¿Sabías que…?

Presentación

Lo primero que voy a hacer en este artículo es presentarme. Me llamo Ana Luz Aparicio y soy la cofundadora (con mi pareja) de Alternativa Holística, una iniciativa que acompaña a las personas en sus procesos de crecimiento, en esos momento en los que necesitamos que nos echen una mano, ya sea para “superar” algo o simplemente para seguir creciendo y encontrando nuestro lugar. También soy mamá de un precioso niño de dos años y medio.

Mi andadura comienza hace más de una década cuando termino mi carrera de educación social y comienzo un máster en Terapia Gestalt. Al terminarlo sigo descubriendo más herramientas para acompañar a la persona a una versión mejorada de sí misma y a la vez me ayuda a acercarme, poco a poco, hacia mi mejor versión, así que siento que es perfecto y que es lo que tengo que hacer. Me formo a lo largo de los años en muchas técnicas que me permiten ver, sentir… entender a la persona de manera rápida y sencilla para que los cambios sean también así. Las técnicas que más utilizo a día de hoy son  Psych-K y Psiconeuroinmunoterapia (puedes ver más información aquí).

Ahora que ya sabes un poco sobre mí, voy a hablarte de varios

Aspectos importantes para la educación de nuestros niños y niñas.

  • Algo fundamental que creo que no tenemos que perder de vista es que estas personitas que tratamos de educar están aprendiendo y copiando 24 horas al día de su papá y su mamá (tengan la edad que tengan), aprenden por imitación, por lo tanto como ya sabes, pero me permito recordarte, van a ser y hacer lo que tú eres y haces y no lo que dices que hagan. Desde el vientre materno hasta los 7 años de edad (aproximadamente) los niños y niñas integran creencias, emociones, programas, secuencias de reacción… sin filtro. Esto quiere decir que ya antes de nacer aprenden de ti: como se siente uno ante la gente, el mundo, la familia, como reacciona ante determinadas situaciones, ante el dinero, la autoridad, los amigos y un infinito etcétera. Llegado a este punto, tal vez necesites coger aire… ¡respira! Y no te preocupes porque seguramente eres mucho mejor de lo que piensas.
  • Otro aspecto a entender es que viven en el presente, no saben como son o como van a ser; así que se van a comportar y a evolucionar siempre en relación a tus expectativas sobre ellos. Nosotros sentimos que son de una manera determinada, entonces nos comportamos con ellos como si ya fueran así, ellos sienten eso y cumplen tu expectativa, sea la que sea. Por este motivo nos conviene tener siempre en mente cómo queremos que nuestros hijos e hijas sean en el futuro, tener una idea clara de como les vamos a ver (sanos, prósperos, felices, con amor, con un trabajo del que disfrutan…) porque eso es lo que van a cumplir. Cuanto más lo “sueñes”, con más fuerza les va a llegar.
  • Somos 97% comunicación no verbal. Muy por encima de lo que les estás diciendo (muchas veces ni siquiera entienden tus palabras o no te están escuchando) les llega como lo dices. Es importante que antes de hablar sientas lo que les quieres transmitir. Así que, por ejemplo, si quieres transmitirles tu confianza para hacer algo, siente de verdad que pueden porque de lo contrario tu respiración y tu voz se cortan y tus ojos se abren por el miedo, y lo que les va a llegar es esto último. A veces es mejor dejarles experimentar sin estar muy cerca, así sacarán su potencial libremente, sin que interfieran tus miedos.
  • Más cosas: les va a doler… y así es la vida; no pretendas meterlos en una burbuja. Hay padres y madres que preparan el camino para sus hijos y hay padres y madres que preparan a sus hijos para el camino. Los niños y niñas viven en ensayo-error y eso es perfecto; pero somos los papis y mamis los que ponemos una carga emocional a los hechos (si se caen, si se equivocan, si pegan, si se llevan algo que no es suyo, si mienten…) y vemos problemas en lugar de lo que realmente hay: ¡oportunidades! para que aprendan a ser mejores y para que vayan creando las bases de lo que ya hemos visto que serán en el futuro (personas maravillosas y de éxito). Cuando por ejemplo un niño pega, lo que sucede en nosotros es que anticipamos un futuro en el que son “pegones”, y eso nos da miedo. En lugar de irte al miedo, lo que puedes hacer es celebrar que eso haya pasado ahora porque son pequeños y puedes explicarles desde el amor que pueden hacer otra cosa. Si lo aprenden ahora, no necesitarán repetirlo en el futuro, y eso es maravilloso 🙂
  • Siempre respira. Nuestra reacción debe ser siempre lo más calmada posible, lo que nos dará la mejor manera de actuar y a su vez les enseñará a actuar desde la calma. Una misma estrategia (enfadarse, consolar…) no funciona para todas las situaciones, no hagas siempre lo mismo. Por ejemplo: si te enfadas siempre que hacen algo “mal”, aprenderán a mentirte o a intentar esconderte las cosas. No necesitan eso, necesitan saber que cuando fallen (que lo harán) estaremos ahí para ayudarles y acompañarles. Habrá momentos en los que necesites enfadarte, otros en los que les “mimes”… lo importante es que siempre sean reacciones desde la calma, el amor y el respeto, desde ahí es imposible hacerlo mal 😉
  • Reconoce y ríete de tus errores, porque de esta manera te posicionas en un estado mejor para afrontarlos. Y así tus hijos o hijas aprenderán a que no pasa nada por equivocarse, a ser resilientes para salir más fuertes e inteligentes de las dificultades.
  • Nuestros hijos e hijas aprenden por repetición, así funciona el cerebro… es un error cuando nos ponemos nerviosos o enfadados porque “no hacen caso” y decimos: “¿cuántas veces tengo que repetir…?” La respuesta es muchas, pero muchas. El problema viene de enfadarnos, cansarnos pensando que no quieren hacer caso. Los niños y niñas no tienen intención de ponerte nervioso, de hecho la misma frase lo expresa claro: “te pones” nervioso, enfadado… (tú te pones). Quita la intencionalidad de sus actos, porque seguramente la energía que estás sintiendo viene de tus experiencias, frustraciones, miedos…
  • En muchas sesiones las personas hablan de que echaron de menos más tiempo con su padre o con su madre. Es importante que les dediques tiempo, todo el que puedas. Lo que haces ahora forma parte de su infancia, adolescencia… saca tu mejor versión siempre, pregunta, sé divertido, emociona, muestra, siente, ríete de ti mismo… Forjar el carácter de tus hijos o hijas es una carrera de fondo, en la que merece la pena esforzarse.

