¿Qué necesita una mujer en trabajo de parto?, por Yolanda Castillo

Cuando las mujeres nos juntamos en reuniones o grupos con temáticas relacionadas con la maternidad siempre surgen situaciones mágicas. Después de escuchar y compartir experiencias de parto y posparto inmediato, a algunas mujeres que piensan en tener hijos o que ya están embarazadas, les surge una cuestión: ¿por qué existe tanta diferencia entre las experiencias de parto de mujer a mujer?

Pero esta pregunta aun va más allá, ¿qué necesita una mujer en trabajo de parto?
Esta cuestión es una de las claves cuando hablamos de partos. Existen muchas clases de preparación para el parto, incluso programas de meses, parece que es necesario tener una preparación intensiva y exhaustiva para el parto, como si se tratase de un maratón. Pero no nos halan de lo que las mujeres necesitamos durante el trabajo de parto.

Para que podamos profundizar y comprender las necesidades de una mujer en trabajo de parto, es importante que conozcamos algunos puntos específicos de nuestro organismo. Como por ejemplo la adrenalina y la ocxitocina, que son dos hormonas antagónicas, es decir, si una está presente o con altos niveles, no hay espacio para la otra.

Ambas están presentes en el parto, pero hay que conocerlas más para comprender como se gestionan. La ocxitocina, es conocida como la hormona del amor, así que con esta breve descripción y teniendo en cuenta que hablamos de parto, es fácil concluir que es esta la hormona que necesitamos segregar durante el parto.  De este modo los niveles de adrenalina son reducidos.

Pero, ¿por qué necesitamos reducir los niveles de adrenalina?

La adrenalina es otra hormona, pero al contrario que la ocxitocina, la segregamos en situaciones de huida, emergencia, ansiedad, estrés; en definitiva, la liberamos cuando necesitamos sobrevivir.
Por eso, la adrenalina inhibe la presencia de ocxitocina y a su vez, también inhibe el trabajo de parto.
Otro factor que debemos conocer para comprender las necesidades de la mujer en trabajo de parto, es el cerebro, que además es uno de los órganos que nos diferencia de los demás mamíferos. Cuando una mujer está de parto, necesita reducir la actividad neocorticoidal. Necesitamos que el cerebro pensante o racional esté en reposo. Ya que sino, una vez más segregaremos adrenalina por causa del estrés que la mujer genera pensando o racionalizando cada momento del parto, intentando controlar este proceso. Esto provoca más miedo y estrés en la mujer.

¿Qué podemos hacer para mantener el neocortex en reposo y no segregar adrenalina?
Existen acciones o situaciones que las estimulan, como el exceso de lenguaje, luz intensa, sentirse observada, el hambre o el frío.

Entonces, ¿Qué necesita la mujer en trabajo de parto?

Intimidad, es un factor importantísimo. Sentirse constantemente observada y controlada perturba y estresa a la parturiente, así como el toque físico innecesario o que la mujer no desea.
Por otro lado, la reducción del lenguaje, o mejor todavía, el silencio. Cuando hablamos, estamos activando la actividad del neocortex, es un estímulo que él asimila, y recordemos que pretendemos todo lo contrario.

La mujer que está en trabajo de parto y tiene hambre o sed, debe poder comer, ya que el hambre activará su instinto de supervivencia y ¿esto que provocará? Producción de adrenalina.
La reducción de la luz y oscuridad, ya que la luz es un estímulo y también activa el neocortex. Pero además, con poca luz segregamos melatonina, conocida como la hormona de la oscuridad, y esta trabaja en sinergia con la ocxitocina.

Las mujeres necesitan calor, confort térmico, por varios motivos. Uno de ellos, es que el frío activa el neocortex y segregamos adrenalina, ya que buscamos la forma de sobrevivir a él. Además, con el frío aumentan las posibilidades de hemorragia.

Cubrir estas necesidades de la mujer en trabajo de parto, además de la confianza de la mujer en sí misma, en su bebé y sus capacidades para parir, marcan la diferencia en los partos y también en su duración. Ya que por lo general, el estrés por no respetar estas necesidades, tiene como resultado partos más largos.

En muchas ocasiones las mujeres o parejas me preguntan porque hace sentido o cual es la diferencia de un parto con la presencia de una doula.

Después de hablarles sobre las necesidades básicas de la mujer en trabajo de parto, me gusta decirles que nosotras somos protectoras, guardianas del espacio sagrado de la mujer, para que estas necesidades sean cubiertas. Entonces la mujer, puede dejarse fluir, conectarse con su cuerpo, con su bebé y parir en paz; conectándose a su esencia, transformándose y empoderándose.
Recordad que cuando las mujeres estamos en trabajo de parto necesitamos intimidad, empatía y confianza para vivir el parto en plenitud.

Yolanda Castillo
Doula, Terapueta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

 

La presencia de la Doula, por Yolanda Castillo

Escuchamos hablar con frecuencia de doulas, pero en realidad es un término confuso y desconocido para muchos, incluso desvalorizado por otros, que no entienden la importancia y papel de esta profesión. Muchos otros lo asocian a partos en casa o partos humanizados, sin conocer si realmente la doula ejerce alguna función relevante durante el embarazo.

Entonces, ¿qué es una doula? , ¿Cuáles son sus funciones? ¿Es importante la presencia de una doula? Vamos a traer luz sobre todas estas cuestiones.

Una doula es generalmente una mujer que acompaña a la gestante con información basada en evidencias científicas y también proporciona apoyo emocional durante el embarazo.
Presencia, sensibilidad, empatía, respeto, intuición, gratitud, conciencia, sensibilidad, poder, libertad y amor, son algunas de las cualidades que dan color a la figura y desempeño de la doula.

Las doulas proporcionamos información para que la mujer, o la pareja, puedan elegir o decidir en relación a lo que desean, de forma consciente, pero no criticamos ni juzgamos las decisiones en ningún momento, sino que las respetamos y apoyamos.

El papel de la doula tiene importancia desde la pre-concepción, el embarazo, parto y por supuesto el pos-parto; teniendo en cada etapa funciones diferentes, pero cubriendo siempre las necesidades informativas y emocionales de la mujer.

Durante el embarazo, la doula está al lado de la madre ayudándole a recordar el poder y sabiduría femenina que albergan en su interior; esa sabiduría ancestral que ha sido transmitida de mujer a mujer, generación tras generación.

