¿Debemos hacer creer a los niños/as en los Reyes Magos / Papá Noel?

Este es un tema muy controvertido y personal, de modo que voy a tratar de presentar los pros y contras de creer en los Reyes Magos/Papá Noel la manera más neutral posible:

PROS de creer

  • La mentira está enmarcada dentro de una tradición que tiene un sentido y una historia (especialmente para las familias católicas en el caso de los Reyes Magos).
  • Esta historia es fácil de mantener: está apoyada por la televisión, los medios, los centros comerciales, etc.
  • No hay estudios concluyentes que demuestren que la mentira afecta a la relación padres/hijos (hay pequeños estudios con conclusiones contradictorias entre ellos). La decepción del niño depende más de cómo gestionen los adultos su descubrimiento que con el descubrimiento en sí. Por ejemplo, se le puede explicar que es una tradición, que os ha gustado mucho prepararle los regalos, que los va a seguir teniendo igualmente y que además, ahora él/ella puede colaborar en los preparativos y ser vuestro “cómplice”.
  • Es emocionante no solo para los niños. Los padres/madres vuelven a disfrutar y a emocionarse con este día preparando la “magia”.
  • Se evitan conflictos con otros niños y padres.

CONTRAS de creer:

  • Es mentir. Y si estamos educando 100% en el respeto y la igualdad, esta mentira no encaja en nuestro modelo de crianza. Si te sientes culpable, no lo hagas.
  • Se tiende a chantajear. Por todos lados hay mensajes del tipo “Si no te portas bien no tendrás regalos”, lo que choca radicalmente con la educación respetuosa. Debemos evitar a toda costa este tipo de chantajes aunque decidamos hacerles creer.
  • El niño va a darse cuenta del engaño tarde o temprano y hay que saber gestionarlo.
  • Se pueden crear conflictos con otras familias si los niños hablan.
  • Además, aunque no crean, se puede jugar con ellos igualmente a Papa Noel o a Los Reyes Magos (hacer como que existen: preparar los zapatos, dejarles comida, etc.), conservando así la ilusión.

Un sitio mágico para contar cosas mágicas

Os tengo que contar cómo fue el taller de Comunicación con bebés del sábado en Getafe porque había magia en el ambiente. Y no solo por Miriam o por su libro, sino por el propio sitio:

Miriam Escena publicó su libro, Comunicación con bebés, hace un mes en México, porque actualmente reside allí aunque es madrileña. Como iba a venir en agosto a pasar unos días en España, buscamos un sitio donde poder ofrecer aquí un taller gratuito para dar a conocer su libro, y La Semilla Matariki nos ofreció su espacio.

Cuando llegamos, ni ella ni yo nos podíamos creer lo bonito que era. Es un chalet en Getafe adaptado como escuela libre infantil. En la planta de arriba tienen el nido y abajo a los niños/as a partir de 2 años. Tienen tooodos los clásicos: la torre rosa, la tabla curva, el arcoiris gigante… Son varias educadoras y cada una de ellas está especializada en un tipo de pedagogía diferente: hay expertas en Waldorf, Reggia Emilia, Pikler, etc. Lo abrieron hace muy poco y ya tienen todas las plazas cubiertas para este curso (¡no nos extraña!), aunque ofrecen también un montón de actividades por la tarde para niños de todas las edades. Me pareció especialmente chulo el taller de Lego que se adapta a diferentes edades, y los más mayores llegan a hacer piezas muy chulas a las que les ponen un motorcito, etc.

Entre la gente atraída por la propia escuela y el tirón de Miriam (que es instructora en lengua de signos para bebés, educadora de masaje infantil, guía Montessori 0-3 años y colabora en diversos medios online, entre otros, con Armando Bastida) la sala se llenó. Es increíble cómo los niños jugaban tranquilos y hasta dejaban escuchar. Mi hija se pasó la mañana entre la tienda-cocinita y la cama elástica del jardín.

