Autismo y altas capacidades. La historia de Iris


Según www.mychildwithoutlimits.org


Los niños con autismo no siguen los patrones típicos de desarrollo infantil. En algunos niños, puede haber indicios de futuros problemas desde el nacimiento. En la mayoría de los casos, los problemas de comunicación o habilidades sociales se vuelven más notorios a medida de que el niño/a crece y comienza a quedarse rezagado respecto a otros niños de la misma edad.

Los bebés con el trastorno no se dejan mimar, evitan el contacto visual y no parecen querer o necesitar contacto físico o afecto. Pueden volverse rígidos o flojos cuando se los sostiene, llorar cuando se les levanta y mostrar poco interés en el contacto humano. Estos niños no sonríen o levantan sus brazos antes de ser levantados. No desarrollan apego por los padres y no muestran ninguna ansiedad normal hacia los desconocidos. No aprenden los juegos típicos de la niñez, como el cu-cu.

Pero muchas veces el espectro autista, engloba unas ciertas altas capacidades que pueden hacer que los niños con problemas en la interacción con los demás, salven ese pequeño handicap a través de otras especialidades. Hoy os traigo la historia de Iris, una niña de 6 años autista que ha descubierto que tiene un  talento asombroso para la pintura, junto a su gata Thula, que la acompaña en todo momento.

Os dejo con una descripción que hace su madre sobre ella y los caminos por los que han debido pasar hasta descubrir éste talento. También tenéis el enlace de su página web para profundizar en ésta preciosa historia. 

Iris Gracia estudio de pintura de jardín
Unas pocas palabras para describir a Iris
deliciosa, divertida, serena, delicada, inteligente, astuta y absolutamente preciosa!
A Iris le gusta la naturaleza, los libros, el arte, los animales y su gato Thula.
A partir de una fotografía que no parece que sea diferente, pero lo es, Iris está en el espectro autista. Ahora está empezando a hablar, pero le cuesta y  tiene un gran problema en la interacción con los demás, pero se expresa muy bien a través del movimiento y el arte. Desde que se le diagnosticó en diciembre de 2011 a los 2 años de edad hemos sido capaces de aprender acerca de cómo podemos ayudar a nuestra hija. Con ayuda de muchos terapeutas cambió drásticamente en un corto espacio de tiempo. Solía ser consumida por los libros, el contacto visual era un acontecimiento raro,  no quería o no sabía cómo jugar con nosotros, mostraba un comportamiento obsesivo, sus patrones de sueño eran un  descontrol. Ahora es una historia diferente, juega, se comunica y su duerme  mucho mejor.Todavía tenemos un largo camino por recorrer con sus habilidades sociales y el habla, pero estamos teniendo muchos más ‘buenos días’ y una de sus actividades favoritas es la pintura.

El fin último de la crianza

A menudo nos obsesionamos con los métodos de crianza de nuestros hijos y nos preocupamos excesivamente sobre qué será mejor o qué será peor, sin tener en cuenta que le estamos transimitiendo a el/la niño/a una tensión innecesaria.

Como dice Carlos González, hacer las cosas bien es lo más fácil, solo tienes que seguir tu instinto y tu lógica, así que deja de preocuparte por todo.

Lo principal en la crianza, el sentido último con el que las madres y padres hacemos todo lo que hacemos, es que los niños/as sean felices, y eso a veces se nos olvida.

Como decía mi amigo, el filósofo Juan Verde, la felicidad no es un fin a alcanzar, como nos ha hecho creer la religión o los grandes dogmas. La felicidad así entendida no existe o sería algo inalcanzable. En cambio, es la suma de los pequeños placeres de cada día lo que componen la felicidad.

Yo soy feliz porque me he despertado junto a mi bebé, no se me han quemado las tostadas, huele a suavizante y hace sol. Le pregunto a mi niña si quiere desayunar y dice “¡¡¡Shiiii!!! de una manera que me parto de risa. Llamamos a papá para desearle que tenga un bien día y nos ponemos a hacer cosas. No me deja recoger la casa, pero me da igual.

Y es que el buen humor se refleja en nuestra convivencia, en las relaciones que establecemos y hasta en nuestro propio desarrollo físico y cognitivo.

