Qué es y qué no es BLW

BLW es “alimentación complementaria a demanda” o “destete dirigido por el bebé“.
Es un método de iniciación en la alimentación consistente introducir al bebé en la comida familiar dejando a su alcance comida saludable para que él mismo decida qué y cuanto quiere comer y para acostumbrarle a la comida en familia como un momento de disfrute y relax, sin forzar.

Ya hablamos de este método y de las normas de seguridad que se deben cumplir aquí, pero además de esos requisitos importantes, hay una serie de circunstancias que facilitan el BLW:

 

  • El hecho de que el bebé muestre interés por la comida.
  • El movimiento mandibular reflejo similar a la masticación que conserva tras seis meses de lactancia exclusiva.
  • El hecho de que el bebé no haya sido alimentado anteriormente y sea él quien se lleve la comida a la boca y experimente sus posibilidades de gestionar el alimento en lugar de tragarlo directamente.

BLW no es “dar trozos” 

La comida que se le ofrece al bebé es la misma que come toda la familia (cuidando el tema de ofrecer al principio los alimentos por separado para controlar las alergias), evitando la sal y el azúcar. Si la familia come puré, puede comerlo también el bebé. Lo importante es el respeto a sus ritmos y a su autorregulación.

Normalmente, a los bebés alimentados con triturados se les mete la cuchara en la boca. Ese es el punto principal de desencuentro con el BLW, y no tanto el hecho de que sea un triturado.

BLW no es transición a sólidos 

Los bebés que han iniciado su alimentación de manera tradicional suelen tener más problemas a la hora de hacer una transición a sólidos. Aceptan peor tanto las nuevas texturas como los sabores por separado, ya que no están acostumbrados a ellos.

La manera segura de hacer una transición a sólidos en estos casos consiste en ir disminuyendo paulatinamente el tiempo de triturado de sus purés.

BLW no es ofrecer cualquier cosa 

Son bebés y el hecho de que coman sólidos no quiere decir que se les pueda ofrecer cualquier cosa. Si a un bebé alimentado a la manera tradicional no se le ofrecería jamás una comida fuerte, salada, grasienta o picante, por muy triturada que esté, a los bebés de BLW tampoco. Debemos evitar hacer la gracia y darles cualquier cosa.

BLW no es alimentación principal 

Es alimentación complementaria. Eso significa que el bebé, que el alimento principal del bebé sigue siendo la leche.

El BLW no lo justifica todo 

Es genial confiar en la autorregulación. Todos los bebés, excepto casos muy puntuales, saben lo que su cuerpo necesita. Pero si tu bebé tiene 18 meses y pesa 5 kilos, o ves que está adelgazando (no bajando de percentil sino perdiendo peso), o le ves apagado e inactivo, ya se alimente por este método o el tradicional, consulta al pediatra para pedir una analítica.

 

En el menú de esta web (para verlo acceder hay que entrar desde el ordenador), hay una sección de información con un apartado dedicado a la alimentación infantil y BLW. Ahí se pueden consultar la lista de alimentos a evitar hasta que el bebé cumpla un año, ideas de recetas para toda la familia, primeros auxilios, etc.

Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.

Alergia al trigo

 

Cuando una persona el alérgica al trigo, su sistema inmunitario, reacciona desencadenando una reacción desproporcionada a las proteínas del mismo, y ésta reacción provoca una liberación de histamina, una sustáncia química encargada de ayudar al cuerpo a hacer frente al invasor.

La liberación de esta y otras sustancias, puede hacer que los afectados presenten algunos de los siguientes síntomas:

  • resuello o respiración sibilante (“pitos” al respirar)
  • dificultad para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • dolor de estómago
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos lloros, picor y/o hinchazón ocular
  • urticaria
  • granos o ronchas rojas
  • inflamación
  • bajada de la tensión arterial, que puede provocar mareos y/o pérdida de la conciencia

Las reacciones alérgicas al trigo pueden diferir entre sí. A veces la misma persona puede reaccionar de formas diferentes en momentos diferentes. Algunas de estas reacciones alérgicas son leves y afectan solamente a un sistema corporal, como cuando aparecen ronchas en la piel. Pero otras veces las reacciones alérgicas son más graves con participación de varias partes del cuerpo.

No es lo mismo la alergia al trigo que la celiaquía

La alergia al trigo implica una respuesta alérgica a las proteínas que contiene el trigo. El gluten es una de las proteínas del trigo y puede desencadenar reacciones alérgicas. El gluten también está implicado en una afección denominada enfermedad celíaca.
Es fácil confundir la enfermedad celíaca con la alergia al trigo, pero se trata de dos afecciones diferentes. En la enfermedad celíaca no se produce ninguna reacción alérgica. Lo que ocurre en esta enfermedad es que existe una respuesta diferente del sistema inmunitario que afecta al interior de los intestinos y que provoca problemas de absorción alimentaria.
Mientras que las personas con alergia generalmente pueden ingerir otros cereales, las personas afectadas por la enfermedad celíaca no pueden ingerir ningún alimento que contenga gluten. Esta proteína se encuentra en cereales como la cebada, el centeno y a veces en la avena.

