¡Qué felices son las vacas! Por Lola Alcázar

Relato publicado en el Grupo de Escritura creativa de Facebook de la Editorial Cuatro Hojas. Cedido por la autora:

¡Qué felices son las vacas!
Bajo las viejas encinas ven a sus hijos crecer
entre nubes blancas flotando en el cielo azul.
La tierra es verde y fértil,
¡nada les falta!
Cuando yo sea madre, amamantaré a mi hijo en un jardín, en una plaza o en una terraza al sol tomándome una horchata.
Cuando sea madre…, me quedaré en casa. Tomaré zumos frescos de alfalfa y manzana.
Seré su fuente de vida que de mí emana.
Dormiré las siestas con él, en la cama. Y sentiré su aliento dulce en mi cara.
No quiero ir con frío y de madrugada a entregar a mi hijo a una madre alquilada.
No me van a confundir, ¡no! Es mi naturaleza, no soy culpable de nada.
Cuando tenga dos años, trabajaré para que no le falte de nada.
Cuando sea madre nadaremos juntos en un mar de agua cálida. Nos rebozaremos como croquetas en la playa.
Le enseñaré la nieve, la pondré en sus manos, para que su calor la transforme en agua.
Y si todo esto no puede ser, y si no me dejan ser madre,
que al menos me dejen ser vaca.
¡Qué felices son las vacas!

Autora: Lola Alcázar

La importancia de la tribu, por Yolanda Castillo

Desde niñas somos educadas para ser desunidas, autosuficientes y en muchos casos, parece que ser mujer es ser una super heroína que puede con todo, que no necesita a nadie.
Nos educaron para que nos comportemos como señoritas, que seamos reservadas y que no vayamos por ahí hablando de nuestros secretos, porque eso no está bien visto.
¿Cuántas de vosotras durante la infancia o adolescencia habéis escuchado una frase del género: “la que hoy es tu amiga, mañana puede ser tu peor enemiga”?
Seguro que muchas.
Nos han echo creer a lo largo de nuestras vidas que las mujeres somos rivales unas de las otras, que no hay un lugar para cada una, que la desunión es la fortaleza y supervivencia.
Mentiras para dominar y someter a la mujer, que han ido pasando de generación en generación. Pero a alguien se le ha olvidado contarnos, que las mujeres cuando nos juntamos, cuando estamos unidas hacemos cosas y en la mayoría de los casos, cosas increíbles, que inician cambios, que traen conciencia y despertar.
Cuando estamos unidas, creamos lazos, vínculos, un espacio para estar de forma verdadera, una tribu. La tribu es poderosa e importante, en cualquier etapa de la vida, pero todavía más cuando inicias la aventura de la maternidad.
Estar en tribu, es descontruir todos aquellos conceptos e ideas equivocadas que han ido pasando de generación en generación en nuestras familias. La tribu es un espacio creado por cada una de las mujeres y también para cada una de ellas; donde todas las mujeres que la componen, tienen espacio para ser y estar. Ser ellas mismas, mostrar su verdadera esencia, con sus fortalezas e inseguridades, porque las fortalezas individuales construyen las fortalezas del grupo. Las inseguridades, tienen un lugar seguro en el que permitirse salir, sin miedo, porque las demás mujeres de la tribu las van a escuchar, abrazar y juntas construyen un camino para que esas inseguridades se transformen en fortalezas y le permitan brillar.
La tribu es un lugar para compartir a la vez que creas lazos con otras mujeres. Compartes sabiendo que no vas a ser criticada ni juzgada por lo que sientes o por como te sientes. Solamente van a apoyarte, pero que grande es poder sentir esse apoyo y ese calor, ¿no crees?
Sumergida en este bucle de emociones que surge en esta aventura de la tribu, te das cuenta que las demás mujeres, esas que habías aprendido de niña que son tus rivales; son, están y sienten exactamente como tu.
Te das cuenta que estar con ellas en tribu, es sanador para ti, para ellas y para todas. Porque todas nos reconstruímos, somos acompañadas, escuchadas, tenemos un espacio para ser y brillar, individualmente y en conjunto.
¿Te imaginas como hubiese sido tu experiencia de maternidad con una tribu?
Sintiéndote en casa, en un lugar con otras mujeres similares a ti. Pasando por diferentes etapas de la maternidad, desde la pre-concepción, la gestación y también el puerperio.
¿Te imaginas que nutritivo hubiese sido? Compartir con todas esas mujeres que están pasando por etapas diferentes, pero que todas se resumen en el amor por la maternidade, las dudas, miedos e inseguridades que surgen.
Que enriquecedor hubiese sido vivir la maternidad rodeada de mujeres que te sostienen, que te dan contención y que te impulsan con amor y claridad para brillar con tu luz propia.
La maternidad, desde tiempos ancestrales, siempre ha sido cosa de mujeres, vivida en tribu, disfrutando del conocimiento, sabiduría y presencia de las más ancianas. Poco a poco, en una sociedad más medicalizada e industrializada, hemos perdido esta magia, este poder que teníamos estando unidas, viendo a otras mujeres tener sus experiencias de maternidad, que tan nutritivas eran para las demás. Hemos tenido que adaptarnos y en la mayoría de los casos, desde la pre-concepción, el embarazo, el pos-parto y el puerperio, los vivimos en soledad, con el vacío de no tener otras mujeres que nos sostengan, renegando y delegando nuestro poder femenino, nuestra sabiduría ancestral, el poder de escuchar nuestro cuerpo y la capacidad de ser y estar para nosotras y para las demás. La industrialización y la desunión, nos ha echo creer, que todo esto que he mencionado que era “nuestro”, se nos olvide que existe y aprendamos a sobrevivir sin ello.
¿Quieres vivir una maternidad diferente?, ¿Quieres recuperar tu voz?, ¿ Tener un lugar para ser, con tu caja de pandora al completo?
Entonces hermosa mujer, busca tu lugar, tu tribu. Ese espacio mágico donde podrás pasar por cada una de las etapas de la maternidad compartiendo con otras mujeres, creando lazos, siendo escuchada y acompañada, recuperando toda esa sabiduría que poco a poco has olvidado que tienes. Busca tu tribu y permítete ser y estar!
Nútrete de la tribu. Ella está incompleta sin ti.
En algún lugar te están esperando.
Atrévete a volver a la tribu y a navegar por la aventura de la maternidad de una forma plena.

