El castigo físico

Muchas de nosotras hemos manifestado más de una vez nuestro disgusto en el grupo al contar que nos hemos encontrado en muros de Facebook ajenos a defensores del castigo físico, con los típicos argumentos de “toda la vida se ha hecho así y no ha pasado nada”, “a mí me pegaban y yo no estoy traumatizada”, etc.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre castigos (al final del post hay una lista de enlaces a artículos para completar esta información), pero creemos que, increíblemente, aún es necesario, en pleno siglo XXI, a recordar que el castigo físico no solo es ineficaz, sino que es CONTRAPRODUCENTE PARA EL NIÑO/A y supone UN DELITO para quien lo lleva a cabo TIPIFICADO EN EL CÓDIGO PENAL con penas de cárcel. El castigo físico se considera VIOLENCIA DOMÉSTICA. Y quien piense que esto es exagerado, que sepa que también parecía exagerada la tipificación del castigo físico a la mujer como delito cuando se estableció así hace bien poco.
“Es necesario”, “este niño se está ganando un cachete”, etc., son argumento de IGNORANTES que no tienen las HERRAMIENTAS EDUCATIVAS mínimas para educar a un menor, así que rogamos encarecidamente a quien piense así que estudie, que se informe, que aprenda opciones, que asista a talleres de gestión emocional para controlar su rabia y que haga lo que sea necesario para no volver a caer en la violencia física.
Entonces:
-¿Cuáles son las consecuencias del castigo? Consulta la información aquí.
-¿Qué hacer ante una rabieta del niño? Consulta la información aquí.
-¿Por qué mi niño “no se porta como yo quiero”? Consulta la información sobre el desarrollo moral aquí.
-¿Quiere decir esto que no puedo poner límites? Rotundamente, no. Conoce las opciones de la disciplina positiva aquí.

LA OBESIDAD INFANTIL. Ligero descenso en España. Por Mónica Ruiz

Respetar a nuestros hijos también significa revisar las pautas y hábitos nutricionales familiares, tanto desde el punto de vista de la calidad de los alimentos como desde la facilitación de la autorregulación en relación a la alimentación (Baby-Led Weaning). Por poner un ejemplo conductual, no obligar a acabar lo que haya en el plato y no obligar a comer.
Los niños con sobrepeso tienen una tendencia mucho mayor a convertirse en adultos con sobrepeso que los niños que mantienen su peso normal durante la adolescencia, además de potenciar otras complicaciones:

El estudio ‘Aladino’ (2013) Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España que está enmarcado dentro de La NAOS (Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) y de la iniciativa europea COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative) realizó un seguimiento de prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños de educación primaria e identificó los factores de riesgo asociados:
– Saltarse el desayuno (la primera ingesta del día),
– Disponer de televisión, video-juegos y dvd en la habitación,
– Ver televisión más de dos horas diarias,
– Dormir menos de 8 horas,
– Que los padres sean fumadores (especialmente si fuman los dos),
– Bajo nivel de ingresos económicos de la familia y
– Bajo nivel educativo de padres y madres.

Los datos del estudio ‘Aladino’ provienen de una muestra de 3.426 niños y niñas de entre 7 y 8 años, procedentes de 71 centros escolares, repartidos por todo el territorio español.
La prevalencia del sobrepeso entre los niños españoles es del 24,6% y la obesidad del 18,4%. En comparación con los resultados del mismo estudio en 2011 se evidencia una ligera mejoría, ya que la prevalencia del sobrepeso fue del 26,2% y de la obesidad del 19,1%. Lo que supone un descenso de 2,3 puntos (43% Aladino 2013 vs. 45,3% Aladino 2011).
En relación a las diferencias de género (sexo) y edad, los resultados muestran que si bien los niños y niñas presentan una prevalencia similar en sobrepeso, la obesidad infantil es superior en los niños frente a las niñas. Asimismo, los niños y niñas de 8 años tienen más problemas de sobrepeso y obesidad que los de 7 años.
Esto nos lleva a una nueva reflexión: Es necesario frenar estos problemas y promover la adopción de hábitos de vida saludables a lo largo de toda la vida.
Nuestros hijos merecen un mundo mejor. Sólo disponemos de un planeta donde vivir y un cuerpo con el que crecer y disfrutar ¡Cuidémonos!

