Matronas vs Doulas: un tema de carencias sociales, por Catalina Echeverry

Enlace al post original: http://www.mamatambiensabe.com/2015/02/matronas-vs-doulas-un-tema-de-carencias.html

Pues aquí estoy también yo dando mi opinión por petición de algunas amigas. Que sepan ustedes que no me gusta entrar en los debates que se caldean en las redes sociales porque por lo general responden al calor del momento. Pero en esta ocasión es diferente, no se trata de un malestar de la blogesfera maternopaternal solamente, aquí estamos hablando de cosas que a priori no se ven, pero están ahí… presentes, entre líneas.

Por si aún existe alguien por ahí que no sepa de que va el tema, les aconsejo que lean el artículo muy bien contrastado de el periódico ABC o hagan la búsqueda “Informe Doulas”. Total y en resumen no se trata más que de el grito al unísono de un colectivo que se ha visto amenazado por las practicas de otro colectivo que bien podría no existir, pero que responde a un vacío de la sociedad, a una necesidad intrínseca del ser humano: el acompañamiento.

¿Que si deben o no existir las Doulas?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Yo diría que dadas las circunstancias actuales y el nuevo modelo social en el que las familias son cada vez menos cercanas (tanto física como emocionalmente), que las mujeres estamos cada vez más desconectadas de nuestra capacidad de maternar (años de tener que escuchar que el parto es doloroso, que mejor la epidural, que no tienes porque sufrir, que una cesárea programada es ideal para todos -sobretodo para el médico- que todo lo que necesitas está a portada de tarjeta de crédito: cuna, arrullador, biberones, calientabiberones, pastillas para interrumpir tu lactancia, porque claro… si no puedes dar de lactar no pasa nada, que mejor hacerte una ecografía en 4D cada dos meses así puedes “conectar” con tu bebé y saber cómo es… en fin) que el desmesurado flujo e influjo de información en lugar de dejarnos las cosas más claras a veces nos produce mayor incertidumbre, más dudas, mas miedos… y que dadas las actuales circunstancias, de soledad de soledades en las que solemos encontrarnos las madres gestantes y los padres acompañantes… SI, menos mal existen!

Según el Informe Doula, éstas han surgido debido a un “vacío legal que permite que personas sin la formación sanitaria acompañen a las mujeres gestantes e intervenir”. Yo aquí haría una puntualización… el vacío no es legal, no… el vacío es social!

Que si las matronas tienen en su deber y haber el acompañamiento y por eso hay intrusión en las funciones, no lo voy a negar que pueda llegar a ser así; pero si las matronas realmente hicieran ese trabajo de acompañamiento durante la gestación, el parto y el puerperio, permanente, cercano, directo y personalizado que las gestantes merecemos y deseamos, entonces muy seguramente la figura de las Doulas no sería necesaria ni accesoria.

Aquí lo que debería preocupar a la sociedad no es si hay o no prácticas “caníbales por proponer la placentofagia” o si son sectas que hacen rituales, porque no se trata de una cacería de brujas, que esas creía yo eran propias de los siglos del oscurantismo.. (ah pero se me olvidaba que parece ser que en paralelo a la nueva era o Era de Acuario hay una Era del Nuevo Oscurantismo que ve como amenaza cualquier cosa que no esté escrita y regida por unas normas del siglo pasado o más…) No, nada de eso debería preocuparnos, lo que nos debería estar ocupando en estos momentos es saber qué pasó con la Red de apoyo familiar o tribal, qué estamos haciendo como sociedad para acompañar a estas madres solas, llenas de temores, de angustias, de dudas… y entonces tal vez encontremos que en cierta medida todos podríamos ser ese apoyo… no sólo las Doulas o las matronas.

Y es que en éste país todo lo que tenga que ver con “Parto respetado”, “Lactancia Materna”, “Empoderamiento de la maternidad” o “Aborto” enciende las alarmas… Curioso, que todo lo que esté relacionado con la libertad de decisión de las mujeres sobre su propio cuerpo de inmediato es asumido como una afrenta al sistema en general y motivo de polémica y ataque leguleyo (uy… no muy lejos de lo que sucede en África con la MGF) que miedo!!!

Hago ahora un inciso… mi experiencia con las matronas de éste país ha sido más que lamentable. De las 8 o 9 que me vieron durante el embarazo y las dos del parto, no hubo una sola que me mirara a los ojos, que me tomara de la mano, que se preocupara por mi o por mi marido, todo lo contrario, a mi pobre marido siempre lo sacaban de la sala… y el matrosaurio que me hizo un tacto en la semana 37 sin mi consentimiento y que me produjo hasta un pequeño sangrado, y que al yo quejarme me dijo (textualmente) – No se queje, que el agujero ya lo trae de casa! … le deseo un buen retiro… porque es un monstruo que no debería ejercer una profesión tan noble que requiere mucho más que una formación sanitaria… una formación humanística: porque no somos ganado! somos personas que merecemos mucha consideración!.