Yolanda Castillo
Terapeuta, Doula, Educadora Perinatal, Asesora de Lactancia

Mi hijo/a se quiere pintar, ¿le dejo?

Es muy probable que muchas de nosotras hayamos visto hace años una niña de tres años con las uñas pintadas y hayamos pensado “mi hija nunca irá así”. Y es posible que ahora que somos madres esa opinión se haya relativizado un poco.

Si tu niño/a se quiere maquillar, habría que atender a cuatro variables:

 

  • La edad
  • El motivo
  • El sexo
  • El tipo de maquillaje

Antes de que os echéis encima, me explico:

En cuanto a la edad, si tu hijo/a es muy pequeño, lo más probable es que simplemente quiera jugar. A los peques les encanta pintarse la cara en las fiestas y esto es más o menos lo mismo. Para ellos es disfrazarse, y disfrazarse es un juego simbólico que contribuye a su aprendizaje y a su desarrollo, que además nos ayuda a los adultos a conocerles mejor al permitirnos comprobar cómo perciben nuestro mundo. La mayoría de las veces lo hacen por imitación, ya sea de la madre, la abuela u otros amigos.
El debate está entre si le debemos eliminar el pintauñas después o le dejamos ir así al cole. ¿Le enseñamos que puede jugar en casa, pero que no es apropiado ir al cole así? Quizás lo entiendan, o quizás no… Ahí ya cada familia tendrá que valorar si lo puede gestionar o merece la pena la rabieta… En todo caso, yo recomiendo pactarlo primero: Te pinto para jugar pero después lo tenemos que quitar, ¿vale?

Pero si hablamos de una niña de 9-10 años, tendremos que atender al motivo: ¿Está jugando a disfrazarse o está intentando ser más “guapa y sexi“? En ese caso habría que preguntarse qué ejemplo les estamos dando, qué modelos sociales tiene esa niña a su alrededor. Es muy difícil luchar contra corriente, y muchas preadolescentes tienen ya asimilado que el éxito social de una mujer se mide en base a su capacidad de seducir. Nos bombardean con publicidad, con modelos irreales, nos acomplejan…, y todo esto en una personalidad en construcción es difícil de gestionar, por lo que la educación es muy, muy importante desde que son pequeñas.

¿Pero y si es un poco mayor? ¿Si tiene 13-14 años? Pues hagamos un ejercicio de memoria: ¿Cómo éramos nosotras con 13-14 años? ¿En qué curso estábamos? ¿Cómo eran nuestras amigas? ¿Qué amigos teníamos? ¿Estábamos preocupadas por nuestra chocolatina y nuestros playmóbil o ya empezábamos a prestar atención a un niño, a pisar alguna discoteca en un cumple, etc.? Muchas veces nos escandalizamos porque nuestras hijas lo hagan y resulta que no es tan raro. Nuestra labor consiste en estar igualmente a su lado, en comprobar que es consciente de lo que está haciendo, en ayudarle a hacerse mayor.