Respuesta anafiláctica

Si a su hijo le han diagnosticado una alergia al trigo de riesgo vital (o cualquier otro tipo de alergia alimentaria fatal), su pediatra querrá que lleve encima un auto-inyectable de adrenalina (o epinefrina) a utilizar en caso de emergencia.
Un auto-inyectable de adrenalina es un medicamento de venta con receta médica que se vende en envases fáciles de llevar de aproximadamente el tamaño y la forma de un rotulador grande. Es fácil de utilizar. Si su hijo debe tener siempre un inyectable de adrenalina a mano, su pediatra les indicará cómo se utiliza.

Vivir con alergia al trigo

Si han diagnosticado a su hijo con alergia al trigo, debe tener mucho cuidado eligiendo los alimentos.
El pediatra les dará algunas directrices para garantizar su seguridad alimentaria. La alergia al trigo abunda más en la población infantil que en la adulta, y muchos niños parecen superarla con la edad.

Aquí tenéis un ejemplo de dieta libre de trigo

Y sobretodo, mucha atención con la contaminación cruzada. Muchas fábricas de alimentos procesan otro tipo de productos y no lo reflejan en sus etiquetas, cosa que por suerte está cambiando con las nuevas leyes, que obligan a poner en el etiquetado las trazas que podrían haber contaminado el alimento.

Pruebas diagnósticas de alergia alimentaria

 

¿Cómo se diagnostica?

El médico dejará caer una gotita de un extracto sobre tu piel y luego te pinchará la piel de forma superficial para que entre una cantidad reducida del alérgeno en su interior. Si te aparece un grano o roncha rojiza que sobresale en la piel justo en el área de la prueba, significará que padeces una alergia al huevo.

 

Se inicia la prueba con huevo duro, generalmente con la clara, pero en ocasiones, si no se conocen exposiciones previas del paciente al huevo o en determinados casos sospechosos de gravedad, es preciso comenzar con la yema. Si ésta se tolera, se sigue de la administración de clara o de huevo completo. Se comienza siempre por una pequeña porción, que se va aumentando progresivamente con intervalos de aproximadamente 30 minutos. Tras tomar la dosis completa, se mantiene al paciente en observación, al menos una hora. Si por el contrario presenta algún síntoma durante la prueba, se interrumpe inmediatamente y se le aplica el tratamiento necesario.
Si tolera un huevo completo preparado en cualquier presentación gastronómica, incluyéndolo crudo, se considera no alérgico.

Es posible que el médico también te practique pruebas sobre otros alimentos o sustancias que también pueden provocar alergias. En algunos casos, es posible que se necesite una muestra de sangre al paciente para analizarla, sobre todo si la prueba cutánea no ofrece resultados satisfactorios.
Es importante que recuerdes que, a pesar de que el médico te haga pruebas para detectar alergias alimentarias exponiéndote a cantidades muy reducidas de los alimentos que podrían estar provocándotelas, ¡tú no deberías probarlo nunca en tu casa! El mejor sitio para realizar una prueba de alergia es la consulta del médico, donde el personal que te atiende está muy bien preparado y podrían darte un medicamento si presentaras una reacción grave.

Además debemos informar que las personas con alergia al huevo deben estar alertas a ciertas vacunas que son o fueron incubadas en huevo como la triple vírica: parotiditis, rubéola, sarampión y gripe entre otras. Algunas reacciones que se provocan se deben más a la gelatina que éstas contienen que al propio huevo, aunque por lo general suelen ser toleradas sin problemas, por todo esto, se recomienda llevar una tarjeta que indique que la persona es alérgica a un alimento determinado.

Más información  aquí

Alergia al huevo

¿Qué es la alergia al huevo?

Es el tipo de alergia más frecuente en los pequeños. Se produce por una alteración inmunológica por la que el paciente alérgico sintetiza inmunoglobulina E (un tipo de anticuerpo) contra las proteínas del huevo, produciendo, cuando se ingiere huevo o se tiene contacto con él, una reacción alérgica muy rápida, a veces inmediata.

¿Cuándo y cómo se manifiesta?

