lo más bonito posible, donde sienta la calidez, amor y protección de sus padres. La mamá normalmente empieza a sentir este llamado de crear el nido al inicio del segundo trimestre. Aunque como siempre, dependerá de cada mujer. Cada una de nosotras tiene un ritmo, un tiempo y en todos los casos es correcto.
   En este caso, es importante transformar esta ilusión e impulso de crear un “nido” exterior, en co-crear y cuidar del verdadero nido de incubación de los bebés: el útero, el cuerpo de la mujer y a la mamá en su totalidad. El cuerpo de la mujer es el hogar del bebé durante 40 semanas aproximadamente y el útero su nido.
  Es en este proceso pre-natal donde surgen y se desarrollan las primeras emociones del bebé. Aprende a sentir e identificar las emociones de su madre. La mamá es un libro abierto a través del cual el bebé nutre y construye su nido, su espacio y a él mismo.
   Cuando la mujer toma conciencia de que ella es el hogar y el nido de su pequeño, sabe entonces, que antes de crear todo el ambiente exterior mencionado anteriormente, que tomará un papel importante más adelante, es indispensable que ella cree su propio nido, donde resguardarse y cuidar de ella misma, o dicho de otra forma, crear un espacio sagrado para la mujer.
  Este espacio es algo tan simple y a la vez tan difícil para algunas mujeres, como crear un momento diario para ti, solo para ti, donde tu seas lo más importante.  Pero dándole importancia a este momento ya que no es estar 5 minutos sentada en la cama pensando en que tu eres importante y tienes que amarte y cuidarte. Sino que este momento se convierta en algo especial para ti.  Puedes buscar un rincón de la casa en el que te sientas cómoda, poner música relajante, utilizar el perfume que te gusta, poner unas flores que te inspiren alegría o tranquilidad, en definitiva, coloca aquello que tu quieras y que te haga sentir bien, sentir que ese rincón y en ese momento es solo tuyo.
  Este tiempo que te dedicas a estar en tu nido, a escucharte, sentirte y estar contigo, es el momento de sentir y pensar que es lo que realmente necesitas, lo que tu deseas.
 ¿Cuántas veces haces cosas porque alguien quiere o cree que sería bueno? ¿Cuántas veces te ha apetecido estar en casa tranquila sin visitas o sin salir y lo has hecho para agradar o por compromiso co alguien? ¿O en cuántos momentos en los que te has sentido radiante te has prestado como escucha activa de alguien, aun cuando en ese momento no te apetecía? Más de una verdad?
Este tiempo contigo mismas, en “el nido”, te ayuda a aprender a escucharte, a saber que es lo que necesitas y quieres en cada momento. También te permite reflexionar sobre las personas, situaciones o compromisos a los que permites la entrada en tu vida y si es realmente lo que deseas.
  Tener un momento diario para estar en tu espacio te permite estar más en contacto con las emociones y te abre las puertas de la transformación para realizar grandes cambios.
   El embarzo es una etapa en la que surgen muchos cambios físicos pero también psico-emocionales, por eso es un momento perfecto para dedicar tiempo a cuidarte y cuidar del nido. El cuerpo de la mujer es la “casa” del bebé durante un largo período de tiempo. Si piensas en tu casa, ¿Verdad que no cuidas solo de su apariencia externa? Cuidas que esté limpia, organizada o que tenga aquello que necessites para sentirte en casa. Esta es una excelente oportunidad, para filtrar y tomar decisiones conforme aquello que deseas realmente.
  Es la mujer quien elige que hacer con su tiempo, como crea su nido y a qué le concede espacio para entrar en él. Pero recuerda que dentro de tu cuerpo hay otro nido con un pequeño ser desarrollándose, y eres tú quién construye este pequeño nido junto a tu bebé.
  Tiempo dedicado a estar contigo misma y con tu bebé, es un regalo que traerá una recompensa muy valiosa que crecerá día a día: el vínculo intrauterino entre madre e hijo. Ya que cuando te permites parar por unos instantes, estás concediéndote el honor de detener el engranaje de estrés y rutina de la sociedad para estar presente contigo y tu bebé.
  Estar presente es conectarte con tus emociones, sentirte, escucharte, verte, amarte, elogiarte, mimarte, estar consciente en cada momento de tus necesidades y de las de tu bebé.
Tu espacio, tu nido, te invita a re-encontrarte, permitir que esa mujer que actualmente vive cubierta con capas de compromisos externos, estrés y rutinas, sea libre y se comprometa con alguien muy importante: ella misma.
  Permite que durante el embarazo renazca la mujer que se encuentra dormida y aletargada, por un largo tiempo escuchando las necesidades de los demás.
  Crear tu nido es muy importante, es una invitación a recordar la fuerza interior que hay en ti y tomar conciencia que no existe nada más importante en este momento que cuidar de ti y de tu bebé y recuperar tu papel protagonista durante el embarazo.
  Lo verdaderamente esencial es el compromiso contigo, con vosotros; que crees tu espacio sagrado y que esto sea el inicio de dos grandes amores: enamorarte de tu bebé, pero sobre todo, enamorarte nuevamente de ti.
Valórate, respeta lo que sientes y lo que es importante para ti.  Fortalece tu autoestima y tu autoconfianza. Confía en tus capacidades e instinto. En tu interior habita el conocimiento y sabiduría ancestral de generaciones de mujeres.