 

Espero que este artículo te ayude a reaccionar de la mejor manera posible el mayor número de veces.

¡¡Muestra a tus hij@s tu mejor versión!!

 

 

 

 

 

  Ana Luz Aparicio García
www.alternativaholistica.es
Facebook: alternarivaholistica
Blog: alternativaholistica.es/blog/

EL ARTE DE SABER ESCUCHAR.


 

Nacemos (en ausencia de patología) con la capacidad de oír, siendo uno de los sentidos a través de los cuales percibimos la información que nos rodea…¿y qué pasa con la capacidad de escuchar? ¿ es lo mismo?. A escuchar aprendemos (¡o no!) y qué necesaria resulta dicha capacidad para nutrirnos a través de las relaciones. Necesitamos escuchar, que nos escuchen y sentirnos escuchados. Detrás de este intercambio en la relación se esconden multitud de mensajes saludables y amorosos que guardamos en nuestro registro y permanecen como una “huella emocional”.
Es imprescindible en el contexto terapéutico, y no es una tarea fácil. Yo, a día de hoy, y tras trece años de experiencia profesional, sigo sintiendo la dificultad y soy consciente de las limitaciones con las que todavía cuento en este “arte”. Sin embargo, merece la pena esforzarse y practicar cada vez que tengamos la ocasión; con amigos, pareja, familiares…y sobre todo con nuestros hijos ¡importantísimo! es el primer eslabón de la cadena de las relaciones saludables. Por si os animáis a practicar, ahí van algunas habilidades que el “buen escuchador” maneja a la perfección:
– Siempre está en casa para poder recibir al que viene. Es imprescindible estar en el momento presente. Si estoy en el pasado (rumiando algo que me haya ocurrido) o en el futuro (elaborando planes) no estoy en el presente…y si no estoy…¿cómo voy a atender y escuchar al que tengo enfrente? ¡si no estoy! imposible. Es obvio, pero si somos honestos con nosotros mismos nos daremos cuenta de lo difícil que resulta y cuanto nos cuesta vivir el momento presente, segundo a segundo sin despistarnos por el camino e irnos “a por uvas”. Los niños saben perfectamente cuando estamos para ellos, cuando les estamos escuchando y cuando no, y no siempre podemos o nos sentimos capaces para hacerlo. Cuando esta situación se dé es mucho más saludable ser sincero y explicárselo que hacer un “como si” les estuviéramos escuchando. Y si dudáis, pensad que os parece más respetuoso y que preferiríais vosotros…
Sabe “escuchar” el lenguaje no verbal. El lenguaje no verbal es amplio (y rico) y engloba todo lo que no es “palabra” (muecas, gesticulaciones, mirada, tono y volumen de voz…). En el contexto terapéutico decimos que este lenguaje es mucho más sincero, miente menos que el verbal, por lo que es importante observarlo y tenerlo en cuenta para poder confrontar al paciente posibles incoherencias/disonancias entre lo que dice (lenguaje verbal) y cómo lo dice (lenguaje no verbal), y de esta manera, quizás, poder poner un poco de luz a lo que se encuentra en sombra, ampliando la conciencia sobre lo que le está ocurriendo y cómo se siente. Aplicado a nuestros hijos, a mí me parece una técnica muy útil también para ayudarles en el proceso de reconocimiento y manejo de sus propias emociones, incluso solamente describiendo cómo les percibimos, sin necesidad de señalar incoherencias. (“¡No paras de reír! ¿estás contento?”, “Esas cejas fruncidas, ¿qué significan?, ¿estás enfadado?”). De esta manera, favorecemos que los niños se sientan “vistos” y “escuchados” en su totalidad a la vez que potenciamos que se sientan seguros. A veces, no saben poner nombre a sus emociones, o se encuentran confusos respecto a lo que sienten (¡es difícil! muchos adultos tampoco saben hacerlo…). Ese “no saber” genera incertidumbre. Ayudarles en esta tarea de “reconocerse” les hace sentirse acompañados y protegidos.
– Tiene una buena “escucha interna” y desde ahí habla si considera necesario intervenir. No juzga, ni aconseja ni soluciona. El “buen escuchador” es bueno en el arte de escuchar a los demás porque primero ha aprendido a escucharse a sí mismo. Sabe parar, mirarse, escucharse, reconocer cómo se siente ante lo que el otro le está contando y qué necesita hacer. Como “buen escuchador” confía en su propio instinto y se deja llevar. No formula planes de acción ni frases tipo “lo que deberías hacer…”. Puede manifestar su opinión sin imponerla porque confía en las capacidades de las personas para “resolver”  y respeta sus elecciones aun cuando pueda no estar de acuerdo con ellas…qué importante confiar en nuestros hijos y “dejarles ser” para que ellos confíen en sí mismos y se permitan “ser” quienes son. La mayoría de los pacientes adultos que acuden a terapia con síntomas de índole depresiva necesitan trabajar en profundidad este punto en el algún momento de la terapia.
Si conseguimos aplicar en el día a día un poco de todo esto con nuestros hijos, les decimos sin hablar…
– Te veo.                                      
– Te atiendo.
– Te escucho.
– Eres importante para mí.
– Te respeto.
– Estoy aquí, contigo. Te acompaño. No estás solo.
– Puedes recurrir a mí cuando lo necesites.
– Me gusta estar contigo.
– Confío en ti.
– Está bien sentirse como te sientes. Está bien no saber cómo te sientes.
– Te quiero…
Y es que, cuando nos escuchamos “de verdad”, nos abrazamos el corazón sin tocarnos.
                                                                                                Silvia Cesteros.
                                                                                                Psicóloga.