¡Es mi cuerpo y yo decido!

La Tribu, por Roberta Bastiani

El universo sobre mi

Ya he tenido suficiente,
necesito alguien que comprenda
que estoy sola en medio de un montón de gente
Qué puedo hacer

Quiero vivir, quiero gritar,
quiero sentir el universo sobre mí
Quiero correr en libertad,
quiero llorar de felicidad
Quiero vivir, quiero sentir el universo sobre mí
Como un naufrago en el mar, quiero encontrar mi sitio
Sólo encontrar mi sitio

Estas palabras pertenecen a la canción de Amaral titulada El universo sobre mí, y explican perfectamente cómo me sentí muchas veces cuando me convertí en madre. Sola en medio de un montón de gente, nadando contracorriente, diciéndome a mí misma viendo lo que se considera normal, me alegro de ser rara, pero al mismo tiempo sufriendo la gélida caricia de la incomprensión.

Creo que hoy en día el hecho de tener un hijo parece dar vía libre a las opiniones no solicitadas: recuerdo todas aquellas visitas congregadas alrededor de mi cama de hospital explicándome lo mal que lo estaba haciendo; esas charlas vacías con las mamás del parque, esas que tienen bebés que duermen solos desde temprana edad, se salen de todas las curvas de los percentiles, dejan el pañal con 18 meses sin un solo escape y nunca jamás tienen una rabieta, reflejo de la excelente educación que les brindan sus padres; esas críticas bienintencionadas y con intención de ayudar de amigos y familiares, que se consideran con derecho a aleccionar por el simple hecho de haber tenido más hijos, o haberlos tenido hace unas cuantas décadas, o que sin haberlos tenido siquiera piensan que es su deber imponerte su punto de vista basado en “lo que siempre se ha hecho”; esas dudas que corroen, ¿será normal? ¿lo estaré haciendo bien?, dudas que no me atrevía a preguntar en la mayoría de los casos.

Ser madre supuso un antes y un después en mi vida, pero también me ayudó a darme cuenta de lo sola que estaba, solo éramos mi marido y yo, dos náufragos abrazados que intentaban ver más allá del horizonte.

Sé que no es totalmente cierto, pero en esos primeros tiempos sentía que no tenía a nadie: mi madre había muerto, mis abuelas y mi tía también, la familia política no compartía mi visión de la maternidad, mis amigas sin hijos iban a otro rumbo y a mis amigas con hijos les notaba una pizca de cariñosa condescendencia.

Dos años más tarde, me encontraba desesperada por un supuesto problema de sueño de mi hijo; en realidad, no era un problema propiamente dicho: simplemente, el niño no dormía como se suponía que debía hacerlo, me decían que tenía el famoso “insomnio infantil por hábitos incorrectos” por mi culpa, y que tenía que “curarle” dejándole llorar.

Esa noche, me senté frente al ordenador y tecleé por primera vez las palabras que cambiaron mi vida: Dormir sin llorar. Así fue como encontré el foro, mientras dejaba escapar un suspiro de alivio al darme cuenta de que, al fin y al cabo, mi hijo era perfectamente normal.

Tras un tiempo prudencial leyendo en la sombra, decidí publicar tímidamente mi primera consulta. Unas horas más tarde, recibí una respuesta. Para ser sincera, no recuerdo exactamente qué me dijo, porque lo que realmente me llegó iba más allá de las palabras: una persona que no me conocía de nada había dedicado unos minutos de su valioso tiempo a escribirme unas líneas con el único objetivo de hacer que me sintiera mejor. Había tendido un puente entre su mundo y el mío, me había ofrecido una mano amiga a la cual agarrarme para dar el salto a una nueva dimensión.

Esa es la esencia de los foros, las webs, las redes sociales, los grupos de whatsapp. Una tribu virtual, a menudo desperdigada a lo largo y a lo ancho del globo, personas que en ocasiones están a miles de kilómetros de distancia y a las que notamos más cercana que el vecino de abajo. El anonimato de los nicks, la pantalla que sirve de barrera a menudo hacen que nos abramos más, y acabemos contando a una mamá desconocida lo que no nos atrevemos a compartir con la cuñada.

Hemos perdido el espíritu de la tribu, nos pasamos la vida compitiendo y hemos olvidado lo que significa cooperar, estamos demasiado ocupados para pararnos a escuchar, para dar un simple abrazo a quien lo necesita. Vivimos enlatados, al lado de vecinos de los que no sabemos nada excepto unas pocas frases captadas a través de la pared. Nuestros niños son solo nuestros, de unos padres que en ocasiones tienen que hacer malabares para poder dedicarles el tiempo que se merecen y compatibilizarlo con el trabajo y con un sinfín de obligaciones. Ya no son de todos como antaño; no me refiero a esa nostalgia rancia y retrógrada de quien añora los tiempos en los que se podía dar un coscorrón al niño del vecino sin que te denunciaran por maltrato infantil, sino al sentimiento de responsabilidad colectiva, a la obligación moral de no permitir que un niño se extravíe, a no mirar hacia otro lado si se pone a jugar con una botella de cristal.