Normalmente suele aparecer la primera vez que se consume, pero hay muchos grados de alergia al huevo.
La clara es la zona más alergénica, debido a su contenido mucho más alto en proteínas y en niños muy alérgicos, también se ven síntomas al probar la yema. Otros niños pueden consumir huevo cocido sin problemas, pero cuando comen huevo cocinado de otra manera, como en tortilla por ejemplo, hace que aparezcan los síntomas.
Una alergia al huevo de gallina, hace que tampoco se toleren los huevos de otras aves.
Uno de los mitos que corren por ahí, es que los alérgicos al huevo no pueden ponerse la vacuna triple vírica, pero es eso simplemente, un mito.
No suelen tener problemas con la carne del pollo.

Síntomas

Suelen aparecer inmediatamente o al cabo de una hora.
Las manifestaciones pueden ser leves:
Picor de boca o garganta, con o sin manchas rojas alrededor de la boca (síndrome de alergia oral).
O mucho más graves y que pueden poner en peligro la vida. Los síntomas pueden aparecer de forma aislada o en combinación entre ellos:
  • Lo más frecuente es que los pacientes tengan un síndrome de alergia oral, con manchas y ronchas (habones) alrededor de la boca por el contacto directo con el huevo, pero también puede haber ronchas por toda la cara y el cuerpo, con hinchazón de los labios, párpados o orejas (angioedema).
  • Durante la primera hora pueden producirse vómitos y diarrea.
  • La afectación respiratoria, como la rinitis o el asma, es menos frecuente, pero son síntomas de alarma porque pueden indicar que la reacción es más grave.
  • La anafilaxia es la manifestación más grave que puede ocurrir. Afecta a más de un órgano, es generalizada y si cursa con afectación respiratoria o cardiovascular puede llegar al shock, poniendo en peligro la vida del paciente. La aparición de dificultad respiratoria, respiración entrecortada, tos repetitiva o seca, hinchazón de lengua, garganta cerrada, ronquera, desvanecimiento, palidez, labios o piel azulada, pulso débil o agotamiento son síntomas de gravedad y suponen indicación absoluta de administración precoz de adrenalina.
 La alergia al huevo se asocia con mucha frecuencia a la alergia a la leche. En ocasiones, al estudiar la alergia a leche se detecta una prueba cutánea positiva a huevo, incluso antes de que el niño lo haya introducido en la dieta. En estos casos, el alergólogo le hará un seguimiento y posiblemente le realizará una provocación controlada, antes de que lo coma en su domicilio, para comprobar si lo tolera.
La alergia al huevo en los niños tiende a desaparecer después de un periodo variable de tiempo con dieta de exclusión, por lo que se debe valorar periódicamente si el niño ha superado la alergia.
Aproximadamente en el 50 % de los niños la alergia al huevo se ha resuelto a los 5 años y en el 75% a los 7-9 años.

¿Dónde puedo informarme?

El Aceite de Oliva Virgen, por Paloma Roures

¿Qué propiedades tienes el aceite de oliva? ¿Cuál comprar? Mitos…
Paloma Roures, profesional del sector, nos trae un completísimo dossier que podéis descargar completo AQUÍ.

ÍNDICE

1. ¿QUÉ ES EL ACEITE DE OLIVA VIRGEN?
1.1. TIPOS DE ACEITE DE OLIVA
1.2. PRODUCCIÓN DEL ACEITE DE OLIVA VIRGEN
1.2.1. RECEPCIÓN DE LA ACEITUNA
1.2.2. LIMPIEZA Y LAVADO
1.2.3. MOLTURACIÓN
1.2.4. BATIDO
1.2.5. EXTRACCIÓN
1.2.6. ALMACENAMIENTO
1.2.7. ENVASADO.
2. COMPOSICIÓN DEL ACEITE DE OLIVA VIRGEN: PROPIEDADES NUTRICIONALES, TERAPÉUTICAS Y CULINARIAS
2.1. COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL AOV
2.2. PROPIEDADES NUTRICIONALES DEL ACEITE DE OLIVA VIRGEN
2.3. PROPIEDADES TERAPEUTICAS.
2.4. PROPIEDADES CULINARIAS
3. MITOS ERRÓNEOS SOBRE EL ACEITE DE OLIVA
4. ¿QUÉ ACEITES DE OLIVA VIRGEN COMPRAR?

 

Propuesta de menú semanal para toda la familia (bebés desde 6 meses)

Este menú ha sido avalado por Lorena Díaz Fernández, dietista-nutricionista 

Recordamos que todos los ingredientes han debido introducirse previamente por separado o junto con otros en los que ya hayamos descartado una posible reacción.
Si queréis la receta de algún plato, lo podéis preguntar en comentarios.

LUNES 

-Comida:

  • Lentejas. Para el bebé en forma de hamburguesas. 
  • Ensalada. Para el bebé, separarle trozos de tomate, pepino, etc. antes de aliñar. 
  • Arroz con leche vegetal.

