PROTECTORES SOLARES 2017

Como cada año por estas fechas, ya se empieza a ver movimiento en el grupo, preguntando por protectores solares que sean buenos para la piel de nuestros hijos y que no contengan componentes tóxicos entre sus ingredientes.
Vamos a hacer un repaso general a algunos temas que deben tenerse en cuenta antes de comprar un protector. Cosita importante: es fundamental evitar los que tienen dióxido de titanio, y más aún si es en forma de nanopartículas (NANO), porque se está estudiando la posibilidad de que sea cancerígeno.
 
 

PROTECTORES FÍSICOS Y QUÍMICOS:

Hablemos primero de los protectores solares químicos, sus ingredientes activos son:
 
Oxibenzona/Oxybenzone: es uno de los factores de protección solar más comunmente utilizados, y posiblemente el más dañino. Según la página web Enviromental Working Group Skin Deep, la oxibenzona “produce un exceso de especies reactivas de oxígeno que pueden interferir con la señalización de la célula, causar mutaciones en las células, llevar a la muerte celular y puede estar implicado en enfermedades cardiovasculares. La Oxibenzona también es conocida por ser abosorbida por la piel y por el torrente sanguíneo y puede afectar al sistema endócrino.
 
Avobenzone:penetra fácilmente en la piel y es un fuerte generador de radicales libres.
 
Fenol/Phenol:Su uso está prohibido en Canada y Japón. Existe limitada evidencia de que es cancerígeno. Es conocido por ser una toxina de sistema reproductor y del desarrollo. Además contamina el medio ambiente.
 
Octinoxato/Octinoxate (Octyl Methoxycinnamate): generalmente listado en los productos supuestamente naturales como “hecho a partir de la canela”. Es un disruptor endócrino, mimetista del estrógeno, facilita la penetración de otros químicos en el torrente sanguíneo, y produce las dañinas especies reactivas de oxígeno cuando es expuesto a la luz.
 
PABA (Octyl Dimethy PABA, PABA Ester): en el proceso de fabricación puede ser contaminado por nitrosaminas, un grupo de peligros químicos cancerígenos. También produce radicales libres en la piel, y los estudios han demostrado que causa mutaciones celulares. También facilita la entrada de otros químicos al torrente sanguíneo y es un disbruptor hormonal.
 
Octocrileno/Octocrylene: su uso está prohibido en Japón pues crea radicales libres en la piel cuando es expuesto al sol. Además facilita la entrada de otros químicos al torrente sanguíneo. Un estudio dice que cuando el octrocrileno penetra en la piel, el nivel de especies reactivas de oxígeno es mayor que el nivel producido naturalmente al estar expuestos a rayos UV.
 
Ahora hablemos de los protectores físicos y sus ingredientes activos:
 
Dióxido de Titanio/Titanium Dioxide: es un ingrediente peligroso incluso si no son nanopartículas. Es altamente fotoreactivo, es decir, genera los dañinos radicales libres al reaccionar con la luz, incluso puede producir un severo quemado solar mayor que si no usáramos protector solar. Las partículas irradiadas de dióxido de titanio pueden causar un daño oxidativo al ADN, lo que puede llevar a que se desarrolle un cáncer a la piel.
 
Óxido de Zinc/Zinc Oxide: El óxido de zinc es seguro siempre y cuando no se utilicen nanopartículas. Protege efectivamente contra los los rayos UVA y UVB. También es conocido por su uso para tratar desórdenes de la piel. Puede ser usado en infantes y en pieles sensibles.

 

Ahora vayamos con algunas cremas que son seguras y dónde adquirirlas
 
Acorelle Puor bebé SPF50+
Me encanta porque ya avisa de que no lleva parabenos, ni nanopartículas, ni zinc, es biodegradable, etc
Cuando la abres y tocas la crema crees que tu hijo se va a convertir en un fantasma de lo espesa que es, pero para nada, se extiende super bien y no deja rastro blanco. Casi.

Lo malo* lleva filtro físico de Dióxido de Titanio
Lo bueno es que si miramos su INCI, el 99% de los ingredientes son naturales y un 10% ecológicos. 
Vale unos 20€ y la podéis encontrar aquí. Clementine
Leche Solar ecológica Ajedrea
Esta es una empresa española nueva que el año pasado sacó una línea de productos ecológicos bastante buenos. Su ingrediente principal es el aceite de coco. También lleva aceite de almendras dulces, aloe vera, hierbabuena, romero, etc.
No consta su SPF porque al ser una empresa pequeña, no han realizado estudios en laboratorio para comprobar el potencial total, pero si vemos sus ingredientes, rondará el SPF40. 
La podéis encontrar en su web: Ajedrea
Spray Solar Alga Maris SPF50+
Creo que esta va a ser nuestra crema para este año. Es fácil de extender, lleva aceite de coco y cunde bastante. 
Lo malo: Óxido de Titanio como filtro
El año pasado hubo una polémica sobre la eficacia de la crema y su SPF, pero quedó demostrado que no solo era segura, sino que la mayoría de protectores solares no cumplían lo  que prometían. En fin,  si os gusta esta marca, podéis encontrarla aquí: Cocunat
Crema Solar Fluida 50+ Bjoj
Y tan fluida… Esta crema es perfecta siempre y cuando se la ponga un adulto al niño ya que es tan fluida, que solo con abrirla gotea y se pueden echar el bote entero si les dejamos que lo hagan ellos.
Lleva aceite de Karanja, semilla de lino, arroz, argán…
Muy buena opción para toda la familia ya que cunde y se extiende perfectamente y casi no deja rastro blanco. La podéis encontrar aquí: Laruedanatural
 