¿Pero y si no es una niña? ¿Y si es un niño? Exactamente igual, hay que fijarse en la edad. Un niño pequeño quiere jugar de la misma manera que una niña. En cambio, un adolescente es más difícil de interpretar. Un adolescente que se maquilla exageradamente, lo más probable es que esté tratando de llamar la atención y lo que habrá que averiguar es por qué y cuál es su mensaje.

Y por último llegamos al tipo de maquillaje:
Sobre todo con los niños pequeños, nos preocupamos de comprarle productos específicos, que contengan químicos agresivos, etc. Si sabemos que a nuestro peque le gusta maquillarse y nos lo va a pedir, deberíamos tener la precaución de comprar también maquillaje ecológico.
No tiene sentido comprar una crema solar de filtro físico y luego dejarle usar nuestros cosméticos.
Os recordamos este post sobre los componentes químicos a evitar.

Aquí os dejo algunos enlaces a maquillajes ecológicos que, en estos casos, no está de más invertir:

Pintalabios:

Pintauñas:

Sombra de ojos:

Colorete:

__________________________________

 

¡Y aprovechamos para recordar que nuestro curso de BLW empieza en pocos días!
¡Apúntate aquí o escríbenos a cris@lardamma.com!

 

Secretos con mamá, por Yolanda castillo

Mamá tengo que contarte un secreto, cosas que quizás nunca has pensado.
Sabes, cuando todavía era muy pequeño y estaba creciendo en tu útero, sentía el latido de tu corazón. Sus latidos guiaban los míos, me fortalecían y me hacían sentir cuaáto me quieres; incluso antes de saber que yo estaba en tu útero.
Tu útero fue el mejor hogar, sentía tu calor y tu protección, siempre muy cerca de ti. Sé que tú me sentías, eso me hacía feliz.
Me movía, porque sentía los movimentos de tu útero como si fuese otro corazón que me abrazaba. Sabes mami, tu útero también late, así que has tenido la bendición de tener tres corazones acompasados dentro de tu cuerpo.
Cuando acariciabas tu barriga, sentía tus caricias, me hacía feliz saber que las manos que me acariciaban cuando nací estaban tan próximas de mi y yo las veía como un reflejo.
El sonido exterior que más me gustaba escuchar era tu voz, para mí una melodia. Reconozco el ritmo y el color de tu voz, desde que empecé a formarme dentro de ti.
Cuando nací, conseguía reconocer tu voz entre las demás voces que estaban cerca. Confía en ello mami, porque tu voz me ha guiado durante cuarenta semanas.
Me gustaba mucho cuando te movías. Tus paseos más tranquilos me hacían sentir acunado y acurrucado dentro de ti.
Cuando estabas más agitada y caminabas más rápido sentía que estábamos bailando juntos. Era un momento muy divertido.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
Me siento feliz al saber que iba contigo a todas partes.
Siempre me he sentido muy cerca de ti mamá.
En tu útero empecé a escribir en mi memoria un diario; el diario de esta aventura que iniciamos juntos.
Gracias mamá por darme la vida.

Yolanda Castillo
Doula, Terapeuta, Educadora perinatal.
Centro.medicina.holistica2013@gmail.com

Taller Maternidad Consciente Lardamma

En todo el tiempo que llevamos dedicadas de algún modo a la educación, la crianza y el cuidado, y especialmente en los últimos años en los que hemos estado dirigiendo varios grupos de Facebook relacionados con la crianza con apego, la maternidad empoderada y la educación consciente, nos hemos dado cuenta de cuáles son las principales dudas de las familias respecto a estos temas.

Y es que desde el momento de la concepción, especialmente en el caso de las madres primerizas, se abre ante nosotras una enorme responsabilidad: Muchas sabemos que no queremos regirnos por cómo se han hecho las cosas en los últimos tiempos. Sabemos que, como madres, queremos disfrutar de serlo, tomar las riendas del proceso y poder ofrecer lo mejor de nosotras mismas a nuestros bebés. 

Por eso hemos decidido, después de mucho tiempo preparándolo, sacar a la luz este taller con el que pretendemos ofrecer a las futuras familias o familias recientes una visión general de la maternidad en todos los sentidos (fisiológico, emocional, educativo, etc.) para empoderar a las mujeres y hacer que se sientan seguras sabiendo lo que se van a encontrar y lo que pueden esperar, pero sin adoctrinamiento: mostrando dónde y cómo poder conseguir la información, enlazando cada afirmación a contenidos oficiales o avalándola por profesionales (matrona, asesora de porteo, asesora de lactancia, enfermera, etc.).

Este curso tiene como objetivos principales:

  • Dotar de los recursos, capacidades y herramientas que permitan a las futuras familias tomar las riendas de su situación de una manera respetuosa y consciente.
  • Ofrecer una visión global de lo que supone la maternidad y la crianza y poner a disposición del/a alumno/a unos conocimientos aplicables que le ayuden a superar el día a día de esta nueva etapa de la manera más relajada y feliz.