-Cena:

  • Judías verdes salteadas con ajo y jamón. Para el bebé, evitar el jamón por el exceso de sal. 
  • Tortilla francesa.
  • Manzana asada.

MARTES 

-Comida:

  • Pollo asado con patatas y verduras.
  • Helado de sandía.

-Cena:

  • Lenguado a la plancha con espárragos trigueros. Para el bebé, solo las yemas de los espárragos por ser menos fibrosas.
  • Brochetas de fresa y plátano.

MIÉRCOLES 

-Comida:

  • Sopa de fideos. Para el bebé, el caldo se le ofrece en un vasito. 
  • Albóndigas en salsa.
  • Piña.

-Cena:

  • Ensalada con huevo cocido o pollo o pavo. Para el bebé, separarle trozos de tomate, pepino, etc. antes de aliñar. 
  • Smoothie de frutas.

JUEVES 

-Comida:

  • Arroz con conejo.
  • Rodajas de calabacín a la plancha.
  • Melón o sandía.

-Cena:

  • Pizza casera. La parte del bebé, sin queso 
  • Mandarinas.

VIERNES 

-Comida:

  • Pasta con tomate.
  • Palitos de pescado caseros.
  • Melón.

-Cena:

  • Empanadillas de verduritas.
  • Muffins de pavo.

SÁBADO 

-Comida:

  • Ensalada de garbanzos.
  • Croquetas de pescado. Las haremos con salsa velouté en lugar de bechamel y las doraremos al horno. 
  • Naranja.

-Cena:

  • Champiñones rellenos.
  • Crepes de jamón york con verduras.
  • Batido de fresas con leche vegetal.

DOMINGO 

-Comida:

  • Paella de quinoa. El único marisco a evitar son las gambas y similares, por el cadmio. Puede llevar pescado, almejas, etc. 
  • Melón.

-Cena:

  • Coliflor salteada con ajo.
  • Filetes de pavo a la plancha.
  • Pera.

Seis meses de BLW

Hay muchíiiiisma información sobre BLW. En esta misma web puedes consultar lo básico para poder empezar de manera exitosa y segura, pero una cosa es la teoría y otra es luego cómo llevarla a la práctica y, cuando le tocó a mi niña, pese a tener todos los conceptos más que claros, llegado el momento no sabía ni por dónde empezar.

El mismo día que cumplió los seis meses (hacía tiempo que se mantenía sentada sola y cumplía todo los requisitos necesarios que indicaban que estaba preparada), sin que fuera nada premeditado, le ofrecimos un muslito de pollo al horno que estábamos comiendo nosotros (ese tipo de cosas las comemos sin sal). Pensamos: “¿Y si le damos uno a ver qué hace?”. Pues no nos podíamos creer lo que hizo: Se la comió casi entera. Yo no salía de mi asombro, no lo podía entender. Era la primera vez que cogía comida con la mano, solo tenía dos dientes abajo pero no hubiera necesitado más.

En ese tiempo, al mediodía comíamos todos juntos pero por la noche yo estaba sola con los niños para cenar y no me atrevía a darle nada. Estaba informadísima pero seguía teniendo miedo a los atragantamientos, así que durante el primer mes solo hizo una comida al día. Poco a poco, me fui atreviendo a ofrecerle cosas muy blanditas cuando estábamos solas, tipo brócoli hervido o pan. Además, me venía estupendamente para que me dejara cenar a mí. No aguanta mucho tiempo sentada en la trona experimentando con esas cosas de texturas, olores y sabores tan interesantes, pero lo suficiente para poder cenar yo sin atragantarme.

Mientras tanto, seguíamos con la teta a demanda exactamente igual que antes. Para mí, la teta y la alimentación complementaria eran actividades totalmente independientes. Nunca pensé “No va a querer comer comer porque ha tomado mucha teta”, ni “No va a querer teta porque está comiendo mucho”, ni nada parecido. No tenía esos conceptos asociados. Ni si quiera le ofrecía la teta antes de comer como se supone que se debe hacer: se la ofrecía estrictamente a demanda (y como es muy demandante, nunca llegaba a una comida con hambre).