 
Para terminar os proponemos que si no os gusta ninguno y queréis preparar vuestro propio protector solar en casa, sigáis estos consejos: 
*PREPARAR TU PROPIO PROTECTOR SOLAR:
http://laboticaescondida.blogspot.com.es/…/prepara-tu-prote…
*EL DICCIONARIO DE LOS COMPONENTES, VAMOS, COMO E-LACTANCIA PERO EN QUÍMICO:
http://www.biodizionario.it/

El rincón de la caca

Hablando con muchas mamás y papás que están en “etapa pañal” ya sea por retirada propia del niño, como por decisión de los padres, me encuentro con una situación que se repite bastantes veces y es que el niño retiene la caca y es muy complicado que haga en el orinal con la consecuencia de que se crea un bucle en el que el niño no está cómodo por lo tanto aguanta la caca, eso produce estreñimiento y dolor al hacer de vientre, lo que lleva a que el niño se aguante las ganas aumentando más todavía el problema si cabe. 

¿Qué podemos hacer en estos casos? bueno, hay algo que he probado en algunas ocasiones y ha funcionado bastante bien, os cuento. Muchas veces lo que le pasa a los peques es que no les dejamos la intimidad que necesitan , cuando nosotros vamos al baño, nos gusta hacerlo solos ¿no?, cuando ellos van, siempre les miramos, estamos alrededor esperando que acaben o quizá les metemos prisa aunque sea de manera inconsciente no les dejamos su espacio. 


A esas edades no saben qué es la vergüenza, no saben describirla, pero la sienten y una solución sería prepararles un rincón especialmente hecho para que ellos pudieran tener ese momento de privacidad. Os habréis fijado que muchas veces para hacer caca se esconden detrás de una cortina, una puerta, un rincón…
Mi idea es que os fijéis dónde suele hacerlo y preparéis ese sitio con un par de cosas: a poder ser  una tela por encima por ejemplo, colgada de forma que se pueda tapar la cabeza o la cara, podéis usar una tela semitransparente y así podéis verlos, pero no le digáis que lo hacéis, que crean que no los veis. 
Mientras esté en el rincón, no les habléis, vosotros no mantenéis conversaciones mientras estáis cagando ¿verdad?, bueno, desde que tenemos hijos sí. Pero no es lo normal.

Solo acudiréis si os llama. Si queréis podéis poner algún que otro cuento o  algo con lo que entretenerse que no le haga pensar que hay gente mirando y esperando. Lo que tenemos que conseguir es que se sientan relajados y no opongan resistencia a esas sensaciones nuevas para ellos que tanto les confunden. Al hacer caca sienten la vergüenza de ser observados, el alivio al defecar y el sentimiento de pérdida al quitar la caca del pañal o de tirar de la cadena. Es como si se separaran de una parte de su cuerpo y algunos tienen problemas con la separación, es completamente normal, simplemente habrá que trabajar más en la despedida. 

Ya me contaréis si lo probáis, cómo os ha ido. 👶

SATISFACCIÓN DE NECESIDADES Y MECANISMOS DE DEFENSA (I)