Con empatía y apoyo emocional, ayudamos a que la mujer recupere la confianza en ella y en las capacidades de su cuerpo. Durante toda esta etapa la mujer se reconecta con su propia naturaleza, con su cuerpo y sus emociones. Emociones estas que influyen en la seguridad y confianza de la mujer y que muchas veces la falta de ellas hace que se abra la “caja de pandora” de miedos y sentimientos reprimidos, que influyen durante el embarazo, parto y pos-parto. La doula está al lado de la mujer, la apoya emocionalmente para ir destapando esta caja y trabajando estas cuestiones que muchas veces de forma silenciosa, preocupan a la mujer y se convierten en un obstáculo en la concretización del embarazo y parto que idealizan.

Levantar la tapa de esta caja de pandora emocional permite que la mujer se empodere, confie en ella e inicie una transformación. Podemos decir que la doula asiste al renacimiento de una nueva mujer.
Es también durante el último trimestre de gestación que ayudamos a la madre a preparar la organización de algunas tareas básicas durante el pos-parto.

La doula asimismo tiene un papel durante el parto, siempre y cuando la madre así lo desee. Se ha asociado mucho la figura de la doula al parto en casa, pero no es así. La presencia de la doula en el parto no está sujeta al local donde la mujer decide parir. Aunque si es cierto que existe menos presencias de doulas en partos hospitalares, debido a las normativas y protocolos institucionales. Las doulas durante el trabajo de parto estamos al lado de las mujeres cuidando que se proporcionen y respeten las necesidades básicas de la mujer en trabajo de parto, que le permitan estar focada y conectada con su cuerpo y su bebé. Además de refuerzo positivo, técnicas no farmacológicas de alivio del dolor durante el trabajo de parto, etc.
Es importante dejar claro lo que no hace una doula. Las doulas no efectuamos ningún procedimento médico, por eso mismo no sustituimos a ningún profesional que es necesario en la asistencia durante el parto, como bien decía inicialmente, la doula proporciona apoyo informativo y emocional, no sanitario.

A lo largo de los años se han realizado estudios que compruenban los beneficios del trabajo de la doula, que podemos resumir en:

– 50% de redución de cesáreas.
– 25% de reducción en la duración del trabajo de parto.
– 30%  de la reducción en el uso de los fórceps.
– 40% de la reducción en el uso de oxitocina sintética.
– 60% de reducción en el uso de la epidural.
– Aumento en las tasas de lactancia
– Disminución de los índices de depresión pos-parto.
– Refuerzo de la interacción y vinculación madre-hijo.

Este es un pequeño resumen de los beneficios de la presencia de una doula.

Las doulas somos cuidadoras del espacio sagrado de la mujer, que tenemos el privilegio de assistir a la profunda transformación de la mujer.

Este es un pequeño resumen, ya que a lo largo de todo el proceso tambien proporcionamos confianza, amor, respeto, gratitud y fortalecimiento. Como cuidadoras del espacio sagrado de la mujer observamos como cada madre, realiza su proceso de autoconocimiento y transformación, dando paso a una nueva mujer.

Yolanda Castillo
Doula, Terapueta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com
http://centromedicinaholist.wixsite.com/oiniciodeumanovavida

Crea tu nido durante el embarazo, por Yolanda Castillo (doula)

¿Cuántas de vosotras, con la emoción de recibir la noticia del embarazo no sentís necesidad de empezar a comprar? Ropa, una cuna, un carrito, peluches y otra serie de objetos que probablemente podrían ser sustituidos por otros más prácticos o incluso más baratos. Otras mujeres sienten el impulso e ilusión de empezar a diseñar la habitación ideal para su hijo. Habitación que en muchos casos el niño solamente usará con 2-3 años de edad, o incluso más.
 Empieza a sugerir la necesidad de crear, de poner su creatividad en funcionamiento. Por eso es un buen momento de iniciar el proceso de crear el nido.
 ¿Qué es crear el nido? ¿Cómo lo hacemos y que necesitamos?
Vamos a pensar en algo simple, las aves. Todos sabemos que las hembras inician la construcción de nidos para incubar y criar a sus polluelos. En la mujer sucede lo mismo. Siente la necesidad de crear un espacio para su bebé, un lugar lo más bonito posible, donde sienta la calidez, amor y protección de sus padres. La mamá normalmente empieza a sentir este llamado de crear el nido al inicio del segundo trimestre. Aunque como siempre, dependerá de cada mujer. Cada una de nosotras tiene un ritmo, un tiempo y en todos los casos es correcto.
   En este caso, es importante transformar esta ilusión e impulso de crear un “nido” exterior, en co-crear y cuidar del verdadero nido de incubación de los bebés: el útero, el cuerpo de la mujer y a la mamá en su totalidad. El cuerpo de la mujer es el hogar del bebé durante 40 semanas aproximadamente y el útero su nido.
  Es en este proceso pre-natal donde surgen y se desarrollan las primeras emociones del bebé. Aprende a sentir e identificar las emociones de su madre. La mamá es un libro abierto a través del cual el bebé nutre y construye su nido, su espacio y a él mismo.
   Cuando la mujer toma conciencia de que ella es el hogar y el nido de su pequeño, sabe entonces, que antes de crear todo el ambiente exterior mencionado anteriormente, que tomará un papel importante más adelante, es indispensable que ella cree su propio nido, donde resguardarse y cuidar de ella misma, o dicho de otra forma, crear un espacio sagrado para la mujer.
  Este espacio es algo tan simple y a la vez tan difícil para algunas mujeres, como crear un momento diario para ti, solo para ti, donde tu seas lo más importante.  Pero dándole importancia a este momento ya que no es estar 5 minutos sentada en la cama pensando en que tu eres importante y tienes que amarte y cuidarte. Sino que este momento se convierta en algo especial para ti.  Puedes buscar un rincón de la casa en el que te sientas cómoda, poner música relajante, utilizar el perfume que te gusta, poner unas flores que te inspiren alegría o tranquilidad, en definitiva, coloca aquello que tu quieras y que te haga sentir bien, sentir que ese rincón y en ese momento es solo tuyo.
  Este tiempo que te dedicas a estar en tu nido, a escucharte, sentirte y estar contigo, es el momento de sentir y pensar que es lo que realmente necesitas, lo que tu deseas.
 ¿Cuántas veces haces cosas porque alguien quiere o cree que sería bueno? ¿Cuántas veces te ha apetecido estar en casa tranquila sin visitas o sin salir y lo has hecho para agradar o por compromiso co alguien? ¿O en cuántos momentos en los que te has sentido radiante te has prestado como escucha activa de alguien, aun cuando en ese momento no te apetecía? Más de una verdad?
Este tiempo contigo mismas, en “el nido”, te ayuda a aprender a escucharte, a saber que es lo que necesitas y quieres en cada momento. También te permite reflexionar sobre las personas, situaciones o compromisos a los que permites la entrada en tu vida y si es realmente lo que deseas.
  Tener un momento diario para estar en tu espacio te permite estar más en contacto con las emociones y te abre las puertas de la transformación para realizar grandes cambios.
   El embarzo es una etapa en la que surgen muchos cambios físicos pero también psico-emocionales, por eso es un momento perfecto para dedicar tiempo a cuidarte y cuidar del nido. El cuerpo de la mujer es la “casa” del bebé durante un largo período de tiempo. Si piensas en tu casa, ¿Verdad que no cuidas solo de su apariencia externa? Cuidas que esté limpia, organizada o que tenga aquello que necessites para sentirte en casa. Esta es una excelente oportunidad, para filtrar y tomar decisiones conforme aquello que deseas realmente.
  Es la mujer quien elige que hacer con su tiempo, como crea su nido y a qué le concede espacio para entrar en él. Pero recuerda que dentro de tu cuerpo hay otro nido con un pequeño ser desarrollándose, y eres tú quién construye este pequeño nido junto a tu bebé.
  Tiempo dedicado a estar contigo misma y con tu bebé, es un regalo que traerá una recompensa muy valiosa que crecerá día a día: el vínculo intrauterino entre madre e hijo. Ya que cuando te permites parar por unos instantes, estás concediéndote el honor de detener el engranaje de estrés y rutina de la sociedad para estar presente contigo y tu bebé.
  Estar presente es conectarte con tus emociones, sentirte, escucharte, verte, amarte, elogiarte, mimarte, estar consciente en cada momento de tus necesidades y de las de tu bebé.
Tu espacio, tu nido, te invita a re-encontrarte, permitir que esa mujer que actualmente vive cubierta con capas de compromisos externos, estrés y rutinas, sea libre y se comprometa con alguien muy importante: ella misma.
  Permite que durante el embarazo renazca la mujer que se encuentra dormida y aletargada, por un largo tiempo escuchando las necesidades de los demás.
  Crear tu nido es muy importante, es una invitación a recordar la fuerza interior que hay en ti y tomar conciencia que no existe nada más importante en este momento que cuidar de ti y de tu bebé y recuperar tu papel protagonista durante el embarazo.
  Lo verdaderamente esencial es el compromiso contigo, con vosotros; que crees tu espacio sagrado y que esto sea el inicio de dos grandes amores: enamorarte de tu bebé, pero sobre todo, enamorarte nuevamente de ti.
Valórate, respeta lo que sientes y lo que es importante para ti.  Fortalece tu autoestima y tu autoconfianza. Confía en tus capacidades e instinto. En tu interior habita el conocimiento y sabiduría ancestral de generaciones de mujeres.

