Destete natural

La edad del destete cuando se produce de forma natural depende de muchos factores (culturales, sociales, personales…), pero suele ocurrir entre los dos y los seis años. En todo caso, debería ser hasta que la madre y el bebé quieran.

Esto no es lo habitual en nuestra sociedad. Aunque hay otros motivos más graves, las causas más habituales del destete suelen ser la vuelta al trabajo, la presión social o los consejos de médicos desactualizados (ver informe actualizado de la AEPED sobre lactancia en niños mayores).

En estos casos de destete forzoso, acarrea diferentes problemas:

-Para la madre:

  • Obstrucciones, ingurgitación, incluso mastitis.
  • Sentimientos de pérdida de apego
  • Desgaste psicológico al tener que estar mucho más tiempo distrayendo al niño
  • Los cambios bruscos hormonales pueden provocar inestabilidad.

-Para el niño:

  • Supone un cambio en la manera de relacionarse con su madre.
  • Puede experimentar frustración, sentimientos de abandono
  • Puede empezar a usar chupete, chuparse el dedo o buscar cualquier otro sustituto

Lo ideal entonces es que el destete se produzca de la manera más natural posible. No hay que tener miedo a que si no animamos al bebé a destetarse, nunca lo haga. En ninguna cultura del mundo ocurre este problema por muy respetuosos que sean con los ritmos de los niños. El niño necesita madurar, encontrar otra manera de consolarse y conectar con su madre antes de abandonar el pecho.

Dicho esto, entendemos que hay casos en los que un destete (total o parcial) es inevitable: la vuelta al trabajo, separación de la madre por motivos médicos o de otra índole, agitación de la lactancia por un nuevo embarazo u otros motivos, etc. En estos casos, existen consejos que pueden ayudar a acelerar el destete:


Qué NO HACER:

  • Negar el pecho. Prohibir algo de repente y sin dar alternativas confunde al niño y le hará mamar más, de la misma manera que cuando nos separamos de ellos por primera vez después reclaman más nuestra atención.
  • Separarte del niño por unos días para forzar el destete: Además de privarle del pecho, le estás privando de tu presencia y de tu consuelo, importantísimos para su salud y bienestar.
  • Echarte cosas raras en los pezones (pimienta, aloe vera, etc.): Aparte de ser traumático para el niño (y de que la pimienta no es precisamente un suave bálsamo para el pezón), es totalmente irrespetuoso. Está fuera de toda lógica dejar que el bebé se llene la boca de cosas raras. Hay quien se los tapa con tiritas. Esta es una opción menos agresiva pero igual de frustrante para el bebé (y dolorosa para la madre).
  • Tratar de empezar por un destete nocturno: La noche es precisamente el momento más difícil para destetar. Es mejor empezar tratando de que deje de necesitar el pecho durante el día y extender después poco a poco ese comportamiento a la noche.
  • Dejarte influenciar por lo que diga la gente. Parece una obviedad pero es importantísimo.

Qué PUEDES HACER:

  • No ofrecer, no negar. Lógico: Si quieres destetar, empieza por no ofrecer.
  • Trata de distraerle con otra cosa: Un vasito de agua, un juguete que le guste, una canción con caricias…
  • Si el niño es un poco más mayor y entiende, trata de razonar con él: “¿Podemos esperar a llegar a casa? Me resulta un poco incómodo ponernos aquí ahora”.
  • Aumenta los mimos y los ratos con el niño para que no sienta que ha perdido tu cariño.
  • Aprovechar las etapas en las que el niño muestre menos interés por la lactancia debido a su desarrollo y proceso de maduración, que provocarán que esté más distraído con otras cosas.

Tronas

No hay un tipo de trona que se pueda recomendar de manera universal; cada familia y cada niño tiene sus necesidades. Desde lardamma.com, defendemos la integración del bebé en la mesa familiar lo más pronto posible, a partir de que el bebé cumpla una serie de requisitos que podéis consultar aquí.