Por su parte, Miriam nos explicó que todos los bebés intentan comunicarse de forma innata: señalan con el dedo, dan palmas, etc. La coordinación motora suficiente para empezar a signar se alcanza mucho antes de la aparición del habla, porque el lenguaje es un sistema de comunicación menos instintivo y requiere mayor maduración cognitiva para hacer abstracciones y saber que la palabra “l-e-c-h-e” significa eso, leche. Al igual que les enseñamos a los bebés desde muy pequeños a decir adiós con la manita o a tirar besitos, podemos enseñarles muchas más cosas. El objetivo, dice Miriam, es que ningún bebé tenga que volver a llorar para comunicar sus necesidades.
Y nos contó una anécdota muy curiosa: Cuando solía ir con su hija a un centro comercial, siempre paraban, antes de salir, en una tienda de animales porque a la niña le gustaba verlos. Un día que no pasaron por ahí porque habían dejado el coche en la otra puerta, la niña comenzó a llorar según llegaron al coche y no había manera de consolarla con nada, no sabían qué le podía pasar y se agobiaron mucho. Entonces, le preguntaron y la niña se alisó unos bigotes imaginarios haciendo el signo de “gatito”. ¡Claro! ¡No habían pasado por la tienda de animales!

Este es solo un ejemplo de cómo con algo tan simple podemos atajar una rabieta, solucionar un problema de comunicación, aumentar la autoestima del niño al ver que es capaz de comunicarse, fortalecer los vínculos afectivos de toda la familia y muchas ventajas más.

Puedes ver aquí la galería de fotos de este evento

Para cualquier duda o consulta:
La Semilla Matariki: lasemillamatariki@gmail.com 
Miriam Escacena: 5d.lasrozas@gmail.com 
Editorial Cuatro Hojas: info@editorialcuatrohojas.com

Mola mil la poesía infantil (en serio, información interesante)

Como buena página dedicada a la crianza con apego, aquí todas y todos somos muy conscientes de la importancia de desarrollar en los niños el gusto por la lectura desde edades tempranas, con libros respetuosos y adecuados a su desarrollo. Pero hoy vamos a ir un poco más allá…

¿Qué hay de la poesía infantil?

La poesía es arte y, al igual que la música o la pintura, puede ser una fantástica herramienta de estimulación, entendiendo estimulación como actividad motivadora que promueve ciertas áreas de desarrollo intelectual a través del disfrute.

Pensemos en cuando los adultos leemos poesía, algo que nos guste mucho. Por ejemplo, a mí me emociona particularmente un fragmento de “El estudiante de Salamanca” (por poner un ejemplo que conocemos todos). Cuando la leo, por un lado, estoy captando el mensaje (1. se trata de un medio de comunicación), por otro, está llegando mucho más allá que un mero discurso informativo (2. la poesía apela a la sensibilidad) y por último, estoy percibiendo el ritmo y la musicalidad (3. es arte).

Evidentemente, un niño no va a entender a Góngora (por ejemplo, apenas lo entiendo yo), pero la poesía adaptada a su nivel de desarrollo, con rimas sencillas y un mensaje que les guste, puede ser muy motivadora. Estos son algunos de sus

beneficios:

 

  • En cuanto al desarrollo lingüístico:
    -Favorece el desarrollo del lenguaje al utilizar expresiones y giros que normalmente no leemos en prosa.
    -Mejora la dicción, porque hay que leerlo correctamente para que rime y tenga sentido.
    -Favorece el aprendizaje de nuevas palabras.
    -En consecuencia de lo anterior, mejora la expresividad y las habilidades comunicativas del niño en general.
  • En cuanto al desarrollo intelectual:-Favorece el desarrollo cognitivo al requerir una interpretación, una “traducción mental” de lo que se está leyendo.
    -Desarrolla la memoria, porque es más fácil de memorizar que un texto, y a los niños les encanta repetir una y otra vez aquello que les gusta (canciones, películas, etc.).
    -Desarrolla la creatividad y la imaginación, y pueden incluso tratar de continuar la historia en verso.
  • En cuanto al desarrollo emocional:-Estimula las emociones en un ambiente controlado en el que se pueden aprender a gestionar.
    -Promueve el gusto por el arte (es ritmo, musicalidad, estética).

Y además de todo esto, ayuda a crear el hábito lector e incluso se suele asociar a una expresión corporal más armónica (porque tiene beneficios similares a la música).