MANUAL PARA LOS PRIMEROS 100 DÍAS TRAS EL DIAGNÓSTICO DE AUTISMO, por Mónica Ruiz

La organización sin ánimo de lucro Autism Speaks ha editado un documento titulado “Manual para los primeros 100 días”, a través del cual se ofrece a las familias de los niños diagnosticados con un Trastorno generalizado del desarrollo la información crítica que necesitan durante los primeros días tras el diagnóstico.
El manual contiene información y recomendaciones de diversos expertos en autismo, -entre ellos psicólogos-, y de padres de niños diagnosticados con un TEA, cuyo propósito principal es el de dar respuesta a las diferentes preguntas que suelen surgir ante un diagnóstico de esta naturaleza, tales como:

¿Qué es el autismo y cómo se diagnostica?
¿Cómo voy a manejar este diagnóstico?
¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

A lo largo del texto, se ofrece información sobre el autismo, su evaluación y tratamiento, señalando las bondades de contar con un diagnóstico y detallando las diferentes etapas por las que pueden pasar los padres hasta la aceptación del mismo. El manual subraya la importancia de la intervención temprana y detalla cómo obtener la ayuda que se necesita de acuerdo con las circunstancias –esto es, los servicios a los que tiene derecho y cómo solicitar su acceso a ellos-, los diferentes tipos de intervención y el relevante papel que juegan los psicólogos.
A este respecto, la guía incluye una serie de consejos provenientes de familias que han pasado por una situación similar, así como un “plan de acción semanal para los próximos 100 días” organizado en diferentes secciones (contactos, horarios, diagnósticos, terapia, Plan individual de servicios familiares y Plan educativo individualizado).
Autism Speaks 
http://www.austimspeaks.org/sites/default/files/documents/100-day-kit/manual_de_los_100_dias-pdf)

Recordemos algunas indicaciones sobre el TEA:

¿Qué es el autismo y cómo se diagnostica?

¿QUÉ NOS DICEN LOS ESTUDIOS REALIZADOS SOBRE EL AUTISMO?
Estudios realizados en países desarrollados como Inglaterra, Dinamarca y Estados Unidos, han señalado que de 3 a 5 niños de cada 10.000 tienen Autismo Infantil. En los Estados Unidos hay aproximadamente 60.000 niños autistas menores de 18 años, la mayoría en edad escolar.

Los varones están afectados de 3 a 4 veces más que las niñas. Esta enfermedad comienza al nacer o durante los tres primeros años de la vida del niño.

Aproximadamente un 30-50% de los niños que tienen un comportamiento autista, también presentan un problema neurológico (tal como espasticidad o epilepsia) esto se conoce como co-morbilidad del síndrome autista.

Estudios realizados en los Estados Unidos e Inglaterra han señalado que los niños autistas poseen padres con una educación más alta que el término medio de la población, pero esta afirmación se encuentra a debate.

Otras investigaciones hablan de alteraciones en el cerebelo, concretamente cambios en el número y tamaño de las neuronas de los núcleos cerebelosos, que sugiere un trastorno evolutivo en las relaciones sinápticas de estos núcleos. Estudios de neuroimágenes han evidenciado alteraciones en el volumen cerebral (disminuido), en la corteza cerebral y en el sistema límbico. También existen hallazgos inmunológicos que demuestran niveles de inmunoglobulinas alteradas, específicamente una inmunoglobulina A baja y una actividad deficiente del sistema del complemento.

En el estudio de las causas del Autismo se han desarrollado varias teorías y en la actualidad se considera que su origen es multifactorial. Entre las teorías que más aceptación han tenido están las genéticas, las neurobiológicas y las psicológicas.

CARACTERÍSTICAS CONDUCTUALES PARA DETECTAR EL AUTISMO EN NIÑOS PEQUEÑOS:

 

Basándonos en la definición de la A.P.A, las características del Autismo Infantil serían:

 Anomalías de la Interacción Social:
1. Déficit en conductas no verbales prosociales: no contacto visual, alteración en la expresión facial, posturas corporales y gestos anormales.
2. No relación con sus padres.
3. Ausencia de conductas espontáneas para compartir juegos, diversiones o intereses con los demás niños.
4. Ausencia o déficit muy importante en la reciprocidad social o emocional.
 Alteraciones de la Comunicación:
1. Retraso evolutivo del lenguaje que puede llegar a lo que se denomina agnosia verbal (es una alteración de la codificación y decodificación del lenguaje).
2. Uso repetitivo y estereotipado del lenguaje, con ecolalias inmediatas y/o retardadas (es la repetición de las palabras que dice el interlocutor).
 Conductas inhibidas y estereotipadas:
Vienen determinadas por repertorios de acciones ritualizadas, estereotipias motoras y el apego exagerado a determinados objetos, lo que ocasiona una resistencia al cambio, manifestada muchas veces en forma violenta.
 Alteraciones Cognitivas:
Existe una gran variabilidad, desde una deficiencia mental profunda hasta capacidades superiores. En algunos autistas, la irregularidad es tan marcada que un talento excepcional (memorizar listas de teléfonos, direcciones, la música, el dibujo, etc.) puede coexistir con una incompetencia mental global.

¿Cómo voy a manejar este diagnóstico?

LOS PADRES DE LOS NIÑOS AUTISTAS
Tener un niño con algún tipo de handicap, cualquiera que sea su problema (físico o mental), es muy duro de aceptar y de manejar. Los padres se pueden sentir culpables, preocupados, confundidos y desesperanzados con respecto al futuro del pequeño. Todas estas reacciones emocionales son válidas y legítimas, es aquí cuando médicos, educadores y psicólogos pueden ofrecer apoyo emocional y ayuda para sobrellevar el problema.

La mayoría de las personas sabe poco sobre el autismo, haciendo que los padres se sientan solos y extraños en la sociedad. De allí es que han surgido asociaciones de ayuda y atención de padres de niños autistas, para lograr la aceptación del problema y de someterse a la terapia adecuada a cada caso.

Asociaciones:
http://espectroautista.info/enlaces-recomendados/asociaciones

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

EL TRATAMIENTO DEL SINDROME AUTISTA
Hasta ahora no hay un tratamiento curativo del Autismo Infantil, sin embargo se han hecho progresos en la prevención de este problema al descubrir los posibles factores causales, ya mencionados anteriormente.