En la vertiente Humanista de la Psicología se contempla y trabaja con un concepto importante al que merece la pena dedicarle unos minutos. Nos referimos a la idea de la “autorregulación organísmica”. Detrás de estos dos vocablos lo que se presume es la tendencia de todos los seres vivos a “tomar” del ambiente lo que sea preciso para satisfacer sus necesidades; el proceso constaría básicamente de dos fases: en la primera me doy cuenta de lo que necesito (siento y le pongo nombre). En la segunda, me movilizo para conseguirlo. El concepto es simple, sin embargo complejo en la práctica. ¿Por qué? ¿Dónde reside la dificultad? ¿por qué a algunos les cuesta tanto ser conscientes de sus necesidades o, si lo son, de satisfacerlas? durante el proceso de desarrollo del carácter aparecen una serie de mecanismos de defensa o mecanismos neuróticos que entorpecen la función autorreguladora, es decir, que interrumpen el ciclo de satisfacción de necesidades. Estas necesidades no satisfechas se nos manifiestan de diferentes formas, de las que podemos ser o no conscientes, de las que podemos o no responsabilizarnos si bien  en ningún caso resultan ser inocuas.
A algunos les cuesta “sentir” qué necesitan…a otros ponerles nombre; hay quien, aun sabiendo lo que necesita, no encuentra la energía necesaria para llevarlo a cabo… o quien se convence de que, en realidad, lo que necesita es otra cosa… y así, de esta manera tan simple, nos enfermamos, o vivimos “a medias”, o nos enganchamos a cosas que realmente “no necesitamos” etc. En terapia, el planteamiento sería ayudar a la persona a darse cuenta de qué necesita, qué le impide satisfacer esa necesidad, cómo lleva a cabo esa interrupción y, por último desarrollar las herramientas necesarias que le permitan satisfacer dicha necesidad.
Para entender mejor de qué estamos hablando, a continuación vamos a ver detalladamente el ciclo de satisfacción de necesidades, que no es más que una descripción, paso a paso, del proceso que acontece cuando una necesidad organísmica emerge y pugna por su satisfacción así como la interrupción y bloqueo del proceso a través de los diferentes mecanismos de defensa que perturban las diferentes secuencias.
A partir de una situación de REPOSO (punto 0) emerge la necesidad en forma de SENSACIÓN. Es difusa y se registra en forma de señales sensoriales más o menos inconcretas que denotan un estado de déficit en el organismo. El siguiente paso es el DARSE CUENTA, es decir, darle un nombre a esta sensación. Le sigue la movilización de energía o ENERGETIZACIÓN, que es un estado de excitación corporal, una preparación para entrar en acción. Después, pasaríamos a la ACCIÓN, inicio del movimiento o conducta dirigidos a satisfacer la necesidad. El siguiente punto sería el CONTACTO, donde la necesidad del organismo se satisface a través del contacto con el entorno. Y, por último, tocaría la RETIRADA o vuelta al estado de reposo, una vez satisfecha la necesidad, hasta que emerja un nuevo ciclo. Las interrupciones del ciclo a través de los mecanismos neuróticos, se sucederían de la siguiente manera: el mecanismo que no permitiría la emergencia de la sensación es la represión. Entre sensación y conciencia se sitúa la proyección, considerada como una resistencia a darse cuenta. Si hay conciencia pero no movilización, estaría interfiriendo el mecanismo de la introyección, entendida como la rigidez muscular e intelectual que no permiten la energetización emocional y corporal. Puede interrumpirse el proceso y no llegar a la acción, también, por el mecanismo de la retroflexión, donde la movilización energética no se dirige hacia fuera sino contra uno mismo en forma fisiológica o psicológica. Entre acción y contacto se sitúa la deflexión, desenfocando el objeto de contacto y distrayendo en otra dirección. Cuando hay interrupción entre contacto y retirada, hablamos de confluencia (quedarse apegado a la experiencia, sin poder separarse para ir a otra cosa).
A nivel funcional, el ciclo tiene dos estadios que conviene considerar: una parte preparatoria (sensación-conciencia-energetización) y una parte resolutoria (acción-contacto-retirada). Hay personas cuya dificultad se relaciona con la primera parte (contactan, son expresivas pero con muy poca conciencia de sí); otras, por el contrario, tienen más capacidad de introspección, de percatarse de su estado, pero les falta llevar a la práctica el resultado de su conciencia. En función de donde se encuentre la carencia…se trabajará en el ámbito terapéutico un estadio u otro.

Todos utilizamos todos estos mecanismos de defensa en mayor o menor medida, y en más o menos situaciones, si bien nuestro carácter va a determinar una tendencia a la interrupción de este ciclo de satisfacción de necesidades utilizando uno en concreto.
El autoconocimiento es fundamental si se pretende vivir de forma consciente/coherente/responsable…, cuanto más al convertirnos en padres/madres. La importancia de saber cómo me manejo con mis necesidades, cuales son mis dificultades y de qué forma las gestiono reside en que este patrón influirá (lo queramos o no, nos guste o no) en cómo se manejarán nuestros hijos con las suyas propias, y constituye un aspecto básico y esencial para vivir saludablemente. En el siguiente post, profundizaremos en alguno de los mecanismos de defensa y, en particular, en el que más peso tenemos los padres: el mecanismo de la introyección.
                                                                                       Silvia Cesteros Fernández
                                                                                       Psicóloga.

EL DÍA QUE ERES INVISIBLE

¿No os ha pasado que un día os levantáis por la mañana y desde que abrís los ojos, parece que sois invisibles?. Vuestros hijos se levantan y pasan sobre ti como si se tratara de una carrera de obstáculos, vas a entrar al baño y un extraño en pijama se te cuela, vas a ponerte el café y medio dormida te das cuenta de que la cafetera está vacía, no encuentras la pareja del zapato, las puertas del ascensor se te cierran delante tuya y las del super no abren si no das un paso atrás… 

Cuando eres más joven siempre te ven y si no lo hacen, te encargas de que así sea cambiando de tribu urbana o poniéndote lo más estrafalario del armario, eres joven, nadie te va a decir nada. Si perteneces a un grupo que se considera minoría, todo el mundo te ve y te tienen en cuenta puedes sentirte ofendido si no lo hacen y además tienes el derecho a quejarte y ser oído, incluso bajo pena de castigo para quién no lo haga.

Pero, ¿qué pasa cuando no eres nadie que se incluya en ninguno de esos grupos? digamos, hombre o mujer entre 25-40 años, estatura media, peso medio, color de pelo medio, clase media….que simplemente dejas de existir. ¿Porqué planteo este tema? pues lo hago después de ver un vídeo que colgó Iker Jiménez en su videoblog en el que habla sobre el caso de bullyng en Mallorca y saca a relucir el tema de la invisibilidad para el estado, para las administraciones, si no eres miembro de una minoría ya sea étnica, religiosa, política, etc, no le importas a la administración. 
Ten por seguro que si te encuentras en un problema en el que debas enfrentarte a personas que pertenecen a alguno de esos tipos de minorías, tú siempre serás la última. 

Tal y como ha pasado en este caso de Mallorca, después de un tratamiento casi irrisorio por las autoridades competentes,los médicos forenses, los responsables de la escuela y finalmente los medios, la família se ha visto obligada a tener que salir e insistir en los medios, buscando incluso en las redes alguien que les escuchara y les ayudara ya que no tienen el respaldo de ninguno de los colectivos que están detrás del las personas que pertenecen a una de las minorías antes mencionadas. Solo es una madre y una niña de clase media. 