Ese espíritu lo estamos recuperando, está a un clic de ratón de distancia. Puedo exponer algo que me preocupa y en algún momento alguien al otro lado encontrará unas palabras para mí; puedo intentar ayudar a mi vez a alguien que lo necesita. Pero me gustaría tener a mi tribu cerca, lo bastante cerca para poder dar y recibir achuchones en los momentos de bajón, para preguntarles por sus revisiones médicas y las tutorías en el colegio sin tener que tirar de nuevas tecnologías; en Dormir sin llorar solíamos bromear con comprar una isla polinesia como hizo Marlon Brando y montar allí una comuna de crianza con apego. Si algún día se tercia, contad conmigo.

Para terminar, un abrazo enorme a todas las personas que forman parte de mi tribu: no os voy a nombrar porque no quiero cometer el imperdonable error de olvidarme de alguien, pero sabéis quiénes soy. Gracias a vuestro apoyo, ya no me siento sola en medio de un montón de gente.

Por cortesía de  http://elmundodekim.blogspot.com.es/

Publicidad

¿Tienes un negocio relacionado con la maternidad o la crianza respetuosa?
¿Te gustaría llegar a mucha más gente que pudiera estar interesada?
¿Quieres tener la posibilidad de anunciarte en esta web y en nuestros nueve grupos de facebook con miles de seguidores?

¡Consúltanos sin compromiso!

cris@lardamma.com
tanya@lardamma.com
O escríbenos a través del formulario de contacto indicándonos tus datos.

Contratación de profesionales

Si necesitas ayuda, dínoslo.

¿Necesitas una doula?
¿Una matrona que asista partos en casa?
¿Una madre de día?
¿Un/a enfermero/a o cuidador/a?
¿Un/a profesor/a particular?
¿Una asesora de lactancia?
¿Cualquier otro profesional relacionado con la maternidad o la crianza respetuosa?

Consulta con nosotras. Podemos ponerte en contacto con los mejores profesionales.

cris@lardamma.com
tanya@lardamma.com
O escríbenos a través del formulario de contacto indicándonos tus datos.

2. Asesoría y talleres BLW

 

Da el paso.

Si tienes o vas a tener un bebé que aún no ha iniciado la alimentación complementaria y te gustaría aprender más sobre este método respetuoso de introducción de la alimentación, esta es tu opción.

-Enséñale a tu bebé a comer solito
-Transmítele el gusto por la comida
-Enséñale a conocer los diferentes sabores y texturas
-Convierte el momento de la comida familiar en un placer.

Si quieres conocer los beneficios del BLW sobre la alimentación tradicional, consulta aquí.

La oferta incluye:

-Acceso al taller online sobre BLW.
-Videoconferencia por skype para consultar dudas.
-Seguimiento durante un mes.

Apúntate al taller que más gusta de nuestra página. Con más de 10 años de experiencia, ayudamos a las mamás y los papás que se encuentran en las primeras etapas de la vida de su bebé. ¿Cómo empiezo?, ¿qué puedo ofrecer y qué no?, ¿se atragantará?…

Con nuestro taller responderás todas tus dudas y podrás saber cómo reaccionar en cada momento. Disponemos de un apartado de primeros auxilios para que os sintáis más seguros cuando decidáis dar el paso. Fotos, vídeos y audios. Todo incluido para que no tengáis ninguna duda. Y si os queda alguna, siempre tendréis nuestra asesoría.

cris@lardamma.com
tanya@lardamma.com
O escríbenos a través del formulario de contacto indicándonos tus datos.

Escapismo

O prácticas de ladrón de guante blanco.

Son las 21 hora zulu. Después de aplicar anestesia a través de teta (también llamada CCK), el objetivo ha sido derruido y ronca plácidamente en lugar seguro.

Llega el momento más complicado de la operación… Salir de su lado sin ser oidos. Me deslizo suavemente. La respiración propia deja de ser importante y aguanto… Cualquier movimiento en falso puede echar por tierra la misión.

Un pie se desliza delante del otro. Pausa y respiro. Ahora el otro pie.

El dintel de la puerta está cerca, y con él, la libertad.

Nos acercamos al objetivo mientras se sigue oyendo la respiración acompasada de “personita”.

Me encuentro bajo el quicio de la puerta.

Se despierta y vuelta a empezar la operación “sueño nocturno”. Más suerte para la próxima vez… O no.

Post cedido del blog De aquí a la maternidad.

CAMBIOS por Cristina Davó

La importancia de los cambios durante la vida 

Después de cinco años de carrera y siete estudiando oposiciones mientras trabajaba, por fin aprobé, saqué plaza y pude dedicarme a la enseñanza, aunque ello supuso dejar mi casa y trasladarme a otra comunidad. Soy profesora de secundaria, de Lengua y Literatura. Así se produjo el primer gran cambio en mi vida.