Para evitar alergias e intolerancias, seguí también mi intuición. Ni su papá ni yo tenemos antecedentes de alergias así que no retrasé nunca ningún alimento por miedo a ese tema. Normalmente, cada alimento lo repetíamos un par de días seguidos para asegurarnos (y además, como come muy poca cantidad, me venía bien porque siempre le sobraba comida), excepto en el caso de las patatas, el arroz o cosas así que consideraba de muy bajo riesgo y no esperaba mucho entre uno y otro. Y es que al principio estaba un poco ansiosa por que llegara el momento en que hubiera probado ya los alimentos mínimos para poder ir combinándolos en recetas que se pareciesen a lo que solíamos comer nosotros. Si un día comíamos, por ejemplo, lentejas, y ella todavía no había probado ni las lentejas ni el ajo que les suelo echar, me veía en la tesitura de tener que escoger entre cocer las suyas aparte o hacer las de todos sin ajo… Y no me atraía mucho la idea. Pero esa etapa un poco más pesada apenas dura un par de semanas y compensa muchísimo. Ahora come prácticamente lo mismo que nosotros. Le apartamos su ración antes de añadir sal y listo. Son raros los días que no puede comer lo mismo que nosotros y eso nos ha ayudado que toda la familia coma más sano. Antes teníamos costumbre al menos una noche a la semana de tirar de pizza, salchichas frankfurt o cosas así. Ahora las salchichas están prácticamente desterradas y la pizza es casera y mucho más rica que las porquerías que compraba antes, con la masa sin sal y la salsa de tomate casera.

Sobre los atragantamientos, a pesar de mis miedos al principio, nunca ha pasado de hacer pequeñas arcadas los primeros días. Ahora es rarísimo que haga una. Curiosamente, aunque la carne sea lo que más miedo suele dar, a mí me preocupaban mucho más al principio las texturas pastosas, tipo el plátano, que me parecía que las gestionaba peor (ahora los plátanos se los come como si no hubiera mañana). Dejé enseguida de cortar la comida en bastoncitos como se recomienda normalmente porque, de esa manera, me parecía que los mordiscos eran mucho más grandes. Por ejemplo: si le cortaba una pera en bastones, ella se metía el bastoncito en la boca hasta donde le entraba. En cambio, si le daba la pera entera, la iba royendo en bocados son mucho más asequibles. Al principio le pelaba un poco la fruta para que la pudiera empezar. Ya no hace falta.

La cantidad que come varía de un día a otro. Hay días que apenas prueba nada y hay otros que sorprende lo que traga. Lo normal es que la cantidad sea aproximadamente una quinta parte de lo que comemos nosotros. Puede parecer muy poco pero si comparamos lo que come con su peso (en relación a lo que comemos nosotros con nuestro peso) es mucho. Para los días en los que no quiere comer nada, suelo tener algún plan B en el frigo. Las cosas que le encantan y siempre, siempre le apetecen son los tomatitos cherry y los filetes de pavo. Lo de los tomates es exagerado. Cuando vamos a hacer la compra al súper, tenemos que empezar por ir directos a la frutería a por una bolsa de tomatitos para poder ir dándole mientras compramos y que no se impaciente. En los últimos días le hemos dado a probar también el yogur. No lo necesita al estar con lactancia materna a demanda pero como yo los como a diario y me ve, solía pedirme. Le ha encantado.

El cómo presento las cosas en la mesa también es importante: Suelo ponerle comida en la bandeja de la trona (el vaso lo aprendió a dominar casi desde el principio pero el plato no consigo que no lo vuelque y lo tire por ahí). Normalmente come un poquito y se cansa. Entonces le doy agua, juega un rato con el agua y sigue comiendo. Si no cuela, le doy el postre (normalmente fruta). Muchas veces, después de la fruta, también vuelve a comer algo, o aprovecha para hacer mezclas extrañas, como sandwich de sandía untado en salsa de tomate. Si fuera por ella, si le presentara todo a la vez desde el principio, el orden que seguiría sería agua – fruta – todo lo demás.

El tema de los platos tengo que ver cómo lo gestiono, porque me gustaría empezar a usarlos… He probado los platos con ventosa pero no se pegan lo suficiente… Hace poco vi en una juguetería este plato, y estoy pensándomelo muy seriamente…

Esto enlaza con el tema de la limpieza: El perro aprendió pronto a coger sitio debajo de la trona a las horas de la comida para pillar lo que iba cayendo, pero desde que la nena se dio cuenta y le hizo gracia, es ella misma quien le tira la comida, así que hemos optado por no dejar entrar al perro en el salón durante ese rato y poner un hule de plástico limpio debajo de la trona para poder volver a recoger la comida que caiga.

Los cubiertos los maneja regular. Es muy gracioso ver cómo intenta pinchar cosas con el tenedor, pero pocas veces lo consigue. Y la cuchara… bueno. La coge, carga ella sola las cosas más o menos bien, pero al llevársela a la boca da media vuelta a la muñeca y lo vuelca todo por el camino. Cuando se deja, intento guiarle el brazo.

La semana pasada estuvimos en la revisión del año con el pediatra y, la verdad, he tenido mucha suerte. Está igual de desactualizado que cualquier otro pero, como la nena mantiene más o menos su percentil desde que nació, pasa de decirnos nada. Nunca nos ha preguntado absolutamente nada de la alimentación, ni si quiera a los seis meses. Nos volvió a dar las típicas fotocopias con consejos desfasados pero nos dijo “Está perfecta, seguid con lo que estéis haciendo”. No se puede pedir más…

 

Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.