Yolanda Castillo
Doula, Terapeuta, Educadora perinatal y asesora de lactancia materna

Ebrópolis

Hace unos meses, Alicia Fontecha nos presentaba el proyecto Estelar que se está llevando a cabo en Zaragoza para atender a los bebés prematuros y a sus familias. En estos días han recibido el Premio Ebrópolis a las Buenas Prácticas Ciudadanas, seleccionadas entre más de 90 candidaturas. Este premio destacó “una clara muestra de los valores que permiten a una sociedad ser más humana y solidaria”

El premio Ebrópolis ha supuesto para Estelar una gran sorpresa y un gran reconocimiento al trabajo de todas las colaboradoras que participan en Estelar, ha proporcionado un gran nivel de difusión y respaldo económico, permitiéndonos seguir adelante y ampliando proyectos en paritorios y en peticiones especificas de las matronas del Miguel Servet.

Uno de los proyectos más impactantes de Estelar en el que cualquiera puede colaborar es la elaboración de gorritos para los bebés que no llegan a salir adelante… Todos los detalles del patrón y cómo ayudar, aquí: Gorrito Estelar con Patrón.

Adicta al adicto, ¿quién es el adicto?

Nos envía este post Justo Fernández, papá del Grupo Crianza con apego, 
adicto rehabilitado, autor –entre otros– de “Tu cocaína y la mía” 
y apoyo de familias y parejas que están sufriendo las consecuencias 
de la adicción de alguien cercano (justo.fernandez@hotmail.com).



Suena el teléfono. Son las ocho y media de la tarde. Es él. “Tardaré en llegar, estoy con unos amigos. Estate tranquila”.  Es su voz. O mejor dicho, es su otra voz. A ti, a estas alturas, solo te hace falta escuchar la primera palabra. No te cabe la menor duda de que ha vuelto a beber, como antes de ayer, y como antes de antes de ayer. Ya lo habéis hablado mil veces, un millón de veces. Al principio se lo decías con buen tono. “Cariño, yo creo que …”. Después enfadada. Cada vez más enfadada. Ahora quizás ya no quieras decir nada. 

También ha ocurrido demasiadas veces que se lo has pedido suplicando, desesperada. “Por favor, deja de beber… por tus hijos, por ti, por nosotros”. 
Esa tarde, tras colgar, miras de nuevo a los niños a través de la ausencia de su padre, y ese mirar te devuelve la profunda angustia que se suma a la ya acumulada.  Una vez más vuelves a mirar para ver que todo va a peor. Solo promesas incumplidas. Solo excusas, cuando no babas. Solo mentiras y más mentiras. Unas entreveradas con otras. Ya nada es verdad. Y todo se llena de miedo, de desconfianza.



Yo no soy tú, pero he sido él. Afortunadamente ahora la empatía me permite relatar tu sentir. Porque ahora puedo sentir. Antes, no. Había algo siempre presente entre yo y mis sentimientos, algo que hacía tanto ruido en mi interior que me impedía escuchar mi propio corazón, y mucho menos el de los demás. Era como si el Amor estuviera al otro lado de un muro que yo mismo había construido y que me partía en dos por dentro. El muro es mi propia cárcel.  Yo mismo era mi carcelero. Ya no había Libertad. Ya no había capacidad de sentir Amor. El muro es la adicción.
Hubo que tirar ese muro para que la emoción verdadera del ser volviera a fluir sanando el interior. Y se empieza necesariamente por dejar de poner más ladrillos en esa pared.  Y la pared, ya sin su constructor, se desmorona sola. Se puede hacer. De hecho, lo que hay que hacer es dejar de hacer: dejar de controlar, dejar de creerse capaz, dejar de resistirse, dejar de empeñarse.
Y a ti, que ahora estás leyendo esto mientras probablemente en tu corazón está él, te invito a que des un primer paso. Deja también de luchar contra él. Empieza a concebir que, para poder empezar a cambiar, es necesario saber que la adicción es una enfermedad. Abandona la idea de que es una mala conducta elegida libremente por el enfermo. Nadie elige sufrir. No es una cuestión de fuerza de voluntad. De hecho, la supuesta voluntad es la que le hace creer al adicto que él puede controlar su adicción. “Mañana lo dejo”. Se miente a sí mismo una y otra vez en una rueda que gira y gira sin final.