El contacto con los niños y adolescentes me ha enseñado mucho, es lo más rico de mi trabajo, aprender de ellos. Sin embargo, conocer el sistema educativo desde dentro ha sido mayormente una gran decepción. No hay recursos para el tipo de enseñanza que me gustaría ofrecer y, sobre todo, no hay en general ilusión por cambiar las cosas ni conciencia de que los métodos tradicionales de productividad, competitividad y finalidad “borreguil” de los planes de estudio deben abandonarse en pro de una educación emocional, que fomente la creatividad del alumnado y potencie las cualidades de cada uno y de cada una como individuos singulares.

Es mi experiencia en los dos centros que he trabajado, tampoco quiero decir que sea así en todos los IES públicos, pero lo cierto es que los currículos y el sistema de enseñanza predominante están obsoletos según mi opinión. Aún así, entro cada día con fuerzas renovadas en el aula, voy siempre a la zaga de mis compañeros de departamento, sin completar las programaciones porque suelo prescindir del encorsetamiento del libro de texto, realizo toda la formación que puedo para implementar métodos alternativos…

En definitiva, me dejo la piel, creo, para motivar a mis alumnos y alumnas con una asignatura que suele ser de extremos (les gusta o la odian), que a mí me apasiona, pero cuyo enfoque es tan teórico, tan repetitivo, que puede resultar aburrida e incluso frustrante. Con lo maravillosa que es la Lengua, es nuestra herramienta de comunicación, el vehículo de nuestros pensamientos, la palabra es poder, la sintaxis ordena nuestros esquemas mentales, la comprensión lectora nos hace libres… Sí, pero no tal y como está planteada. Podría seguir hablando de este tema, exponiendo todas mis inquietudes y el desánimo que a veces me embarga y cómo resurge mi entusiasmo cuando veo los frutos de mi trabajo.

Sin embargo, quiero contar el segundo y más profundo cambio de mi vida. Comenzó hace dos años, cuando me quedé embarazada por primera vez. Nunca he sido una persona de convencionalismos, mi vida no ha seguido los senderos marcados por esta sociedad, he actuado siempre según mis principios a pesar de que no cuadraran con lo que se esperaba de mí. Así, mi pareja y yo no decidimos embarcarnos en la búsqueda de un hijo hasta que realmente no lo deseamos (después de 15 años de relación). Pero las cosas no salen siempre como una espera y la niña que llevaba en mi vientre no pudo nacer, la perdí a las 22 semanas.

Era mi niña, y ese sería otro tema, por qué la gente quiere que la olvide cuando para mí siempre será mi primera hija, tiene su nombre y es insustituible. Sufrí mucho, tuve que pasar por un parto inducido, para salir del hospital con los brazos vacíos. Sin embargo, ya sí se había despertado en mí la lucecita de la maternidad y seguimos intentándolo. Después de otro aborto a las 9 semanas, en octubre pasado por fin tuve a mi hijo, Marcos. El embarazo tampoco fue fácil, con reposo desde los seis meses por riesgo de parto prematuro, mi padre falleció en el transcurso del reposo y no pude despedirlo… Los golpes que vamos recibiendo en esto del vivir.

Y así culminó el gran cambio. El que me ha transformado por completo. Leí mucho durante el embarazo y lo sigo haciendo en los ratitos que consigo sacar, la mayoría con mi niño encima durmiendo. Me parece increíble cómo algunas personas (todavía mayoría) no se cuestionan nada en relación con la crianza de sus hijos, aceptan lo que se supone que es “normal” o “lo que se ha hecho toda la vida”, creen en la palabra de su pediatra como si fuera dios y no sienten la inquietud de cuestionar si lo que están haciendo responde a su instinto y al sentido común.

Yo no puedo decir que tuviera instinto maternal, era una mujer activa, deportista, me gustaba arreglarme y quizá incluso se podría decir que era superficial, creía en mi trabajo como forma de realizarme. Y ahora, después de casi cinco meses con mi peque, no quiero volver al trabajo (no es que no quiera volver a trabajar nunca, porque me encanta mi profesión), me da igual que me digan que estoy estropeada, me olvido de horarios y soy inmensamente feliz de estar todo el día con la teta fuera porque veo la repercusión que tiene en mi bebé lo a gusto que me siento con lo que ahora me toca, que es criarlo.

Me he dado cuenta (aún más) de que estamos sumergidos en una sociedad superflua, movida por los intereses económicos y que no valora para nada la crianza de un hijo. Todo lo que nos venden como “normal” o como “bueno” para nuestros bebés y niños no lo es para ellos, sino para nosotros, como adultos que debemos volver al trabajo en seguida, debemos seguir con nuestra vida de antes como si no hubiésemos tenido al hijo. Salir, arreglarse, borrar cuanto antes las huellas del parto, volver a ser la de antes. Pues no, yo nunca lo seré. Ni quiero.