Aprender a disfrutar del día a día repercute en la salud como han demostrado numerosos estudios científicos, disminuye el estrés, estrecha los vínculos interpersonales, favorece la toma de decisiones (se ve todo más claro), estimula el ejercicio físico (nos mantiene activos) y promueve el entusiasmo, la gratitud, etc.

No se trata de despreocuparse o de estar todo el día haciendo gracias. Se trata de solucionar los problemas con sentido del humor, ocuparse de lo importante, relativizar los problemas y liberar tensiones innecesarias.

Esto es especialmente importante a medida que los niños van creciendo y se les empieza a exigir cada vez más. Conviene de vez en cuando recordar que son nuestros hijos/as y lo felices que nos hace tenerles con nosotros/as.

Los niños/as aprenden por imitación y, si mantenemos una actitud positiva ante la vida, le daremos la posibilidad de pasar ratos inolvidable, mantener un recuerdo estupendo de su infancia y le daremos herramientas para actuar siempre con respeto y alegría.

Crianza o educación con apego a partir de 7 años

Estoy intentando escribir una entrada que hable sobre la crianza con apego en niños mayores, que ya no sería crianza, ya que la crianza acabaría a mi entender entre los 5-7 años, y empezaría la educación con apego.
Me encuentro que me está siento harto complicado, ya que a medida que pasan los años, en casa la educación con apego se hace cada día más difícil (que no imposible), pero cuesta, y mucho.
Hemos llegado a una edad difícil, M hace 9 años en una semana y ha entrado en una fase en la que los malditos deberes cuestan mucho, en la que las responsabilidades que cada vez son mayores a veces se le vienen encima, y no lo culpo.
Ser un niño de 9 años ahora es mucho más difícil que cuando yo los tenía, y no ha pasado taaaanto tiempo.

La gente te dice que tienes suerte, que has tenido suerte con tu hijo porque no le gusta la ropa de marca, no se vuelve loco por la última chatarra que ha salido, porque no te pide un móvil, le da igual llevar calcetines rosas al colegio el día que toca gimnasia, y se queda más contento que un 8 al comedor (según la monitora, está en la mesa de los que repiten plato). Pues bien, no señores, no es suerte. Lo mío me ha costado y me está costando!!!
Son años de no llevarlo a guardería, de estar con él, de mirar por sus ritmos y no anteponer los nuestros,  Años que hemos dedicado a él y a su hermana que va a cumplir 3 años en junio y no ha pisado en su vida una guardería.
Pero cada día cuesta más, porque ellos adquieren independencia y se van separando, cometiendo los errores que tendrán que cometer solos sí o sí, sin que tu puedas si quiera abrir la boca para avisarlos sin llevarte una mirada de autosuficiencia que después del golpe será de reconocimiento mudo y orgulloso.

M ahora está empezando a fijarse en su cuerpo, le llegan opiniones sobre él de sus compañeros de clase, por suerte sin saber como, le hemos dotado de cierta desazón en eso de hacer caso a las opiniones de los demás y cuando le llaman gordo en el cole, viene a casa y lo cuenta seguido de un…pobrecillo mamá, seguro que en casa se lo llaman. ¿A qué la gente que insulta es porque no tiene argumentos? Exacto hijo, eso y un problema de autoestima. Intenta darle cariño si se deja.

Como no os puedo dar ningún consejo sobre educación porque yo misma me vuelvo loca muchas veces, os dejo un extracto del libro de Jesper Juul “Su hijo, una persona competente” a ver si vosotros podéis  sacar algo que nos sirva a todos.

En algunas familias hay una fuerte lucha de poder entre padres e hijos; en otras, los padres se han resignado tanto que sus intentos esporádicos de inspirar respeto parecen no tener ni sentido ni efectividad. Y todavía hay más familias que tienen que tratar con hijos que desarrollan un comportamiento sintomático o problemático.

¿Cuál es la solución para estas familias? Desde mi punto de vista, todos los niños (independientemente de si llegan hasta el final en su búsqueda de límites) tienen que ser tratados con respeto. Los padres no pueden violar la integridad de sus hijos, su autoestima o su sentido de la responsabilidad personal. En lugar de eso, los padres deben actuar de un modo que parece paradójico. Si los niños quieren límites, parece obvio que los padres se los den; es decir, los padres deben adoptar sus roles tradicionales y autoritarios de “madre” y “padre”. Pero yo propongo lo contrario. Sugiero que los padres descarten estos roles y en su lugar, empiecen a reforzar su propia autoridad personal.