Yolanda Castillo
Doula, Terapeuta, Educadora perinatal y asesora de lactancia materna

Primera hora después del nacimiento

Primera hora después del nacimiento
¿Qué sucede en ella?¿Cuál es su importancia?

 

 
Durante todo el embarazo, nos concentramos en esas aproximadas 40 semanas; en estar bien, pensar como nos organizaremos, como cambiará nuestra vida, como será el bebé, a quién se parecerá, etc. También dedicamos una atención especial, al momento del parto, sobre todo cuando el momento se acerca. Leemos y nos informamos con la intención de saber más, de sentirnos preparadas. En cambio, existe un gran vacío en la mayoría de los casos, en relación al pos-parto. Un elevado porcentaje de mujeres cuando están viviendo esta fase, sienten que nadie las ha preparado para ella, y que no es un mar de rosas.
Pero si creemos que existe poca información en relación al pos-parto, todavía existe menos en relación a la primera hora posterior al parto, a los “cuidados” realmente necesarios y vitales.
Las mujeres casi siempre sienten que este momento no es el que han idealizado, y que no es tratado con el respeto y relevancia que requiere un momento tan importante como este.
Primera hora de pos-parto de la mujer y primera hora de vida extra-uterina del recién nacido, son el inicio de un nuevo ciclo, de una vida en familia y de un sinfín de aprendizajes.
Casi nunca explican cual es su importancia o que debería suceder en ella. Suele suceder todo tan deprisa, que a veces pasan años sin que la mujer reflexione como ha sido ese primer contacto, el primer momento con su hijo y que repercusiones ha tenido en la vida de ambos.
Existen mujeres que relatan que tardaron una hora o incluso más, dependiendo como haya sido el parto, en ver a su hijo, en cogerle en brazos, en abrazarlo, olerlo, sentirlo. Algunas sienten que les han despojado de ese momento mágico.
El bebé necesita a su madre y la mujer necesita a su hijo.
El hábitat del recién nacido es su madre, es lo único que conoce. Es una necesidad para el bebé, estar en contacto piel con piel con su madre, nada más nace. Mucho antes que realizar cualquier procedimento médico (siempre y cuando la vida del bebé o de la madre no estén en riesgo) o protocolarios, como limpiarlo, vestirlo, etc. Entre otras cosas, el bebé no está sucio, para que necesiten limpiarlo de forma brusca nada más nace, sino que está protegido. Por otro lado, ninguna pieza de ropa le va a aportar el calor, bienestar y tranquilidad, que estar en brazos de su madre piel con piel. Así que casi siempre el bebé es retirado a su madre en estos primeros instantes. ¿Ya habéis pensado como os sentiríais si de repente os sacasen de vuestros hogares, de vuestras familias, países, etc., y todo fuese desconocido para vosotros? Hasta la forma de respirar?
¿Sería difícil verdad? Pues imaginaros para los bebés. Que nacen en un entorno que todo es novedad para ellos y que lo único que desean es el contacto con el mundo que ya conocían: su madre.
Para profundizar más, es fundamental saber, qué suponen para el bebé los primeros momentos extra-uterinos, para comprender mejor la importancia de todo este proceso y del contacto piel con piel con su madre.
El bebé es sometido a un corte repentino, su mundo cambia en breves instantes.
Con el nacimiento y corte del cordón umbilical, precoz muchas veces, el bebé tiene que adaptarse a una nueva forma de respirar y alimentarse. El corte tardío del cordón umbilical, además de muchos otros beneficios, de los cual os hablaré en otro artículo, ayuda a que el bebé inicie su adaptación a este nuevo entorno de una forma menos brusca, dándole tiempo, sin estrés, porque el contacto piel con piel, le aporta seguridad y tranquilidad, reduciendo los niveles de producción de adrenalina.
¿Qué más cambios siente el bebé? ¿Cómo le beneficia en ellos el contacto piel con piel con su madre?
Otro cambio notable para el bebé es la diferencia de temperatura que existe entre su vida intra-uterina y ahora la extra-uterina. En su vida intrauterina, a no ser que la madre haya tenido fiebre y no en todos los casos, nunca ha sentido diferencias de temperatura. Estaba tranquilo y cómodo en su ambiente. Pero en el momento del nacimiento, sufre un cambio térmico, y sus mecanismos de termorregulación no son lo suficientemente maduros para regularse y adaptarse rapidamente al medio.
El contacto piel con piel, además de relajar a la madre y el bebé, en estos primeros instantes, también ayuda a regular la frecuencia cardíaca del bebé y su respiración. Recordemos que su madre es su hábitat y estar en su hábitat le ayuda a autorregularse.
    Si seguimos explicando el significado de este “corte”, después del nacimiento del bebé,  tenemos que hablar del vínculo entre la madre y el bebé. Durante meses, el bebé vive dentro del útero, siente el cuerpo de su madre, la placenta y el cordón umbilical hacen parte de él y de sus mecanismos. Asimismo también los vinculan físicamente. Pero además de esa vinculación física que se crea a través del cordón, también se crea la vinculación emocional, en la que durante mucho tiempo se sienten uno, son un todo el uno para el outro. El bebé se siente protegido por su madre en el útero materno, siente su amor, su voz, sus emociones en forma de caricias, sus latidos… ella es su hogar, todo lo que conoce.