A continuación presentamos los diferentes tipos de tronas con las características de cada una:

1) Tronas fijas:
Son las más comunes. Su característica principal es que tienen una altura predeterminada. En función de sus características, son las tronas más baratas. Dentro de estas, en función de nuestras necesidades deberemos fijarnos en las siguientes características:

  • Si el asiento es amplio, durará más tiempo, aunque puede que el niño más mayor ya no quiera sentarse en la trona. Mientras tanto, pueden incorporar un cojín reductor, pero este es únicamente un elemento más de seguridad, no un cojín para forzar la postura del niño para mantenerlo sentado. Nunca se debe sentar al niño en la trona antes de que él mismo sea capaz de sentarse erguido.
  • ¿Con o sin bandeja? Cuando el niño es muy pequeño, puede ser más útil una trona con bandeja para que no tire del mantel de la mesa, esparza la comida solo por su parte, etc., aunque eso depende de la organización de los padres y de la importancia que den a estos inconvenientes. El principal problema de las tronas con bandeja es que, aunque la quitemos (si se puede), normalmente no la podremos arrimar completamente a la mesa porque sopará con los soportes de la bandeja.
  • Que sea fácil de limpiar es una característica importante. En este sentido, la trona más popular es la básica de Ikea.
  • Las tronas plegables son ideales para casas con problemas de espacio, aunque suelen ser más caras y durar menos (soportan menos peso en general). Hay que fijarse bien en que sean estables una vez desplegadas.
  • Reclinables: El respaldo del asiento, o incluso el asiento entero en algunos modelos, puede reclinarse. Esta es una característica a la que no recomendamos darle mucha importancia: Es raro que un bebé que está experimentando con la comida se relaje hasta el punto de dormirse, y tampoco sería recomendable dejarle dormido ahí. Para bebés muy pequeños que todavía no han iniciado la alimentación complementaria y no se mantienen sentados pero que ya comparten espacio en la mesa con sus familias puede venir bien si el bebé es tranquilo y acepta quedarse ahí, pero tampoco es la mejor opción y es mejor no dejarle mucho tiempo en la trona.
  • Convertibles: Has tronas que se convierten más adelante en taburetes o en una mesita y una silla. Comprar una trona pensando en que la va a usar dentro de cinco años como mesita es un poco demasiado optimista, pero, en todo caso, puestos a comprar una trona evolutiva que después vaya a ser un mueble de la casa, recomiendo las de madera frente a las de plástico por una cuestión de estética y durabilidad.

2) Evolutivas: 
Se pueden regular a distintas posiciones y alturas para acompañar al bebé durante más tiempo en su desarrollo. Suelen ser diseños más bonito y, cuando el niño ya no la use, se puede seguir utilizando como muebles. Al igual que en las convertibles, recomiendo en el caso de las evolutivas optar por tronas de madera. El principal inconveniente es que pueden resultar más inseguras cuando el bebé es muy pequeño, y que hay asegurarse de ajustar correctamente los arneses. La trona evolutiva más popular es la Stokke.

3) Portátiles: 
Esto es un mundo. Lo principal en el caso de las tronas de viaje es que, una vez plegadas, ocupen muy poco y que se puedan transportar con facilidad. Tipos:

  • Elevadores con arnés: Son bastante prácticos aunque no son los más seguros para bebés muy pequeños que hace poco que se sientan solos o tienden a tirarse hacia los lados.

  • Acoplables a la mesa: Este sería el único tipo de trona que recomiendo evitar, directamente. No se adapta a todas las mesas y, según donde se acople, resulta muy insegura (además de incómoda para el bebé) y tienen un peso máximo mucho menor que las demás. Nunca se deben colocar en mesas de poco peso, en las esquinas o sobre manteles.
  • Acoplables a la silla: Son muy cómodas y seguras pero no son tan fáciles de transportar. Está bien para salir del coche y meterse en un restaurante o donde vayáis a comer, pero no para llevarla encima.

  • De tela: Consiste, básicamente, en un arnés que ata al bebé a la silla. No tiene elevador así que simplemente es una opción para llevarla en el bolso por si hay algún imprevisto.
Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.

Mi experiencia de vacaciones con mi bebé

Después de los post de recomendaciones aquí y aquí, os cuento mi experiencia en nuestras primeras vacaciones con el bebé. Bueno, en realidad eran las segundas porque el año pasado ya hicimos una miniescapada cuando apenas tenía dos meses, pero entonces no hubo playa, no andaba, iba dormida la mayor parte del tiempo en el coche, y no había que tener tantas precauciones en ese sentido.

