Todas tenemos leche, por María Enbrazosdemamá

Maria Enbrazosdemamá:
https://m.facebook.com/home.php?soft=search
http://enbrazosdemama.com/wordpress/

Esta sociedad está llena de mitos sobre la lactancia. Por suerte, cada vez mas mujeres y hombres, se informan y van derribando mitos. Hoy hablamos del mito de “no tengo leche”

Son pocas las mujeres que no pueden amamantar por falta de leche, aunque existe la posibilidad y se llama hipogalactia. Llamamos hipogalactia a la escasa producción de leche que imposibilita la satisfacción alimentaria del bebe con lactancia materna exclusiva.

Las causas de hipogalactia permanente pueden ser varias: SOP (Síndrome de ovarios poliquísitcos) , Alteraciones en Tiroides (el hipertiroidismo, el hipotiroidismo, la tiroiditis ), hipoplasia mamaria, reducción de mamas, síndrome de Shehann o transtornos alimentarios con amenorrea sostenida (falta de regla) Quitando los casos anteriores, todas las mujeres podemos amamantar. Solo necesitamos confiar en nosotras, en nuestro cuerpo que son sabio y que está programado para ello. Confiar también en nuestro bebé que nace predispuesto a mamar, a tomar la leche que emana de nuestro cuerpo, a nutrirse de ella.

Lo mas importante para producir la cantidad de leche necesaria para nuestro bebe es que la lactancia sea a demanda. Eso significa siempre que mama y bebé quieran. Nada de horarios (cada 3 horas y 15 minutos de cada pecho por ejemplo) es uno de los errores mas comunes, intentar poner horarios a la lactancia. No debemos olvidar que un bebe recién nacido ha estado 9 meses dentro de su madre, con alimento constante, oliendo a mama, mecido en el vientre materno… Lo mas normal que quiera comer cada poco.

La leche materna es de muy fácil digestión (en unos 50 minutos se digiere) y el estómago del bebe es muy pequeño por tanto es normal que reclame alimento muy seguido. (No olvidemos que el pecho no es solo alimento, es mucho más. Es amor, consuelo, vínculo, en definitiva es estar con mama.

Muchas mujeres se confunden al no sentir “la subida de la leche” y creen que no tienen leche. No todas notamos la subida tal y como nos la cuentan, unas tiene los pechos duros y enormes, pero otras pasan del calostro a la leche sin darse ni cuenta! Otras mamas creen que por tener el pecho pequeño tendrán menos leche y nada mas lejos de la realidad, el tamaño en este caso no influye para nada.

Es importante revisar que el agarre del bebé sea correcto y que el bebe no tenga frenillo (que interfiera en la lactancia, no todos interfieren) para asegurar una buena producción y transferencia de leche.

 

 

Otra factor a tener en cuenta para producir la cantidad de leche que nuestro bebe necesita es intentar no interferir en la lactancia o hacerlo lo menos posible. A un bebe menor de 6 meses no se le debe dar nada mas que leche. Ni infusiones, ni agua… eso a parte de que podría sentarle mal al bebé puede hacer que se salte tomas y por tanto afectar a nuestra producción. Lo mismo pasa con el chupete (no es recomendable ofrecerlo antes de que la lactancia este establecida, entre las 6 y 8 semanas de vida) además de que puede causar confusión en la succión del bebe y ocasionarnos grietas o dolor al amamantar.

Hago una reflexión, si confiamos en que nuestro corazón va a latir como es debido, que nuestros pulmones funcionan como es debido… ¿Porque vamos a dudar de que nuestros pechos puedan producir la leche que necesita nuestro bebé?

Los inicios en la lactancia no siempre son fáciles, debemos confiar en nosotras, en nuestro cuerpo y rodearnos de profesionales que puedan ayudarnos, casi todas tenemos leche y podemos alimentar a nuestros pequeños. Creo que es una de las sensaciones que mas me ha empoderado en la vida, sentir que puedo alimentar a mi hija con mi cuerpo. Sentir que mi cuerpo produce lo que ella necesita, que yo soy todo lo que necesita… es mágico.