Para leer un libro de poesía a los niños, es importante dramatizar un poco (exagerar la acentuación y poner voces, sin llegar a caricaturizar) y explicarles aquello que no hayan entendido del todo.

Un libro que recomendaríamos sería “El cerdito comilón”, de Juan Antonio Sánchez Díaz, que será publicado por la Editorial Cuatro Hojas, porque, además de ser poesía infantil, tiene varias cosas interesantes:

  • Es la historia de un cerdito que se ensucia y es un poco cochino, lo que les va a hacer mucha gracia a los peques.
  • Tiene unos dibujos preciosos en tonos suaves del reconocido ilustrador JASD.
  • Está escrito en mayúsculas, pensando en aquellos niños que se están iniciando en la lectoescritura y les resulta más fácil reconocer este tipo de letras.
  • Incluye un PDF interactivo con el cuento narrado y contado en lengua de signos.
  • Colabora con ASION (la Asociación Oncológica Infantil de Madrid).
  • Y reservándolo ahora, además de ayudar a su financiación, puedes aprovecharte de las ofertas propuestas en el crowdfunding (envío gratis, etc.).

Mi hijo/a se quiere pintar, ¿le dejo?

Es muy probable que muchas de nosotras hayamos visto hace años una niña de tres años con las uñas pintadas y hayamos pensado “mi hija nunca irá así”. Y es posible que ahora que somos madres esa opinión se haya relativizado un poco.

Si tu niño/a se quiere maquillar, habría que atender a cuatro variables:

 

  • La edad
  • El motivo
  • El sexo
  • El tipo de maquillaje

Antes de que os echéis encima, me explico:

En cuanto a la edad, si tu hijo/a es muy pequeño, lo más probable es que simplemente quiera jugar. A los peques les encanta pintarse la cara en las fiestas y esto es más o menos lo mismo. Para ellos es disfrazarse, y disfrazarse es un juego simbólico que contribuye a su aprendizaje y a su desarrollo, que además nos ayuda a los adultos a conocerles mejor al permitirnos comprobar cómo perciben nuestro mundo. La mayoría de las veces lo hacen por imitación, ya sea de la madre, la abuela u otros amigos.
El debate está entre si le debemos eliminar el pintauñas después o le dejamos ir así al cole. ¿Le enseñamos que puede jugar en casa, pero que no es apropiado ir al cole así? Quizás lo entiendan, o quizás no… Ahí ya cada familia tendrá que valorar si lo puede gestionar o merece la pena la rabieta… En todo caso, yo recomiendo pactarlo primero: Te pinto para jugar pero después lo tenemos que quitar, ¿vale?

Pero si hablamos de una niña de 9-10 años, tendremos que atender al motivo: ¿Está jugando a disfrazarse o está intentando ser más “guapa y sexi“? En ese caso habría que preguntarse qué ejemplo les estamos dando, qué modelos sociales tiene esa niña a su alrededor. Es muy difícil luchar contra corriente, y muchas preadolescentes tienen ya asimilado que el éxito social de una mujer se mide en base a su capacidad de seducir. Nos bombardean con publicidad, con modelos irreales, nos acomplejan…, y todo esto en una personalidad en construcción es difícil de gestionar, por lo que la educación es muy, muy importante desde que son pequeñas.

¿Pero y si es un poco mayor? ¿Si tiene 13-14 años? Pues hagamos un ejercicio de memoria: ¿Cómo éramos nosotras con 13-14 años? ¿En qué curso estábamos? ¿Cómo eran nuestras amigas? ¿Qué amigos teníamos? ¿Estábamos preocupadas por nuestra chocolatina y nuestros playmóbil o ya empezábamos a prestar atención a un niño, a pisar alguna discoteca en un cumple, etc.? Muchas veces nos escandalizamos porque nuestras hijas lo hagan y resulta que no es tan raro. Nuestra labor consiste en estar igualmente a su lado, en comprobar que es consciente de lo que está haciendo, en ayudarle a hacerse mayor.

¿Pero y si no es una niña? ¿Y si es un niño? Exactamente igual, hay que fijarse en la edad. Un niño pequeño quiere jugar de la misma manera que una niña. En cambio, un adolescente es más difícil de interpretar. Un adolescente que se maquilla exageradamente, lo más probable es que esté tratando de llamar la atención y lo que habrá que averiguar es por qué y cuál es su mensaje.