Para empezar, el viaje previsto era de 5 horas en coche y mi niña no lleva bien el coche, así que nos armamos de paciencia y paramos cada vez que fue necesario. Valoramos la posibilidad de salir en horas en las que normalmente está dormida, pero no me convencía la idea de ir de salir de noche porque, si se despertaba, no iba a poder calmarla a la teta e iba a ser peor, así que salimos por la mañana en el mismo horario en el que normalmente salimos al parque. Para el camino preparé lo siguiente:

  • Varios juguetes que le gustan atados con cuerdas al cabecero del respaldo del asiento de atrás, para que las cogiera cuando quisiera.
  • Música que le gusta.
  • Comida que le gusta: concretamente, dos paquetes de tomates cherry y jamón york.
  • Un vasito con agua. Normalmente bebe en vaso normal pero para el coche le llevé uno con tapa con piquito y le gustó.
  • Le puse uno zapatos que se ponen y se quitan muy rápido, para llevarla descalza en el coche para que estuviera más cómoda y que se le pudieran poner rápidamente cada vez que parábamos.

Aún así, excepto el tramo que se quedó dormida, estuvimos parando cada hora escasa.

El tema de los tomates fue un error, porque le gustan mucho y le mantienen calmada, pero comió tantísimos que, al hacer caca, se le irritó mucho el culito. La verdad que ella no se quejaba pero lo tenía bastante mal.

Íbamos a casa de amigos y familiares (primero en una casa y luego en otra) así que no había problemas para lavar ropa, mantener sus costumbres con la comida, etc. Hubiera sido más complicado salir todos los días a comer fuera.

Esos días hizo tanto calor que no podíamos salir de casa hasta última hora de la tarde, así que el tema de la crema solar, que no le gusta nada ponérsela, no fue mucho problema porque no le dio el sol.

Le llevamos un día a la playa, que nunca antes había estado, pero igual: le llevamos a partir de las ocho de la tarde. Pensaba que se iba a hinchar de comer arena pero no. La probó, claro, puso cara de asco y no volvió a intentarlo, aunque cuando cenamos allí mismo de bocatas, volvió a llenar su comida de arena, pero eso creo que es inevitable. Le encantó la arena y el agua, fue un gustazo verla pasándoselo tan bien.

Sobre los cambios de rutinas y de hábitos, aunque procuramos mantener al máximo sus costumbres, sí se le notaba un poco más irritable de tanta gente nueva, sitios nuevos y tanto coche, pero aparte de estar algo más demandante (lo que le duró hasta un par de días después de haber vuelto), no he notado nada especial.

Así que os recomiendo disfrutar de las vacaciones, salir si queréis salir. Evidentemente, no vamos a llevar a un recién nacido a una discoteca, pero dentro de lo que son unas vacaciones relajadas en familia, se puede hacer cualquier cosa. ¡Venga, a aprovechar antes de que se acabe el verano!

Cris. Educadora social especializada en atención temprana y directora editorial.

La Comunicación No Violenta

La comunicación con nuestros hijos o nuestras parejas para crear un buen clima familiar es crucial. Os dejamos este post sobre la Comunicación No Violenta:
Post cedido por Editorial Cuatro Hojas.
Puedes leer el original aquí.

Hace unos días leí una noticia a propósito de un estudio que se ha hecho sobre las coletillas del lenguaje y parece ser que la coletilla que más molesta a los españoles es “¿me entiendes?”, porque se interpreta por lo general con el significado implícito de que el emisor está suponiendo que su interlocuctor es idiota y que tal vez no se esté enterando del mensaje por ese motivo.

No me sorprendió demasiado, porque es cierto que en general la gente no practica la Comunicación No Violenta.

La CNV es un modelo que desarrolló el psicólogo Marshall Rosenberg para mejorar la efectividad de la comunicación entre las personas. Este modelo insiste en la importancia de expresarse de manera objetiva, evitando etiquetas, acusaciones, juicios de valor, etc. para mejorar así la receptividad de la otra parte y evitar su actitud defensiva.

No se trata de una técnica de comunicación sin más, sino más bien de una reeducación, de un cambio de paradigma hacia una nueva forma de relacionarse y de aceptarnos a nosotros mismos y a los demás.