María Enbrazosdemamá

Patrones de sueño típicos de los 6 a los 9 meses


Hacia los 6 meses si juntamos todas las horas que duermen, nos saldrá una media de unas 14, siempre hay excepciones, pero en general suele ser así.
-Suelen hacer varias siestas diurnas
-Las reparten entre la mañana y la tarde.

-Cada vez que lo notes cansado y veas signos de que tiene sueño, acúnalo, o intenta que se duerma, descansará más y estará mejor el resto del día

Olvida los métodos dañinos para que tu bebé aprenda a dormir

A éstas alturas, seguro que alguien ya te ha sugerido algún método para que el bebé aprenda a dormir…huye de esos consejos
Aquí tienes un enlace de la fantástica Laura Perales Bermejo que te ayudará a  hacerte una idea de lo dañino que puede llegar a ser.

http://www.crianzaautorregulada.com/articulos/los-metodos-para-aprender-a-dormir/

Si tu bebé aún no duerme toda la noche seguido, no es el único, muchos siguen despertándose muchas veces para alimentarse, sobre todo si estás con lactancia materna.

 

Etapa de nuevos despertares

Puede que si u bebé era de los que ya dormían toda la noche de un tirón, o más o menos regular, tenga ahora despertares en mitad de la noche, algo alterado, se mueva, hable, o llore.
Éstos días y meses son épocas de cambios muy importantes para ellos y de avances cognitivos y motores.

Seguramente está aprendiendo a gatear, sentarse, decir alguna palabra o sonido nuevo, ha aprendido a levantarse apoyado en algún mueble, etc.
Estos hitos son muy importantes para tu bebé y eso provoca que su cerebro quiera seguir practicando, ¡aunque esté durmiendo!

La ansiedad por la separación  también podría causar los despertares de tu hijo. Cuando se despierta y se da cuenta de que no estás allí quizás se siente angustiado. Pero probablemente se calmará tan pronto entres en la habitación y le consueles.

Cómo puedes establecer hábitos de sueño saludables

Aquí tienes algunos consejos para ayudar a tu bebé a dormir bien a esta edad:

Establece y sigue una rutina consistente para irse a dormir

Si aún no has establecido una rutina para la hora de irse a la cama, empieza ahora. Un ritual nocturno ayudará a tu niño a relajarse y prepararse para dormir y, a esta edad, tu hijo comenzará a participar y lo disfrutará más.

Ya sea que tu rutina incluya bañar a tu bebé, jugar a un juego tranquilo, prepararlo para ir a la cama, leerle un cuento o dos, o cantar una canción de cuna, asegúrate de hacerlo en el mismo orden y a la misma hora todas las noches. A los bebés les gusta tener rutinas estables y horarios consistentes.

Mantén el horario diario de tu hijo regular

Ambos se beneficiarán al tener un programa diario que incluya horarios preestablecidos para la cama y las siestas. Eso no significa que tu bebé deba almorzar exactamente a las 12:15 siempre, pero sí significa que generalmente deberías tratar de seguir un horario predecible. Cuando tu bebé duerme la siesta, come, juega, y se prepara para irse a la cama aproximadamente a la misma hora todos los días, es mucho más probable que se quede dormido fácilmente.

Trata de acostarlo más temprano

Si tu bebé se va a la cama a las 8:30 de la noche, pero le cuesta relajarse, prueba a acostarlo media hora antes. Quizás está demasiado cansado, y es posible que al acostarse más temprano se duerma mejor.




¿Qué es la crianza con apego?

Está surgiendo con fuerza un movimiento entre las madres que cada día tiene más adeptos. Unos lo llaman crianza natural, otros, crianza con apego. Su particular revolución consiste en volver a lo orígenes en lo que a los cuidados de los bebés y los hijos se refiere. Conscientes de la vida llena de prisas que llevamos muchos padres, hemos levantado la mano para decir: un momento, por favor, aquí algo está fallando. Los niños no necesitan tantas cosas, no necesitan tantos juguetes, ni tantas actividades extraescolares. No desean tantos estímulos artificiales.