En muchos partos que tienen lugar en ambiente hospitalar, el recién nacido es separado, tal y como mencionábamos antes. Esto sin duda resulta para el bebé, porque cuando sale de “su útero”, su casa, no encuentra a su madre, pero si a personas que para él son desconocidas que lo manipulan y no le dan su tiempo. En estos primeros instantes es fundamental que el bebé esté en brazos de su madre, para que se afiance el vinculación entre ambos, sin que este momento de la mujer y su cría sean perturbados. La primera mirada, el primer contacto piel con piel, es el afianzar el enamoramiento entre la madre y su bebé. En este momento se produce una liberación de oxitocina, la llamada hormona del amor, que favorece a este enamoramiento y vinculación de ambos. La vinculación entre madre e hijo, es como un libro infinito de possibilidades, aprendizajes y crecimiento, donde todo tienen inicio, y donde lo primero que siente es amor, no solo el que su madre le transmite emocionalmente sino también el que emana a través de las hormonas de su cuerpo.
¿Porque es tan importante la vinculación extra-uterina en la primera hora de vida?
Esta vinculación es un regalo, porque es el primer peldaño para fortalecer su autoestima, seguridad, confianza, amor propio; para aprender a amarse incondicionalmente, etc. Además, a medida que crecen, son niños que aprenden a vivir con mayor libertad, sin miedo a explorar, incluso sin miedo a explorar en su interior, se convierten en niños con gran facilidad en amar a todo lo que lo rodea, entre otras cosas.
El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, así como la vinculación, favorecen a una mayor regulación del sistema nervioso central. Ya que su cuerpo no ha sido sometido inicialmente a un estrés, que en muchos casos es traumático y en el futuro se puede manifestar con miedo a su madre. Sino existe este estrés inicial, su organismo tampoco se descontrolará y tendrá mayor dificultad en iniciar sus ritmos de forma adecuada. Cualidad que se suele prolongar y manifestar los primeros años de vida.
 El contacto piel con piel en esta primera hora de vida, es significativa para crear impronta y para el inicio y suceso de la lactancia materna.
Son muchos los beneficios y ventajas que existen en el contacto piel con piel en esta primera hora de vida. Pero también los riesgos de que esto no sea así, no sólo fisiológica sino también emocionalmente. Ya que los bebés separados de sus mamás, suelen ser más ansiosos, tienen miedo a ser separados de su madre (sobre todo cuando van creciendo y desarrollando otras capacidades de comunicarse y manifestarse). Existe también mayor probabilidad de fracasso en la lactancia porque no ha recibido los estímulos necesarios para crear impronta, etc.
Esta primera hora posterior al parto, es muy importante para ambos, no sólo para el bebé.
La madre libera uno de los picos más altos de oxitocina en el post-parto inmediato. Pico del que ambos se benefician cuando la madre tiene a su bebé en brazos, piel con piel. Pero en contrapartida, este pico le genera cansancio, estrés y confusión, cuando no sabe donde está su bebé, o no ha tenido ese contacto con él. El contacto piel con piel en la primera hora de vida del bebé, también disminuyen las posibilidades de que el bebé y la madre no sufran estrés post-traumático y reduce las probabilidades de depresión pos-parto en la mujer.
    Cuando la madre es respetada y siente que no es despojada en la primera hora posterior al parto, de este momento de amor y vinculación, sino que ella y su bebé son protagonistas, consiguen beneficiarse, y dar los primeros pasos para un pos-parto consciente y en amor.
La información y confianza son claves para que veamos y vivamos cada segundo como una oportunidad de cambio y transformación. Una oportunidad para iniciar cambios y poder vivir cada etapa como un acto sagrado de amor entre madre e hijo.
Yolanda Castillo
Doula, Educadora Perinatal y Terapeuta holística.

 

Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

¿Parto con dolor?, por Yolanda Castillo (doula, ed.perinatal, terapeuta)

La noticia de un embarazo es acogida por la mayoría de las mujeres con mucha felicidad. Llega una nueva etapa en la vida de la pareja y en su vida como mujer. Abre las puertas a la maternidad y se prepara durante meses para la llegada de su hijo. Normalmente siente una tremenda necesidad de compartir esta noticia con su familia. Es aquí donde normalmente el cuento de hadas empieza a nublarse cuando muchas de las mujeres de su entorno cuentan sus experiencias de parto.
Historias que otras mujeres de la familia, amigas o amigas de las amigas relatan de partos dolorosos, traumáticos, con sufrimiento, muy largos, que estuvieron solas, que les gritaron…cada una con su propia experiencia pero que activan el estado de alerta en la mujer embarazada.

Casi siempre las historias que comparten son negativas, porque han dejado marcadas a la mujer de forma muy intensa. Es entonces cuando la mujer empieza a sentirse insegura y con miedos. Sobre todo miedo del momento del parto, porque la llegada de su hijo está de antemano, asociada a una experiencia muy dolorosa.

Si todas las mujeres de su familia han tenido partos dolorosos, ¿porque sería diferente en su caso?
Es la reflexión que muchas mujeres hacen durante el embarazo. Pensar en un parto doloroso, sobre todo cuando la mujer está viviendo su primer embarazo, es motivo de mucha ansiedade y estrés durante el embarazo, sobre todo en el último trimestre, que el momento se acerca cada vez más.
¿Pero que representa el dolor en el parto? ¿Porque nos “marca” tanto escuchar hablar sobre dolor relacionado con el parto?