Tipos de endulzantes

Este post ha sido revisado, corregido y avalado por: 
Lorena Díaz Fernández (nutricionista) 
y Beatriz Vilreales García Pliego (enfermera experta en nutrición humana, master en nutrición). 

Los requerimientos de hidratos de carbono, tanto en la infancia como en la adolescencia, están entre el 50-60% de la dieta diaria del niño, siendo solo el 10% hidratos de carbono simples (azúcares); el resto deben ser complejos.

El aporte de hidratos debe hacerse con el consumo de frutas (fructosa y glucosa), cereales y legumbres. Los edulcorantes, naturales o no, no son necesarios y a la larga producen efectos adversos tales como caries y enfermedades metabólicas, y más en niños. La fruta, zumos naturales, legumbres, cereales, leche… aportan la suficiente cantidad de hidratos que el niño necesita. Pero claro, nos encontramos continuamente con preguntas del tipo “¿le puedo dar al niño un bizcocho casero hecho con xxx?”, “¿cómo endulzo la tarta de cumpleaños para que la pueda comer el niño?”, “he visto en el herbolario galletas de panela, ¿son mejores que las normales?”, etc.

Partiendo de que los bebés no conocen el sabor dulce artificial y, por tanto, no lo echan de menos, de modo que no está justificado endulzarles la comida, conviene aclarar algunos conceptos porque existe un poco de confusión con el tema y, si no se conoce muy bien el mundo de los endulzantes naturales (o supuestamente naturales), acabamos teniendo los mismos resultados si le hubiéramos dado al niño simplemente azúcar, y encima nos hemos gastado la pasta en engañabobos.

Ningún edulcorante, a excepción en todo caso de la stevia natural (no la que venden en el supermercado), se puede decir que sea saludable porque no aportan nutrientes significativos, pero al menos los edulcorantes naturales no poseen sustancias químicas. Internet está repleto de información sobre este tema pero hay datos de lo más contradictorio. Por eso, hemos querido sacar este post para aclarar el tema con ayuda de dos nutricionistas:

  • 1) Edulcorantes químicos: 

No me voy a detener mucho en explicar las diferencias entre la sacarina, el aspartamo, el acesulfamo… porque todos son malísimos. Así sin más. Si estás pensando en sustituir el azúcar por un edulcorante de este tipo porque piensas que es más saludable, olvídalo. Se les relaciona con problemas que van desde enfermedades metabólicas a sustancias cancerígenas (se puede buscar en internet, por ejemplo, la controversia respecto al uso del aspartamo).

 

  • 2) Azúcar blanco: 

Relacionado con la obesidad, hipertensión, caries, propensión a la diabetes…

 

  •  3) Miel, sirope de ágave, azúcar de coco: 

Tienen el mismo problema que el azúcar blanco: El proceso de refinado de estas sustancias industriales hace que un producto que en principio debiera ser natural se sitúe al nivel del azúcar blanco. Además, la miel está contraindicada en niños por estar relacionada con la toxina botulínica (cuanto más tarde se introduzca en la dieta del niño, mejor).

 

  •  4) Fructosa: 

En principio es un endulzante natural, un azúcar simple presente en la fruta, pero la fructosa que encontramos en el supermercado se consigue mediante un proceso enzimático a partir del azúcar blanco. No desestabiliza tan bruscamente los niveles de azúcar en sangre pero sigue siendo un producto refinado con todos los inconvenientes de un edulcorante.

 

  •  5) Melazas de cereales (arroz, cebada, maíz…): 

Similares a los siropes del punto 3 pero, al ser fermentados, son algo más digestivos. De entre estos, la melaza de arroz es la menos recomendable por los niveles de arsénico que puede tener presentes.

 

  • 6) Alcoholes de azúcar (polioles): 

Aunque se llamen así, no son ni alcoholes y azúcar. Deberían estar en una categoría aparte de los demás edulcorantes porque, aunque no provocan caries y son naturales dentro de lo que cabe, no se pueden utilizar en las mismas cantidades que usaríamos otros (por ejemplo, para hacer un bizcocho) porque pueden provocar gases y tienen efectos laxantes, motivo por el que tampoco sería recomendables para niños. Se utilizan sobre todo en chucherías sin azúcar, medicamentos y algunos productos para diabéticos. Algunos alcoholes de azúcar son el sorbitol, el maltitol, el xilitol…

 

  • 7) Azúcar de caña integral /panela: 

A partir de aquí entraríamos en el grupo de “los menos malos”, pero hay que aclarar que hablo del auténtico azúcar de caña. El que venden como tal en los supermercados está lleno de aditivos y poco tiene que ver con el producto original.