La teoría del apego respeta la tendencia del niño a buscar proximidad con las personas con las que se siente seguro (habitualmente, la madre o padres).

Esta teoría fue propuesta por Bowlby, pero actualmente, la Attachment Parenting Internacional (API) corrobora que hay 8 principios que fomentan el apego saludable (seguro) entre los padres/tutores y el niño.

1. Preparación para el embarazo, el nacimiento y la paternidad.
2. Alimentación con amor y respeto.
3. Respuesta sensible a las necesidades del bebé desde que nace.
4. Contacto materno el mayor tiempo posible.
5. Propicio del sueño seguro físicamente y emocionalmente.
6. Propicio del cuidado cariñoso constante.
7. Práctica de la disciplina positiva.
8. Búsqueda del equilibrio entre la vida personal y familiar.

Estos valores se interpretan de diversas maneras por todo el movimiento. Algunos padres afines a la crianza con apego también eligen vivir una forma de vida familiar natural, tal como el parto natural, el nacimiento en casa, criar en casa, educación en el hogar, aprendizaje natural, el movimiento anti-circuncisión, salud natural, movimientos de cooperativa y consumo de alimentos orgánicos.

Sin embargo, el Dr. Sears no requiere que los padres sigan ningún conjunto de reglas, sino que los anima a ser creativos al responder a las necesidades de sus hijos. La crianza con apego, fuera del modo del Dr. Sears, se centra en las respuestas que respaldan los vínculos seguros.

El cuidado del niño en la crianza con apego se centra en resolver las necesidades del niño primero, pero sin rechazar las obligaciones laborales de los padres fuera de casa.

La crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños y evitar expectativas poco realistas en cuanto a su comportamiento. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando. De esta manera, los padres pueden intentar evitar la frustración que ocurre cuando esperan cosas que los niños no pueden hacer aún.

La crianza con apego mantiene que es de vital importancia para la supervivencia del niño que sea capaz de comunicar sus necesidades a los adultos y que estas sean atendidas sin demora.

El Dr. Sears advierte que mientras el niño es pequeño, es mentalmente incapaz de ninguna manipulación. Durante el primer año de vida, las necesidades y los deseos de un niño son lo mismo.

La crianza con apego observa el desarrollo así como la biología del niño para determinar las respuestas psicológicamente y biológicamente apropiadas para cada etapa. No significa resolver una necesidad que el niño pueda satisfacer por sí mismo; significa entender cuáles son las necesidades, cuándo se presentan, cómo cambian a lo largo del tiempo y de las circunstancias, y ser flexibles al idear maneras para responder apropiadamente.

Prácticas similares son conocidas como crianza natural, crianza por instinto, crianza intuitiva, crianza de inmersión o crianza en el “concepto del continuum”.

Los niños necesitan volver a ser niños y los padres volver a ser padres. Fuera los manuales, las terapias conductistas, cómo enseñarles a dormir, normas hechas para que el adulto no se estrese, aprendizajes fuera de su tiempo. Es una vuelta a la crianza de antes: dar el pecho sin prisas, sin horarios, dormir con los hijos cuando lo necesitas, darles muchos abrazos, muchos besos, decirles constantemente que se les quiere, educarlos con respeto y para que respeten. No se trata de no poner normas, se trata de establecer límites, que entiendan por qué se hacen las cosas pero sin gritos ni castigos físicos.