Tal y como Iker cuenta, si este caso hubiera sido a la inversa y la agredida hubiera pertenecido a un colectivo, no estaríamos hablando de un “no ha sido para tanto” hablaríamos de un claro caso de racismo por etnia, condición sexual, pensamiento político o vete a saber el qué. Si a esta misma niña le hubieran pegado por su condición sexual, hubiéramos visto hordas de feministas alzándose en su favor, pero en su lugar, silencio y cortinas de humo. 

Por suerte, han conseguido llamar la atención de alguien famoso y que un abogado importante revise todos los informes, pidiendo nuevas revisiones y nuevos informes en los que oh, milagro!, de repente las lesiones no son nada, sino que se ven claros signos de una paliza en toda regla. Esto tiene un nombre, y es racismo inverso, y las personas que lo sufren se sienten así, complemente INVISIBLES.

¿Alguna vez os habéis sentido invisibles?

PARQUES INFANTILES, esa trampa.

Estos días festivos si vas a cualquier parque infantil de cualquier pueblo, podrás encontrar toda una variedad de padres con sus hijos, aprovechando los momentos libres. Puede parecer una estampa idílica, pero si aprovechas para sentarte en un banco como hago yo y empiezas a analizar, puedes ver cosas increíbles.

Desde donde me encontraba sentada divisaba todo el circuito donde mi hija estaba (adjunto foto)

Mi hija es la del jersey rosa, bien, pues mientras yo estaba sentada ella iba y venía, delante de mí tenía a padres que vestían de domingo a sus hijos y luego controlaban cada paso que daban para que no se mancharan lo más mínimo porque luego seguramente toca comida familiar, o vete a saber, así que los niños,  a los que se supone que llevan al parque para que jueguen, parecía más bien que iban pisando un campo de minas.

Si miraba hacia el otro lado, una pareja con dos hijos, veías las caras de los padres y te fijabas en su lenguaje no verbal, bien podían estar cada uno en un polo de la tierra, parecían cabreados entre ellos pero con la alegría fingida para que los niños se divirtieran. Habría que preguntar si esos niños de verdad se estaban divirtiendo.

En otro plano, una madre diciéndole a su hijo después de que tuviera un pequeño “percance” al no controlar el pipí: – ¡Ahora por listo nos vamos a casa! mientras se alejaba bici en mano y dejaba al peque de menos de dos años llorando en el césped.

Luego está esa manía de inmortalizarlo todo con el móvil, señor@s, lo que guardamos en el móvil nunca se imprime, nunca se vuelve a ver más que en algún momento puntual. Mientras os estáis perdiendo el momento real, lo que está pasando frente a vuestros ojos. De qué sirve tener mil discos duros y tarjetas de memoria a rebosar de fotos y recuerdos. ¿De verdad queréis acordaros de lo que estabais viendo a través de una pantalla?

Pero lo que más me llama la atención, lo que menos me gusta de todo, es que tengo la sensación de que todo está controlado al milímetro, que los padres no salen en realidad al parque o no saben qué significa eso. Parece como si dijeran: -vamos aquí, aquí y allí y entre medias llevamos a los niños al parque….
Pero claro, eso significa que en cuanto los niños empiezan a emocionarse, hay que extirparlos de cualquier actividad divertida que estén haciendo y sacarlos a rastras del parque, eso sí, sin que se manchen.

No sé si es que yo soy rara, pero mientras mi hija iba arriba y abajo por el circuito, mojándose el culo en el tobogán, jugando con la arena y pidíendome ayuda cuando me necesitaba, solo veía a los padres a dos milímetros de sus hijos controlando cualquier caída, cualquier movimiento, gritándoles que tuvieran cuidado, que de ahí se iban a caer, que no podían hacer eso o aquello… Y desde mi banco solo tenía ganas de subirme al primer saliente y gritárles yo a ellos que estábamos en un parque, que dejaran a los niños tranquilos, que los bancos eran para ellos, que se trajeran un libro o el aperitivo si querían y disfrutaran del momento. Que los niños son niños y tienen que caerse, jugar, pelearse, chillar, mancharse, etc.

Y a ver si de una vez por todas, alguien está en su casa y dice: Voy a llevar a los niños al parque, y ya si eso si me da tiempo después, iremos aquí allí o más allá. Yo mientras seguiré sentada en mi banco disfrutando de los progresos de mi pequeña ofreciéndole mi mano, solo cuando me la pida. Inconsciente me llamarán algun@s, libertad le llamo yo.

Problemas y soluciones para los pañales de tela

 

Nos hemos decidido por pañales de tela, que maravilloso mundo, todo ecológico, no dañamos el medio ambiente….
Pero, ¿cómo los lavo? ¿Por qué me huelen tanto a amoníaco? ¿Qué es eso rojo que hay en el absorbente? Voy a daros algunas soluciones para no morir en el intento.


MIS PAÑALES HUELEN A AMONÍACO  

Más allá de todas las precauciones que uno tenga, tarde o temprano aparecerá el temido olor a amoníaco o cualquiera de los problemas más habituales: los pañales huelen mal, pierden capacidad de absorción con los consecuentes filtrados, o de pronto empiezan a irritar el culo de tu bebé.