 

 
_______________________________________________
 
 
 
CONTENIDOS DEL CURSO: 
 
1-El último mes del embarazo:
  • Preparativos
  • Cambios físicos
  • Cambios psíquicos
  • Pruebas médicas
  • Qué comprar para el bebé
  • Molestias típicas

 

2-El parto:
  • Síntomas de que el parto está cerca
  • El inicio del parto, formas en las que puede iniciarse
  • Cuándo acudir al hospital
  • Fases del parto
  • Parto inducido
  • Posibles complicaciones en un parto normal

 

3-El hospital
  • La llegada al hospital
  • La sala de dilatación: cómo es, qué ocurre
  • El parto: cómo y dónde puede tener lugar
  • El corte del cordón umbilical
  • Qué pasa después
  • Diferencias entre clínica privada y hospital público
  • Qué llevar cuando vas a dar a luz

 

4-El dolor
  • Preparación del suelo pélvico para el parto
  • Métodos para aliviar el dolor 

 

5-El plan de parto
  • Datos que incluyen
  • Dónde entregarlo
  • Plantilla para descargar

 

6-Las mentiras del parto
  • Maniobras denunciable
  • Cómo reclamar en caso de que sea necesario

 

7-El postparto
  • Consideraciones generales
  • Higiene
  • Sexo
  • Ejercicio físico
  • Alimentación
  • Depresión postparto

 

8-Porteo
  • Exterogestación
  • Porteo ergonómico: ventajas, tipos de porteo

 

9-El inicio de lactancia
  • Beneficios de la lactancia materna
  • Las primeras horas: el agarre del bebé y la subida de la leche
  • A demanda
  • Y si no puedes ofrecer lactancia materna…
  • Recursos

 

10-Papeles necesarios después del nacimiento: registro civil, tarjeta sanitaria, baja maternidad / paternidad, empadronamiento, ayudas familiares.
 
11- Cuidados básicos del recién nacido
  • Alimentación
  • Cordón umbilical
  • Cambio de pañal
  • El baño
  • Sueño
  • Temperatura
  • Costra láctea
  • Ojos y nariz
  • Uñas

 

12-Los partos en casa
  • Ventajas / inconvenientes
  • Cómo contratarlo / asociaciones
  • Testimonios de mujeres que han dado a luz en su casa

 

13- Eco
  • Productos químicos a evitar
  • Consejos de seguridad
  • Productos recomendados

14-Cesárea

 
15-Sueño del bebé y colecho
  • Patrones de sueño típicos del recién nacido
  • Establecer rutinas
  • El colecho: formas, beneficios, seguridad

 

16- Pañales de tela.
  • Ventajas, qué comprar, cómo usarlos.
  • Rentabilidad
  • Limpieza
  • Tipos de pañales
  • Posibles problemas y cómo solucionarlos 

 

17-Introducción a la educación y crianza respetuosa

 

_____________________________________________

Este curso está destinado a familias o futuras familias sensibilizadas con el trato a los menores, que crean en otra manera de criar, educar y cambiar el mundo.

Formadoras:

  • Tanya Cuadros, auxiliar de enfermería, asesora de lactancia, cocreadora de los grupos de facebook Crianza con apego respetuosa y consciente y Blw alimentación complementaria autorregulada y libre de papillas. Mamá a tiempo completo de dos.
  • Cristina Medrano, educadora social especializada en atención temprana, formadora y mamá de dos.

Curso ONLINE. Teleformación. Organiza tu tiempo como mejor te venga.

 