 

También se emplea la terapia farmacológica para el tratamiento de algunas afecciones que coexisten, tales como el insomnio, la hiperactividad, las convulsiones, las conductas autolesiva y heteroagresivas, etc.

En la actualidad se utilizan las técnicas de modificación conductual, la enseñanza de habilidades sociales, entrenamientos del lenguaje social, el condicionamiento operante, la pedagogía y psicología especializada, etc. Toda una serie de estrategias terapéuticas con el único objetivo de minimizar las carencias y lograr una mejor calidad de vida social.

No hay que olvidar que los padres de estos niños requieren de mucha ayuda, de entrenamiento en estrategias y recursos para el acompañamiento adecuado de estos niños en el hogar, ya que deberán aprender a convivir con el autismo durante toda la vida.

Mónica Ruiz Romero 
Col.16209
Puedes seguirnos en:
PRÓXIMO TALLER DE MÓNICA

TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático), VIOLENCIA OBSTÉTRICA Y SÍNDROME DE BURNOUT, por Mónica Ruiz

Muchos son los profesionales sanitarios que desconocen o ignoran los signos del trauma psicológico y emocional (Beck, 2004b). El parto puede ser altamente traumático para algunas mujeres,  resultado de las acciones (u omisiones) de los profesionales sanitarios. Las mujeres que viven y sienten su experiencia de parto como “un peligro real o amenaza vital para la madre o para su bebé” (Beck & Watson, 2008) les acompañan emociones de miedo, indefensión y terror seguidas de toda una serie de pensamientos que incluyen recuerdos vívidos del suceso, flashbacks, pesadillas e irritabilidad (Ayers, 2004; Olde, van der Hart, Kleber, & van Son, 2006). Estas mujeres están padeciendo un TEPT (Trastorno de Estrés Post Traumático).

Este síndrome es un trastorno de ansiedad que empezó a ser estudiado a partir de la observación de las secuelas psicológicas que presentaban algunos veteranos de la guerra del Vietnam. En 1980 se incluyó por primera vez en la Clasificación de Enfermedades Mentales DSM-III de la Asociación Psiquiátrica Americana. La cuarta edición de la DSM (Manual Diagnóstico) ampliaba la definición de trauma a “cualquier evento que suponga una amenaza de muerte o graves daños para la integridad físico de uno mismo o de otros, cuando la respuesta individual está marcada por el miedo extremo, la indefensión o el horror”. También se incluyen a las madres de bebés prematuros o gravemente enfermos tras el parto, así como a las madres con trastornos de ansiedad en el embarazo o que ya han tenido otras vivencias traumáticas previas.
El TEPT aparece con mayor frecuencia tras una cesárea urgente y también tras un parto vaginal instrumental.

Las mujeres describen su experiencia como una falta total de consideración hacia ellas como seres humanos (Beck, 2004b). Lo estaban pasando tan mal que solo deseaban que el tormento del parto terminara, incluso con fantasías de muerte como única forma de evadirse del intenso dolor y trauma (Thomson & Downe, 2008). Muchas seguían teniendo recuerdos muy vívidos años después del parto traumático y sin poder quitarse estos recuerdos de la cabeza por más que lo deseen.
Los síntomas del TEPT suelen alcanzar una intensidad máxima entre las cuatro y seis semanas tras el parto y posteriormente suelen ir disminuyendo, pero en algunos casos persisten meses o años.
Puede aparecer una reactivación de los síntomas en el siguiente embarazo. En algunos casos aparece entonces lo que se conoce con el nombre de “tocofobia” o pánico al parto. Se trata de mujeres que desean evitar a toda costa una experiencia traumática como la anterior, lo que a veces les lleva a solicitar una anestesia general o una cesárea programada. Muchas pasan el segundo embarazo obsesionadas con el siguiente parto. Una solución preventiva es contemplar la intervención psicológica conjunta por psicóloga y matrona.

Los profesionales, sobretodo, somos responsables de adquirir este conocimiento para realizar un acompañamiento adecuado durante el embarazo parto y postparto; así como el saber identificar y valorar la prevalencia de las emociones y los síntomas que pueden llegar a desembocar en una pérdida de la Salud Mental Perinatal de la mujer y del bienestar bebé.

Paralelamente, las acciones inadecuadas de los profesionales nos llevan a nombrar el concepto de VIOLENCIA OBSTÉTRICA; donde se contempla “un trato jerárquico deshumanizador, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, trayendo consigo pérdida de autonomía y capacidad de decidir libremente sobre sus cuerpos y sexualidad, impactando negativamente en la calidad de vida de las mujeres” (Ibone Olza, 2015).

¿Por qué los profesionales ejercen violencia obstétrica? Posibles causas podrían ser por:
– Falta de formación y de habilidades técnicas para afrontar los aspectos emocionales y sexuales del parto,
– El propio trauma no resuelto o
El SÍNDROME DE BURNOUT. Es un síndrome emocional que se venía observando en los profesionales de ayuda a personas. En 1981, Maslach definió el síndrome de Burnout como: “Pérdida de interés por la gente con la que se trabaja. Se caracteriza por un agotamiento emocional en el que el profesional ya no tiene ningún sentimiento positivo, simpatía o respeto hacia los pacientes o clientes”. En 1986 Maslach publica la definición más conocida y aceptada del Burnout: “Síndrome de agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal que puede ocurrir entre individuos que trabajan con personas”.

Es evidente que los profesionales que acompañan a la mujer en el parto y en la cesárea tienen un papel crucial. Por lo tanto, ante una mujer que presenta un TEPT completo es imprescindible buscar la ayuda terapéutica de un profesional de salud mental experto en la materia.

RECURSOS EN INTERNET:

Foro Apoyocesáreas: www.elistas.net/apoyocesareas
Funciona de manera gratuita. Para participar (o simplemente escuchar los testimonios) basta con suscribirse con una dirección de correo electrónica, personal o anónima y los mensajes se pueden recibir en la bandeja de correo o bien ser leídos en la web del foro. Actualmente cuenta con más mil suscriptores de distintos países de habla hispana y hay un alto volumen de mensajes diarios.