Uno de los grandes miedos que tenemos las mujeres, de forma consciente e inconsciente, es el miedo al dolor. A lo largo de la historia hemos sufrido de innumerables maneras y guardamos esas memorias en nuestros subconscientes, por eso, cuando vamos a pasar por una situación desconocida, en la que no sabemos lo que nos espera, sentimos miedo.

Escuchamos hablar a otras mujeres de dolor durante el parto, pero ninguna dice que es lo que duele exactamente, para una son las contracciones, para otras la fase del expulsivo del bebé, otras sienten dolor en los momentos de soledad o del trato que están recibiendo, etc.

La realidad es que el dolor durante el parto, no es solamente un dolor físico, sino un dolor que nos pone en contacto con heridas emocionales que cargamos a lo largo de nuestra vida. En muchos casos, heridas de nuestro propio nacimiento, que han quedado guardadas y olvidadas en el subconsciente.
Por eso, cuando escuchamos hablar de dolor, de forma inconsciente, nos ponemos en alerta, porque no sabemos lo que viene de camino. De esta forma se juntan dos miedos: al dolor y a lo desconocido.
¿Que función tiene el dolor en el parto?

Como doula, una de las tareas más importantes, es mediante información basada en evidencias científicas, ayudar a la mujer a desmitificar muchos de los tópicos y creencias que existe en relación al dolor durante el parto. Claro que no podemos decir a la mujer que no va a sentir dolor, porque no lo sabemos, no depende de nosotras. Aunque si podemos decir que existen técnicas no farmacológicas para el alivio del dolor durante el parto.

Cuando la mujer durante el embarazo recibe información, apoyo y realiza un trabajo de acompañamiento emocional que le permita comprender mejor la naturaleza sabia de su cuerpo, porqué el miedo surge y como combatirlo; la mujer suele tener menos dolores, porque los miedos están menos agudizados.

La mujer comprende que sino tiene miedo al dolor, este puede ser un aliado en el trabajo de parto, ya que, la naturaleza es sabia y el dolor durante las contacciones sirve para sentir, sentir nuestro cuerpo y como está evolucionando el parto.

Sabemos que es un dolor que no está asociado a una anomalia o a que algo no está yendo bien el cuerpo, sino que nuestro cuerpo se está transformando y el útero “abriendo” para permitir que nuestro hijo nazca.

El miedo a lo desconocido atenua cuando la mujer sabe que el parto, está asociado a la llegada de su hijo, que con tanto amor espera. Pero también está asociado a un momento de renacimiento de la mujer. Muere la mujer-hija, depediente e insegura, con miedo a mostrar su verdadera esencia en muchas situaciones; para dar lugar al nacimiento de una mujer renovada, una mujer con confianza, segura de si misma; a una madre con su instinto agudizado, empoderada.

Cuando una mujer durante el embarazo ha sido acompanhada, se há liberado de las creencias y há tenido un parto respetado, en el que se há sentido en cada momento,  su vida cambia. Ya que no solo ha parido un hijo, sino que “há parido” miedos y patrones emocionales que cargaba de su historia, de su niñez, de su etapa adulta que ya no tenía sentido que estuviesen en su vida.
Muchas veces la mujer hace todo esto entrando en contacto con el dolor de una forma positiva, sin asociarlo a sufrimiento.

El parto hace que la mujer viaje en su historia, curse heridas de su historia y de la bienvenida a una mujer que se conoce más en profundidad, que ha aprendido a sentir y a comunicarse con su cuerpo.
Porque cuando la mujer aprende a comunicarse con el cuerpo, a sentirlo durante el embarazo, el dolor durante el parto disminuye, porque la mujer confía, no tiene niveles de ansiedad elevados, entonces surge un balance entre la adrenalina y la oxitocina.

La adrenalina es generada en momentos de tensión, miedo, dolor, e inhibe la presencia de la oxitocina, la llamada hormona del amor. Si la mujer está ansiosa, se siente insegura, com miedo, el dolor aumenta porque los niveles de adrenalina han aumentado también.  Mientras que la mujer que no tienen tantas creencias impuestas por experiencias ajenas, confia en su cuerpo y se siente segura, genera oxitocina, que le ayuda a no sentir de forma tan intensa el dolor. De forma inconsciente, su cuerpo ha assimilado que no necesita un grado de dolor elevado para tener conciencia de su cuerpo y de las diferentes fases por las que pasa durante el parto.

Quebrar todos estos conceptos existentes en relación al dolor, hace que la mujer se sienta más segura, confie más en ella, en su intuición, en su cuerpo y también en su bebé; ya que el parto es cosa de ambos. De esta forma el parto es vivido de una forma diferente.
Existe parto sin dolor?

Cada vez empezamos a escuchar más mujeres que dicen que su parto para ellas no ha sido doloroso, que han disfrutado del parto o que han sentido placer o incluso que han tenido orgasmos durante el parto.

Cuando la mujer confia en ella, se conoce y está habituada a sentir su cuerpo, comprende que el dolor del parto le va a traer un “placer” inmediato que es poder disfrutar teniendo su hijo en brazos, han sido informadas, han realizado trabajo emocional y refuerzo positivo. Consiguen entregarse al parto y sentirlo de una forma diferente, en el que la línea entre el dolor y la satisfacción es muy ténue.

Cuando el miedo surja durante el embarazo, aliate a él, para comprender porqué tienes miedo, de qué tienes miedo exactamente, ya que muchas mujeres sienten miedo pero no saben realmente de qué. Infórmate, entra en contacto con tu cuerpo, confía en él, en su sabiduría femenina y en tus capacidades para parir, verás como el parto puede ser una experiencia transformadora.

 

 
Doula, Educadora Perinatal y Terapeuta Holística
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

 

TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático), VIOLENCIA OBSTÉTRICA Y SÍNDROME DE BURNOUT, por Mónica Ruiz

Muchos son los profesionales sanitarios que desconocen o ignoran los signos del trauma psicológico y emocional (Beck, 2004b). El parto puede ser altamente traumático para algunas mujeres,  resultado de las acciones (u omisiones) de los profesionales sanitarios. Las mujeres que viven y sienten su experiencia de parto como “un peligro real o amenaza vital para la madre o para su bebé” (Beck & Watson, 2008) les acompañan emociones de miedo, indefensión y terror seguidas de toda una serie de pensamientos que incluyen recuerdos vívidos del suceso, flashbacks, pesadillas e irritabilidad (Ayers, 2004; Olde, van der Hart, Kleber, & van Son, 2006). Estas mujeres están padeciendo un TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático).