El problema es que, aunque usemos cantidades ínfimas de detergente, los pañales están hechos de un material super absorbente, y por ello van acumulando restos de jabón.
La solución para cualquiera de estos problemas es muy fácil,  haremos una SOPA que no es otra cosa que hacer un enjuague bien profundo a máxima temperatura.
Para ello, basta con poner los pañales en la lavadora, a temperatura máxima sin detergente. Saldrá muchísima espuma aunque no hayas puesto jabón. Hay que lavarlos solo con agua tantas veces como sea necesario, hasta que el agua salga absolutamente clara. Puedes  hacer una lavadora después de otra sin esperar a que se sequen entre medio.
 Luego, si quieres, pueden hacer un último lavado con un poco de bicarbonato y un chorrito de vinagre blanco en el enjuague. Para terminar, los tenderemos al sol hasta que se sequen.
 
MANCHAS EN LOS ABSORBENTES 
 
Sacamos el pañal y vemos que al tenderlo hay una mancha gris o roja en el absorbente, le damos mil vueltas y no entendemos qué ha podido desteñir o pasar. Pues no os preocupéis. No ha desteñido nada. Seguramente vuestro bebé ha estado costipado últimamente o ha tenido fiebre y le habéis dado Apiretal ¿verdad?, pues el apiretal sale a través del pipí y tiñe los absorbentes por eso siempre es mejor usar un forro para cuandpo sepamos que vamos a dar apiretal o usamos un desechable ese día.
Mancha gris, estas manchas suelen ser de cuando hemos puesto crema con zinc directamente sin poner un protector entre el culete y el absorbente.
LAVAR LOS PAÑALES
Para lavar los pañales de tela lo mejor es un jabón con ingredientes naturales, el más conocido de todo es el ROCKIN GREEN y estas son sus instrucciones de lavado.
 Es un jabón caro, pero que dura eones y sale muy a cuenta.
  1. Pon los pañales en la lavadora y realiza un aclarado en frío para eliminar los residuos más “gordos” antes del ciclo de lavado. Cuanta más agua, mejor.
  2. Añade el detergente y procede a programar el ciclo de lavado. Usa 2 o 3 cucharadas soperas por lavado, aunque en las zonas con aguas muy blandas o con lavadoras de alto rendimiento (las que usan poca agua) puede ser necesario utilizar menos cantidad, por lo que para estos casos se indica usar 1 o 2 cucharadas.

Luego puedes usar también el rosa del mercadona, el de piel sensibles para bebés. Siempre muy poco jabón. O puedes optar por el jabón de coco que hay en pastilla también en mercadona, solo tendrás que rallar un poquito antes de cada lavado y añadirlo a la cubeta del detergente.
Nunca uses suavizante, simplemente un chorito de vinagre de vez en cuando en la lavadora para que quede suave el absorbente.

¿Quieres probar lo que es usar pañales de tela? Pregúntanos sin compromiso, pásate por nuestra web y echa un vistazo a nuestra marca Tucuxí, no te arrepentirás.
http://www.lardamma.com/2015/04/catalogo-tucuxi.html

EL ARTE DE SABER ESCUCHAR.


 