CONDICIONES LEGALES TALLER MATERNIDAD CONSCIENTE LARDAMMA

  • Vende este curso Cristina Medrano. Email: cris@lardamma.com. (Más datos aquí)
  • El curso está diseñado en un blog al que se dará acceso una vez formalizada la matrícula y durante todo el mes. Se podrá acceder a través de ordenador, móvil o tablet. El curso está compuesto por 17 lecciones en formato texto + imágenes + recursos y enlaces externos, y algunos de los temas incluyen además videos explicativos.
    El alumno afirma conocer que la metodología del curso es de teleformación y que no recibirá material impreso alguno. El curso se realizará a través de una plataforma formativa, donde encontrará toda la documentación necesaria.
    El acceso al curso da derecho a su vez a un mes de asesoría personal por parte de las formadoras (Tanya Cuadros y Cristina Medrano) y a la descarga gratuita del ebook “La crianza con apego”.
    La asesoría se llevará a cabo de manera pública en los comentarios de la plataforma del curso o por privado a través de mensajes de facebook o email (cris@lardamma.com y tanyalardamma82@gmail.com) durante todo el mes. Aunque un alumno tenga acceso al curso antes de esta fecha por haber formalizado la matrícula, será únicamente a lo largo del mes de cuando llevemos a cabo la asesoría personalizada.
  • Este curso tiene reservado el derecho de admisión.
  • Todo el contenido de la formación está sujeto a derechos de autor y propiedad intelectual, de los cuales es titular Cristina Medrano. El contenido de este curso no se podrá reproducir ni distribuir en ningún medio, ya sea con fines comerciales o no. Todo el contenido basado en derechos de autor de un tercero y adjunto a este taller como recursos de aprendizaje está debidamente señalado.
    Si durante la formación hay indicios del incumplimiento de estas normas, se le cancelarán al alumno los accesos de manera inmediata sin devolverle ninguna cantidad. Además, recurriremos a acciones para proteger los derechos de propiedad intelectual.
  • El precio de este taller es de 30€ IVA incluido.
    El pago se podrá realizar mediante paypal (miutopia459@gmail.com) o transferencia bancaria.
    Es muy importante poner en concepto “taller maternidad lardamma” y enviarnos vuestros datos (nombre completo, DNI y dirección postal) al email cris@lardamma.com para poder enviaros la factura de compra, imprescindible para cualquier reclamación o devolución.
    El pago se efectuará en el momento de la inscripción.
    Como el material se puede visionar de manera directa, no se admitirán las devoluciones una vez que se haya dado acceso a la plataforma.
    Lardamma.con no se responsabiliza de los problemas de acceso al curso que el alumno pueda tener derivados de la configuración de su equipo o de su conexión a Internet. 
  • Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas su uso.
  • Tu inscripción en este curso, supone el conocimiento y aceptación de estas normas.
  • La superación de este curso en ningún caso conlleva la  acreditación  para ejercer como asistente sanitario. El  alumno, no obstante, una  vez completado  el  curso habrá  adquirido  los  conocimientos que pueden  entenderse como básicos y complementarios a la formación de profesionales relacionadas con la crianza con apego: educación perinatal, doula, asesora, etc.

 

PROTECTORES SOLARES 2017

Como cada año por estas fechas, ya se empieza a ver movimiento en el grupo, preguntando por protectores solares que sean buenos para la piel de nuestros hijos y que no contengan componentes tóxicos entre sus ingredientes.
Vamos a hacer un repaso general a algunos temas que deben tenerse en cuenta antes de comprar un protector. Cosita importante: es fundamental evitar los que tienen dióxido de titanio, y más aún si es en forma de nanopartículas (NANO), porque se está estudiando la posibilidad de que sea cancerígeno.
 
 

PROTECTORES FÍSICOS Y QUÍMICOS:

Hablemos primero de los protectores solares químicos, sus ingredientes activos son:
 
Oxibenzona/Oxybenzone: es uno de los factores de protección solar más comunmente utilizados, y posiblemente el más dañino. Según la página web Enviromental Working Group Skin Deep, la oxibenzona “produce un exceso de especies reactivas de oxígeno que pueden interferir con la señalización de la célula, causar mutaciones en las células, llevar a la muerte celular y puede estar implicado en enfermedades cardiovasculares. La Oxibenzona también es conocida por ser abosorbida por la piel y por el torrente sanguíneo y puede afectar al sistema endócrino.
 
Avobenzone:penetra fácilmente en la piel y es un fuerte generador de radicales libres.
 
Fenol/Phenol:Su uso está prohibido en Canada y Japón. Existe limitada evidencia de que es cancerígeno. Es conocido por ser una toxina de sistema reproductor y del desarrollo. Además contamina el medio ambiente.
 
Octinoxato/Octinoxate (Octyl Methoxycinnamate): generalmente listado en los productos supuestamente naturales como “hecho a partir de la canela”. Es un disruptor endócrino, mimetista del estrógeno, facilita la penetración de otros químicos en el torrente sanguíneo, y produce las dañinas especies reactivas de oxígeno cuando es expuesto a la luz.
 
PABA (Octyl Dimethy PABA, PABA Ester): en el proceso de fabricación puede ser contaminado por nitrosaminas, un grupo de peligros químicos cancerígenos. También produce radicales libres en la piel, y los estudios han demostrado que causa mutaciones celulares. También facilita la entrada de otros químicos al torrente sanguíneo y es un disbruptor hormonal.
 
Octocrileno/Octocrylene: su uso está prohibido en Japón pues crea radicales libres en la piel cuando es expuesto al sol. Además facilita la entrada de otros químicos al torrente sanguíneo. Un estudio dice que cuando el octrocrileno penetra en la piel, el nivel de especies reactivas de oxígeno es mayor que el nivel producido naturalmente al estar expuestos a rayos UV.
 