Lista de correo psicología y psiquiatría perinatal para profesionales interesados en la salud mental perinatal. http://es.groups.yahoo.com/group/psiperinatal/

En inglés:
TABS. La “Trauma and Birth stress” http://www.tabs.org.nz/
Es una asociación de afectadas por el Trastorno de Estrés Pos Traumático de Nueva Zelanda, pionera en la difusión de información y promotora de investigación científica en este tema

Birth Trauma  http://www.birthtraumaassociation.org.uk/
Asociación del Reino Unido que aúna el apoyo entre afectados y la coordinación de profesionales para la investigación y mejor comprensión del TEPT tras el parto. En su web además de numerosa información científica se pueden descargar folletos informativos para usuarios de hablar inglesa.

 
La atención humanizada al parto requiere de una perspectiva bidireccional: hacia los profesionales y hacia las mujeres (familia).
Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

EL PODER DE LAS PALABRAS: un cuento para abordar el acoso escolar, por Mónica Ruiz

El acoso escolar constituye, hoy en día, uno de los principales problemas en los centros escolares españoles, cuya frecuencia en las aulas se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.
El acoso escolar afecta a uno de cada cuatro alumnos de Primaria a Bachillerato, según el estudio Cisneros X sobre violencia y acoso escolar, alcanzando una incidencia del 23,30%.
Según señala este informe, únicamente el 10% del acoso escolar es físico, constituyendo la violencia psicológica el 90% de los casos.
Todos estos datos reflejan la importancia de llevar a cabo estrategias y mensajes que transmitan una tolerancia cero hacia este tipo de maltrato.

 

Con el propósito de resaltar la necesidad de poner inmediatamente en marcha medidas dirigidas a prevenir el acoso escolar, el Observatorio de Salud de la Infancia y de la Adolescencia de la Fundación FAROS del Hospital Sant Joan de Déu, ha publicado el cuento No es mi problema.

Este cuento aborda el bulliyng escolar desde el punto de vista de los niños, recordando a los lectores que el silencio es el mayor cómplice frente a esta acción, y enseñando que “el problema de uno, tarde o temprano lo puede ser de todos”.
El relato se enmarca dentro de la recopilación de cuentos que Faros ofrece en su plataforma digital Faros Familia, con el fin de fomentar la lectura y difundir valores y hábitos saludables en la población infantil.
Puedes acceder a él desde la Web FAROS en el siguiente enlace: http://faros.hsjdbcn.org/sites/default/files/no-es-mi-problema.pdf

 

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

El castigo físico

Muchas de nosotras hemos manifestado más de una vez nuestro disgusto en el grupo al contar que nos hemos encontrado en muros de Facebook ajenos a defensores del castigo físico, con los típicos argumentos de “toda la vida se ha hecho así y no ha pasado nada”, “a mí me pegaban y yo no estoy traumatizada”, etc.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre castigos (al final del post hay una lista de enlaces a artículos para completar esta información), pero creemos que, increíblemente, aún es necesario, en pleno siglo XXI, a recordar que el castigo físico no solo es ineficaz, sino que es CONTRAPRODUCENTE PARA EL NIÑO/A y supone UN DELITO para quien lo lleva a cabo TIPIFICADO EN EL CÓDIGO PENAL con penas de cárcel. El castigo físico se considera VIOLENCIA DOMÉSTICA. Y quien piense que esto es exagerado, que sepa que también parecía exagerada la tipificación del castigo físico a la mujer como delito cuando se estableció así hace bien poco.
“Es necesario”, “este niño se está ganando un cachete”, etc., son argumento de IGNORANTES que no tienen las HERRAMIENTAS EDUCATIVAS mínimas para educar a un menor, así que rogamos encarecidamente a quien piense así que estudie, que se informe, que aprenda opciones, que asista a talleres de gestión emocional para controlar su rabia y que haga lo que sea necesario para no volver a caer en la violencia física.
Entonces:
-¿Cuáles son las consecuencias del castigo? Consulta la información aquí.
-¿Qué hacer ante una rabieta del niño? Consulta la información aquí.
-¿Por qué mi niño “no se porta como yo quiero”? Consulta la información sobre el desarrollo moral aquí.
-¿Quiere decir esto que no puedo poner límites? Rotundamente, no. Conoce las opciones de la disciplina positiva aquí.

LA OBESIDAD INFANTIL. Ligero descenso en España. Por Mónica Ruiz

Respetar a nuestros hijos también significa revisar las pautas y hábitos nutricionales familiares, tanto desde el punto de vista de la calidad de los alimentos como desde la facilitación de la autorregulación en relación a la alimentación (Baby-Led Weaning). Por poner un ejemplo conductual, no obligar a acabar lo que haya en el plato y no obligar a comer.
Los niños con sobrepeso tienen una tendencia mucho mayor a convertirse en adultos con sobrepeso que los niños que mantienen su peso normal durante la adolescencia, además de potenciar otras complicaciones:

El estudio ‘Aladino’ (2013) Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España que está enmarcado dentro de La NAOS (Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) y de la iniciativa europea COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative) realizó un seguimiento de prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños de educación primaria e identificó los factores de riesgo asociados:
– Saltarse el desayuno (la primera ingesta del día),
– Disponer de televisión, video-juegos y dvd en la habitación,
– Ver televisión más de dos horas diarias,
– Dormir menos de 8 horas,
– Que los padres sean fumadores (especialmente si fuman los dos),
– Bajo nivel de ingresos económicos de la familia y
– Bajo nivel educativo de padres y madres.