Y por último llegamos al tipo de maquillaje:
Sobre todo con los niños pequeños, nos preocupamos de comprarle productos específicos, que contengan químicos agresivos, etc. Si sabemos que a nuestro peque le gusta maquillarse y nos lo va a pedir, deberíamos tener la precaución de comprar también maquillaje ecológico.
No tiene sentido comprar una crema solar de filtro físico y luego dejarle usar nuestros cosméticos.
Os recordamos este post sobre los componentes químicos a evitar.

Aquí os dejo algunos enlaces a maquillajes ecológicos que, en estos casos, no está de más invertir:

Pintalabios:

Pintauñas:

Sombra de ojos:

Colorete:

__________________________________

 

¡Y aprovechamos para recordar que nuestro curso de BLW empieza en pocos días!
¡Apúntate aquí o escríbenos a cris@lardamma.com!

 

Cómo elegir colegio

Elegir el colegio es un tema muy delicado que hay que llevar a cabo de forma consciente y responsable, ya que probablemente, nuestros hijos pasarán muchos años en este lugar que va a tener un peso importante en su educación.

Tips para acertar en la decisión de elegir un buen colegio:

  • No elegir un colegio lejos de nuestra casa y centro de trabajo. Esto a la larga será un elemento de estrés y agotamiento y hará que los niños pierdan aún más tiempo en el desplazamiento.
  • Interesarse por el proyecto educativo del centro y la manera de trabajar con los niños. ¿Qué tipo de educación quiero que reciba mi hijo? Quizás estemos interesados en un colegio que opte por pedagogías alternativas pero no tenemos posibilidad económica o logística de matricularle en uno de estos. En ese caso, habría que estudiar con detalle las posibilidades de los centros a los que tenemos acceso y ver hasta qué punto encajan con la educación que queremos que recibas nuestros hijos.
  • No poner interés solo en un aspecto: En si es público o privado, religioso o laico, etc. Seguramente nos estemos perdiendo información muy importante.
  • Si es posible, visitar el colegio y hablar con los profesores sobre la posible adaptación de nuestros hijos, especialmente en el caso de niños con necesidades educativas especiales.
  • Interesarse por el ratio de alumnos por cada profesor.
  • Atender a los servicios que ofrece, en caso de que necesitemos comedor, transporte, etc.
  • Comprobar que el colegio dispone de facilidades para la comunicación con las familias: horas de tutoría, etc.
  • Consultar con profesionales que estén en sintonía con nuestra visión de la educación y la crianza. Para ellos, recomendamos especialmente el Curso de “Comunicación con bebés” (Click here to view more details).

 

 

Ideas para regalar, por Mónica Ruiz

 

Seguramente muchas familias estéis pensando en esta época del año ‘¿Qué puedo regalar?’ ‘Ya lo tienen todo’ ‘Quiero tener un consumo responsable’…
Pues os voy a proponer 3 ideas para que encontréis vuestro mejor regalo.

1ª PROPUESTA: EVITA LOS REGALOS MATERIALES

– Lo que estoy comprando ¿realmente lo necesita la otra persona?
– Lo más importante es que regales con el corazón y no porque la sociedad ha decidido que este mes toca gastarte una pasta en regalos (puedes optar también por no regalar nada).
– No dejes que la Navidad llene tu casa (o la casa de los demás) de cosas que no quieres.

Os invito a dejar de lado los regalos materiales y llevaros hoy mismo gratuitamente mis cheques regalo. Son opciones para hacer regalos emocionales a las personas que queremos o nos importan.

 

★ Muestras de amor (abrazos, besos, etc).
★ Compartir tiempo con aquella persona.
★ Jugar a lo que le encanta, pero que nunca se atreve a pedirte.
★ Organizar una cena en casa preparando la comida favorita de la persona invitada.
★ Comprometerte a compartir alguna tarea pendiente (por ejemplo, el próximo traslado).
★ Quedarte con su bebé o hijos para que disfrute de un momento íntimo con su pareja.
★ Regala tu tiempo ofreciendo tus conocimientos o habilidades que antes te habían pedido, pero que nunca habías tenido tiempo para hacerlas.
★ Cuida de su mascota cuando realice un viaje.