Ya toca cambiar. Toca dejar de ser adicto al adicto. Toca mirar desde otro lugar. Toca mirarle a él como un enfermo que necesita sanar. Toca dejarse ayudar. Y así, pronto, podrás ver a un hombre que ha recuperado el Amor, que se ha reencontrado justo donde se perdió, que se ha devuelto a sí mismo su perdida Libertad.

Todo va a ir bien.


Justo Fernández




Si estás pasando por una situación similar, 
escríbenos a cris@lardamma.com y trataremos de ayudarte.

Primera hora después del nacimiento

Primera hora después del nacimiento
¿Qué sucede en ella?¿Cuál es su importancia?

 

 
Durante todo el embarazo, nos concentramos en esas aproximadas 40 semanas; en estar bien, pensar como nos organizaremos, como cambiará nuestra vida, como será el bebé, a quién se parecerá, etc. También dedicamos una atención especial, al momento del parto, sobre todo cuando el momento se acerca. Leemos y nos informamos con la intención de saber más, de sentirnos preparadas. En cambio, existe un gran vacío en la mayoría de los casos, en relación al pos-parto. Un elevado porcentaje de mujeres cuando están viviendo esta fase, sienten que nadie las ha preparado para ella, y que no es un mar de rosas.
Pero si creemos que existe poca información en relación al pos-parto, todavía existe menos en relación a la primera hora posterior al parto, a los “cuidados” realmente necesarios y vitales.
Las mujeres casi siempre sienten que este momento no es el que han idealizado, y que no es tratado con el respeto y relevancia que requiere un momento tan importante como este.
Primera hora de pos-parto de la mujer y primera hora de vida extra-uterina del recién nacido, son el inicio de un nuevo ciclo, de una vida en familia y de un sinfín de aprendizajes.
Casi nunca explican cual es su importancia o que debería suceder en ella. Suele suceder todo tan deprisa, que a veces pasan años sin que la mujer reflexione como ha sido ese primer contacto, el primer momento con su hijo y que repercusiones ha tenido en la vida de ambos.
Existen mujeres que relatan que tardaron una hora o incluso más, dependiendo como haya sido el parto, en ver a su hijo, en cogerle en brazos, en abrazarlo, olerlo, sentirlo. Algunas sienten que les han despojado de ese momento mágico.
El bebé necesita a su madre y la mujer necesita a su hijo.
El hábitat del recién nacido es su madre, es lo único que conoce. Es una necesidad para el bebé, estar en contacto piel con piel con su madre, nada más nace. Mucho antes que realizar cualquier procedimento médico (siempre y cuando la vida del bebé o de la madre no estén en riesgo) o protocolarios, como limpiarlo, vestirlo, etc. Entre otras cosas, el bebé no está sucio, para que necesiten limpiarlo de forma brusca nada más nace, sino que está protegido. Por otro lado, ninguna pieza de ropa le va a aportar el calor, bienestar y tranquilidad, que estar en brazos de su madre piel con piel. Así que casi siempre el bebé es retirado a su madre en estos primeros instantes. ¿Ya habéis pensado como os sentiríais si de repente os sacasen de vuestros hogares, de vuestras familias, países, etc., y todo fuese desconocido para vosotros? Hasta la forma de respirar?
¿Sería difícil verdad? Pues imaginaros para los bebés. Que nacen en un entorno que todo es novedad para ellos y que lo único que desean es el contacto con el mundo que ya conocían: su madre.
Para profundizar más, es fundamental saber, qué suponen para el bebé los primeros momentos extra-uterinos, para comprender mejor la importancia de todo este proceso y del contacto piel con piel con su madre.
El bebé es sometido a un corte repentino, su mundo cambia en breves instantes.
Con el nacimiento y corte del cordón umbilical, precoz muchas veces, el bebé tiene que adaptarse a una nueva forma de respirar y alimentarse. El corte tardío del cordón umbilical, además de muchos otros beneficios, de los cual os hablaré en otro artículo, ayuda a que el bebé inicie su adaptación a este nuevo entorno de una forma menos brusca, dándole tiempo, sin estrés, porque el contacto piel con piel, le aporta seguridad y tranquilidad, reduciendo los niveles de producción de adrenalina.
¿Qué más cambios siente el bebé? ¿Cómo le beneficia en ellos el contacto piel con piel con su madre?
Otro cambio notable para el bebé es la diferencia de temperatura que existe entre su vida intra-uterina y ahora la extra-uterina. En su vida intrauterina, a no ser que la madre haya tenido fiebre y no en todos los casos, nunca ha sentido diferencias de temperatura. Estaba tranquilo y cómodo en su ambiente. Pero en el momento del nacimiento, sufre un cambio térmico, y sus mecanismos de termorregulación no son lo suficientemente maduros para regularse y adaptarse rapidamente al medio.