Nacemos (en ausencia de patología) con la capacidad de oír, siendo uno de los sentidos a través de los cuales percibimos la información que nos rodea…¿y qué pasa con la capacidad de escuchar? ¿ es lo mismo?. A escuchar aprendemos (¡o no!) y qué necesaria resulta dicha capacidad para nutrirnos a través de las relaciones. Necesitamos escuchar, que nos escuchen y sentirnos escuchados. Detrás de este intercambio en la relación se esconden multitud de mensajes saludables y amorosos que guardamos en nuestro registro y permanecen como una “huella emocional”.
Es imprescindible en el contexto terapéutico, y no es una tarea fácil. Yo, a día de hoy, y tras trece años de experiencia profesional, sigo sintiendo la dificultad y soy consciente de las limitaciones con las que todavía cuento en este “arte”. Sin embargo, merece la pena esforzarse y practicar cada vez que tengamos la ocasión; con amigos, pareja, familiares…y sobre todo con nuestros hijos ¡importantísimo! es el primer eslabón de la cadena de las relaciones saludables. Por si os animáis a practicar, ahí van algunas habilidades que el “buen escuchador” maneja a la perfección:
– Siempre está en casa para poder recibir al que viene. Es imprescindible estar en el momento presente. Si estoy en el pasado (rumiando algo que me haya ocurrido) o en el futuro (elaborando planes) no estoy en el presente…y si no estoy…¿cómo voy a atender y escuchar al que tengo enfrente? ¡si no estoy! imposible. Es obvio, pero si somos honestos con nosotros mismos nos daremos cuenta de lo difícil que resulta y cuanto nos cuesta vivir el momento presente, segundo a segundo sin despistarnos por el camino e irnos “a por uvas”. Los niños saben perfectamente cuando estamos para ellos, cuando les estamos escuchando y cuando no, y no siempre podemos o nos sentimos capaces para hacerlo. Cuando esta situación se dé es mucho más saludable ser sincero y explicárselo que hacer un “como si” les estuviéramos escuchando. Y si dudáis, pensad que os parece más respetuoso y que preferiríais vosotros…
Sabe “escuchar” el lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal es amplio (y rico) y engloba todo lo que no es “palabra” (muecas, gesticulaciones, mirada, tono y volumen de voz…). En el contexto terapéutico decimos que este lenguaje es mucho más sincero, miente menos que el verbal, por lo que es importante observarlo y tenerlo en cuenta para poder confrontar al paciente posibles incoherencias/disonancias entre lo que dice (lenguaje verbal) y cómo lo dice (lenguaje no verbal), y de esta manera, quizás, poder poner un poco de luz a lo que se encuentra en sombra, ampliando la conciencia sobre lo que le está ocurriendo y cómo se siente. Aplicado a nuestros hijos, a mí me parece una técnica muy útil también para ayudarles en el proceso de reconocimiento y manejo de sus propias emociones, incluso solamente describiendo cómo les percibimos, sin necesidad de señalar incoherencias. (“¡No paras de reír! ¿estás contento?”, “Esas cejas fruncidas, ¿qué significan?, ¿estás enfadado?”). De esta manera, favorecemos que los niños se sientan “vistos” y “escuchados” en su totalidad a la vez que potenciamos que se sientan seguros. A veces, no saben poner nombre a sus emociones, o se encuentran confusos respecto a lo que sienten (¡es difícil! muchos adultos tampoco saben hacerlo…). Ese “no saber” genera incertidumbre. Ayudarles en esta tarea de “reconocerse” les hace sentirse acompañados y protegidos.
– Tiene una buena “escucha interna” y desde ahí habla si considera necesario intervenir. No juzga, ni aconseja ni soluciona. El “buen escuchador” es bueno en el arte de escuchar a los demás porque primero ha aprendido a escucharse a sí mismo. Sabe parar, mirarse, escucharse, reconocer cómo se siente ante lo que el otro le está contando y qué necesita hacer. Como “buen escuchador” confía en su propio instinto y se deja llevar. No formula planes de acción ni frases tipo “lo que deberías hacer…”. Puede manifestar su opinión sin imponerla porque confía en las capacidades de las personas para “resolver”  y respeta sus elecciones aun cuando pueda no estar de acuerdo con ellas…qué importante confiar en nuestros hijos y “dejarles ser” para que ellos confíen en sí mismos y se permitan “ser” quienes son. La mayoría de los pacientes adultos que acuden a terapia con síntomas de índole depresiva necesitan trabajar en profundidad este punto en el algún momento de la terapia.
Si conseguimos aplicar en el día a día un poco de todo esto con nuestros hijos, les decimos sin hablar…
– Te veo.                                      
– Te atiendo.
– Te escucho.
– Eres importante para mí.
– Te respeto.
– Estoy aquí, contigo. Te acompaño. No estás solo.
– Puedes recurrir a mí cuando lo necesites.
– Me gusta estar contigo.
– Confío en ti.
– Está bien sentirse como te sientes. Está bien no saber cómo te sientes.
– Te quiero…
Y es que, cuando nos escuchamos “de verdad”, nos abrazamos el corazón sin tocarnos.
                                                                                                Silvia Cesteros.
                                                                                                Psicóloga.

El tabú de la violencia

Últimamente estamos viendo muchos casos de bullying o acoso escolar, solo tenemos que teclear en google para que nos salgan multitud de ejemplos, la mayoría de ellos siguiendo un perfil común, siempre proviniendo, el acosador, de famílias desestructuradas, conflictivas, con problemas anteriores o con historial ya de violencia en el pasado.
Pero, ¿qué pasa cuando esos niños no vienen de una familia desestructurada, no vienen de un hogar que en apariencia está sometido a los puntos básicos que nos marcan para poder distinguirlas?.

Si buscamos un poco en la red sobre el perfil del acosador, tendremos una lista muy parecida a esta:

  • Personalidad irritable y agresiva.
  • Bajo autocontrol.
  • Ausencia de empatía.
  • Tendencia a las conductas violentas y amenazantes.
  • Impulsivo.
  • Su rendimiento académico suele ser bajo. En ocasiones es algo mayor que el resto de la clase por haber repetido uno o varios cursos.
  • Su comportamiento en el aula se caracteriza por las salidas de tono, las bromas fuera de lugar e incluso actitudes desafiantes frente a profesores y compañeros.
  • Es posible que pertenezca a una familia desestructurada, con antecedentes de violencia doméstica.
  • Físicamente fuerte.
  • Asume el rol de líder ante un grupo de alumnos de características psicológicas parecidas o que buscan reconocimiento e integración en el grupo. 

 Pero hay veces en los que el niño que se dedica a acosar en clase, no responde a estas características. En apariendcia tenemos una familia implicada, niños criados con apego, en la que los padres están encima de su hij@, que hacen cosas con ellos, que dan el perfil de padres modelo. Bien, ¿entonces qué pasa aquí? ¿ Puede ser que el/la niñ@ sea malo por naturaleza, que tenga el instinto de acosar de manera innata?. Sí, claro que puede ser, pero ese sería un caso entre muchísimos ya que podría implicar algún problema mental. Una falta de empatía total, una indiferencia con respecto a lo que le pase a los demás, el pensar en ser cruel o buscar maneras en las que hacer sufrir a otra persona, no vienen de serie en la cabeza de un niño pequeño porque sí. Y eso es precisamente lo que da miedo, el reconocer frente al mundo, que algo estamos haciendo mal y que toda la fachada que hemos creado no es más que eso. Poca gente está dispuesta a entonar el mea culpa y reconocer que algo falla. 