Mónica Ruiz Romero
Col.16209
Puedes seguirnos en:

 

SOS: Mi bebé llora en el coche

Siempre hemos escuchado que los bebés se calman e incluso se duermen en el coche, ¿verdad? ¿Por qué a mi bebé no le pasa eso? ¿Por qué a él/ella le pasa todo lo contrario?

El síndrome “silla del coche con pinchos” suele pasarle a los mismos bebés que tienen el síndrome “cuna con pinchos” o “sillita de paseo con pinchos”. Se trata de bebés muy demandantes que no aceptan que le dejemos sentados en ningún lado, aunque nosotros estemos al lado.

Cuando un bebé no acepta la cuna, hay alternativas, como el colecho; cuando un bebé no acepta la sillita de paseo, hay alternativas, como el porteo; pero cuando a un bebé no le gusta ir en coche no hay alternativas. ¿Qué podemos hacer entonces para hacer un poco más llevaderos los viajes en coche?

1. Lo primero: Concienciarnos de la seguridad. Esto no es negociable: El bebé debe ir en su dispositivo de retención y no debemos sacarle de ahí. Del mismo modo, nosotras debemos ir con nuestro correspondiente cinturón de seguridad y no haciendo contorsionismos para ofrecerla la teta para calmarlo.

2. Mentalizarnos de que la reacción de nuestro bebé no está ligada al hecho de ir a contramarcha. Como hemos hablado antes, probablemente en la cuna o en la sillita de paseo llora igualmente.

3. Puede ayudar el hecho de subir a casa la sillita del coche para que se familiarice con ella en un ambiente seguro.

4. Parece una obviedad pero hay que decirlo: En el caso de viajes largos, conviene intentar hacerlos coincidir con las horas de sueño del bebé y salir con suficiente antelación en previsión de que tendremos que hacer paradas.

5. Lleva en el coche entretenimientos: juguetes (mejor si son juguetes que le gusten y que solo los tenga en el coche), comida, un DVD infantil… Busca por internet opciones de fabricación casera para colgar en el respaldo del coche, de manera que el bebé tenga a mano sus juguetes.

En este caso, esta maleta está colocada sobre la parte de atrás del asiento trasero delantero,
pero del mismo modo se puede instalar en la parte delantera del asiento trasero.

6. Si puede ser, que vaya alguien detrás con él para intentar distraerle e ir ofreciéndole juguetes.

7. En caso de que nadie pueda ir con él atrás, conviene instalar un espejito para que el conductor pueda comprobar que todo va bien.

8. Cántale. Prueba a distraerle con música o incluso cantando tu misma. Da igual lo mal que lo hagas, tu voz es lo que más le calma.

9. Prueba a hacer viajes cortitos (al supermercado, a casa de los abuelos…) cuando el bebé esté tranquilo y contento.

10. Mantén siempre la calma, especialmente si vas conduciendo, y piensa que, aunque ahora te parezca mentira, esta fase de llanto en el coche pasará muy pronto.

El A,B,C del calzado infantil


Para empezar quiero decir que para mi, los niños, hasta los 2 años no deberían llevar zapatos el máximo tiempo posible, éste post os explica el porqué pienso así. 

Antes de empezar me gustaría que viéramos todos una imagen:


Como podemos observar, hasta los 2-3 años, los huesos no están casi todos en su sitio definitivo y formados, por tanto hacer que el niño lleve unos zapatos que no hacen falta, puede generar problemas a largo plazo en el andar y la formación de la estructura. 
Además, las plantas de los pies son una parte del cuerpo que al igual que las yemas de los dedos, las palmas de las manos o la boca, son las principales maneras de nuestros hijos para sentir y descubrir el mundo, por eso cuánto más tapados estén, más les cortamos su percepción del entorno. 

Bien, una vez aclarado ese punto, ya sabemos y tenemos decidido que nuestros hijos no necesitan zapatos, pero lógicamente algunos de los sitios a los que vamos no son seguros para ir descalzo o hace mucho frío. Aquí es dónde voy a daros unos puntos claves para escoger calzado.

1. La puntera del zapato debe ser redonda y cerrada, pero amplia para que los dedos tengan libertad de movimiento.

Attipas

2.Mejor que se abroche en el empeine, no en el tobillo, así se aguantará bien, pero el pie del peque tendrá movilidad.

Bobux

3.La horma del zapato tiene que ser recta, sin diferencia entre izquierda o derecha. Y si hay diferencia, que no sea muy inclinada para evitar que los dedos del niño se deformen hacia uno u otro lado.