El modelo consiste en 4 pasos:

1. Plantear observaciones objetivas: Las valoraciones son discutibles pero las observaciones no. Por tanto, son el primer punto de encuentro de donde partir para resolver un conflicto. Por ejemplo: “No has ido a hacer este recado y mañana acaba el plazo“, en lugar de “¿Por qué siempre haces lo que te da la gana?“. Si decimos esto último, probablemente no lleguemos a comunicarnos sino a establecer dos monólogos paralelos en una espiral de indignación. Sobre todo, evita decir “Me has hecho ________“, “Me siento mal por tu culpa” y cosas semejantes.

2. Plantear los sentimientos que te provocan esos hechos objetivos, sin juzgar: Por ejemplo, “Eso me preocupa“.

3. Plantear la necesidad que pone de manifiesto ese sentimiento: “Necesito que este asunto esté resuelto porque si no…“. Esta necesidad no tiene por qué ser algo material. Puede ser necesidad de comprensión, de apoyo, de compañía, de confianza, etc. Normalmente, esas necesidades pueden ser satisfechas de muchas maneras, en las que el otro estará de acuerdo si manejamos la situación con asertividad y sin ataques.

4. Plantear una manera de resolver esa necesidad: Una discusión tradicional suele empezar por este punto obviando los anteriores, por lo que se entra directamente a discutir cuál es la estrategia para resolver la necesidad del punto 3 en un clima de crispación. Si se ha conducido la situación medianamente bien, se puede plantear claramente una petición que resuelva esa necesidad. Plantear, no imponer, ni insinuar porque pensemos que es obvio, ni echar en cara con frases del tipo “¿Tú qué crees?“. Por ejemplo: “Puesto que mañana hay que ir sin falta, ¿te parece bien si vas tú mientras yo hago ____________?“. Dale opción a la otra persona a que manifieste su opinión (que será más proclive a aceptar la opción que se le plantea cuanto menos impuesta sea).

El esquema completo de los cuatro pasos (adaptable a cada situación según el contexto, el registro más formal o informal,etc.) sería el siguiente:

1- Veo que __________.
2- Y eso me hace sentir / te hace sentir ___________.
3- Porque necesito /necesitas ____________.
4- ¿Te parecería bien si _____________?

Este mismo esquema se puede utilizar como monólogo interno para esclarecer nuestros propios sentimientos y necesidades.

La CNV es usada por mediadores y terapeutas en sus sesiones, ya que discutir con una persona que está enfadada no tiene sentido. Primero hay que escuchar sin juzgar para entender sus necesidades y buscar soluciones que beneficien a todos.

___________________

12 tips de seguridad en casa

Ya hemos hablado en otras ocasiones de la teoría del movimiento libre de Pickler según la cual, el movimiento libre del bebé y su actividad autónoma, favorecen el desarrollo de sus capacidades y el aprendizaje del niño a partir de asimilar sus propios éxitos y fracasos motores.
Pero para poder dejar al niño en total libertad en una casa, huyendo de parques, hamacas, columpios y taca-tacas que irían contra este principio, se deben tener en cuenta una serie de medidas de seguridad:

1) Protección de enchufes: Es la primera norma básica. Al bebé le llaman la atención. Para cubrirlos, en el mercado hay todo tipo de artilugios desde tan solo unos céntimos.

2) Barreras para escaleras o puertas: En cuanto aprenden a andar, el siguiente paso es intentar subir escaleras. La mayoría las suben gateando bastante bien… El problema es bajarlas. Si tu casa tiene escaleras, hay barreras extensibles a cualquier medida. Es una inversión.

3) Sistemas para no pillarse los dedos con las puertas. También es básico. En las guarderías suelen tener protectores para que no puedan meter los dedos en el hueco de las bisagras (que es mucho más peligroso que el otro lado). Son ideales, pero muy caros. No obstante, hay opciones caseras que no son ni muy estéticas ni muy prácticas para andar abriendo y cerrando la puerta, pero que pueden servir estupendamente para fijar la puerta en posición abierta y evitar estos peligros.

4) Mantener los objetos pequeños fuera de su alcance: Los bebés tienden a llevárselo todo a la boca. Es importantísimo, en el momento en el que empiezan a tener autonomía motora, alejar de su alcance todo aquello que implique un riesgo de asfixia.
5) Cobertores para las esquinas: Una mesita de centro en el salón no es lo ideal en una casa con un bebé, pero si ya tienes una, trata de cubrir las esquinas con protectores que venden específicamente para ello o con algún otro de fabricación casera.
6) Cierre de seguridad para armarios y cajones. Esto es especialmente importante en la cocina o el baño, donde dentro puede haber productos químicos, cuchillos, etc. Pero no solo por lo que puedan encontrar dentro sino también para evitar que se pillen los dedos al abrir y cerrar un cajón.