Esto no es fácil. Los padres necesitan tiempo para eliminar los reproches, rencores y críticas defensivas de sus expresiones y de su tono de voz, sobre todo si sientes que sus hijos están intentando minar su paciencia. Debido a la dificultad inherente a esta tarea, algunos padres recurren a una solución aparentemente más fácil, y que se corresponde con el clásico rol paternal: sustituyen su rol de autoridad absoluta en la familia por técnicas modernas y negociación y teorías educativas. Sin embargo, esta solución también es peligrosa. Confunde el autorrespeto adulto con la vanidad y equipara la necesidad de calor y contacto de los niños con su necesidad de reglas y disciplina.

 

Algunos padres no están muy dispuestos a prescindir de su roles tradicionales porque , si lo hacen, sienten como si perdieran algo valioso, especialmente, si el rol se ha convertido en su refugio, puesto que confirma su valor como adultos responsables. Estos padres básicamente se sientes desnudos al completo, como si no fueran capaces de asumir su responsabilidad paternal. Sin embargo, los hijos suelen sentirse más cómodos; de hecho, los niños madura, puesto que les parece que los padres están más presentes y son más reales.

Para iniciar este proceso de eliminación de roles, hay que escuchar las respuestas del contestador automático paternal en las distintas situaciones que surgen con los niños. Y , luego, cabe preguntarse:

 

– ¿es lo que pienso de verdad o tengo otra impresión?
– ¿Con qué parte de lo que digo estoy realmente de acuerdo según mis propias actitudes y mi experiencia?
– ¿Cuáles de mis comentarios son superfluos? ¿Cuáles heredados de mis padres y abuelos?
– ¿Con qué frecuencia digo cosas a mis hijos que me dolían cuando mis padres me las decían a mí?
– ¿qué cosas digo y hago por fidelidad a mi pareja?
– ¿Qué cosas digo porque he oído que las decían profesores u otros adultos?

Lo necesario en este momento es, durante unos cuantos días, observar a los hijos y escucharles cuando hablan de su vida diaria. Y luego cabe preguntarse:

– ¿Cuándo veo un destello de sufrimiento en sus ojos?
– ¿Cuándo miran desafiantes en señal de autodefensa?
– ¿Cuándo tensan la espalda en señal de rabia y desafío?
– ¿cuándo se intensifica su energía y se convierte en agresividad?
– ¿Cuándo tienen una mirada clara y su cuerpo está relajado?
– ¿Cuándo se sienten felices y seguros?
– ¿Cuándo parece como si hubieran alcanzado el éxito?
– Cuando lloran, ¿lo hacen por una frustración natural o porque están emocionalmente angustiados?

La mayoría de los padres que se hacen estas preguntas se percatan de que hay dos versiones de sus hijos: la de los hijos que existen en realidad y la de los hijos que han creado en su mente. Al comparar estas dos versiones, se debe determinar si las ideas preconcebidas sobre la educación de los hijos coinciden con la información que se ha obtenido de ellos. Una vez hecho esto, se debe hablar con los hijos, con la pareja, con los amigos. Y luego, cabe preguntarse:

– ¿qué imagen tienen los demás de mí?
– ¿Cómo me perciben?
– ¿Cómo percibo que soy?
– ¿De qué fuente obtengo mis opiniones y actitudes?
– ¿Qué opiniones y actitudes representan mis valores verdaderos? ¿Cuáles debería dejar de lado?
– ¿Me pongo muy nervioso por las reacciones de los demás si cambio mis opiniones y actitudes?
– ¿Me atrevo a defender mis ideas o prefiero adaptarme a las de los demás?
– ¿He dicho algo recientemente que los demás han considerado que fuera extraño, doloroso o superfluo? ¿Comparto su opinión?