Bobux

4.Comprobar dentro del zapato que no haya hilos, costuras,bultos, algo que roce el pié y pueda causar heridas o molestias.

Pablosky


5.El talón, el refuerzo que suelen llevar los zapatos, debe llegar por encima del talón, nunca más arriba para que pueda tener libre el tobillo y flexionarlo sin problemas.

Kickers


6.Miremos el dibujo de la suela y elijamos el que tenga un patrón irregular, con líneas que no sigan un mismo patrón, para que así sea antideslizante. Ha de ser flexible y poder doblarse completamente, ligero y no medir más de 5mm de ancho.

Pololo Juan

7. Entre todos los materiales de confección, la piel siempre es la apuesta más segura, es fácilmente manejable y transpirable.

Decathlon

 

Biomecanics

 

Aquí os dejo los enlaces de las páginas de las marcas que salen en éste post:

Decathlon
Biomecanics
Bobux
Kickers
Pablosky
Attipas

1ER LIBRO DE LARDAMMA

 

¿Cuántas veces habéis estado en la calle, en el parque, en alguna reunión familiar, y habéis querido poder tener un ordenador a mano para consultar un artículo sobre crianza?,
¿Cuántas veces habéis deseado poder rebatir ese argumento manido que alguien os suelta cuando habla de rabietas, o de la teta?
 
Bueno, pues tenemos una noticia, hemos tenido la oportunidad plasmar el libro que teníamos en ebook en nuestra web, en papel, y así se ha hecho. Es una recopilación de textos que están en el blog para llevarlos siempre a mano.
 
 
 
Aquí tenéis el índice y el enlace: Crianza con apego
 
1)            EL DESARROLLO DEL BEBÉ           
I.             El desarrollo del bebé de 0-36 meses    
II.            Desarrollo social y afectivo del niño y teoría del apego I               
III.          Desarrollo social y afectivo del niño y teoría del apego II              
IV.          Desarrollo cognitivo       
V.           Desarrollo motor del niño           
VI.          Desarrollo lingüístico     
 
2)            CRIANZA NATURAL        
I.             Colecho               
II.            Destete natural               
III.          ¿Estimulación temprana?            
IV.          Bebés llorones 
V.           Bebés y animales            
 
3)            EDUCACIÓN      
I.             El castigo             
II.            El “no” y las rabietas      
III.          Juguetes a evitar             
IV.          Ideas DIY para que jueguen los bebés  
V.           ¿Qué son los celos?       
VI.          Menores en internet: Precauciones, consejos, seguridad           
 
4)            MATERNIDAD   
I.             El Plan de Parto               
II.            Sexo y lactancia               
III.          10 cosas que nadie te contó sobre la maternidad            
IV.          ¿Conciliación laboral?    
V.           Recuperación tras el parto          
VI.          Test: ¿Qué tipo de madre eres de cara a los opinólogos?            
 
5)            ESCUELA DE PADRES      
I.             5 cosas que aprendes de tus hijos          
II.            Los fantasmas de la maternidad              
III.          5 errores comunes de papás primerizos              
IV.          14 cosas que nunca deberías decirle a una madre que amamanta (y por qué)   
V.           Visitar a un recién nacido            
VI.          Arrepentimiento             
VII.         Diez cosas que jamás debes hacer con los hijos de los demás   
 
6)            VACACIONES    
I.             Lista de cosas que no se nos pueden olvidar en la maleta del bebé        
II.            Vacaciones con el bebé               
 
7)            ARTÍCULOS DE OPINIÓN              
I.             ¿Y qué tal se porta?       

 

II.            Mitos    

¿Por qué no deben compartirse cosas contrarias a la crianza respetuosa?