Poca gente sabe el daño que causa una educación totalmente permisiva, en la que el niño hace lo que quiere con tal de que “no se enfade” o “no moleste”. Llegamos de trabajar a las tantas y lo que menos nos apetece es ponernos a hacer deberes, a ayudar a nuestros hijos con sus tareas, escuchar gritos o niños alborotadores en casa. Echamos mano de lo primero que tenemos al alcance y que sabemos que es efectivo, los aparcamos delante de la tele, el móvil, la tablet o la consola. 

Desde que venimos al mundo estamos influenciados por algunos estereotipos o ideas que aunque no queramos, aparecen en nuestra mente en algún momento. Tenemos que ser buenos, educados, estudiar, sacar buenas notas, escoger un camino, estudiar una carrera, buscar un trabajo, una pareja, comprar una casa, casarte y por último tener hijos. ¿Qué pasa cuando llegan esos hijos? que se ven metidos a la fuerza en el sistema ya que sus padres están hasta arriba de deudas y tienen que dejar a su bebé en guarderías, colegios, abuelos, vecinos, canguros, etc lo que les deja muy poco tiempo libre y ese tiempo libre, no es de calidad. 
De un tiempo a esta parte, por suerte, esta situación está cambiando poco a poco, las familias son diferentes, la gente es más despierta, cuestionamos más todo y no somos igual de borregos. Pero incluso las nuevas crianzas llevan asociadas problemas. Muchas personas confunden libertad con libertinaje, permisividad con total anarquía y la falta absoluta de límites, trae muchas consecuencias. 

Jesper Juul en su libro Agresión, ¿Un nuevo y peligroso tabú? explica:

 La agresividad se ha convertido en un nuevo tabú, como sucedía antes con la sexualidad: o no se afronta, o se afronta con prejuicios morales. Es además un tabú peligroso, porque pone en juego la salud emocional de los niños, su autoestima y su confianza.

En nuestra sociedad existe la tendencia a rechazar la expresión de cualquier emoción intensa que no sea «la felicidad». La misma idea motiva a los padres a alejarse de su condición humana y convertirse en meros actores para mantener su imagen de personas buenas y triunfadoras, ocultando incluso su propia agresividad.

A menudo, niños y jóvenes con conductas agresivas son etiquetados como «niños problemáticos», cuando en realidad solo necesitan expresar lo que sienten. Según Jesper Juul, debemos comprender esas conductas como exteriorizaciones de una rabia y frustración internas, y ayudar a estos niños a identificar su frustración y expresarla de un modo menos destructivo, e incluso constructivo. Por otro lado, el adulto necesita ayuda para definir sus límites personales y defenderlos con autoridad y respeto.

«La agresividad constructiva es como la sexualidad o el amor, tres pulsiones que posibilitan la vida, enriquecen nuestras relaciones, ofrecen enfoques más profundos y mejoran la calidad de nuestras vidas. Abraza internamente estos tres aspectos y estarás en condiciones de formar a esos niños y jóvenes anhelantes, que confían en recibir tu empatía y tu consejo».

Nos gusta ponernos la etiqueta de respetadores de los ritmos de los niños, de buscar mil alternativas para su educación, de tratar de saber llevar las rabietas de nuestros hijos o sus emociones de la manera correcta, pero a la que esa emoción no es la esperada y se etiqueta de violencia, tendemos a echar balones fuera, a aislar a esos niños problemáticos, a buscar castigos y consecuencias, a volverles la espalda.
¿Y si en vez de volverles la espalda, les tendiéramos la mano? ¿ Y si pudiéramos indagar un poco en qué pasa, qué le falta a ese niño que la única manera en la que sabe comunicarse o expresarse, es usando la violencia?

Todos sabemos cosas que parece que con el tiempo se olviden. Cualquier persona te dirá que un bebé de 2 años, se porta “mal” porque sabe que así puede conseguir atención de sus padres o de la figura de apego principal, aunque sea para reñirle, en ese momento la atención es toda suya. Creemos que cuando pasa el tiempo eso cambia, porque el niño tiene otras herramientas para poder expresar lo que necesita o siente, pero muchas veces esto no cambia y la única manera que tiene de lograr atención completa de sus padres o de los profesores, es haciendo algo malo. Y aquí tenemos el perfil del acosador que se sale de la norma general y que bajo mi punto de vista, es el más susceptible a la reconducción de conducta y a cambios de hábitos en las relaciones.
Poniendo todos de nuestra parte, por supuesto. En estos temas deberían dejarse atrás todas las disonancias que pudieran surgir y mirar por quién realmente está pidiendo atención.

Nadie se queja nunca por vicio, nadie disfruta haciendo sufrir a los demás, nadie se pasa los días insultando, pegando o acosando porque es algo que le divierta. Esa persona sufre y solo necesita herramientas nuevas.

Cómo el método KIVA cambia los roles del acoso

En Finlandia con el método KIVA los estudiantes reciben una veintena de clases a los 7, 10 y 13 años para reconocer las distintas formas de acoso y mejorar la convivencia. Hay diez lecciones y trabajos que se realizan durante todo el curso académico sobre el respeto a los demás, la empatía… Cuentan con material de apoyo: manuales para el profesor, videojuegos, un entono virtual, reuniones y charlas con los padres…
Hay vigilantes de recreo, buzón virtual para poder detectar esos casos en los que los niños no son capaces de denunciar a sus padres o profesores el acoso, en cada colegio hay un equipo KiVa, formado por tres adultos que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro. Primero actúan como filtro, para reconocer si es un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para darle apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien.