7) Sillas, cajas, sofás… Alejados de las ventanas. Si es necesario reubicar los muebels del salón para que el bebé no pueda tener acceso, debería hacerse.

8) Cierre de seguridad para el wc: También venden cierres específicos para ello.
9) Alfombra antideslizante en la bañera.
10) Barandilla para la cama. Si praticas colecho, llegará un momento en que tengas que plantearte unas barreras para la cama o bien la posibilidad de tirar el colchón directamente en el suelo.
11) Educación: Aunque parezca que no nos entienden, sí lo hacen desde muy pequeños. Incluso aunque hayamos conseguido crear un ambiente seguro, es importante enseñarles, cuando tengamos oportunidad, que algunos ocmportamientos pueden ser peligrosos. Un tema especialmente importante sería enseñarles la manera correcta de bajar de la cama o el sofá, poniéndose boca abajo y bajando primero las piernas. Con nueve meses ya son perfectamente capaces de aprender esto, aunque de todas formas haya que estar pendientes por si acaso.

12) Botiquín: Y por último, y pese a todas las precauciones, no está de más tener en casa un botiquín de primeros auxilios. Pero sobre el contenido ideal de un botiquín infantil, ya hablaremos otro día…

 

___________

 

Cris. Educadora social especializada en atención temprana y directora editorial.

NO PUEDO CON EL TALIBANISMO por Mayka Martín

No, no puedo. No soporto a quienes poseen la Biblia de cualquier tipo, a quienes quieren cumplir con algún catecismo, a quienes no tienen capacidad de pensar por si mismos en definitiva y no se cansan de repetir mantras ajenos olvidando los propios ecos internos, su instinto.
No, no puedo con esas/os madres/padres que dibujan en sus mentes una forma de crianza que dictamina el libro de fulano o mengano, como si sus hijos fueran una aspiradora con manual de instrucciones, y que, por cierto, varían según el nuevo bestseller de crianza.
No, no puedo con esas madres/padres que usan el credo de algún nutricionista para trazar cada menú de sus hijos cuando tan sólo hay que fundamentar nuestra alimentación en productos frescos y naturales de forma variada para alimentarles en salud. Esos/as que están pendientes de aquella o la otra noticia sobre tal o cual alimento para eliminárselo a su hijo de la dieta aunque a los 10 meses otro diga que es muy sano y se lo vuelvan a poner, finalmente nuestros hijos son victimas del erudito de turno y un conejillo de indias.
No, no puedo con los dogmas y los/as dogmáticas que dicen: Pepito ha dicho que hay que….¿Pero Pepito conoce a tu hijo? Es lo que me pregunto yo…
No, no puedo entender cómo somos cada día menos mamíferas y más fieles seguidoras de alguien, como si ese alguien hubiera llevado y sentido a nuestro hijo dentro y lo hubiera parido por nosotras.
No, no puedo con ese complejo que últimamente tenemos los padres, es como si no creyéramos en nosotros mismos, como si salvo que alguien nos diga qué hacer, o haya alguna Biblia que seguir y defender, no pudiéramos criar a nuestros hijos NATURALMENTE y AMOROSAMENTE, cuando amor y naturaleza no pueden contenerse ni dibujarse fielmente en ningún libro…Cada amor es único, como única es cada persona, recuérdalo.
No, no puedo con ese radicalismo de cualquier tipo aunque se vista de madre o padre abnegado, porque quien impone su idea de perfección siempre es el más equivocado. El amor, la forma de amar respetuosa no impone nunca, no se estrella contra la roca, buscando erosionarla y moldearla a su gusto, la acaricia, la baña…la ama cada vez que se acerca a ella…
No, no puedo imponer, negar, ocultar, manipular, censurar, amputar el mundo a mis hijos, puedo armarles de razones, puedo debatir con ellos y perder aprendiendo de ellos la lección Y RECONOCÉRSELO con humildad, porque jamás he sido ni me he creído más que ellos, simplemente he conocido más por mis años, pero llega un punto en el que nos quedamos atrás, recuérdalo. Les mostramos nuestro camino, y de nuestras experiencias ellos añaden las suyas, andan tu camino y el propio, tú sólo el tuyo…
Puedo compartir razones y escuchar las que ellos me expongan, puedo ofrecer buenas alternativas a lo que no es sano, sin duda alguna en algún momento tendrán delante o cerca algo que les hace daño, negar su existencia y prohibirla sin más tan sólo les empujará hacia ello y hará débiles por desconocimiento, haber pasado la adolescencia de mis mayores me ha dado unas cuantas lecciones sobre lo malo que es el talibanismo por eso no caeré en ciertos errores en los que caemos sin darnos cuenta.
No, no puedo negarles el derecho de conocer, seleccionar y apartar, porque en ello estará su propio criterio y capacidad de tenerlo. Yo puedo alertar y exponer, no soy Dios, ni juez, no soy ley ni ordeno y mando, soy Madre, Amiga, Compañera, aunque lo que más me ha gustado oír de boca de mi hija mayor es que soy su mejor amiga, porque mamá me lo ha llamado siempre, y casi es una costumbre, sólo tiene magia cuando tu hija es madre…Y es que no conseguí ser su amiga hasta que han pasado 23 años de traerla al mundo, porque el corazón de un hijo no se debe dar por ganado al parirlo, el corazón de un hijo hay que ganárselo año tras año y mantener ese amor con mucha confianza y RESPETO.
Si eres un/a taliban ten en cuenta que si lo que es bueno se impone, deja automáticamente de ser bueno para ser un yugo más.
No le esterilices el mundo, no le metas en una burbuja, por muy bonita que sea, estarás limitando su libertad, sólo ama incondicionalmente y permanece a su lado mientras crece, por si te necesita…
Mayka Martín