 

CHEQUE – REGALO

 

2ª PROPUESTA: CONSUMO NAVIDEÑO RESPONSABLE.

Si optes por regalos materiales: 

• Utiliza tu creatividad y fabrica tus propios regalos.
• Recicla un regalo que ya tengas en casa. No pasa nada porque no regales alguna cosa nueva.
• “El amigo invisible” es una buena opción. Se determina el presupuesto (precios asequibles) por persona y cada participante recibe un regalo (reducción del consumo).

Si compras el regalo, puedes preguntarte:
• ¿Dónde fue fabricado? ¿Por quién? ¿En qué circunstancias?
• ¿Cuáles son las materias primas del producto? ¿Cuál es su impacto sobre el medio ambiente?
• ¿Es reciclable? Si se rompe ¿se  puede arreglar fácilmente o lo he de cambiar?
• ¿Es útil, instructivo o pedagógico? ¿O simplemente se añadirá a las cosas guardadas en el armario sin fondo?
•  ¿Sirve para sustituir o evitar la compra de alguna cosa más contaminante?

3ª PROPUESTA: LA CAJA MÁGICA DE LA GRATITUD.

“La Caja Mágica de la Gratitud” es una sagrada manera de responder a la VIDA por las muchas bendiciones diarias de las que no somos conscientes. Al agradecer concretamente esas pequeñas bendiciones podremos ver cómo la vida se va manifestando en el presente, prestándole atención a nuestro andar por la tierra en el único tiempo real de nuestra existencia, éste instante: EL AQUÍ Y EL AHORA.
“La Caja Mágica de la Gratitud” es una actividad para hacer en familia. Aceptando que no siempre puede contarse con cantidad de tiempo que desearíamos, esta cajita es un punto de partida para establecer la “calidad de tiempo”.
¿Qué podemos hacer? Escoger un recipiente (una preciosa caja o un llamativo frasco) y forrarlo de manera divertida, linda o con patrones que la familia decida.

Luego tomad un momento cada noche para agradecer las recompensas del día, como por ejemplo: “estoy agradecido por haber pasado el examen de matemáticas”, “estoy agradecido porque no encontré colas”, “estoy feliz por la comida tan rica que consumí a tal hora”, “estoy agradecida por que tuve tiempo de tomar un rico café con mi amiga del alma”, “gracias porque hoy me sentí sana y activa”, “gracias por el sol que me cubrió el cuerpo”, etc. Escribidlas en un papelito y depositarlas en la Caja Mágica de la Gratitud con la fecha del día. Los más pequeños de la casa pueden hacer un dibujo, si todavía no saben escribir o no les apetece.
Haced una cita semanal con tu tribu familiar junto a una rica y sana comida, para releer y compartir en voz alta los agradecimientos de la semana. Esta dinámica reconecta con los anhelos y personalidades de cada uno de los integrantes de la familia, recrea nexos, junta historias sobre los logros individuales, sobre lo que se desea, y permite conocerse en profundidad, ayudando a que las relaciones se fortalezcan y se enriquezcan. Además la gratitud activa la abundancia en nuestras vidas.

Esta caja de la gratitud fue ideada por una familia en Rhode Island (EEUU) y luego fue llevada a la escuela y otros círculos sociales. Como resultado, las personas se aprecian y valoran mejor unas a otras. Sin duda, una refrescante manera de acercarnos en estos tiempos que trae vientos de cambio, conciencia y expansión.

Recordad que todo lo que he compartido hoy con vosotras SÓLO SON IDEAS.
EL MEJOR REGALO que podéis hacer a los más pequeños es EL CONTACTO CON VOSOTROS, EL PODER HABLAR JUNTOS y ACOMPAÑARLOS EN EL DESCUBRIMIENTO de mundo que les rodea. 

¡FELICES FIESTAS!

 

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

Homeschooling

En España, la escolarización de los niños no es obligatoria hasta los 6 años.