Hoy en día ya no se permite pegar a la esposa, tener esclavos o pegar a los criminales en la cárcel. Lo único que todavía se permite es el pegar a un niño indefenso, inclusive a un bebé y llamar a esto disciplina. Es tiempo de rechazar esta tradición absurda, cruel, inmoral y peligrosa e informar a los niños lo más posible acerca de sus derechos. Alice Miller Lo que hace daño a la salud no debe ser difundido, así de simple. La difusión es promoción, es propaganda, es hacer llegar más lejos el mensaje, es dar publicidad. Aunque lo compartas con una crítica, lo estás difundiendo. Si deseas hacer crítica de algo, copia los fragmentos en cuestión, en un texto tuyo, argumentando la crítica. Se entrecomilla lo que se va a cuestionar, se pone el autor, pero no enlaces, no les des publicidad. Cuando compartes un contenido de la red (video o texto), en contra de la crianza respetuosa, aunque sea para criticarlo, ten en cuenta algo: ¿Sabéis cuantas visitas les vamos a subir a quienes gestionan un blog en contra de una infancia respetada? Un mejor posicionamiento en la red da ventajas de todo tipo ¿les vamos a dar apoyo? ¿Les vamos a ayudar a posicionarse? ¿Sabes que eso dará ventajas a quien lo escribe o gestiona? Es más, puede incluso creer que es súper bueno, o buena, en lo que escribe, puede auto convencerse de que, con tantas visitas, lo hace muy bien. Compartir estos contenidos carentes de respeto con la infancia, tiene la misma lógica que la de comprar libros de Estivill y repartirlos para criticarle…¿perdón? ¿Vemos lógica en ello? Yo no. No podemos esgrimir el argumento de la libertad de expresión en estos casos ¿damos libertad a quienes sabemos dañan la infancia? ¿En qué queda nuestro cambio social, en las cuatro paredes de casa? ¿Somos conscientes de que nuestros hijos deben enfrentarse a un mundo al que no hemos contribuido a cambiar cuando hemos mirado hacia otro lado mientras dañaban a otros? Los grandes crímenes de la historia, las más grandes injusticias, los grandes genocidios, ocurrieron porque muchos callaron y miraron hacia otro lado…No, no exagero, son millones los niños que se convierten en adultos y están heridos, algunos nunca sabrán que están heridos, desangrándose… Mi madre fue maltratada por su madre, que también fue maltratada por la suya, y yo fui una niña maltratada, y luego fui una mujer maltratada, fui victima de la permisividad con la violencia de esta sociedad, en la crianza y en la pareja…Una infancia no respetada es lo que tiene, abre las puertas a los futuros maltratos, quien te quiere debe hacerte llorar, quien te quiere tiene derecho a gritarte, darte una bofetada, insultarte, ignorarte, dejarte llorar y hacerte llorar cuanto quiera. ¿Difundirías el artículo de alguien que defiende el doblegar a una mujer? ¿Difundirías el artículo de quien hace bandera de relaciones en torno a los límites y la violencia con la mujer? ¿Difundirías un artículo en el que se defiende una ostia a tiempo para las más rebeldes, las que tiene más carácter, no sea que se te suba a las barbas…? Todo ello, por fortuna, es denunciable, podemos dirigirnos a organismos que defienden a la mujer, o a la Guardia Civil, pero cuando es un niño a quien quieren doblegar, castigar, ponerle límites, dar un azote a tiempo, no es posible…Podemos denunciar una agresión real, y nada más, una seria dejadez, nada más… ¿Un niño es menos humano? Estamos criando humanidad, futuro, y nos extrañamos de que la sociedad sea desalmada, cruel, dictatorial, egoísta…¿Qué sienten millones de niños? El hecho de que muchos padres maltraten o descuiden a sus hijos del mismo en que sus padres lo hicieron con ellos -aunque, o especialmente, cuando no recuerdan nada en absoluto de aquella época- demuestra que han asimilado en sus cuerpos sus traumas infantiles. Alice Miller Si no quieres perpetuar el dolor, la injusticia, y el genocidio de millones de infancias que den lugar a adultos con depresiones, vacíos inexplicables, enganchados a relaciones toxicas, a dependencias de cualquier tipo, a gente incapaz de expresar emociones, sentimientos, incapaz de sentir empatía, solidaridad, remordimientos…No compartas contenidos no respetuosos con la infancia, no difundas el maltrato infantil normalizado en una sociedad llena de corazones heridos que ni siquiera son conscientes de esas heridas, porque así ha sido toda la vida…Toda la ida han existido las guerras, el racismo, los asesinatos, las violaciones…¿Dejaremos de combatirlo? Del hecho de que todo agresor haya sido anteriormente una víctima no se desprende que toda persona que haya sido maltratada tenga que acabar necesariamente maltratando a sus hijos. No tiene por qué ser obligatoriamente así, pues puede que ese individuo, en su infancia, tuviera ocasión de recibir de otra persona -aunque sólo fuera una vez- algo que no fuera educación ni crueldad: un maestro, una tía, una vecina, una hermana, un hermano. Sólo la experiencia de ser querido y apreciado permite al niño identificar la crueldad como tal, percibirla y rebelarse contra ella. Sin esa experiencia le es imposible saber que en el mundo pueden existir otras cosas además de crueldad; sin esa experiencia, seguirá sometiéndose a la crueldad, y más tarde, cuando, ya adulto, disfrute del poder, la ejercerá él también, como si fuera algo completamente normal. Alice Miller Mayka Martín