Los datos del estudio ‘Aladino’ provienen de una muestra de 3.426 niños y niñas de entre 7 y 8 años, procedentes de 71 centros escolares, repartidos por todo el territorio español.
La prevalencia del sobrepeso entre los niños españoles es del 24,6% y la obesidad del 18,4%. En comparación con los resultados del mismo estudio en 2011 se evidencia una ligera mejoría, ya que la prevalencia del sobrepeso fue del 26,2% y de la obesidad del 19,1%. Lo que supone un descenso de 2,3 puntos (43% Aladino 2013 vs. 45,3% Aladino 2011).
En relación a las diferencias de género (sexo) y edad, los resultados muestran que si bien los niños y niñas presentan una prevalencia similar en sobrepeso, la obesidad infantil es superior en los niños frente a las niñas. Asimismo, los niños y niñas de 8 años tienen más problemas de sobrepeso y obesidad que los de 7 años.
Esto nos lleva a una nueva reflexión: Es necesario frenar estos problemas y promover la adopción de hábitos de vida saludables a lo largo de toda la vida.
Nuestros hijos merecen un mundo mejor. Sólo disponemos de un planeta donde vivir y un cuerpo con el que crecer y disfrutar ¡Cuidémonos!

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

 

Cuento para entender que mamá tiene que irse a trabajar “Siempre pienso en ti” de kathi Appelt y jane Dyer

Hola tribu, hoy os recomendamos, mis niños y yo, este precioso cuento; “Siempre pienso en ti”. “Siempre pienso en ti” trata el tema de la separación de madre e hijo por motivos laborales, de cuando tenemos que enfrentar, tanto madre como hijo, ese momento. En el cuento se explica lo doloroso que es para mama tener que despedirse y que a pesar de que esté lejos, ella no deja de pensar en su hijo, al igual que sabe que, su hijo, tampoco deja de pensar en ella.
No me gusta cuando la mami dice: “Mándame un beso, no llores, dime adiós con la manita.” Cuando el niño, se despide de ella mientras mira por la ventana del cole. Los niños si necesitan llorar, deben hacerlo, igual que los adultos. Así que eso lo matizo, ya sabéis que al leerles cuentos debemos atender a las pausas obligadas de sus preguntas, y a explicar lo que creemos debemos explicar en profundidad, o señalar como algo incorrecto o destacable por ser lo contrario, muy positivo.

 

La mami le explica cómo su amor se queda ahí, sobre su hombro sentadito, acompañándole durante todo el día. Que mientras juega, ese amor se vuelve muy pequeñito, lógicamente porque el niño se está divirtiendo, piensa menos en la separación, pero no deja de seguir queriendo y echando en falta a su madre, así libramos de ese sentimiento de culpa que puede haber en los momentos en los que parece que nos hemos olvidado de a quien echamos de menos. 
Con ejemplos tan sencillos le explica cómo su amor se adapta a su día a día, de este modo también le relata su actividad en el cole, lo que va a hacer en él, y cómo su amor sigue ahí, a su lado en cada actividad. Pero a mami le pasa igual, y del mismo modo relata el día a día de la madre cuando no está con el hijo, y cómo ella tiene presente la ausencia y el amor de su pequeño, así su hijo sabe qué hace mamá cuando no la ve. Y evidentemente, lo que más les gusta de todo el día, lo que de verdad les hace felices a ambos, es cuando le va a buscar mamá y le abraza muy fuerte y evidentemente le dice: ¡Hasta mañana no me separo de ti!
Así que lo vemos un cuento muy acertado para explicar la separación por cuestiones de trabajo, el ir a la guarde, porque el cuento se puede leer a partir de los 2 años sin problema, es muy ilustrado y de vocabulario sencillo. Los protagonistas de ka historia no son humanos, son dos pajaritos, y los compañeros de historia también son animales de otras especies.
 
Mayka Martín
DATOS DEL LIBRO -Nº de páginas: 32 págs. -Editorial: JUVENTUD -Lengua: CASTELLANO (lo hay en catalán) -Encuadernación: Tapa dura -ISBN: 9788426131737 -Año edición: 2000 -Plaza de edición: BARCELONA

VIOLENCIA FILIO – PARENTAL: QUÉ, QUIÉN, DÓNDE, CUÁNDO, CÓMO Y POR QUÉ, por Mónica Ruiz

La adolescencia de nuestros hijos, quizás, quede lejos todavía para algunas familias. Quiero compartir algunos de los resultados actuales en relación a la Violencia Filio – Parental ya que es un comportamiento que empieza a manifestarse en la adolescencia pero que se fundamenta durante la infancia, como indican algunos factores de riesgo que más adelante nombraré.
Vamos a analizar esta realidad.
La Violencia Filio – Parental (VFP) es un problema cada vez más evidente en los sistemas de protección social, sanitario y judicial, y aunque a día de hoy todavía existen muchas preguntas por responder, el interés de los profesionales por atender las necesidades de las familias crece, y con ello aumentan las respuestas. Definimos la VFP como un acto de abuso ejercido por los hijos hacia los padres cuyo objetivo es ganar poder y control sobre ellos. Este comportamiento se diferencia de las conductas disruptivas propias de la adolescencia, ya que se considera inaceptable y conlleva importantes secuelas para las víctimas.

 

En la actualidad diferenciamos tres tipos de VFP:
1. FÍSICA. Consiste en actos de violencia directos como empujar, abofetear, dar patadas o puñetazos a los padres, pegarles con algún objeto, amenazarles con elementos peligrosos, o romper, dar patadas o pintar/rayar objetos del hogar familiar;
2. PSICOLÓGICA. Implica insultos, gritos, intimidar a los padres, jugar maliciosamente con ellos, conducirles a pensar que están locos, hacerles exigencias irreales, insistir en que acaten sus normas, mentir, huir del hogar, y amenazar con suicidarse o con marcharse del hogar sin tener intención de hacerlo; y
3. ECONÓMICA O FINANCIERA. Incluye conductas como robar dinero o pertenencias, vender posesiones de los padres, incurrir en deudas que deberán pagar los progenitores, o exigir a los padres que les compren cosas que no pueden permitirse.

Esta violencia es continuada, y no se produce como defensa propia de agresiones, abusos sexuales o trato vejatorio hacia uno mismo o hacia otros miembros de la familia.
El estudio elaborado en el marco del proyecto de investigación PSI2012-33464 “La violencia escolar, de pareja y filio-parental en la adolescencia desde la perspectiva ecológica”, subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad de España, estima la prevalencia internacional de la VFP en torno al 10% – 18%. En España hablaríamos del 3,1% en violencia física y del 12,9% en violencia psicológica dentro del ámbito judicial.

