2. Asesoría y talleres BLW

 

Da el paso.

Si tienes o vas a tener un bebé que aún no ha iniciado la alimentación complementaria y te gustaría aprender más sobre este método respetuoso de introducción de la alimentación, esta es tu opción.

-Enséñale a tu bebé a comer solito
-Transmítele el gusto por la comida
-Enséñale a conocer los diferentes sabores y texturas
-Convierte el momento de la comida familiar en un placer.

Si quieres conocer los beneficios del BLW sobre la alimentación tradicional, consulta aquí.

La oferta incluye:

-Acceso al taller online sobre BLW.
-Videoconferencia por skype para consultar dudas.
-Seguimiento durante un mes.

Apúntate al taller que más gusta de nuestra página. Con más de 10 años de experiencia, ayudamos a las mamás y los papás que se encuentran en las primeras etapas de la vida de su bebé. ¿Cómo empiezo?, ¿qué puedo ofrecer y qué no?, ¿se atragantará?…

Con nuestro taller responderás todas tus dudas y podrás saber cómo reaccionar en cada momento. Disponemos de un apartado de primeros auxilios para que os sintáis más seguros cuando decidáis dar el paso. Fotos, vídeos y audios. Todo incluido para que no tengáis ninguna duda. Y si os queda alguna, siempre tendréis nuestra asesoría.

cris@lardamma.com
tanya@lardamma.com
O escríbenos a través del formulario de contacto indicándonos tus datos.

Escapismo

O prácticas de ladrón de guante blanco.

Son las 21 hora zulu. Después de aplicar anestesia a través de teta (también llamada CCK), el objetivo ha sido derruido y ronca plácidamente en lugar seguro.

Llega el momento más complicado de la operación… Salir de su lado sin ser oidos. Me deslizo suavemente. La respiración propia deja de ser importante y aguanto… Cualquier movimiento en falso puede echar por tierra la misión.

Un pie se desliza delante del otro. Pausa y respiro. Ahora el otro pie.

El dintel de la puerta está cerca, y con él, la libertad.

Nos acercamos al objetivo mientras se sigue oyendo la respiración acompasada de “personita”.

Me encuentro bajo el quicio de la puerta.

Se despierta y vuelta a empezar la operación “sueño nocturno”. Más suerte para la próxima vez… O no.

Post cedido del blog De aquí a la maternidad.

0-36 meses

La importancia de los primeros años

Se considera primera infancia hasta los 6 años de edad, aproximadamente, momento en el que, según la psicología evolutiva tradicional, hay un cambio cognitivo importante (esto lo desarrollaré más adelante).

Hay que tener en cuenta, por supuesto, que cada niño es único. No se puede hablar de “logros” como si fueran objetivos dentro de una etapa concreta, porque hay niños que llegan mucho antes y niños que llegan mucho después, pero sí es cierto que todos siguen una línea evolutiva (tanto motora, como lingüística, como cognitiva, etc.) similar. Es decir, por ejemplo, todos aprender a andar antes que a saltar a la pata coja. Dicho de otro modo, el orden de los logros es igual para todos, pero el momento en que los logran varía. Por eso son innecesarias (y absurdas) las comparaciones). Pero también es conveniente tener en cuenta las edades a partir de las cuales ciertas características del niño podrían tener necesidad de estimulación.

En los primeros años se configuran las estructuras neuronales y se produce el crecimiento físico y desarrollo psicomotor, perceptivo e intelectual más rápido de la vida. Además, comienzan los procesos de individualización y socialización.

El desarrollo estas edades es un proceso activo, dinámico, porque el niño es un agente activo que construye su propio desarrollo en constate interacción con el medio. Aprende explorando y actuando. Es un proceso adaptativo, y, del mismo modo, global, porque las distintas áreas (física, motora, etc.) siguen una evolución aproximadamente paralela.

El desarrollo está determinado por la interacción de muy variados factores, individuales (genéticos) o ambientales, que incluyen factores físico-químicos (nutrición, condiciones geofísicas, etc.) y factores socioculturales (nivel cultural, marginalidad, etc.), en el que cada logro se va apoyando en el anterior. Hasta los tres años, el crecimiento físico y madurativo es enorme. Después es más pausado.