Durante el primer ciclo de educación infantil (0-3 años), desde lardamma.com defendemos que, siempre que sea posible, el bebé permanezca en casa junto a sus padres, porque es una etapa en la que aún se están creando los vínculos afectivos y el apego seguro con los progenitores que les permitirá lanzarse a conocer el mundo más adelante y porque el bebé no va a entender que su mamá le deje x horas al día en un sitio “extraño” pudiendo surgir ansiedad por separación, que se manifestará luego en diferentes formas al volver a casa.
Los argumentos que se suelen esgrimir para defender la guardería no tienen cabida al hablar del primer ciclo de educación infantil, puesto que no, la guardería no les ayuda a socializar. “Socializar” requiere tener conciencia del yo y el otro y tu hijo de 1 o 2 años no ve al otro como una persona que piensa o siente. Lo más habitual es que jueguen en paralelo (cada uno a lo suyo, sin interactuar) o que se traten unos a otros como si fueran muñecos.

A partir del segundo ciclo de educación infantil (3-6 años), el niño puede empezar a beneficiarse de la interacción con otros niños. El hecho de decidir llevarles a la guardería o no (siempre que el no llevarles sea una opción) debería depender del estilo educativo de la guardería que nos correspondería.
Es decir, si en nuestra casa estamos trabajando por una educación respetuosa y unos valores, lo último que queremos es que al niño se le coarte o se le “amenace” con métodos conductistas.

Es por esta razón que, incluso después de los seis años, algunas familias deciden seguir sin escolarizar a sus hijos, protegiéndoles así contra el acoso escolar, las típicas enfermedades que se transmiten en el colegio y contra una educación autoritaria que destruya su creatividad y motivación, especialmente en el caso de niños con necesidades educativas especiales.

Homeschooling significa “educación en el hogar”. En otros países es una práctica más o menos extendida, pero en España esta práctica cae en un “vacío legal“.
La escolarización a partir de los seis años es obligatoria, pero tampoco se especifica que esta no pueda tener lugar en casa.
Lo más probable es que, en el caso de que alguien denuncie la situación, los servicios sociales acudan al domicilio del menor para evaluar la situación y comprobar que no se trata de un caso de desatención o de mero absentismo. Y es muy probable que, una vez evaluado el caso, los servicios sociales envíen el caso a la Fiscalía de Menores para que sea esta quien juzgue finalmente si los menores pueden o no continuar con el homeschooling.
Para que la resolución sea positiva, la familia deberá poder demostrar que está ejerciendo una educación responsable con sus hijos y que el homeschooling ha sido una decisión consciente.
Existen asociaciones de homeschooling por España que pueden ayudar en la defensa de la familia llegados a estos casos y que se reúnen periódicamente para que los niños puedan socializar entre ellos en un ambiente seguro.

Más información sobre el homeschooling aquí: http://www.homeschoolingspain.com/

¿Conoces los signos para bebés?, por Miriam Escarcena

 

Querid@s amig@s y seguidores de LAR D’AMMA,

Me gustaría comenzar hablando de un tema que me apasiona y que descubrí con mi primera hija: la comunicación con bebés basada en la lengua de signos, técnica que se conoce con el nombre de “Baby Signs Language” o “signos para bebés”.

Aún no está muy extendida en España, pero no se trata de una moda ni de un descubrimiento reciente, ya que la técnica se descubrió en EEUU en la década de los 80, por lo que lleva más de treinta años y numerosas investigaciones a nivel universitario avalan sus resultados.. (Puedes leer sobre Linda Acredolo y Susan Godwin)

¿De qué se trata?

Todos los bebés nacen con el deseo de comunicarse, ya que los seres humanos somos seres sociales por naturaleza y necesitamos relacionarnos entre nosotros, más aún los bebés que son totalmente dependientes de sus cuidadores para poder sobrevivir, (seguro que habrás oído hablar del periodo de extereogestación..)

El caso es que hasta hace unos años se pensaba que los bebés no podían comunicarse hasta que no se produce el desarrollo del habla, cosa que sucede cuando alcanzan entre 1 y 2 años de edad, pero.. ¿Qué hay de todo el periodo anterior?

Los padres solemos intentar entender a nuestros bebés interpretando todas sus señales:  miradas, sonrisas, llantos, gorjeos.. etc. De esta forma, ellos tratan de hacernos entender que tienen hambre, están incómodos por algún dolor, que necesitan que les cambiemos el pañal..