 

  • 8) Sirope de arce: 

Su producción es mucho más simple que la de la miel o el sirope de ágave y suele estar menos refinado, por lo que constituye una alternativa más natural, aunque no deja de ser un endulzante repleto de azúcares simples. Cuanto más oscura sea, más natural y más nutrientes conserva.

 

  • 9) Stevia: 

La stevia es una planta a la que se le atribuyen propiedades como la de regular la diabetes o la hipertensión… El problema es que es muy difícil encontrar stevia de verdad. La que venden en el supermercado, suele ser un edulcorante con un 2% de extracto de stevia. ¡Qué importante es leer toda la información de los paquetes!

 

  • 10) Vamos a lo seguro: 

Si a pesar de todo, nos empeñamos en hacer unas galletas caseras, nada más sano y natural que endulzarlas con zumo de naranja (con su pulpa), dátiles, una manzana asada al microondas, plátano…

Aquí os dejamos un par de enlaces a recetas sanas y ricas:

Galletas de canela sin azúcar
Magdalenas de espelta sin azúcar

Alimentos transgénicos LISTA GREENPEACE


¿Qué es un transgénico?

Un transgénico u Organismo Modificado Genéticamente (OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes. La manipulación genética consiste en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el de otro. Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en España lleva genes de bacterias, para producir una sustancia insecticida.  Y la patata transgénica aprobada en marzo de 2010, lleva un gen que podría anular el efecto de ciertos antibióticos.
La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora vegetal es que la manipulación genética permite franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza. Se trata de un experimento a gran escala en que se nos involucra a todos en contra de nuestra voluntad. Además, la manipulación genética está basada en un modelo científico obsoleto y que está en entredicho. El sistema de evaluación de riesgos de la UE está repleto de trampas e irregularidades.

¿Cómo puedo actuar?

 

●No compres transgénicos
Para garantizar una cadena alimentaria libre de transgénicos y de sus derivados, debemos seguir rechazando su empleo por parte de la industria. Compra productos de la lista verde. ¡Contamos con el uso de tu libertad de elección a la hora de comprar! Greenpeace recomienda consumir los productos del listado verde.
●Hazte observador/a de transgénicos en www.greenpeace.org/espana/campaigns/transgenicos,   en   la  sección   de Observadores de Transgénicos encontrarás las explicaciones: es tan sencillo como mirar las etiquetas de los productos que te encuentres en el mercado y verificar si alguno de los ingredientes es transgénico. Debe tener la mención “modificado genéticamente” o “producido a partir de -nombre del ingrediente- modificado genéticamente”.
Si se encuentra alguno, sólo hay que anotar los datos del producto (marca, fabricante, distribuidor, ingredientes modificados genéticamente), los datos del lugar dónde se ha encontrado (nombre de la tienda, localidad, fecha) y, si es posible, sacar una foto y, posteriormente, informar a Greenpeace. Para ello sólo hay que enviar un correo electrónico con todos los datos y la foto a informacion@greenpeace.es (Anotando PRODUCTO TRANSGÉNICO en el asunto).
RECUERDA: ‘Almidón modificado’ hace referencia a una transformación físico-química sin relación con los transgénicos.)
●Devuelve los productos transgénicos
Si compras sin darte cuenta un producto cuya etiqueta indica que contiene transgénicos, pide al comerciante que te lo cambie o que te devuelva el dinero. Pide a tus amigos que hagan lo mismo.
●Compra productos ecológicos
En la agricultura y la ganadería ecológicas no está permitido el uso de transgénicos ni sus derivados. Por lo tanto todos los productos que lleven un sello que certifique su producción ecológica no llevan transgénicos. Esta guía no se ocupa apenas de los productos ecológicos sino de los alimentos producidos de forma convencional, por ser estos sospechosos de contener transgénicos.
Para poder diferenciarlos Greenpeace ha creado la lista verde y roja:

 

Lista

 

VERDE
Incluye aquellos productos cuyos fabricantes han garantizado a Greenpeace que no utilizan
transgénicos –ni sus derivados– en sus ingredientes o aditivos .
Lista

 

ROJA
Incluye aquellos productos para los cuales Greenpeace no puede garantizar que no
contengan transgénicos. Se trata de:
1 productos cuyos fabricantes no garantizan a Greenpeace ausencia de transgénicos –
o sus derivados– en sus ingredientes o aditivos.
2 productos para los cuales nuestros análisis de laboratorio han detectado transgénicos
3 productos en cuya etiqueta figura que contienen transgénicos o derivados
Aquí os dejo el enlace para que tengáis toda la información y los nombres de las marcas rojas y verdes: LISTA TRANSGÉNICOS GREENPEACE

 

Propiedades de las grasas vegetales

 

Propiedades del aceite de coco


-Mejora la salud cardíaca
-Estimula el funcionamiento de la tiroides
-Estimula el metabolismo
-Promueve la vitalidad y energía
-Promueve la pérdida de peso, si fuera necesario, y un peso saludable
-Fortalece el sistema inmunológico
-Lubrica el sistema digestivo
-Ayuda a prevenir la diabetes tipo 2
Tampoco puede faltar en tu cosmetica:
-Es excelente para la piel, se puede aplicar de manera externa y está comprobado que tiene efectos regenerativos y de antienvejecimiento.