Piojos


Malditos piojos, quién no ha pasado alguna vez por ese momento de pánico en el que encuentras un piojo en la cabeza de alguno de tus hijos y es como si de repente se desatara la 3 guerra mundial en casa. 
Veámoslo por el lado bueno, sabes que vas a hacer limpieza a fondo, sí o sí. De todas maneras, voy a dejaros algunos trucos para prevenir/acabar/luchar con ellos.


1. Lavamos la cabeza,  aclaramos el pelo con vinagre blanco y agua a partes iguales. 
Esto hará que los piojos resbalen del pelo más facilmente.
2. También podemos cubrir la cabeza mientras dejamos que el vinagre actúe en el pelo y pasar después un peine fino o liendrera.
3. Llevar el pelo recogido puede ser un buen consejo.
4. Decirle a los niños que no se pongan gorras, coleteros o accesorios de otros niños, porque incluso en la ropa se quedan pegados y se contagian.
5. Poner lana entre las púas de la liendrera ayudará a que se queden cogidos al tejido y no se pierdan por el camino.
6. El aceite de árbol de té puede ayudarnos a prevenir, poniendo unas gotas en el champú o en el pelo detrás de las orejas sin tocar la piel.
7. Llenar la cabeza del niño de crema suavizante abundante y pasar la liendrera para que sea más fácil despegarlos
8. Si habéis llegado hasta aquí sin rascaros, muy bien, a mi me ha sido imposible.
9. Acordaros de tener un bol de agua caliente al lado nuestro cuando usemos el peine, si le echamos bicarbonato al agua, mejor aún, y pasamos el peine cada vez que peinemos para dejar los que encontremos en el agua y mueran.
10. Si todo lo anterior no funciona, recurrid al zz. Nada respetuoso con los ingredientes, pero efectivo al 100% en una sola aplicación. Por menos de 3€ tenemos el problema solucionado 🙂









El fin último de la crianza

A menudo nos obsesionamos con los métodos de crianza de nuestros hijos y nos preocupamos excesivamente sobre qué será mejor o qué será peor, sin tener en cuenta que le estamos transimitiendo a el/la niño/a una tensión innecesaria.

Como dice Carlos González, hacer las cosas bien es lo más fácil, solo tienes que seguir tu instinto y tu lógica, así que deja de preocuparte por todo.

Lo principal en la crianza, el sentido último con el que las madres y padres hacemos todo lo que hacemos, es que los niños/as sean felices, y eso a veces se nos olvida.

Como decía mi amigo, el filósofo Juan Verde, la felicidad no es un fin a alcanzar, como nos ha hecho creer la religión o los grandes dogmas. La felicidad así entendida no existe o sería algo inalcanzable. En cambio, es la suma de los pequeños placeres de cada día lo que componen la felicidad.

Yo soy feliz porque me he despertado junto a mi bebé, no se me han quemado las tostadas, huele a suavizante y hace sol. Le pregunto a mi niña si quiere desayunar y dice “¡¡¡Shiiii!!! de una manera que me parto de risa. Llamamos a papá para desearle que tenga un bien día y nos ponemos a hacer cosas. No me deja recoger la casa, pero me da igual.

Y es que el buen humor se refleja en nuestra convivencia, en las relaciones que establecemos y hasta en nuestro propio desarrollo físico y cognitivo.

Aprender a disfrutar del día a día repercute en la salud como han demostrado numerosos estudios científicos, disminuye el estrés, estrecha los vínculos interpersonales, favorece la toma de decisiones (se ve todo más claro), estimula el ejercicio físico (nos mantiene activos) y promueve el entusiasmo, la gratitud, etc.

No se trata de despreocuparse o de estar todo el día haciendo gracias. Se trata de solucionar los problemas con sentido del humor, ocuparse de lo importante, relativizar los problemas y liberar tensiones innecesarias.