Este síndrome es un trastorno de ansiedad que empezó a ser estudiado a partir de la observación de las secuelas psicológicas que presentaban algunos veteranos de la guerra del Vietnam. En 1980 se incluyó por primera vez en la Clasificación de Enfermedades Mentales DSM-III de la Asociación Psiquiátrica Americana. La cuarta edición de la DSM (Manual Diagnóstico) ampliaba la definición de trauma a “cualquier evento que suponga una amenaza de muerte o graves daños para la integridad físico de uno mismo o de otros, cuando la respuesta individual está marcada por el miedo extremo, la indefensión o el horror”. También se incluyen a las madres de bebés prematuros o gravemente enfermos tras el parto, así como a las madres con trastornos de ansiedad en el embarazo o que ya han tenido otras vivencias traumáticas previas.
El TEPT aparece con mayor frecuencia tras una cesárea urgente y también tras un parto vaginal instrumental.

Las mujeres describen su experiencia como una falta total de consideración hacia ellas como seres humanos (Beck, 2004b). Lo estaban pasando tan mal que solo deseaban que el tormento del parto terminara, incluso con fantasías de muerte como única forma de evadirse del intenso dolor y trauma (Thomson & Downe, 2008). Muchas seguían teniendo recuerdos muy vívidos años después del parto traumático y sin poder quitarse estos recuerdos de la cabeza por más que lo deseen.
Los síntomas del TEPT suelen alcanzar una intensidad máxima entre las cuatro y seis semanas tras el parto y posteriormente suelen ir disminuyendo, pero en algunos casos persisten meses o años.
Puede aparecer una reactivación de los síntomas en el siguiente embarazo. En algunos casos aparece entonces lo que se conoce con el nombre de “tocofobia” o pánico al parto. Se trata de mujeres que desean evitar a toda costa una experiencia traumática como la anterior, lo que a veces les lleva a solicitar una anestesia general o una cesárea programada. Muchas pasan el segundo embarazo obsesionadas con el siguiente parto. Una solución preventiva es contemplar la intervención psicológica conjunta por psicóloga y matrona.

Los profesionales, sobretodo, somos responsables de adquirir este conocimiento para realizar un acompañamiento adecuado durante el embarazo parto y postparto; así como el saber identificar y valorar la prevalencia de las emociones y los síntomas que pueden llegar a desembocar en una pérdida de la Salud Mental Perinatal de la mujer y del bienestar bebé.

Paralelamente, las acciones inadecuadas de los profesionales nos llevan a nombrar el concepto de VIOLENCIA OBSTÉTRICA; donde se contempla “un trato jerárquico deshumanizador, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres” (Ibone Olza, 2015).

¿Por qué los profesionales ejercen violencia obstétrica? Posibles causas podrían ser por:
– Falta de formación y de habilidades técnicas para afrontar los aspectos emocionales y sexuales del parto,
– El propio trauma no resuelto o
El SÍNDROME DE BURNOUT. Es un síndrome emocional que se venía observando en los profesionales de ayuda a personas. En 1981, Maslach definió el síndrome de Burnout como: “Pérdida de interés por la gente con la que se trabaja. Se caracteriza por un agotamiento emocional en el que el profesional ya no tiene ningún sentimiento positivo, simpatía o respeto hacia los pacientes o clientes”. En 1986 Maslach publica la definición más conocida y aceptada del Burnout: “Síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas”.

Es evidente que los profesionales que acompañan a la mujer en el parto y en la cesárea tienen un papel crucial. Por lo tanto, ante una mujer que presenta un TEPT completo es imprescindible buscar la ayuda terapéutica de un profesional de salud mental experto en la materia.

RECURSOS EN INTERNET:

Foro Apoyocesáreas: www.elistas.net/apoyocesareas
Funciona de manera gratuita. Para participar (o simplemente escuchar los testimonios) basta con suscribirse con una dirección de correo electrónica, personal o anónima y los mensajes se pueden recibir en la bandeja de correo o bien ser leídos en la web del foro. Actualmente cuenta con más mil suscriptores de distintos países de habla hispana y hay un alto volumen de mensajes diarios.

Lista de correo psicología y psiquiatría perinatal para profesionales interesados en la salud mental perinatal. http://es.groups.yahoo.com/group/psiperinatal/

En inglés:
TABS. La “Trauma and Birth stress” http://www.tabs.org.nz/
Es una asociación de afectadas por el Trastorno de Estrés Pos Traumático de Nueva Zelanda, pionera en la difusión de información y promotora de investigación científica en este tema

Birth Trauma  http://www.birthtraumaassociation.org.uk/
Asociación del Reino Unido que aúna el apoyo entre afectados y la coordinación de profesionales para la investigación y mejor comprensión del TEPT tras el parto. En su web además de numerosa información científica se pueden descargar folletos informativos para usuarios de hablar inglesa.

 
La atención humanizada al parto requiere de una perspectiva bidireccional: hacia los profesionales y hacia las mujeres (familia).
Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

Conferencia Carlos González y Julio Basulto 10 de septiembre 2016

Mar de las Heras, mamá de nuestro grupo de Facebook que asistió el pasado sábado 10 de septiembre a la conferencia de Julio Basulto y Carlos González en Barcelona, nos envía para todas las que no pudimos asistir, una serie de recomendaciones que se dieron allí:

Recordad que las expresiones u opiniones que detallaré a continuación son exclusivamente obra de estos dos señores:

VACUNAS

 

  • Las vacunas no son ningún negocio, y aunque su eficacia está comprobada con estudios científicos oficiales (lo cual cuesta mucho dinero) ni siquiera las publicitan. A diferencia de las cremas “antiage” que no está comprobada su eficacia, ni parece que eso importe mucho para que estén el la televisión y se vendan.  Hacen hincapié y recuerdan, que las vacunas en muchos países son gratuitas.
  • En muchos países, como Alemania o Italia, se están poniendo gratuitamente muchas vacunas que aquí pagamos de nuestro bolsillo.
  • Todas las vacunas que se le ponen a un niño en su vida cuestan 200 o 300 euros, como mucho, contando el Papiloma. ¿De verdad creen que un laboratorio se forra vendiendo vacunas, que te pones una vez en la vida, y estas vacunado para siempre, cuando tienes que investigar, tienes que demostrar que son útiles y en cambio puedes anunciar por la televisión una crema “antiage” que no tienes que demostrar para nada que es útil, que puedes seguir anunciando aunque se demuestre que no es útil para nada, puedes cobrar diez veces más por ella y la gente se la compra una vez cada dos semanas y no una vez en toda su vida?
  • ¿Cuanta gente ha muerto por vacunarse? 4 niños en toda la India. ¿Cuanta gente muere por patinazos en la ducha o en accidentes de tráfico? Sin embargo, nadie deja de ducharse, ni de ir en automóvil, ni se hacen campañas en su contra.