El contacto piel con piel, además de relajar a la madre y el bebé, en estos primeros instantes, también ayuda a regular la frecuencia cardíaca del bebé y su respiración. Recordemos que su madre es su hábitat y estar en su hábitat le ayuda a autorregularse.
    Si seguimos explicando el significado de este “corte”, después del nacimiento del bebé,  tenemos que hablar del vínculo entre la madre y el bebé. Durante meses, el bebé vive dentro del útero, siente el cuerpo de su madre, la placenta y el cordón umbilical hacen parte de él y de sus mecanismos. Asimismo también los vinculan físicamente. Pero además de esa vinculación física que se crea a través del cordón, también se crea la vinculación emocional, en la que durante mucho tiempo se sienten uno, son un todo el uno para el outro. El bebé se siente protegido por su madre en el útero materno, siente su amor, su voz, sus emociones en forma de caricias, sus latidos… ella es su hogar, todo lo que conoce.
En muchos partos que tienen lugar en ambiente hospitalar, el recién nacido es separado, tal y como mencionábamos antes. Esto sin duda resulta para el bebé, porque cuando sale de “su útero”, su casa, no encuentra a su madre, pero si a personas que para él son desconocidas que lo manipulan y no le dan su tiempo. En estos primeros instantes es fundamental que el bebé esté en brazos de su madre, para que se afiance el vinculación entre ambos, sin que este momento de la mujer y su cría sean perturbados. La primera mirada, el primer contacto piel con piel, es el afianzar el enamoramiento entre la madre y su bebé. En este momento se produce una liberación de oxitocina, la llamada hormona del amor, que favorece a este enamoramiento y vinculación de ambos. La vinculación entre madre e hijo, es como un libro infinito de possibilidades, aprendizajes y crecimiento, donde todo tienen inicio, y donde lo primero que siente es amor, no solo el que su madre le transmite emocionalmente sino también el que emana a través de las hormonas de su cuerpo.
¿Porque es tan importante la vinculación extra-uterina en la primera hora de vida?
Esta vinculación es un regalo, porque es el primer peldaño para fortalecer su autoestima, seguridad, confianza, amor propio; para aprender a amarse incondicionalmente, etc. Además, a medida que crecen, son niños que aprenden a vivir con mayor libertad, sin miedo a explorar, incluso sin miedo a explorar en su interior, se convierten en niños con gran facilidad en amar a todo lo que lo rodea, entre otras cosas.
El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, así como la vinculación, favorecen a una mayor regulación del sistema nervioso central. Ya que su cuerpo no ha sido sometido inicialmente a un estrés, que en muchos casos es traumático y en el futuro se puede manifestar con miedo a su madre. Sino existe este estrés inicial, su organismo tampoco se descontrolará y tendrá mayor dificultad en iniciar sus ritmos de forma adecuada. Cualidad que se suele prolongar y manifestar los primeros años de vida.
 El contacto piel con piel en esta primera hora de vida, es significativa para crear impronta y para el inicio y suceso de la lactancia materna.
Son muchos los beneficios y ventajas que existen en el contacto piel con piel en esta primera hora de vida. Pero también los riesgos de que esto no sea así, no sólo fisiológica sino también emocionalmente. Ya que los bebés separados de sus mamás, suelen ser más ansiosos, tienen miedo a ser separados de su madre (sobre todo cuando van creciendo y desarrollando otras capacidades de comunicarse y manifestarse). Existe también mayor probabilidad de fracasso en la lactancia porque no ha recibido los estímulos necesarios para crear impronta, etc.
Esta primera hora posterior al parto, es muy importante para ambos, no sólo para el bebé.
La madre libera uno de los picos más altos de oxitocina en el post-parto inmediato. Pico del que ambos se benefician cuando la madre tiene a su bebé en brazos, piel con piel. Pero en contrapartida, este pico le genera cansancio, estrés y confusión, cuando no sabe donde está su bebé, o no ha tenido ese contacto con él. El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, también disminuyen las posibilidades de que el bebé y la madre no sufran estrés post-traumático y reduce las probabilidades de depresión pos-parto en la mujer.
    Cuando la madre es respetada y siente que no es despojada en la primera hora posterior al parto, de este momento de amor y vinculación, sino que ella y su bebé son protagonistas, consiguen beneficiarse, y dar los primeros pasos para un pos-parto consciente y en amor.
La información y confianza son claves para que veamos y vivamos cada segundo como una oportunidad de cambio y transformación. Una oportunidad para iniciar cambios y poder vivir cada etapa como un acto sagrado de amor entre madre e hijo.
Yolanda Castillo
Doula, Educadora Perinatal y Terapeuta holística.

 

Centro.medicina.holistica2013@gmail.com