Ahora lo que quiero es estar con mi hijo, disfrutar de una etapa tan corta y que pasa tan rápido. Estoy orgullosa de haber parido de forma natural, a pesar de que me desgarré entera y aún no he superado las secuelas, por lo que algunas mujeres ya me han recordado mi empecinamiento y lo bien que me hubiera ido con una cesárea. Soy muy feliz de haber insistido con una lactancia muy difícil al principio y que me provocó muchas molestias los dos primeros meses.

Siempre me he sentido contenta de portear y sentir el calor de mi hijo, lo a gusto que va (vamos). Siento orgullo de que mi bebé duerma con nosotros a pierna suelta, de que se críe con nuestro perro, apuesto a que muchos productos supuestamente seguros que se llevan a la boca los niños son más nocivos que un animal limpio y cuidado. Creo que la palabra sería empoderada, en fin, de guiarme por mi instinto y hacer oídos sordos del bombardeo de mi alrededor. Sé que me queda mucho por luchar y por eso me encanta pertenecer a esta tribu, porque me siento menos sola y menos loca, porque aquí encuentro fuerzas para continuar por el camino que he tomado cuando todos están en contra (menos mi pareja, él sí me apoya incondicionalmente). Y ya por último, que soy muy dada a enrollarme, sé que mi hijo no va a ir a la guardería, ni va a ir al colegio a los 3 años.

Yo no puedo dejar de trabajar (por ahora), pero afortunadamente su padre estará con él por las mañanas. Creo que este año de elecciones deberíamos de exigir a los partidos que planteen (y luego cumplan) medidas de apoyo a la maternidad, a la lactancia, a la crianza, a la educación libre. Somos ya muchas personas las que estamos cambiando las cosas, pero es necesario el apoyo económico y social. Que dejemos de ser vistos como hippies locos, radicales, y se reconozca la importancia de lo que estamos haciendo. Prometo volver por aquí. Gracias por todo. CDR

Lactancia Informada (por Mayka Martín)

La importancia de una buena información

Lactancia Informada
Somos mamíferos, aunque haya quien se permita la desfachatez de negarlo amparada por grades índices de audiencia y ninguna información o formación. La información es poder, lo habrás leído u oído antes, y lo es en todos los aspectos de la vida.
Desde que la educación se ha vuelto algo a lo que todos deberíamos tener acceso, muchas son las trabas que se han puesto para que no lleguemos a ella de forma encubierta ¿qué tiene esto que ver con la lactancia? Mucho.
A las grandes empresas no les interesa que tu lactancia natural sea plena.
A las empresas productoras de leches artificiales, y todo artilugio que pertenezca a este mundo (biberones, tetinas, esterilizadores, chupetes, aguas minerales, calienta biberones, guarda biberones, termos…etc), y por supuesto a las empresas a las que les interesa una mamá que cumpla más como trabajadora en su empresa, que como madre,  a pesar de que nuestras bajas o tiempos de lactancia estén pagados por la Seguridad Social, así que realmente no les supone pérdida alguna, no les interesa que des el pecho.
El tiempo que las empresas tienen obligación para darnos en el periodo de lactancia es de risa y un insulto. Como mucho podemos aspirar a extraernos la leche, pero nadie puede usar esos tiempos para ir a su casa dar el pecho y volver. La lactancia requiere paciencia, paz, disfrute, sosiego, es un tiempo entre madre e hijo, algo maravilloso, que no se hace deprisa y corriendo y casi por obligación. Nuestro hijo no puede ser víctima de ese estrés. Pero aquí estamos, esperando que sindicatos, partidos o feministas (de las de verdad) exijan ampliar esos tiempos o las bajas por maternidad y al menos se acerquen a las recomendaciones de la OMS.
Medios
Los medios de difusión masivos son las vías por las que el gobierno, que obedece a lo que dictan las grandes empresas, se vale para lavarnos el cerebro, nos dicen subliminalmente por dónde debemos ir, y qué debemos hacer y sentir.
¿Cuándo has visto un anuncio por parte del Ministerio de Sanidad promoviendo la lactancia materna? Yo no lo he visto jamás, máxime un cartel en la sala de espera del pediatra, no en la del tocólogo…Cuando es algo que nos deben explicar antes de dar a luz.
No importa que la lactancia natural suponga un ahorro en medicamentos, porque no es prioridad la salud de los ciudadanos. La industria farmacéutica tiene igual peso que la misma banca, creo que así lo entenderás mejor. Estas empresas también subvencionan partidos y campañas electorales. Sí, es algo que no suele saberse. Los sobrecitos de papillas, y leches que regalan en los maletines que nos dan al dar a luz, ya nos avisan de que fracasaremos. Ya han inculcado eso de que con el biberón crecen más gorditos y “lustrosos”. Un bebé gordito, es un adulto gordito… ¿eso es garantizarles lo mejor?
No son nuestros hijos, no son cosas, son fruto del deseo de traer otra vida al mundo, pero es otra vida, y una responsabilidad, al margen de que sea nuestra felicidad darles lo mejor desde el 1º momento. Igual que cuidas lo que comes en el embarazo, cuida de darle lo mejor una vez nacido, y por supuesto, aliméntate como si estuvieras embarazada porque sigues dándole de comer.
No hay anuncios fomentando la lactancia tampoco en periódicos, ni en radios. La leche materna no se paga, por lo tanto no interesa fomentarla. Ni siquiera hay anuncios en las revistas infantiles o maternales ¿por qué? Porque esas revistas no son más que sustentadas por la industria que mueve la maternidad al servicio del capitalismo. La teta no paga, no produce beneficios más allá de la salud de nuestro hijo y la propia. Por ello no les interesa que estés INFORMADA.
Así que, cada vez que veas anuncios de leches de fórmula, recuerda que la tuya ni se compra, ni se vende, porque es la mejor. Y que la INFORMACIÓN es tu poder, en esto y en todo.
 