Respecto al perfil del maltratador, son mayoritariamente adolescentes varones que ejercen la violencia hacia las madres o cuidadoras que asumen el rol de la crianza, con edades comprendidas entre los 40 – 50 años. Algunos trabajos muestran que, en general, los chicos ejercen más violencia física y las chicas cometen más violencia psicológica; no hay diferencias por género en violencia financiera.

Estos adolescentes, cuya capacidad de introspección y autodominio es escasa, habitualmente son poco empáticos, muy impulsivos y con baja tolerancia a la frustración. Además muestran tendencia hacia la irritabilidad y dificultades para controlar la ira, su modo de actuar es egoísta, y suelen creer que las cosas ocurren por azar o por el poder de otros y por tanto no pueden controlarlo por mucho que se esfuercen (locus de control externo). A nivel emocional su autoestima suele ser baja, se sienten poco satisfechos con la vida, tienen dificultad para expresar sus emociones (alexitimia), y pueden presentar una combinación de síntomas como angustia o problemas de sueño que les causa sufrimiento o malestar psicológico. Por otro lado, el consumo de sustancias tóxicas suele ser un disparador de la violencia, y en algunos casos la VFP converge con problemas de salud infanto-juvenil o con otro tipo de problemáticas antisociales fuera del ámbito familiar.

Dentro del contexto familiar, con la premisa de ‘no frustrar a los hijos’, los padres ejercen un estilo educativo principalmente permisivo, con ausencia de normas y reglas, donde los hijos cuentan con un elevado nivel de autonomía y responsabilidad impropio de su edad y madurez (ej edad de inicio del uso del móvil o salidas lúdico-festivas). Otros estilos educativos relacionados con la VFP son el autoritario y el negligente; si bien en términos generales hablamos de padres que ejercen un tipo de disciplina inconsistente, son críticos con sus hijos, y se percibe una baja cohesión afectiva entre ellos. Por último y quizás lo más relevante a destacar que ser testigo de violencia en la familia aumenta la probabilidad de que los hijos ejerzan violencia, ya que la identifican como legítima, útil y eficaz para resolver los conflictos.

También es importante destacar que la VFP no sólo concierne al ámbito familiar sino que también atañe a los ámbitos escolar y comunitario: los adolescentes que ejercen este tipo de violencia también presentan bajo rendimiento académico, tienen problemas para adaptarse a la escuela y suelen rechazarla; sus grupos de iguales suelen ser de riesgo (bien porque también ejercen VFP, bien porque presentan otro tipo de relaciones disfuncionales). Además estos adolescentes han crecido en una sociedad con valores violentos, donde prima la búsqueda del éxito fácil y los comportamientos inaceptables se permiten con naturalidad; el estilo democrático ha sido mal entendido y los roles naturales entre padres e hijos se ha reducido dentro y fuera del sistema familiar.

Con todo ello, y en respuesta al qué hacer y cómo actuar, destacar que la VFP es una problemática pluricausal que necesita medidas profesionales rigurosas y eficaces como las llevadas a cabo desde la Terapia Familiar Funcional y la Terapia Familiar Sistémica, terapias cuya filosofía se basa en que la conducta del adolescente ha de entenderse en el contexto en el que vive, y los objetivos de intervención van dirigidos a cambiar el patrón de interacción familiar y promover la colaboración entre los servicios implicados con el joven. Además, son programas con un buen nivel de protocolización, sometidos a evaluación continua de los cambios y resultados por parte de profesionales de alta cualificación. La situación actual pone de manifiesto la importancia, no sólo de seguir ampliando el conocimiento de la VFP en todos sus sentidos, sino también de poner en marcha campañas de sensibilización y prevención temprana, ya que las consecuencias tanto para los jóvenes como para sus familias conllevan elevados niveles de sufrimiento y un importante coste vital.

Artículo basado en la revista INFOCOP, número 71. Octubre – Diciembre 2015. Mª Luisa Martínez y Estefanía Estévez. Universidad Miguel Hernández de Elch

Mónica Ruiz Romero
Col.16209

Puedes seguirnos en:
Facebook www.facebook.com/tuespaciopsicologico
Blog tuespaciopsicologicoblog.blogspot.com
Web www.tuespaciopsicologico.com

Amor

 

Amor:
El amor es un concepto universal relativo a la afinidad entre seres, definido de diversas formas según las diferentes ideologías y puntos de vista (artísticocientíficofilosóficoreligioso). De manera habitual, y fundamentalmente en Occidente, se interpreta como un sentimiento relacionado con el afecto y el apego, y resultante y productor de una serie de actitudesemociones y experiencias. En el contexto filosófico, el amor es una virtud que representa todo el afecto, la bondad y la compasión del ser humano. También puede describirse como acciones dirigidas hacia otros y basadas en la compasión, o bien como acciones dirigidas hacia otros (o hacia uno mismo) y basadas en el afecto
 
Eso es el amor en la wikipedia, afinidad entre seres, de manera universal, y si nos fijamos más en occidente, sentimientos relacionados con el apego y el afecto…Bien, pensemos, entonces el amor se entiende que es algo bueno ¿no?, hace que dos personas compartan tiempo juntas, creen una familia si así lo desean, perpetúan la especie, etc.
Vale, entonces vamos a tirarnos a la piscina del amor y ver las clases de amor que hay.  
La clasificación más importante y que congrega a un mayor número de expertos acerca de cuáles son los tipos de amor, es la Teoría Triangular de Sternberg, que basa el amor en tres pilares: La pasión, la intimidad y el compromiso.
 
En ésta teoría triangular, cada una de estas palabras se sitúa en una de las puntas de un triángulo equilátero, pero en realidad en el amor, estas tres cosas van variando y mezclándose de manera muy distinta y así conseguimos 3 clases de amor:
 
*Amor Romántico: combinación de Intimidad y pasión
*Amor compañero: combinación de intimidad y compromiso
*Amor fatuo: combinación de compromiso y pasión
 

 

Os dejo una imagen que os lo hará ver algo mejor
 
foto sacada de https://psicologiaymente.net/psicologia/tipos-de-amor#!