Padres e hijos acomplejados

A partir de cierta edad en la que los niños empiezan a desarrollar su autoconcepto en comparación con otros niños/as de su edad, pueden surgir complejos. ¿Qué hacer ante esto?

  1. Prevención: Un apego sólido con sus padres y cuidadores le ayudará a confiar en sí mismo ante las comparaciones o las críticas de los demás.
  2. Escúchale. Quizás te parezca que su problema no tiene importancia pero para él sí lo tiene. De este modo, podrás conocer mejor cómo se siente para poder afrontarlo de la manera adecuada.
  3. El niño debe saber que todas las personas somos diferentes y que estas diferencias son naturales.
  4. Trabaja su autoestima para evitar que se sienta mal y sus habilidades sociales para que él mismo pueda afrontar las críticas.
  5. Desmonta su complejo, ayúdale a verlo desde una perspectiva realista. No se trata de quitarle importancia a sus sentimientos sino de ayudarle a darse cuenta de que, en la vida real, la gente le querrá igual independientemente del tamaño de su nariz o sus orejas, y que incluso un defecto puede ser una virtud (es muy típico el caso de la niña acomplejada por ser la más alta de su clase).
  6. Sé un ejemplo, evitando comentarios sobre el físico de los demás y no obsesionándote con tus propios complejos, al menos, delante del niño/a.
  7. Si el complejo tiene solución (por ejemplo, mucho pelo en las piernas), considera aceptar proporcionársela mientras seguís trabajando los puntos anteriores.

¿Pero qué pasa cuando son los padres quienes se avergüenzan de un defecto del menor? A veces, incluso llegan a someter a los niños a operaciones estéticas con el argumento de prevenirles futuros complejos. ¿Es apropiado, por ejemplo, operarle las orejas despegadas a un niño?

En mi opinión, todas las operaciones conllevan un riesgo y en este caso, un riesgo innecesario puesto que no se trata de la salud, ni si quiera del bienestar del niño/a, puesto que a él/ella no le preocupa. Lo más adecuado, en este caso, desde el punto de vista de la crianza con apego, es aplicarnos los mismos consejos que les damos a nuestros hijos, convertir su diferencia en un rasgo de la personalidad y proporcionarle las herramientas educativas y afectivas para que esa cualidad nunca llegue a suponerle un problema.

Cris. Educadora social especializada en atención temprana y directora editorial.