La lactancia materna empieza en el parto
La información sobre la lactancia debería ser el eje de las clases pre parto, pero apenas le dedican una clase.
La figura de la doula, muy difamada por intereses también de las grandes empresas, ya que promueven la lactancia natural, los partos respetados, y se evitan lo quirúrgico e industrial, sería un apoyo que aseguraría el éxito de la lactancia. La matrona, desde luego viéndonos a los 15 días de haber dado a luz, o cuando la masificación de la salud pública se lo permite, no es quien nos pueda asegurar e informar con la paciencia debida sobre la lactancia. Al margen que igualmente tiende a empujarnos a la lactancia artificial, sobre todo si es más de un bebé, gemelos, lo sé por experiencia. Con el cuento de que pobre no vas a poder, y que cara de cansancio etc etc, y como si estuvieran preocupadas por ti, te dicen: no puedes. ¿Cuándo aprenderán de que nosotras podemos con lo que nos echen? Siempre ha sido así, somos las fuertes digan lo que digan.
Los círculos familiares cada vez están más lejanos, no tenemos a alguien cercano que nos aconseje. La generación de la que venimos ya es la que empezó a dar biberones a consecuencia de las campañas masivas pro lactancia artificial, apoyado por un feminismo mal entendido o engañado por la autonomía materna que vendían los anuncios gracias a los de leches industriales. Sobre esto ya hablamos más adelante.
Algo básico es aprender que la lactancia empieza en nuestro parto.
Nada más nacer nuestro pequeño, se enfrenta al frío, a un ambiente desconocido, al miedo, a dejar de oír el corazón de mami, y al hambre…Así que debemos exigir que nos dejen tenerlo sobre nuestro pecho desnudo en cuanto sea posible, si todo es correcto nada más salir. El contacto piel con piel es básico, incluso si tienes una cesárea debes pedirlo, puedes pedirlo y disfrutarlo si te ponen la epidural. No temas, no sientes nada, y la ansiedad por ver a tu hijo te evita pensar en nada más, no temas a una cesárea con epidural si te toca, ni creas que si sufres una cesárea no podrás dar el pecho, es falso.
En cuanto esté sobre ti acércale a tu pecho, tu hijo te olerá enseguida, y su reflejo de succión e instinto de ¡mamífero! actuará. Ponerle al pecho nada más nacer es muy importante, para los dos.
Asegúrate de que no le den a tu hijo biberón de ningún tipo, tu pecho y nada más. Si ocurre cualquier circunstancia anómala explica siempre que tu intención es la lactancia materna exclusiva, es tu derecho, y ten a mano teléfonos para consultar.
 