Pero hay ocasiones, sobre todo cuando somos padres primerizos, en las que el bebé llora y llora en un llanto continuado y nosotros nos frustramos porque no sabemos qué les pasa y no podemos calmarlos. En estos momentos nos encantaría que pudieran hablar para comunicarlos lo que les sucede y así nosotros poder atenderles.

 

Sin embargo, no tenemos por qué experimentar esta sensación de incomprensión, podemos enseñarles gestos sencillos para que ellos puedan comunicarse con sus manitas!

 

 

En realidad, ellos ya hacen gestos de forma innata: levantan sus bracitos cuando quieren que les cojamos,  señalan objetos con sus deditos para que se los demos.. Además, en la mayoría de culturas los adultos solemos enseñarles a decir adiós con su manita o tirar besitos para despedirse.

Pues de la misma manera, podemos enseñarle muchos más gestos para que puedan expresarnos sus necesidades básicas: hambre, sueño, malestar, ganas de jugar.. etc

Por mi propia experiencia con mi hija os puedo decir que es algo muy sencillo de aprender y puede ayudarnos mucho a favorecer el vínculo de unión con nuestros pequeños y favorecer la comunicación y complicidad en la familia.

Desde que lo probé decidí investigar más sobre el tema y formarme como instructora, y desde entones aporto mi granito de arena en la difusión de esta herramienta que me parece tan maravillosa y que tantas satisfacciones nos puede aportar, para que así todos los padres puedan tener la oportunidad de probar con sus peques si les apetece.

Me encanta hacer cursos con familias así como cuenta cuentos signados y talleres de canciones, (aquí puedes ver un ejemplo), y también formar a educadoras de escuelas infantiles, las cuales cada vez están más interesadas en el tema. Si quieres investigar un poquito más te invito a que veas el webinar que hice específico sobre comunicación gestual infantil y que puedes ver online en este enlace).

Suelo hacer cursos regulares allá donde me piden, y también gracias a la web 2.0 hoy en día podemos llegar a cualquier parte del mundo..

Nuestro próximo curso de “Signos para bebés” comienza próximamente
Escríbenos (cris@lardamma.com) y, además de reservar tu plaza, te enviaremos totalmente gratis este libro o apúntate aquí mismo: CURSO COMUNICACIÓN CON BEBÉS

 

Un abrazo y os espero en los comentarios!

Miriam Escacena

El castigo físico

Muchas de nosotras hemos manifestado más de una vez nuestro disgusto en el grupo al contar que nos hemos encontrado en muros de Facebook ajenos a defensores del castigo físico, con los típicos argumentos de “toda la vida se ha hecho así y no ha pasado nada”, “a mí me pegaban y yo no estoy traumatizada”, etc.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre castigos (al final del post hay una lista de enlaces a artículos para completar esta información), pero creemos que, increíblemente, aún es necesario, en pleno siglo XXI, a recordar que el castigo físico no solo es ineficaz, sino que es CONTRAPRODUCENTE PARA EL NIÑO/A y supone UN DELITO para quien lo lleva a cabo TIPIFICADO EN EL CÓDIGO PENAL con penas de cárcel. El castigo físico se considera VIOLENCIA DOMÉSTICA. Y quien piense que esto es exagerado, que sepa que también parecía exagerada la tipificación del castigo físico a la mujer como delito cuando se estableció así hace bien poco.
“Es necesario”, “este niño se está ganando un cachete”, etc., son argumento de IGNORANTES que no tienen las HERRAMIENTAS EDUCATIVAS mínimas para educar a un menor, así que rogamos encarecidamente a quien piense así que estudie, que se informe, que aprenda opciones, que asista a talleres de gestión emocional para controlar su rabia y que haga lo que sea necesario para no volver a caer en la violencia física.
Entonces:
-¿Cuáles son las consecuencias del castigo? Consulta la información aquí.
-¿Qué hacer ante una rabieta del niño? Consulta la información aquí.
-¿Por qué mi niño “no se porta como yo quiero”? Consulta la información sobre el desarrollo moral aquí.
-¿Quiere decir esto que no puedo poner límites? Rotundamente, no. Conoce las opciones de la disciplina positiva aquí.