No podemos eliminar nuestros roles de un día para otro, ni es necesario que lo hagamos. Podemos ir paso a paso. Los niños perciben que sus padres empiezan a tomarse a sí mismo seriamente y responden cambiando casi inmediatamente su comportamiento. Incluso si los padres cambian su forma de actuar, únicamente porque quieren que sus hijos se porten “bien”, los niños perciben este cambio y modifican su comportamiento. Pero si los padres no son sinceros (si realizan estos cambios sólo “por el bien de sus hijos”), los niños retomarán en comportamiento anterior.

SIN COLEGIO Y SIN EXÁMENES

El artículo de La Vanguardia “Sin colegio ni exámenes: las familias ‘homeschooling’ en Catalunya” volvió a recordarme que las alternativas para la educación de nuestros hijos también las podemos elegir o crear http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20160120/301551000294/homeschooling-catalunya-ninos-sin-colegio.html

Además, este tipo de acciones y posibilidades también están apoyadas en una tribu virtual sobre la “educación con consciencia” que asesora a un centenar de madres de España y América Latina ¡Como la nuestra!
Algunos de los grupos virtuales relacionados con la educación en casa son:
Homeschooling/Educación en Familia https://www.facebook.com/groups/homeschoolingfamilia/?fref=ts

Sin escuela España
https://www.facebook.com/groups/sinescuela/

El concepto de faltar al colegio no existe, ya que el aprendizaje de los niños y de las niñas lo supervisan y atienden los mismos padres, desde la comodidad del propio hogar y respetando el ritmo de cada hijo. Los padres no tienen por qué tener todos los conocimientos; así que lo que no saben, lo buscan o recurren a expertos.


Estos niños no faltan al colegio, porque nunca van al colegio

Las familias con niños de La Seu d’Urgell, Lleida y Barcelona, referenciadas en el artículo conocieron el yacimiento de arte rupestre de la Roca de los Moros de Cogul, uno de los más importantes de la península Ibérica. Además de realizar visitas como formación, se encuentran con frecuencia en Manresa o Barcelona y en alguna ocasión viajan juntos al festival de Hesfes, en Inglaterra, que se celebra en julio. Unas 500 familias en Catalunya practican unschooling  y homeschooling, fórmulas de aprendizaje  autónomo basado en experiencias.

El aprendizaje lo hacen desde fuera de las instituciones escolares, en casa, en museos, en el campo y sin exámenes.
El artículo nos muestra el ejemplo de Yvonne Laborda, una leridana que acaba de volver a la ciudad tras una etapa viviendo en el Reino Unido. Después de 15 años como profesora de inglés, ahora compagina su trabajo de “asesora de crianza con conciencia” con la educación de sus hijos. Practica unschooling  -aprendizaje no dirigido y sin seguir las referencias de los cursos escolares- con sus tres hijos de siete, nueve y once años. Comenzó a educarles en Lleida ciudad y luego en Bellvís (Pla d’Urgell), desde donde se fue a Escocia. Ahora ha vuelto a Lleida en busca de “más tribu para los pequeños, una escuela de arte, teatro o deportes”, como ella misma explica.

 

El aprendizaje no dirigido busca una regulación

La Conselleria de Ensenyament asegura que es el Estado quien tiene las competencias y que en ocasiones estas familias llegan hasta los servicios sociales de los ayuntamientos, aunque la Paeria de Lleida asegura desconocer casos como el de la familia de Yvonne en la ciudad.
Para buscar el rencocimiento y la regulación de esta educación nació en 2007 la coordinadora Catalana pel Reconeixement i la Regulació del Homeschooling (www.educarenfamilia.org), que preside Maria Bellmunt, madre de cinco hijos a los que educa en casa. Para ella, la ley catalana de Educación, es pionera en su artículo 55 porque contempla la ley no presencial, aunque este artículo todavía no está desarrollado.
Actualmente, en España, es obligatoria la escolarización de los 6 a los 16 años. El número de familias podría superar las 2.000, según la Asociación por la Libre Educación, entidad que volverá a intentar en esta legislatura obtener un reconocimiento como el que ya tiene en otros países. Su presidente, Antonio Cruz, explica que una vez se constituyan las comisiones del Congreso volverán a plantearlo.