Uno de sus principales impulsores en el pediatra Carlos González, Rosa jove, Laura gutman, etc…

BIBLIOGRAFIA 

-La maternidad y el encuentro con la propia sombra, de la autora y terapeuta Laura Gutman 
-Crianza, violencias invisibles y adicciones, de la autora y terapeuta Laura Gutman 
-Poner límites o informar de los límites (versión gratuita en la web) de la escritora Casilda Rodrigañez Bustos 
-Una Nueva Maternidad, reflexiones de mujeres en la red (quince coautoras, todas madres blogueras volcadas a la crianza respetuosa) 
-Reflexiones sobre crianza respetuosa, de la autora y mamá bloguera Louma Sader Bujana 
-El concepto del Continuum de Jean Liedhoff, -La mente del bebé recién nacido de David Chamberlain ROSA JOVÉ 
-365 ideas para una crianza feliz 
-Cariño y teta. Manual de instrucciones del bebé para torpes 
-Dormir sin lágrimas 
-Estado de shock 
-La crianza feliz 
-Ni rabietas ni conflictos 
-Todo es posible 
-La revolución del nacimiento, Isabel Fernández del Castillo. 
-Educar para ser, Rebeca Wild. 
-La represión del deseo materno, Casilda Rodrigáñez. 
-Su hijo, una persona competente, Jesper Juul CARLOS GONZÁLEZ 
-Mi niño no me come (1999) 
-Bésame mucho, cómo criar a tus hijos con amor (2003) 
-Manual práctico de lactancia materna (2004) 
-Un regalo para toda la vida, guía de la lactancia materna (2006) 
-Comer, amar, mamar (2009) 
-Entre tu pediatra y tú (2010) 
-En defensa de las vacunas (2011) 
-Creciendo juntos (2013) MICHEL ODENT 
-(2011). El nacimiento en la era del plástico. 
-(2009). El bebé es un mamífero. 
-(2009). Las funciones de los orgasmos: la vía rápida hacia la trascendencia. 
-(2008). La vida fetal, el nacimiento y el futuro de la Humanidad. 
-(2006). La cesárea: ¿problema o solución?. 
-(2005). Nacimiento renacido 
-(2002). El granjero y el obstetra. 
-(2001). La cuantificación del amor. 
-(1991). El agua, la vida y la sexualidad. 
-(1991). La salud y los ácidos grasos esenciales. 

Patrones de sueño típicos de 3 a 6 meses

A los 3 meses, un bebé promedio duerme unas 13 horas en cada período de 24 horas (4 o 5 horas de sueño durante el día, repartidas en varias siestas, y de 8 a 9 horas de sueño por la noche, generalmente con una o dos interrupciones). Aproximadamente el 90% de los bebés de esta edad duerme más por la noche, durante períodos de 5 a 6 horas de duración.

Es importante saber que los bebés no siempre están despiertos cuando suenan como si lo estuvieran; pueden llorar y hacer todo tipo de ruidos durante el sueño ligero. Incluso, si se despiertan por la noche, es posible que solo pasen unos minutos despiertos antes de volver a conciliar el sueño por sí solos.

Recuerda que cada bebé tiene su propio ritmo.

En algún momento entre los 4 y los 6 meses, algunos bebés son capaces físicamente de dormir toda la noche seguida. “Toda la noche”, a esta edad, quiere decir 8 a 12 horas. Es un desarrollo importante para ti y para tu bebé, porque ambos se despertarán más descansados por la mañana.

Si tu bebé todavía no duerme 8 horas seguidas, no eres la única. Muchos bebés todavía se despiertan muchas veces para alimentarse entre los 4 y los 6 meses.

Se vuelve a despertar 

Si tu bebé ya duerme durante largos periodos por la noche, disfrútalo. Pero a veces los bebés que llevan semanas o meses durmiendo toda la noche de corrido empiezan a despertarse otra vez cada dos o tres horas.

Puede resultar muy frustrante, pero tu bebé tiene sus razones. Quizás ahora está en una etapa más sociable y se despierta llorando porque desea tu compañía. O puede que esté aprendiendo a darse la vuelta o a sentarse y se despierta para practicar sus nuevas habilidades.