Información
La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que la mejor manera de alimentar a un bebé es con la leche materna, en exclusiva, hasta los seis meses y con alimentación complementaria hasta los dos años.
Al ser mamíferas, estamos naturalmente preparadas para dar de mamar, lo no natural es no poder hacerlo. Pero ¿Por qué tantas mujeres dicen querer dar el pecho y no lo consiguen?
Hay infinidad de mitos, y sobre todo, intencionalmente, han sembrado la duda sobre el poder de la maternidad en nosotras, el contro,que la madre y sólo la madre tiene.
Hay muchas dudas, o problemas que surgen durante la lactancia, algo que siempre ha pasado y que se ha solventado ¿por qué ahora no vamos a poder? ¿Somos más dueñas de nuestra naturaleza o menos?
Cuando surge un problema, tener cerca, a una doula, a la que localizar en cualquier momento es asegurar al 100% la lactancia natural, salvo que existiera una razón física de peso que lo impida claro, ella te lo dirá. También, si no tenemos acceso a la doula, podemos recurrir a la matrona. Podemos consultar a la Liga de la Leche de nuestra zona, a una asesora de lactancia, también hay grupos en redes sociales (asegúrate de que sean fiables), en nuestra plataforma Lactancia Informada. No te dejes guiar por cualquiera ¿Dejarías a tu hijo en brazos de desconocidos?
Dónde informarte, debes buscarlo antes de dar a luz, incluso yo diría que a partir de los 7 meses de gestación. Algunos partos se adelantan. Igual que se tiene preparada la canastilla, es decir, lo material que sustentará a nuestro pequeño ¿por qué no asegurarles lo más importante tras darle a luz? Asegurarle una lactancia natural es asegurarles la salud, el vínculo emocional saludable para ambos y un sinfín de cosas positivas que iremos relatando, pero para poderles asegurar lo mejor debemos tener una lactancia informada. Nuestra plataforma #LactanciaInformada, está constantemente informando, hay personas especializadas en ello y que te ayudaran o remitirán donde mejor puedan hacerlo para tener una lactancia con éxito.
Desde aquí seguiremos intentando darte el poder y el control de tu naturaleza. Queremos devolverte tu instinto mamífero porque somos naturalmente libres, y no precisamos de artificios. Nadie se va a lucrar a costa de la salud de nuestros hijos, sobre todo porque estemos mal informadas. Y recuerda, la teta no es esclavitud, ni te ata a tu hijo. Si te sientes feminista, no hay nada que te haga más mujer y dueña de tu cuerpo que disfrutar del poder de amamantar a tus crías, no depender de nada, sólo tú y tu hijo, nada ni nadie más.
¿Por qué crees que se persigue la lactancia materna en público? No tiene lógica salvo que te preguntes si es que no interesa que se normalice, si es que se ha cosificado tanto nuestro cuerpo que dar el pecho se ha vuelto también algo sexual ¿vamos a sucumbir? Yo no, nosotras ¡no!
La teta es poder, y es nuestro, de nuestros hijos, naturalmente.
(Seguiremos informando y desarrollando sobre temas o cosas concretas mencionadas en este artículo)

Mayka Martín

Alimentos a evitar antes del primer año

A EVITAR ANTES DEL AÑO

-Lácteos
-Frutos secos (por el riesgo de atragantamiento)
-Carne de caza (por la contaminación por plomo)
-Pescados grandes, cabezas de gambas y cuerpos de crustáceos (por la contaminación por mercurio y el cadmio, respectivamente)
-Verduras de hoja verde (por los nitritos del suelo)
-Miel (por posible contaminación de botulismo)

¡Y, por supuesto, todo sin sal ni azúcar!

BLW y arcadas

Diferencia entre arcada y asfixia

El BLW se trata de una alimentación libre de papillas desde el principio, autorregulada por el bebé donde es él quien decide qué, cómo, cuánto y cuándo comer.

Nosotros ponemos comida sana a su alcance y respetamos sus ritmos.
Hay que tener en cuenta una serie de medidas de seguridad, pero básicamente se trata de que el niño esté preparado. Que haya cumplido los seis meses como mínimo, se mantenga sentado y erguido, muestre interés por la comida y sea capaz de cogerla y llevársela a la boca.

Debe estar correctamente sentado en su trona o en el regazo de un adulto y se debe evitar la sal, el azúcar, los alimentos duros y redondeados (como los frutos secos)

Aunque al aprender a gestionar los alimentos desde el principio, corren menos riesgo de atragantarse, siempre que se tiene un bebé conviene tener unas nociones de primeros auxilios en bebés y niños.

Diferencia entre Asfixia por ahogamiento y Arcadas X reflejo de extrusión.

(*) Asfixia o ahogamientos

Cuando un niño se está ahogando o asfixiando, significa que un objeto -generalmente un alimento o un juguete- se le ha quedado alojado en la tráquea (la vía respiratoria) e impide que el aire fluya con normalidad hacia y desde los pulmones.

La tráquea suele estar protegida por un pequeño colgajo o pliegue de cartílago denominado epiglotis. La tráquea y el esófago comparten un orificio en la parte posterior de la garganta, y la epiglotis actúa a modo de tapa, cerrándose sobre la tráquea cada vez que la persona traga.

Eso permite que los alimentos pasen hacia el esófago e impide que bajen por la tráquea. Pero, de vez en cuando, la epiglotis no se cierra lo suficientemente deprisa y los objetos se cuelan o deslizan por la tráquea. Esto es lo que ocurre cuando se dice que algo “se ha ido por el otro tubo”.

La mayoría de las veces, el alimento u objeto solo bloquea la tráquea parcialmente y lo más probable es que sea expulsado tosiendo y la respiración se vuelva a restablecer. Un niño que se atraganta o parezca estar asfixiándose pero pueda toser y sea capaz de respirar y hablar, probablemente se recuperará sin ayuda.

El episodio puede resultar sumamente incómodo y preocupante para un padre, pero lo más probable es que el niño se recupere completamente y se encuentre bien al cabo de pocos segundos. Alunas veces, no obstante, el objeto puede entrar en la tráquea y obstruir completamente el paso del aire. Si el flujo del aire hacia y desde los pulmones queda obstruido y el cerebro deja de recibir oxígeno, la asfixia por aspiración puede convertirse en una emergencia que podría poner en peligro la vida del niño.