HOGAR Y SALUD

 

  • La calidez en el hogar mejora la dieta infantil.
  • Criar a un niño humano es tan difícil que los hombres humanos se quedan en el núcleo familiar a diferencia de otras especies.
  • La homeopatía también tiene efectos secundarios. Hay que ir con cuidado con la homeopatía en bebés y en madres lactantes, algún “medicamento” puede ser tóxico para ambos.

LECHE MATERNA

 

  • La leche materna es un pilar de salud, pero no es sanadora, no cura el cáncer ni mejora el rendimiento de deportistas de élite.
  • Carlos González siempre es preguntado por los beneficios de la LM y él se cuestiona si a un guía de montaña, le preguntan sobre los beneficios de ir de excursión.
  • Las madres, siglos atrás no conocían los beneficios científicos de la LM y aún así han dado pecho. Sencillamente, porque las razones son otras: facilidad, vínculo, naturaleza…
  • Dato curioso: cuando se dio a conocer la tasa de niños alimentados con el pecho, la tasa empezó a bajar. Cosas de la modernidad.
  • Imaginaos que la LM es un Ferrari y la LA un Renault. Sí, los dos sirven para desplazarse pero, ¿cual es mejor? Aunque nos hagan creer que el Ferrari es para cuatro elegidos y que lo normal es dar fórmula (especialmente a partir de los 6 meses)
  • Parece que cuando hablamos de LME durante los 6 primeros meses decimos que después ya no es tan importante. Hay confusión. Debemos cambiar la frase a la siguiente: “Se recomienda LM durante 2 años o más de los cuales los 6 primeros meses son E”.
  • Ya es conocida la comparación entre Ropa y Complementos y Leche y AC. Si sales a la calle sólo con un bolso, unos zapatos y un collar (AC), como mínimo provocarás un altercado publico. Necesitas salir con ropa (Leche). El primer año de vida. La A debe ser eso, Complementaria, no Sustitutoria.
  • Un niño tendría que ingerir cantidades ingentes de comida para estar bien nutrido el primer año.

ALIMENTACIÓN

 

  • Si tu no fueras a trabajar, ¿tendrías horarios para comer? (Aquí se refería a un horario que seguir a rajatabla minuto a minuto) Pues los niños igual, mas o menos hay que estar un poco organizados, pero no debemos vivir bajo un régimen militar.
  • Los adultos tenemos un horario que depende de nuestro trabajo, debemos desayunar antes de ir a trabajar y cuando vuelves. Pero en cuanto se termina el trabajo somos más flexibles. Pues en los niños debemos ser igual de flexibles.
  • El Baby Led Weaning es la manera más lógica de dar la AC y está contemplada por la AEPED, la Comisión Europea.
  • Los cereales de desayuno son un invento de las marcas y no deberían ser consumidos dado su alto porcentaje de azúcar añadido. Lo mismo con los cereales hidrolizados para bebés.
  • Recomiendan a los padres informarse y aprender a leer etiquetas de los productos.
  • Existen veinte maneras distintas de llamar al azúcar. Cita el artículo http://juliobasulto.com/azucar-ninos-legislacion-gentesana-gentedespierta-rne-22abril2016/

 AGUA

 

NOVEDADES GENERALES:

 

  • No debemos obcecarnos: si hay un niño que entre los cinco y los seis meses que se lleva la comida voluntariamente a la boca y está erguido no debemos prohibirle que coma. Él mismo nos está enseñando que está sobradamente preparado: tiene interés y tiene la coordinación y la psicomotricidad necesaria. Tampoco debemos preocuparnos si un niño sólo quiere teta a los siete meses. Cada niño tiene su ritmo en todo, y eso también.
  • Generalitat de Catalunya i la Agència de Salut Pública indican que una dieta vegana y vegetariana BIEN PLANIFICADA y suplementada con vitamina B12 (vienen de cultivo de microorganismos) y hierro, son compatibles con la salud infantil. 
  • La maniobra de Hemilich está desaconsejada para niños y adultos. Algunas publicaciones medicas así lo dicen alegando que carece de rigor científico. La Cruz Roja ha dejado de poner la maniobra de Heimlich en su página de primeros auxilios porque se considera peligros a demás de inútil.  Esto lo decía Carlos González, Julio Basulto no terminaba de estar de acuerdo e incluso hizo una demostración. (Se adjunta vídeo)
  • Pueden introducirse los alimentos, no solamente de tres o de cuatro en cuatro, sino también cada día uno o varios alimentos nuevos. Por ejemplo, puedes dar arroz con tomate y carne para comer sin ningún problema. Eso sí, quedan descartados los niños con antedecentes de alergia en la família, el huevo y el pescado juntos.
  • Ni el aspartamo no es cancerígeno ni la Estevia es saludable.
  • La leche no produce mucosidad.
  • El complemento Floradix usado para aumentar las reservas de hierro carece de rigor científico, no es seguro ni eficaz.
  • Ídem con el Colikind usado para aliviar los dolores de cólicos.

 

¿Vas a tener un bebé? 10 TIPS PARA AHORRAR MUCHO DINERO!!!

¿Vas a tener un bebé? Seguro que ya has empezado a preparar la lista de cosas que vas a necesitar y que parece interminable… Y es que un bebé, una personita más en casa, supone más gastos… Por eso, queremos darte los TIPS PARA AHORRAR MUCHO DINERO ANTE LA LLEGADA DE UN BEBÉ:

 

  • 1. Lactancia materna

Ahorrarás una media de 100€ al mes en botes de leche artificial, además de los biberones, calientabibes y demás potingues complementarios. Además, la leche materna provee al bebé de anticuerpos que le ayudan a tener un sistema inmunitario más fuerte, con lo que también se ahorrará en medicinas.

 

  • 2. Colecha

Ahorrarás una media de 400€ si no tienes que comprar cuna, moisés, colchón, sabanitas, chichonera, etc. y dormiréis todos mejor y con menos despertares.

 

  • 3. Portea

El precio de un fular elástico ronda los 50€; el de un carrito está entre los 500 y 1000€.

 

  • 4. BLW

No es lo mismo echar un puñadito más de arroz a la cazuela que tener que comprar papillas, potitos, etc. Ahorrarás una media de 30€ al mes.