Está demostrado que el colecho propicia que los bebés duerman más, mejor y se despierten mucho menos ya que al dormir pegado a la madre tienen el pecho al alcance y no hace falta levantarlo de la cama para alimentarlo.

Cómo puedes establecer hábitos de sueño saludables 

*Empieza a establecer unas rutinas que os ayuden a los dos
*Establece unos horarios más o menos fijos para la hora del baño
*Puedes cantarle o hacerle un masaje después del baño.
*Después de ponerle el pijama puedes darle el pecho o el biberón en la cama mientras estás con él.

No hagas caso a quien te diga que para que duerma de día , debes dejarlo despierto durante el día,Solo conseguirás cansarlo más y hacer que llegue muy frustrado a la noche y le cueste coger mucho el sueño. Además, el sueño es muy necesario para establecer todas las nuevas conexiones en el cerebro y fijar los conocimientos adquiridos a lo largo del día.

Si a tu bebé le cuesta mucho dormirse o permanecer dormido, sea durante las siestas o por la noche, prueba a acostarlo un poco antes. Cuando un bebé está demasiado cansado, le cuesta más calmarse y dormir bien.

Olvida y huye de los métodos para dormir a los niños 

Seguro que a estas alturas ya has tenido que aguantar más de una vez al típico opinólogoque te dice que tienes que dejar llorar a tu bebé para que aprenda a dormir, olvídalo completamente, esos artículos solo harán daño al futuro de tu bebé.

 

 

Patrones de sueño típicos de un recién nacido

*Duermen entre 16-17 horas al día en tandas de 3-4 horas cada vez durante las primeras semanas de vida.

*Los bebés pasan mucho más tiempo en sueño REM (es cuando vemos movimientos oculares rápidos) Durante éste periodo se fijan los conocimientos aprendidos durante el día y se realizan las conexiones necesarias para el buen funcionamiento del mismo. Por eso es tan importante dejarlos dormir el tiempo que haga falta. Lo malo es en ésta etapa es más Fácil que se despierte.

CONSEJO:Algo que seguro que oyes mucho, aprovecha y duerme cuando tu bebé lo haga, ésta etapa es muy cansada y te ayudará descansar lo máximo.

 

  • A partir de las 6-8 semanas, los bebés empiezan a regular sus hábitos de sueño (un poquito), y duermen algo menos de día y alargan sus horas de sueño de noche. Sus fases de sueño profundo se alargan.
  • A medida que vaya creciendo irá alargando esos periodos de sueño profundo, cada niño es diferente y tiene su manera de adaptarse al mundo, así que no te preocupes si ves que el tuyo no cumple a rajatabla los estándares.

¿Puedo empezar a establecer rutinas?

Aprende las señales que indican que necesita dormir.

* Lo normal es que no aguante más de dos o tres horas despierto

*Es mejor no esperar hasta que empiece a llorar o se ponga muy nervioso, ya que le será más difícil dormirse.

*¿Bosteza?, ¿se frota los ojos?, ¿te busca el pecho?, ¿frota su carita contra un manta o muñequito?… suelen ser señales que revelan su cansancio, no te preocupes, en poco tiempo sabrás diferenciar perfectamente cuando está cansado.

*Puedes empezar a diferenciar el día de la noche con algunos gestos, por ejemplo:

-Mantén las persianas subidas durante las siestas diarias, no bajes el volumen o lo mantengas en completo silencio, puedes costarlo en el sofá contigo o dormirlo en la mochila ergonómica si lo prefieres tener contigo.
-Los bebés que están pegados a la madre/padre durante el día con la mochila/fular/bandolera, duermen más, lloran menos y tienen menos cólicos.

CONSEJO: El libro de Rosa Jové – Dormir sin lágrimas. Lectura imprescindible para entender todos estos cambios

Con un mes, suelen dormir un total de 15-16 horas diarias, repartidas entre el sueño nocturno (8-10 horas) y unas 3 siestas diurnas (6-7 horas).