Ahora hablemos de los protectores físicos y sus ingredientes activos:
 
Dióxido de Titanio/Titanium Dioxide: es un ingrediente peligroso incluso si no son nanopartículas. Es altamente fotoreactivo, es decir, genera los dañinos radicales libres al reaccionar con la luz, incluso puede producir un severo quemado solar mayor que si no usáramos protector solar. Las partículas irradiadas de dióxido de titanio pueden causar un daño oxidativo al ADN, lo que puede llevar a que se desarrolle un cáncer a la piel.
 
Óxido de Zinc/Zinc Oxide: El óxido de zinc es seguro siempre y cuando no se utilicen nanopartículas. Protege efectivamente contra los los rayos UVA y UVB. También es conocido por su uso para tratar desórdenes de la piel. Puede ser usado en infantes y en pieles sensibles.

 

Ahora vayamos con algunas cremas que son seguras y dónde adquirirlas
 
Acorelle Puor bebé SPF50+
Me encanta porque ya avisa de que no lleva parabenos, ni nanopartículas, ni zinc, es biodegradable, etc
Cuando la abres y tocas la crema crees que tu hijo se va a convertir en un fantasma de lo espesa que es, pero para nada, se extiende super bien y no deja rastro blanco. Casi.

Lo malo* lleva filtro físico de Dióxido de Titanio
Lo bueno es que si miramos su INCI, el 99% de los ingredientes son naturales y un 10% ecológicos. 
Vale unos 20€ y la podéis encontrar aquí. Clementine
Leche Solar ecológica Ajedrea
Esta es una empresa española nueva que el año pasado sacó una línea de productos ecológicos bastante buenos. Su ingrediente principal es el aceite de coco. También lleva aceite de almendras dulces, aloe vera, hierbabuena, romero, etc.
No consta su SPF porque al ser una empresa pequeña, no han realizado estudios en laboratorio para comprobar el potencial total, pero si vemos sus ingredientes, rondará el SPF40. 
La podéis encontrar en su web: Ajedrea
Spray Solar Alga Maris SPF50+
Creo que esta va a ser nuestra crema para este año. Es fácil de extender, lleva aceite de coco y cunde bastante. 
Lo malo: Óxido de Titanio como filtro
El año pasado hubo una polémica sobre la eficacia de la crema y su SPF, pero quedó demostrado que no solo era segura, sino que la mayoría de protectores solares no cumplían lo  que prometían. En fin,  si os gusta esta marca, podéis encontrarla aquí: Cocunat
Crema Solar Fluida 50+ Bjoj
Y tan fluida… Esta crema es perfecta siempre y cuando se la ponga un adulto al niño ya que es tan fluida, que solo con abrirla gotea y se pueden echar el bote entero si les dejamos que lo hagan ellos.
Lleva aceite de Karanja, semilla de lino, arroz, argán…
Muy buena opción para toda la familia ya que cunde y se extiende perfectamente y casi no deja rastro blanco. La podéis encontrar aquí: Laruedanatural
 
 
Para terminar os proponemos que si no os gusta ninguno y queréis preparar vuestro propio protector solar en casa, sigáis estos consejos: 
*PREPARAR TU PROPIO PROTECTOR SOLAR:
http://laboticaescondida.blogspot.com.es/…/prepara-tu-prote…
*EL DICCIONARIO DE LOS COMPONENTES, VAMOS, COMO E-LACTANCIA PERO EN QUÍMICO:
http://www.biodizionario.it/

“ME DA MIEDO IR AL MÉDICO”

La asistencia a médicos u hospitales puede provocar en muchos casos miedo y estrés a los menores. Es algo normal. El temor a no saber qué va a pasar, a quedarse solos con un desconocido que les va a hacer daño, etc.
Los niños aún no comprenden que, para poder curarse y encontrarse mejor, a veces es necesario pasar por pruebas o procedimientos que pueden resultar molestos. Este hecho, aumentado por la imaginación de los niños, puede dar lugar a ideas aterradoras.

CONSEJOS PARA REDUCIR EL MIEDO DE LOS NIÑOS A LA HORA DE IR AL PEDIATRA 

Jugar en casa a los médicos es una manera estupenda de familiarizarse con la situación y con los procedimientos más habituales.
Avisar al niño con antelación de que vamos a ir al médico, no engañarle diciéndole que vamos a otro sitio y comentarle la necesidad de ir (“para que el médico veo lo que te pasa y te de algo para que te cures”, etc.).
Identificar a qué tiene miedo exactamente y resolver sus dudas sobre lo que va a pasar.
Respetar su miedo, no quitar importancia al malestar del niño. Él realmente lo está pasando mal, así que evitaremos frases como “¡Pero si esto no es nada!”.
Mantener la calma. No ponernos nerviosos si el niño llora o se resiste a la exploración. Eso solo aumentará su estrés.
Advertir al pediatra del miedo que tiene el niño para que trate de facilitar la situación, le trate con calma y empatía o incluso le deje examinar el instrumental.
Leer cuentos sobre niños que van al médico para que conozcan lo que pasa y tengan un referente de actuación para estar tranquilos (“Cuentos de Hospitalandia”, de Mª Rosa González Carrera, EDITORIAL CUATRO HOJAS).
En general, es importante dar una imagen positiva del personal sanitario. No identificarlos con un castigo ni amenazarles con llevarles al médico si “se portan mal”. Así mismo, no amenazarles con inyecciones, etc.
Llevar al médico un muñeco tranquilizador o un objeto al que el niño tenga apego para que le ayude a relajarse.