El aquí y el ahora del homeschooling

El apoyo social es escaso y muchas familias han acabado en procesos judiciales bajo la acusación de abandono de los hijos, según comenta Antonio Cruz. Él mismo, que vive en Jaén, tuvo que demostrar a la Fiscalía que educaba en casa a su hijo, ahora de 11 años, porque así lo había elegido.
Antonio Cruz recomienda a todas las familias que elijan esta opción de educación que documente toda la formación, ya que es la forma de mostrar que no hay abandono. Esta prevención ayudará a conseguir una absolución ante una acusación judicial.

Nos encantaría saber de tu vivencia y experiencia:
¿Has elegido el aprendizaje no dirigido para tus hijos?
¿Te has enfrentado a un proceso judicial por ello?
¿Cómo apoya tu comunidad autónoma o país este tipo de elecciones?
¡Anímate a compartir con nosotros!

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

 

Peligros de la maniobra de Kristeller

La maniobra de Kristeller (MK)




Según el diccionario médico, es la práctica “extinta” en la que se ejerce presión al fondo uterino para facilitar el parto vaginal.El nombre de este método se atribuye al ginecólogo alemán de origen polaco Samuel Kristeller (1820-1900), quien hizo un estudio descriptivo sobre un método de nacimiento rápido y efectivo a mediados del siglo XIX.. La maniobra ha sido reconocida como muy peligrosa por tener el riesgo de ruptura de útero. Aunque el diccionario médico dé ésta práctica por extinta, todos sabemos que no es así y que ésta barbaridad se sigue llevando a cabo en los paritorios de casi todos los hospitales en mayor o menos medida, pero ahí está y aquí siguen las víctimas de esas prácticas.

Se realiza empujando con los puños o el antebrazo la parte superior del útero coincidiendo con la contracción y el empuje de la madre. La técnica debe aplicarse de una forma muy controlada a la vez que se produce una contracción uterina para ayudar a nacer al bebé en la última parte del parto.
Se aplica en casos puntuales y con mucha cautela, por varias circunstancias extremas:
  • Cuando el expulsivo por la vía vaginal es muy prolongado, y por lo tanto, arriesgado para la madre y el niño.
  • Cuando el bebé es muy grande pero está en la posición correcta
  • Cuando la madre está cansada y no tiene la fuerza suficiente por la anestesia epiural.
El uso de la maniobra de Kristeller no significa que algo vaya mal en el proceso, sino que es una ayuda más para el parto. Siempre la deberá realizar un profesional,(ginecologo). Sin embargo, numerosas publicaciones y revisiones sistemáticas de la actualidad la describen como una práctica innecesaria, que aumenta el riesgo intraparto y que no tiene mayor utilidad en el resultado perinatal.


Voy a pasaros información, incluidos unos cuantos estudios en los que podremos ver los peligros y consecuencias de esta maniobra.

Uno de ellos es el estudio de los Archivos de cirugía clínica y experimental, que llegó a la conclusión de que la  MK conduce al alargamiento de la incisión de la episiotomía.  Las laceraciones vaginales fueron similares entre los grupos control y de intervención; sin embargo, la tasa de laceración cervical fue mayor en el grupo de intervención.

Y sus conlusiones fueron que la posibilidad de laceraciones en el perineo y el cuello uterino se incrementan mediante la MK
Por otra parte, la presión del fondo uterino parece seguro para el feto.

Los efectos de la presión del fondo uterino sobre la función el suelo pélvico después del parto, también se ve afectada ya que las episiotomías medio-laterales, la dispaurenia y el dolor perineal fueron significativamente mayores en el grupo de Kristeller, mientras que la incontinencia urinaria y anal, prolapso genital y la fuerza del suelo pélvico no fueron significativamente diferentes entre grupos de control en los que se habían dividido a las mujeres en sufridoras de Kristeller y no sufridoras de Kristeller.

La página de El parto es nuestro, lideró una campaña para la sensibilización y eliminación de ésta práctica. Aquí tenéis toda la información

-http://medical-dictionary.thefreedictionary.com/Kristeller%E2%80%99s+manoeuvre
El efecto de la maniobra de Kristeller en el resultado materno y neonatal. www.scopemed.org/?mno= [Acceso: 28 Febrero de 2016]. doi: 10.5455 / aces.20140328024258
-http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22752555