Esto es especialmente importante a medida que los niños van creciendo y se les empieza a exigir cada vez más. Conviene de vez en cuando recordar que son nuestros hijos/as y lo felices que nos hace tenerles con nosotros/as.

Los niños/as aprenden por imitación y, si mantenemos una actitud positiva ante la vida, le daremos la posibilidad de pasar ratos inolvidable, mantener un recuerdo estupendo de su infancia y le daremos herramientas para actuar siempre con respeto y alegría.

Problemas comunes en el recién nacido

Muchas mamás, sobre todo primerizas, pueden asustarse al ver a sus bebés con algunos problemas cuando nacen que, en muchos casos, son fisiológicos y se resuelven solos con el tiempo, y en otros, con la debida atención no tienen por qué presentar ninguna complicación.

Estos son algunos de los problemas más comunes de los recién nacidos:

 

  • Ictericia: Se produce por un exceso de bilirrubina debido a la inmadurez de los riñones, y suele ser leve en recién nacidos. No obstante, si persiste o empeora, se debe consultar al pediatra.
  • Problemas en los genitales: hidrocele, fimosis, sinequia vulvar… En la mayoría de casos se resuelven solos.
  • Anemia: Es una adaptación normal del recién nacido.
  • Granitos (hiperplasia sebacea): Pequeños granitos blanco-amarillentos situadas en los folículos pilosebáceos.
  • Lesiones producidas durante el parto: Pueden ser más o menos graves y estás relacionadas sobre todo con los partos instrumentales, la maniobra Kristeller, etc. Por ejemplo, la rotura de clavícula, parálisis braquial, marcas o raspados, etc.
  • Hernia umbilical: Suele desaparecer por sí sola durante el primer año de vida. Si no fuera así, a partir de los 3 o 4 años podría operarse.
  • Distensión abdominal (barriguita hinchada y dura).
  • Extremidades azuladas: Si no vuelven a su estado natural al calentarse, se debe consultar al pediatra.
  • Luxación de cadera: Afecta al 1% de los bebés. Es una malformación de la articulación de la cadera que normalmente se va resolviendo solo si se cuida la posición, para lo cual ayuda el porteo ergonómico, doble pañal, etc.
  • Pequeños tumores o hemangiomas: los más frecuentes son color frambuesa o superficiales. Son leves dependiendo de su localización y su extensión.

 

Chupete, ¿sí o no?

El chupete es un elemento controvertido. La mayoría de los especialistas recomiendan limitar su uso mientras que muchos padres lo ven como un elemento imprescindible.

La verdad es que el chupete tiene ventajas y desventajas:

Es verdad que puede tranquilizar a los bebés (puesto que la succión les calma y tiene un efecto analgésico) y que se ha relacionado con un ligero descenso en el porcentaje de síndrome de muerte súbita, pero esta relación reside en el hecho de la succión, no del chupete en sí, por lo que si el bebé durmiera agarrado al pecho de la madre, el riesgo quedaría reducido igualmente.

En cambio, el uso del chupete se ha relacionado con dificultades en la lactancia, tanto en su instauración como en su prolongación en el tiempo (la forma de succión es diferente y puede confundir al bebé), así como con problemas dentales en el caso de niños mayores.

La AEPED recomiendaciones evitar el uso del chupete hasta que la lactancia materna esté bien establecida, habitualmente durante el primer mes de vida. En cambio, recomiendan el uso del chupete en bebés con lactancia artificial.

Otros pediatras apuntan a que el uso del chupete es un elemento de riesgo: evita que el bebé expulse el vómito y puede producir gases.

La Sociedad Española de Odontología Pediátrica, por su parte, relaciona el uso del chupete con la maloclusión y otros problemas dentales, aunque reconocen que podrían tener solución al eliminar su uso.

La AEPED se compromete a seguir investigando sobre el uso del chupete y su relación con lal lactancia materna y con la disminución del síndrome de muerte súbita. Mientras tanto, lanza estas recomendaciones a los padres y madres de bebés que usen chupete:

 

  • No untarlo nunca con miel, azúcar ni otras sustancias.
  • Comenzar a limitar su uso a partir de los 12 meses de edad, tratando de distraer al bebé (no ofrecer, no negar).
  • Utilizar siempre chupetes homologados.

Documento completo de la AEPED: El uso del chupete y la lactancia materna