DERECHOS DE LOS NIÑOS HOSPITALIZADOS:

Derecho a tener toda la información sobre lo que va a ocurrir: El niño estará más tranquilo y confiado si sabe lo que va a pasar, qué instrumental va a utilizar el médico, para qué sirve, etc. Por supuesto, la información conviene que esté adaptada a su capacidad de comprensión. (LEY 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica).
Derecho a la protección de la intimidad. Esto se refiere tanto a la intimidad física como moral. Si el niño lo está pasando mal, no debemos aumentar su estrés enseñándole su problema a más gente de la necesaria o comentando cosas que puedan avergonzarle. (Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad).
Derecho a identificar a los asistentes: El niño estará más tranquilo si, previamente a un pinchazo, se le dice “Hola, me llamo Cristina, soy enfermera, voy a sacarte un poco de sangre pero si estás tranquilo voy a acabar muy pronto y no te va a doler mucho”. (Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias).
Los padres o tutores que ostenten la patria potestad del niño tienen su representación legal y, por tanto, serán ellos quien tengan que dar el consentimiento a cualquier intervención.


MARCO JURÍDICO DE PROTECCIÓN AL NIÑO RESPECTO A INTERVENCIONES MÉDICAS:

Declaración de los Derechos de los Niños. ONU, 1959. 
Carta Europea de los Derechos de las Niñas y Niños Hospitalizados. Parlamento Europeo, 1986.
En ambas declaraciones se establece que el niño tiene derecho a recibir cuidados de un personal cualificado que conozca perfectamente las necesidades de cada grupo de edad, tanto en el plano físico como en el afectivo.
La Carta Europea de los Derechos de las Niñas y Niños Hospitalizados recoge expresamente que “el niño tiene derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que lo sustituya, el mayor tiempo posible durante su permanencia en el hospital no como espectadores pasivos, sino como elementos activos de la vida hospitalaria». El acompañamiento del menor es una necesidad básica a la que deben adaptarse los centros y su interés prima frente a cualquier otra consideración.
Constitución Española. 
Ley de Protección Jurídica del Menor, 1996. “El interés del menor prevalece sobre cualquier otro interés”.

Ebrópolis

Hace unos meses, Alicia Fontecha nos presentaba el proyecto Estelar que se está llevando a cabo en Zaragoza para atender a los bebés prematuros y a sus familias. En estos días han recibido el Premio Ebrópolis a las Buenas Prácticas Ciudadanas, seleccionadas entre más de 90 candidaturas. Este premio destacó “una clara muestra de los valores que permiten a una sociedad ser más humana y solidaria”

El premio Ebrópolis ha supuesto para Estelar una gran sorpresa y un gran reconocimiento al trabajo de todas las colaboradoras que participan en Estelar, ha proporcionado un gran nivel de difusión y respaldo económico, permitiéndonos seguir adelante y ampliando proyectos en paritorios y en peticiones especificas de las matronas del Miguel Servet.

Uno de los proyectos más impactantes de Estelar en el que cualquiera puede colaborar es la elaboración de gorritos para los bebés que no llegan a salir adelante… Todos los detalles del patrón y cómo ayudar, aquí: Gorrito Estelar con Patrón.

Adicta al adicto, ¿quién es el adicto?

Nos envía este post Justo Fernández, papá del Grupo Crianza con apego, 
adicto rehabilitado, autor –entre otros– de “Tu cocaína y la mía” 
y apoyo de familias y parejas que están sufriendo las consecuencias 
de la adicción de alguien cercano (justo.fernandez@hotmail.com).



Suena el teléfono. Son las ocho y media de la tarde. Es él. “Tardaré en llegar, estoy con unos amigos. Estate tranquila”.  Es su voz. O mejor dicho, es su otra voz. A ti, a estas alturas, solo te hace falta escuchar la primera palabra. No te cabe la menor duda de que ha vuelto a beber, como antes de ayer, y como antes de antes de ayer. Ya lo habéis hablado mil veces, un millón de veces. Al principio se lo decías con buen tono. “Cariño, yo creo que …”. Después enfadada. Cada vez más enfadada. Ahora quizás ya no quieras decir nada. 