 

  • 5. Prescinde de guarderías

Quédate con tu bebé todo el tiempo que puedas. Evidentemente, esto no será posible en muchos casos, pero en general, es absurdo buscar una media jornada para gastarte lo que ganas en guarderías o cuidadoras, comidas y leche en polvo. Ahorrarás una media de 200€ al mes.

 

  • 6. Pañales de tela

Necesita una inversión inicial, cierto, pero teniendo en cuenta que el gasto en pañales desechables ronda los 50€ al mes, se amortiza enseguida.

  • 7. Juguetes DIY

Un bebé no necesita tener la casa llena de juguetes caros e hiperestimulantes. En cambio, cualquier objeto que tenga a su alcance puede ser una buena manera de dscubrir el mundo que le rodea. Puedes encontrar más ideas aquí.

 

  • 8. Ropa

Aprovecha todo lo que puedas. ¿Por qué una niña no puede heredar los chándales de su hermano? ¡Basta de seguir reproduciendo estereotipos! Ahorrarás una media de 50€ al mes. Y a lo mejor no se te lo has planteado pero… ¿seguro que quieres ponerle pendientes si es niña?

 

  • 9. ¡Divertirse sin gastar!

En lugar de entretenerle en el Chikipark, ¿por qué no llevarle a la biblioteca a que descubra millones de historias divertidas e inspiradoras? Aprovecha los recursos de tu comunidad: talleres infantiles, casas de cultura, etc.

 

  • 10. Disciplina positiva:

Aprende a educar sin premios ni castigos por respeto a tu hijo, pero es que además te ahorrarás un montón de dinero en chantajes para que se porte bien!

 

 

Embarazo psicológico

El embarazo suele ser un momento de felicidad para cualquier padre. Pero a veces, el embarazo, no termina con un esperado bebé. En algunos casos raros la mujer (o el hombre) cree que está embarazada, pero en realidad no es así. La pseudociesis, falso embarazo o Síndrome de Rapunzel , es la condición médica que hace que la persona que la sufra, crea realmente que está gestando un bebé. 
Algunos hombres pueden tener un falso embarazo o embarazo simpático, y tienen todos los síntomas de un embarazo real, incluso aumento de peso, náuseas y dolor de espalda, excepto el feto por supuesto. 
Recientemente se ha empezado a estudiar para entender los problemas psicológicos y físicos que están en la raíz de la pseudociesis. Aunque las causas exactas no se conocen, los médicos sospechan que los factores psicológicos pueden engañar al cuerpo para que piense que está embarazada/o.
Cuando una mujer siente un intenso deseo de ser madre, por causa de la infertilidad, la repetición de abortos involuntarios, o la inminente menopausia,  puede desembocar en que su cuerpo produzca signos de embarazo e incluso movimiento fetal.

A partir de estos síntomas, el cerebro lo interpreta como un embarazo y el cuerpo empieza a generar estrógenos y prolactina, que conducirán a síntomas Reales de embarazo
Otros de los síntomas de la  pseudociesis son:
  • La interrupción de la menstruación
  • vientre hinchado
  • Inflamados y sensibles senos , cambios en los pezones, y posiblemente la producción de leche
  • Sensación de movimientos fetales
  • Nauseas y vómitos
  • Ganancia de peso
Estos síntomas pueden durar sólo unas pocas semanas, durante nueve meses, o incluso durante varios años. Un porcentaje muy pequeño de pacientes con embarazo falso llegará a la consulta del médico o al hospital con lo que se siente como los dolores de parto

Visitas en el parto

Recuerdo que, cuando parí por primera vez, llegué al hospital muy confiada (“Todo el mundo lo hace, no será para tanto”). Trabajaba entonces en una casa particular y ya me habían dicho que me iban a permitir llevar a mi bebé, así que calculaba reincorporarme al trabajo unos tres días después de dar a luz. Jajajaja… Qué joven e ilusa era…

No tenía ni idea de embarazos, partos, crianza… Había ojeado alguna revista pero tampoco demasiado porque trabajaba todo el día y no tenía internet. Además, en las revistas tampoco ponía precisamente las mismas cosas que ahora y mi matrona era una gilipollas esférica (la mires por donde la mires, gilipollas). No tenía la menor idea de lo que iba a pasar.

Me imaginaba que, llegado el momento, notaría un dolor, iría al hospital y, en apróximadamente una hora de dolores fuertes, nacería un bebé limpito y sin cordón umbilical.

Os podeis imaginar el trauma que me quedó después de ver lo que es realmente un parto, y especialmente un parto de esa época (año 2000), con sus cuatro horas atada a monitores con un gotero de oxitocina sin que dejaran entrar a nadie a la sala de dilatación, la negación de ningún tipo de analgesia, el paritorio y su potro de tortura, la episiotomía de rutina, los enormes charcos de sangre por todos lados, el bebé azulado cubierto de sangre y moco blanco con una especie de cable de teléfono antiguo que le salía de la tripa…

Las cosas han cambiado, afortunadamente, pero un parto sigue y seguirá siendo un parto.

Al contar esto me quiero dirigir sobre todo a madres primerizas, papás y familiares: ¿Sois realmente conscientes de lo que vais a vivir? Es algo absolutamente enorme donde vais a poder sentir el milagro de dar a luz. Van a ser momentos (minutos, horas, incluso días) de subidones brutales de hormonas, sensaciones de todo tipo, miedo extremo, dolor insoportable, felicidad loca, angustia, impresión…

¿De verdad quereis dejar que entre alguien más en el paritorio que no sea vuestra pareja o familiar más cercano? ¿De verdad quereis a toda la familia invadiendo la intimidad en un momento así?

Al margen de que tendréis una persona real, de carne y hueso, recién venida al mundo, absolutamente vulnerable y dependiente bajo vuestra responsabilidad, que lo último que necesitará es que un montón de desconocidos le separen del regazo de su madre (el único lugar del mundo donde se sentirá seguro)… Al margen de eso, vosotras no vais a estar para tonterías.

Puede que ahora creais que vais a pensar “Qué emoción, que venga todo el mundo a conocer al bebé lo antes posible”, pero nada más lejos. En el 99% de los casos, os debatireis entre mandar a la mierda a quien se presente en las horas posteriores al parto o simplemente ignorarle.

Papás y familiares: os pedimos comprensión y respeto a las necesidades de la mamá y el bebé en un momento de máxima vulnerabilidad. Necesitan reconocerse, reordenarse en el mundo, asimilarlo todo, establecer la lactancia, amarse sin interrupciones… Todo lo demás es secundario, y la familia y amigos van a tener toda la vida para disfrutar del bebé.

No lo tomeis a mal, no es un capricho, es una necesidad.