 

Como podemos ver, ninguno de estos amores cumplen con los tres pilares, el único que lo hace es, según Stenberg, el amor perfecto o completo. Éste amor no es algo fácil de conseguir, pero es que tampoco es lo que queremos cada vez que empezamos una relación, éste tipo de amor está guardado solo para relaciones que nos han dejado huella de alguna manera y ha cubierto nuestras expectativas. Como veis, cada uno tendrá un concepto diferente de ese Amor completo.
 Bien, volvamos atrás entonces, voy a centrarme en el amor romántico, quiero saber por qué se está satanizando tanto últimamente. Según las nuevas corrientes que soplan, el amor romántico está basado en una serie de mitos, que serían:
 
        El amor todo lo puede
        El amor verdadero está predestinado
        El amor es lo más importante y requiere entrega total
        El amor es posesión y exclusividad
 
Bueno…analicemos esto con calma porque es para que nos dé un pasmo.
 
El amor todo lo puede, bueno, cuando alguien siente amor por otra persona puede llevar su vida a límites que ni siquiera conocía, sí, pero eso no significa que sea malo, todo depende de la manera en la que esto se manifiesta. Nadie me negará que el amor de una madre por su hijo que estaría dispuesta a hacer lo que fuera por él, no responde a esta frase, en cambio, por supuesto, nadie dirá que está mal hacer “lo que sea” por un hijo. ¿Por qué está mal hacer lo que sea por alguien a quién amas de manera voluntaria y en tus completas facultades mentales?
Seguimos.
 
El amor verdadero está predestinado, intentaré explicarlo de manera sencilla, todos actuamos de maneras que más o menos obedecen a un patrón, solemos tener ciclos de repetición en la vida y está claro que cada uno va hacia los sitios que va porque instintiva y subconscientemente se mueve hacia esos sitios. Dependiendo de en qué ciclo de nuestra vida estamos o el momento que estamos viviendo, buscamos o necesitamos cubrir ciertas necesidades ergo si en ese momento encontramos una persona compatible y que nos gusta como para empezar una relación con ella, es lógica la frase de “estábamos predestinados” ya que sí, está claro que si buscas personas conflictivas, encontrarás personas conflictivas, si buscas paz mental, te moverás en círculos que te la proporcionarán. Así que voilá, sí, estaba predestinado, porque estáis juntos. Otra cosa sería que ese ciclo fuera una rutina nada habitual en tu vida, ahí conozcas a alguien pero luego vuelvas a tu ciclo normal y veas que esa persona no pega nada contigo.
 
El amor es lo más importante y requiere  entrega total.  Creo que ésta frase va a ser difícil de analizar, veamos, cuando empezamos una relación de amor, la pasión es algo que está muy presente, las hormonas se revolucionan, nuestro cerebro está en plena ebullición. Lógicamente, hay un período en el que se necesita que el amor sea lo más importante para crear un vínculo de apego y afecto, sin roce no hay cariño, así que en algún momento debemos darle prioridad al amor para poder consolidar, si no apaga y vámonos. Lo de la entrega total, eso depende de cada persona, es de suponer que quien tenga una vida en la que deba conjugar niños, trabajo, extra-escolares, deberes, exámenes, etc., lo de la entrega total será difícil. Además de que una persona que no tiene alguna carencia sentimental o que no está pasando por malos momentos psicológicos, sabe distinguir entre amor y OBSESIÓN.
 
Por último vamos con el cuarto:
 
El amor es posesión y exclusividad este creo que es el más fácil de rebatir ya que la posesión es eso posesión, no amor, por lo tanto como he dicho antes, una persona “sana” mental y sentimentalmente, no necesita poseer o ser poseída (sin entrar en el morbo) y sabrá distinguir muy bien el amor de la OBSESIÓN Y LA POSESIÓN. 
El tema de la exclusividad, lo dejo al libre albedrío ya que según mi opinión, el ser humano no está diseñado genética y mentalmente para tener una sola pareja durante toda su etapa sexual, se puede desear estar con una persona durante mucho tiempo, sobre todo mientras esa pareja cumple tus expectativas y te sientes a gusto, eso no lo discuto, pero la exclusividad es un concepto extenso (puede haber exclusividad aunque tú y tu pareja acordéis que haya otra persona entre vosotros de manera puntual por ejemplo). El poliamor puede ser exclusivo.
 
Por tanto y después de todo éste rollo, lo que creo que se está haciendo, es mezclar conceptos, liar las cabezas de la gente, hacernos sentir mal por tener sentimientos por otras personas, eliminando cualquier rastro de romanticismo que pueda haber en una relación, ¿para qué? ¿qué se pretende con esto? Es muy fácil.
Que cada vez nos sintamos más libres, menos conectados entre nosotros, tengamos la sensación de que no pertenecemos a nada ni a nadie, que nada ni nadie puede retenernos, que no debemos pleitesía y que somos un solo individuo en el mundo, sin ataduras, sin raíces, sin nadie a quién rendir cuentas. Bien, habrá gente que esto les guste, esa total desconexión del mundo. Para mí, es una visión completamente egoísta, yo soy yo con mi universo, mis circunstancias, eso sí, de vez en cuando me buscaré un macho o una hembra para satisfacer ciertas necesidades fisiológicas, sentimentales y de conducta social dejando completamente claro nuestro acuerdo tácito de que no habrá nada de caballerosidad, nada de “te quieros”, nada de cenas románticas o típicos clichés sobre todo lo que te querré hasta que me muera….pppppfffffff.
 
Me vais a perdonar, pero yo quiero seguir teniendo mis” te quiero”, mis días de locura en los que cruzaría media España por verlo/a, mis días de melancolía en los que volvería al siglo xviii para poder “morir de amor” metafóricamente hablando. Quiero cantar a pleno pulmón canciones de amor románticas en las que se proclama a los cuatro vientos que no se puede vivir sin amor (porque es así, siempre hay un amor por algo que te mueve) y todo esto no impide que tnga mi propia capacidad de decisión, todo esto no me convierte en una persona que no puede hacer nada porque solo tiene el amor en la cabeza, ni me anula como persona.
Lo siento, pero a mí me gusta el amor romántico, y no quiero renunciar a él ni a los momentos de felicidad que éste me brinda.