Un niño puede estar asfixiándose y necesitar ayuda inmediata si: No puede respirar jadea o boquea, haciendo esfuerzos para respirar. no puede hablar, llorar ni emitir sonidos.se pone azul.se sujeta la garganta o agita los brazos, parece aterrado En estos casos, inicie inmediatamente los empujes abdominales de rescate conocidos como “maniobra de Heimlich”, el procedimiento estándar de primeros auxilios para casos de asfixia por aspiración, si sabe cómo hacerlos correctamente.

He aquí algunos contextos en que usted se podría encontrar y algunos consejos sobre cómo debería afrontarlos: Si un niño se está asfixiando y tosiendo pero puede hablar y respirar, la vía respiratoria no está completamente obstruida y es mejor no hacer nada. Probablemente el niño se encontrará bien tras un buen ataque de tos. No intente sacarle el objeto de la garganta o de la boca ni tampoco darle palmadas en la espalda.

Cualquiera de estos pasos podría empujar el objeto todavía más abajo en la vía respiratoria y empeorar la situación. Acompañe al niño y mantenga la calma hasta que termine el episodio. si un niño está consciente pero no puede respirar, hablar ni hacer ruidos o se está poniendo azul, la situación requiere los empujes abdominales de la maniobra de Heimlich. Inicie los empujes abdominales, si ha recibido preparación al respecto.

Si no lo ha hecho ni hay otra persona que pueda realizarlos, llame al 112 y pida ayuda. Si un niño estaba asfixiándose y ahora está inconsciente y no respira, pida ayuda y realice inmediatamente la reanimación cardiopulmonar (RCP) si ha recibido formación al respecto

Cuándo acudir al médico o buscar ayuda

Usted debería llevar a su hijo al servicio de urgencias médicas después de cualquier episodio de asfixia importante, especialmente si su hijo tiene tos persistente, babea, tiene arcadas, jadea y/o tiene dificultades para respirar o tragar.

Si su hijo ha tenido un episodio en que parecía que iba a asfixiarse pero se recuperó tras un ataque de tos, no habrá necesidad de solicitar atención médica inmediata pero, no obstante, debería llamar a su pediatra.

(*)Prevenir la asfixia por aspiración Desafortunadamente, todos los niños están expuestos al riesgo de asfixia por aspiración, pero los menores de tres años son especialmente vulnerables. Los niños pequeños tienden a meterse objetos en la boca y también tienen vías respiratorias más pequeños que se pueden obstruir con mayor facilidad. Además, no tienen mucha experiencia masticatoria y tienden a tragarse los alimentos enteros. Usted puede ayudar a minimizar los riesgos de asfixia por aspiración.

Alimentos peligrosos

Los alimentos que suponen un riesgo de asfixia por aspiración incluyen los perritos calientes, las uvas, las zanahorias crudas, los frutos secos, las pasas, los caramelos duros o pegajosos, las cucharadas repletas de mantequilla de maní u otras cremas o patés densos, los trozos grandes de carne o queso y las palomitas de maíz. A la hora de la comidas, asegúrese de servir los alimentos del niño en trozos pequeños y manejables.

Eso significa cortar las uvas a cuartos, cortar los perritos calientes o salchichas a lo largo y a rodajitas (quitándoles la piel dura) y cocinar las verduras en vez de servirlas crudas. Enseñe a sus hijos a sentarse a las horas de las comidas y tentempiés y a que no hablen ni se rían mientras tengan comida en la boca.

Los juguetes y los objetos de uso doméstico también son un riesgo de asfixia por aspiración; tenga cuidado con los globos desinflados, las monedas, las cuentas o bolitas, las partes pequeñas de los juguetes y las pilas. Antes de que sus hijos aprendan a desplazarse solos, revise el suelo de su casa para comprobar que no hay objetos que podrían llevarse a la boca y aspirar.

La reanimación cardiopulmonar (RCP) y los cursos de primeros auxilios son un deber para los padres, otros cuidadores de niños y las niñeras.

(*) Arcadas, o lo que normalmente se confunde con atragantamiento.

El reflejo de extrusión consiste precisamente en que, cuando se introduce un alimento en la parte anterior de la boca, se expulsa al exterior con la lengua. Este reflejo permite a los pequeños expulsar de su boca cualquier alimento que no sea líquido o de la textura de la mama, o del sabor y olor de la leche.

El reflejo de extrusión sólo desaparece entre los 4 y 6 meses de edad, siempre que se “practique” con la comida. Muchas veces este reflejo es interpretado como una señal de que al bebé no le gusta la comida en cuestión y lo rechaza.  Como vemos se trata de un movimiento automático. Cuando desparece este reflejo, de modo natural, los pequeños son capaces de llevar el alimento a la parte posterior de la cavidad bucal y finalmente deglutirlo.

Creo que he puesto todo lo que puede ayudar a las mamás primerizas, o las que queramos hacer un buen resumen para introducir a alguien o repasar el principio del método.¡