También ha ocurrido demasiadas veces que se lo has pedido suplicando, desesperada. “Por favor, deja de beber… por tus hijos, por ti, por nosotros”. 
Esa tarde, tras colgar, miras de nuevo a los niños a través de la ausencia de su padre, y ese mirar te devuelve la profunda angustia que se suma a la ya acumulada.  Una vez más vuelves a mirar para ver que todo va a peor. Solo promesas incumplidas. Solo excusas, cuando no babas. Solo mentiras y más mentiras. Unas entreveradas con otras. Ya nada es verdad. Y todo se llena de miedo, de desconfianza.



Yo no soy tú, pero he sido él. Afortunadamente ahora la empatía me permite relatar tu sentir. Porque ahora puedo sentir. Antes, no. Había algo siempre presente entre yo y mis sentimientos, algo que hacía tanto ruido en mi interior que me impedía escuchar mi propio corazón, y mucho menos el de los demás. Era como si el Amor estuviera al otro lado de un muro que yo mismo había construido y que me partía en dos por dentro. El muro es mi propia cárcel.  Yo mismo era mi carcelero. Ya no había Libertad. Ya no había capacidad de sentir Amor. El muro es la adicción.
Hubo que tirar ese muro para que la emoción verdadera del ser volviera a fluir sanando el interior. Y se empieza necesariamente por dejar de poner más ladrillos en esa pared.  Y la pared, ya sin su constructor, se desmorona sola. Se puede hacer. De hecho, lo que hay que hacer es dejar de hacer: dejar de controlar, dejar de creerse capaz, dejar de resistirse, dejar de empeñarse.
Y a ti, que ahora estás leyendo esto mientras probablemente en tu corazón está él, te invito a que des un primer paso. Deja también de luchar contra él. Empieza a concebir que, para poder empezar a cambiar, es necesario saber que la adicción es una enfermedad. Abandona la idea de que es una mala conducta elegida libremente por el enfermo. Nadie elige sufrir. No es una cuestión de fuerza de voluntad. De hecho, la supuesta voluntad es la que le hace creer al adicto que él puede controlar su adicción. “Mañana lo dejo”. Se miente a sí mismo una y otra vez en una rueda que gira y gira sin final.

Ya toca cambiar. Toca dejar de ser adicto al adicto. Toca mirar desde otro lugar. Toca mirarle a él como un enfermo que necesita sanar. Toca dejarse ayudar. Y así, pronto, podrás ver a un hombre que ha recuperado el Amor, que se ha reencontrado justo donde se perdió, que se ha devuelto a sí mismo su perdida Libertad.

Todo va a ir bien.


Justo Fernández




Si estás pasando por una situación similar, 
escríbenos a cris@lardamma.com y trataremos de ayudarte.

Perejil en las bragas

Esta es mi opinión personal, 
que no significa que sea la opinión oficial de lardamma.com.

Cuando yo era pequeña, todos los veranos íbamos al pueblo a visitar a mis abuelos. 800 km. de infernales carreteras secundarias. Pasábamos allí un mínimo de 15 días y, para el viaje de vuelta, mi abuela me metía un ramillete de perejil en las bragas y me hacía una cruz de esparadrapo en el ombligo para que no me mareara (sabiduría ancestral, dicen). Sin embargo, al pasar por el puerto de Etxegarate, volvía a vomitar.
Mi abuela estaba encantada y decía que si no fuera por el perejil y el esparadrapo, me marearía mucho más.

Han pasado 30 años desde entonces pero hay patrones que se repiten. Por ejemplo, yo estoy hasta las narices de mi p*** m***** de coche que ha estado ya tres veces en el taller este año, pero mi marido está encantado con que un coche de 12 años apenas tenga los “percances habituales”.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? A que, si te empeñas en ver que algo funciona, lo vas a ver, pero eso no significa que realmente funcione.

Dicho de otra manera: Si tú estás convencida de que un cacho de resina de pino fosilizada al lado de la cara del bebé va a hacer que mágicamente no le duelan los dientes, pónsela. No hay ningún estudio ni ningún médico que lo avale, pero si te quedas más tranquila, adelante. Lo que yo no haría sería ponérselo en forma de collar. Yaaaaaa seeeeé que son collares pensados para bebés, que son cortitos, que es “imposible” que les pase nada con eso… Pero, propongo: ¿Por qué no te lo pones tú mientras le des de mamar? ¿O por qué no lo cuelgas por las noches del cabecero de la cama o de la cuna? ¿O por qué no se lo atas al tobillo mejor? (Y sigues teniendo cuidado de que no se le enganche). El supuesto efecto le llegará exactamente igual y eliminamos los riesgos.

Mucho ánimo a las mamás mordidas.

Cris. Educadora social especializada 
en atención temprana y directora editorial.