 

-Es excelente también para el cabello y el cuerpo cabelludo, le da vida y brillo a tu cabello especialmente si necesita recuperar humedad luego de haber ido al mar, piscina o simplemente por el agua o uso de color.
Verás, la grasa del aceite de coco tiene (en altas cantidades) un componente mágico que se llama ácido láurico. Este ácido tiene propiedades curativas milagrosas entre ellas antivirales, antibacteriales, y por ende regenerativas.
Consejo de compra: Siempre compra sin refinar y orgánico. Esto significa que sus propiedades curativas y nutricionales están intactas, y no han sido modificadas al ser procesadas por el calor

Propiedades del aceite de oliva

 

El aceite de oliva es una de las grasas más saludables que podemos encontrar, por eso se ha convertido en una de las mejores opciones entre quienes desean cuidar su salud a través de la alimentación.

 

    El aceite de oliva es uno de los hidratantes naturales más efectivos que existen. Usado habitualmente para tratar las uñas frágiles y quebradizas o el cabello dañado, en la piel cumple el mismo efecto, potenciando la hidratación y ayudando a combatir la resequedad.
    Uno de los beneficios del aceite de oliva es su capacidad para reparar los tejidos dañados de la piel, por eso es muy recomendable en casos de heridas, marcas o cicatrices, aportando hidratación y vitaminas a la dermis para favorecer su recuperación.
    Debido a sus ácidos grasos naturales y a su aporte de vitaminas E y K, el aceite de oliva es una excelente alternativa para luchar contra el envejecimiento prematuro de la piel, permitiendo que la misma mantenga su elasticidad natural y su apariencia suave y lozana.
    Su gran cantidad de antioxidantes convierten al aceite de oliva en uno de los ingredientes naturales más beneficiosos a nivel cosmético.
   

 Popiedades del aceite de almendras

 

    El aceite de almendras es un destacado hidratante y ayuda también a desinflamar la piel, por eso no dudes en colocar algunas gotas en tu crema de uso diario y rápidamente notarás como tu tez luce más sedosa y en mejor estado
    Es también un ingrediente esencial en las mascarillas para el cabello justamente por sus propiedades hidratantes, es perfecto para combatir los daños causados por el exceso de sol o las frías temperaturas.
    Quienes sufren de problemas de tránsito intestinal pueden optar por tomar una cucharadita diaria de aceite de almendras que funciona como un buen laxante pero recuerda asegurarte de que el aceite sea comestible pues no todas las presentaciones se pueden consumir.
    Nada más delicioso que un masaje casero bien hecho. Pero para eso no necesitas comprar cremas costosas con un poco de aceite de almendras basta, además ya sabemos que el resultado será una piel suave y tersa así que ¿por qué no probarlo?
    También puedes aplicarlo diluido en un poco de agua o con la piel húmeda si estás embarazada pues es un gran remedio casero para prevenir estrías. Si estás perdiendo o aumentando de peso puede ser de gran ayuda para evitar estas marcas en la piel.
    Si eres una persona propensa a tener ojeras bajo los ojos, el aceite de almendras también te servirá para tratarlas; tan sólo deberás aplicar un poco de este aceite en la zona donde tienes las ojeras y darte ligeros toques sin llegar a frotar el producto. Deja que actúe durante toda la noche para que se impregne bien en la piel y verás cómo los beneficios de este aceite esencial consigue hacer desaparecer la oscuridad bajo los ojos.
Te voy a explicar como hacer aceite de almendras en casa:
Instrucciones

 


  1. Con ayuda de una batidora/licuadora, licua las almendras lo máximo posible. Es mejor empezar haciéndolo a velocidad baja e ir aumentándola a medida que los trozos vayan siendo más pequeños. Si la masa se queda pegada en los lados de la licuadora, párala y límpiala.
  2. Licua hasta que se convierta en una pasta cremosa.
  3. Añade aceite. Si la masa se convierte en una bola dura añádele más aceite aún. Con una cucharada bastará.
  4. Una vez mezclada la masa y el aceite, reserva la mezcla en un recipiente en un lugar seco durante dos semanas.
  5. Transcurrido este tiempo, cuando el aceite se haya separado de la crema, podrás utilizarlo.
Información extraída de: Uncomo