Citas célebres sobre la lactancia materna

.
  • La lactancia es gratuita, ecológica y portátil. IBONE OLZA
  • Mi pecho es el lazo umbilical que nunca fue cortado. (ANÓNIMO)
  • Puede que la lactancia no sea la mejor opción para todas las madres, pero es la mejor opción para todos los bebés. (ANÓNIMO)
  • La lactancia no aprisiona. La lactancia conecta, llena y libera. ROCÍO RAMIREZ
  • La lactancia provee la seguridad emocional para el inicio de vida que necesita todo ser humano. MARÍA CASTILLO
  • La lactancia es un abrazo continuo que asegura millones de caricias y facilita la crianza. IBONE OLZA
  • Si existiese una vacuna con los beneficios de la lactancia materna, los padres pagarían lo que fuera por comprarla. CARLOS GONZÁLEZ
______________________________
Mamás de Cáceres: A partir del 5 de Noviembre, por fin podeis contar con Reuniones de Apoyo Profesional a la Lactancia, gratuitas y dirigidas por matronas para compartir experiencias o resolver dudas:

12 molestias comunes durante el embarazo y cómo aliviarlas

Durante el embarazo es normal tener molestias que irán variando según la gestación vaya evolucionando. Por supuesto, cuando estas molestias llegan a afectar seriamente al día a día se debe consultar al doctor/a, pero para la mayoría de ellos existe remedios naturales y consejos que, si bien no son milagrosos, pueden ayudar a la madre a sobrellevarlos un poco mejor:

1. Estreñimiento

Conviene prevenirlo desde el inicio del embarazo cambiando la dieta si fuera necesario para añadir más fibra, sustituyendo alimentos refinados por integrales, evitando alimentos astringentes, etc.
Beber dos litros de agua al día también ayuda, así como tratar de crear una rutina para el momento de ir al baño.
Si todo esto no funciona, siempre se puede recurrir, ocasionalmente, a remedios naturales como beber el agua en que han estado remojadas las ciruelas pasas.

2. Cansancio y sueño

Contrariamente a lo que suelen hacer la mayoría de las mujeres, tomar estimulantes (café, té, etc.) no favorece en nada y puede perjudicar a otras molestias. Para controlar el sueño y el cansancio, es mejor simplemente evitar el estrés y mantener una buena hidratación.
El ejercicio físico moderado, siempre que no esté contraindicado, ayudará a mantener un buen nivel de actividad y a que el sueño sea más descansado.
Si el cansancio es muy acusado, se deberán controlar los niveles de hierro en las analíticas de sangre.

3. Congestión nasal

Es una molestia más desconocida que otras pero no menos común. Beber mucho líquido y utilizar un humidificador ayudará a fluidificar la mucosidad y descongestionar.

4. Calambres

Los calambres se van acusando a medida que avanza el embarazo, siendo realmente molestos en la última etapa.
Es conveniente no pasar mucho tiempo de pie y evitar cruzar las piernas al sentarse. Masajear la zona suavemente ayuda a relajarla. Comer un plátano antes de dormir te ayudará a evitar esos molestos calambres.

5. Hinchazón piernas

Pese a que se debe a una retención de líquidos, la hidratación es importante para equilibrar el problema: se recomienda beber agua y usar el hidratante tópico habitual.
Pasar mucho tiempo de pie parada empeorará las molestias pero caminar favorecerá la circulación, lo cual beneficiará a las piernas.
Los masajes suaves, rotar los tobillos o ponerlos un rato en alto al final del día aliviarán la hinchazón.

6. Acidez

Esta es otra molestia que, al contrario que la somnolencia o los mareos, se va acusando hacia el final del embarazo.
Para aliviarlo, conviene sustituir las comidas principales por pequeñas raciones a lo largo del día, evitar comidas muy calientes, muy frías, muy picantes o muy condimentadas que puedan irritar aún más las paredes del estómago, no tumbarse inmediatamente después de comer y usar ropa cómoda, holgada.
Una cucharada de aceite de oliva en ayunas o un vaso de leche después de las comidas pueden ayudar a suavizar esa sensación.

7. Gases

Si el problema es acusado, no está de más llevar un control de las comidas, apuntando en un papel la dieta diaria para relacionar cuáles son los alimentos que mejor y peor sientan.
En todo caso, siempre es importante llevar una dieta equilibrada, evitar azúcares y comer y beber despacio.
El ejercicio físico moderado también puede ayudar en este caso, así como llevar ropa holgada.