 

Fuente: Felices Sueños, Elizabeth Pantley, Ed. Mc Graw Hill

0-36 meses

La importancia de los primeros años

Se considera primera infancia hasta los 6 años de edad, aproximadamente, momento en el que, según la psicología evolutiva tradicional, hay un cambio cognitivo importante (esto lo desarrollaré más adelante).

Hay que tener en cuenta, por supuesto, que cada niño es único. No se puede hablar de “logros” como si fueran objetivos dentro de una etapa concreta, porque hay niños que llegan mucho antes y niños que llegan mucho después, pero sí es cierto que todos siguen una línea evolutiva (tanto motora, como lingüística, como cognitiva, etc.) similar. Es decir, por ejemplo, todos aprender a andar antes que a saltar a la pata coja. Dicho de otro modo, el orden de los logros es igual para todos, pero el momento en que los logran varía. Por eso son innecesarias (y absurdas) las comparaciones). Pero también es conveniente tener en cuenta las edades a partir de las cuales ciertas características del niño podrían tener necesidad de estimulación.

En los primeros años se configuran las estructuras neuronales y se produce el crecimiento físico y desarrollo psicomotor, perceptivo e intelectual más rápido de la vida. Además, comienzan los procesos de individualización y socialización.

El desarrollo estas edades es un proceso activo, dinámico, porque el niño es un agente activo que construye su propio desarrollo en constate interacción con el medio. Aprende explorando y actuando. Es un proceso adaptativo, y, del mismo modo, global, porque las distintas áreas (física, motora, etc.) siguen una evolución aproximadamente paralela.

El desarrollo está determinado por la interacción de muy variados factores, individuales (genéticos) o ambientales, que incluyen factores físico-químicos (nutrición, condiciones geofísicas, etc.) y factores socioculturales (nivel cultural, marginalidad, etc.), en el que cada logro se va apoyando en el anterior. Hasta los tres años, el crecimiento físico y madurativo es enorme. Después es más pausado.

¿Y qué tal se porta?

Hay que ver lo que le importa a la gente el comportamiento en los niños. Ayer mismo, me para por la calle una señora mayor para hacer cuchi-cuchi a mi nena de 8 meses. “¿Y qué tal se porta?”, me pregunta. Qué obsesión tiene la gente con esa pregunta… Pues se porta como se tiene que portar un bebé. “¿Es buena?”. Hombre, pues claro, no me pilla dinero de la cartera para gastárselo en drogas, es un bebé, lo único que quiere es estar conmigo todo el tiempo. (Esto no se lo dije así, por supuesto). “Será que la has acostumbrado, ¿verdad? ¿A que la cogías de pequeña cuando lloraba?”. ¿¿¿??? ¿De pequeña? ¿Y ahora qué es? ¿Mayor? ¿Cómo que si la he acostumbrado? ¿Qué pregunta es esa? ¿Acaso esa señora no está acostumbrada, cuando llega a su casa, a que alguien le de un beso y a dormir con su marido? Cuando un bebé llora, no llora porque no le quieres comprar la Play Station; llora porque te quiere a ti y quiere estar contigo, que le cojas, que le consueles de este mundo que todavía no entiende.

Porque tú eres su único mundo, porque ni si quiera sabe que no es parte de ti. No entiendo para qué dejarle llorar, no sé qué necesidad hay de que aprendan que “esto es lo que hay”, que “el mundo es así”. ¿Que tienen que ser independientes? Qué barbaridad. Tienen que ser independientes con 20 años, no con pocos meses. Yo no creo en eso. Yo creo en una nueva generación que cambiará este mundo loco que tenemos a través de una nueva forma de crianza, que en realidad no es nueva, sino que existe desde el principio de los tiempo (por eso hemos sobrevivido y hemos llegado hasta aquí) pero que se nos está olvidando.

https://www.facebook.com/groups/crianzaconapego/

 

Cris. Educadora social especializada en atención temprana, mamá de dos y directora editorial.