La solución está en la constancia y en el cambio de pensamiento y actuación. 


EL MARAVILLOSO MUNDO DE LA TELA


 El maravilloso mundo de la tela

Cuando nos interesamos en el mundo de los pañales de tela siempre surge la duda de si será realmente rentable, dado que llevan más trabajo ( eso cree la gente), y es más engorroso de transportar (ídem).
Os voy a hacer un cálculo aproximado de como saldría.
Un pañal de los de celulosa, del súper, sale a unos 25 céntimos, así que harían falta entre 2000-3000€ para comprar pañales, hasta que el bebé deje de usarlos.
 
Los pañales de tela requieren de un gasto inicial, que depende del tipo de pañal que queramos adquirir, podemos comprar los adaptables, que van cambiando con el bebé, o los que se ajustan desde un peso a otro. Éstos últimos, nos saldrá la inversión algo más cara, ya que no podremos aprovechar los mismos cuando vaya engordando y creciendo. Y así la inversión sale muy a cuenta.
Alguien pensará que más o menos saldrá igual que si usa desechables, pero no tenemos que olvidar que los pañales de tela se pueden heredar entre hermanos, y así la inversión sale muy a cuenta.
 

Tipo de telas que se usan al hacerlos

 La materia prima básica es el algodón transpirable. Hay de cáñamo, pañales algodón orgánico,
toalla, se considera la más absorbente. Puede tener el rizo grande o pequeño. Se suaviza con el       lavado y secado en secadora. No se encoge como la franela ni se deshace, pero es más voluminosa.
Franel, se considera la más suave y confortable para la piel del bebé. Es la tela más usada en la fabricación de pañales.
 
Estilos de pañales:
*Pañales planos
*Pañales plegables
*Contour
*Todo en 1
*Ajustado
*De bolsillo
*Híbrido
 
He encontrado ésta súper foto explicativa de Luakids que es fantástica:

Aquí podeis ver la marca con la que trabajamos nosotras, se llama TUCUXÍ, es catalana y estamos encantadas con ellos, como podeis ver son una marca económica y tienen muchas variedades de telas y estampados. Os dejo el enlace a la tienda Tienda Lardamma
Y algunas imágenes de los pañales

Para hacer un pedido, solo tenéis que entrar en la tienda de Lardamma, escoger los que os gusten y mandar un correo con vuestro pedido a Tanyalardamma82@gmail.com

Camping con niños

Hemos ido tres días y tres noches a un camping de la Cataluña profunda, exactamente a Rupit. Os pongo el enlace www.campingrupit.com para que podáis ver las instalaciones. Es un lugar muy tranquilo, mucho, os lo aviso porque si vosotros sois de ir a los hoteles o los campings por la animación y las actividades, en éste tenéis que buscar vosotros lo que hacer.  El pueblo más cercano, que no sea el propio Rupit que es muy bonito y medieval para visitarlo, está a unos 25-30 minutos por carreteras buenas, pero llenas de curvas. Así que llevaros todo lo necesario porque no querréis ir cada dos por tres al super a buscar algo que se os ha olvidado.


 No me malinterpretéis, está muy bien porque tiene un parque, piscina grande y pequeña, una pequeña cancha de básquet/fútbol, un cobertizo con futbolines, mesa de ping-pong, etc.

También cuenta con la casa principal que es como una masía convertida en bar –restaurante y casa de la dirección. El entorno es maravilloso para quién le guste la naturaleza, está metido en pleno bosque, hay conejos sueltos por todo el terreno, un río que pasa por debajo del camping. En fin, todo lo necesario para la gente a la que le gusta la tranquilidad y la montaña.



Día 1
Si os decidís por una mobile home como hicimos nosotros,  no podréis disponer de ella hasta las 16 del día que hayáis reservado así que mejor que hagáis cuentas para llegar bien ya que si traéis comida, no se os eche a perder. El primer día se os irá entre instalaros, dar una vuelta para ver las instalaciones y se os hará la hora de cenar en nada.

Tened en cuenta que estamos en plena montaña, desde vic que es el pueblo grande más cercano al camping, puede haber hasta 7 grados de diferencia así que no os olvidéis de la ropa de abrigo. Aquí la noche baja hasta los 14 grados y la máxima es de 28-29 así que ya veis los cambios. 

El segundo día nos fuimos a visitar la presa de Sau, un sitio espectacular, de película de James bond. La carretera hasta que llegas a la presa desde el camping está llena de curvas (no apta para niños que se marean) pero el camino vale la pena. Son carreteras en las que solo cabe un coche y están cubiertas de vegetación que se adentra en la misma carretera. Hay unos 20km pero tardaréis unos 35-40min en recorrerlos pasando por un par de …no los llamaría pueblos, son más bien cuatro casas juntas y un bar, dónde podréis parar si queréis. 

De ahí tenéis unos 10-15 min hasta llegar a Vic, la primera ciudad grande que os encontraréis para poder comprar, comer o hacer lo necesario antes de coger el camino de vuelta al camping, por carretera buena esta vez, ya que os quedan unos 45 min de vuelta. 

Continuara…