8. Nauseas

Dado que las nauseas suelen empezar desde el momento de levantarse, se pueden dejar al lado de la cama algunas galletitas para chupar incluso antes de ponerse en pie.
Como remedio natural para las nauseas, es conocido el efecto del jengibre, ya sea en galletas, té o cualquier otro preparado.


9. Dolor de espalda

Hacia el final del embarazo, el peso de la tripa puede acentuar los dolores de espalda. Para evitarlos y aliviarlos, debemos mantener una correcta higiene postural, hacer ejercicio moderado y dormir de lado, para que el peso no recaiga sobre la columna.

10. Dificultad para dormir

Igualmente en los últimos meses, la incomodidad y el nerviosismo van haciendo mella en el descanso.
La postura óptima es acostarse sobre el lado izquierdo (esta postura favorece la oxigenación del feto), con la pierna derecha flexionada y un cojín entre las rodillas para evitar sobrecargar la cadera.
Tratando de mantener a ralla otros síntomas que puedan provocar molestias, como la acidez, la embarazada logrará descansar mejor.

11. Hemorroides

Son muy comunes en el postparto pero pueden aparecer mucho antes. Para prevenirlas, se pueden seguir los mismos consejos que para evitar el estreñimiento, pero una vez que han aparecido, los baños de agua templada e incluso los ejercicios de Kegel aliviarán las molestias.

12. Sangrado de encías

Durante el embarazo, las encías están más sensibles.
En la mayoría de las comunidades autónomas, la seguridad social cubre una visita al dentista por trimestre en la que llevarán a cabo una limpieza que ayudará a prevenir o paliar el problema.
La higiene dental es muy importante.

Relato anónimo de una madre: Estados de divagación entre luces y sombras

Sola en mi cuarto con mi pequeño, sin poder dormir, para variar.

Melancólica, pensando lo rápido que crecen y a la vez orgullosa de como lo hacen.

Intentando que no vean tanto como yo, intentando darles las herramientas necesarias para luchar contra el mundo cuando llegue su momento.

Miro mis viejas fotos y pienso en qué fue de aquella niña que dejé. Me miro en el espejo tratando en vano de encontrarla,sé que aún está ahí escondida.

Quiero traerla de vuelta,que juegue con mis hijos, que la mochila que porto se vuelva liviana. Quiero ilusionarme con tonterías, redescubrir el mundo,sentir con toda la plenitud,sin prisas,sin miedos,sin sentirme juzgada.

A veces pienso que estoy loca, temo perderme para siempre en este baile de máscaras que hay alrededor. ¡Cuánta gente se esconde tras ellas! A veces me siento terriblemente sola con muertos vivientes que no dejan de perseguirme mientras mis heridas no dejan de sangrar.

Saben que soy diferente y cada día soy más consciente de ello.

Mis recuerdos en la noche se tornan pesadillas que, como un pedazo de cristal, me cortan y me hieren.

La sensatez desapareció, la locura me abrazó y, cuando caminaba al borde del abismo de la muerte, llegaste tú, con una luz tan cegadora que hizo que el monstruo que se escondía debajo de mi cama se quedara quieto y las voces de mi cabeza se callaran.

A veces tengo ganas de desaparecer, de echar a correr sin saber hacia dónde, pero entonces te veo tan lleno de vida, con esa necesidad de mí, que sé que haría cualquier cosa por hacerte feliz. Cojo mis mis miedos e inseguridades y los encierro en una caja.

Pasan los días, y la angustia me vuelve a invadir. En cada golpe muere un trozo de mi alma, me sumerjo en las sombras. Quisiera gritar, pero nadie me escucharía, enjaulada en la misma prisión que yo he creado. Tolerando cosas que tal vez no debería, ¿o tal vez sí? ¿Cuál es el precio a pagar esta vez? ¿Acaso importa ya? ¿Qué sentido tiene?

Mentiras,todo mentiras,

Muñecas rotas,risas vacías.

He andado un largo camino que me ha llevado a ninguna parte.

Todo llega a su fin,algún día….

La vida pasa y pesa, cada vez con más fuerza hasta que notas que te ahoga.

Me gusta sentarme en la cornisa y sentir la fría brisa mientras veo a la gente pasar e imagino cómo serán sus vidas. Me gustaría ser como los demás, salir de mi cabeza, dejar mis fantasmas.

Oscuridad, envuélvelo todo, no dejes que nadie se acerque, posee mi cuerpo, acaba con el miedo…