Visitas en el parto

Recuerdo que, cuando parí por primera vez, llegué al hospital muy confiada (“Todo el mundo lo hace, no será para tanto”). Trabajaba entonces en una casa particular y ya me habían dicho que me iban a permitir llevar a mi bebé, así que calculaba reincorporarme al trabajo unos tres días después de dar a luz. Jajajaja… Qué joven e ilusa era…

No tenía ni idea de embarazos, partos, crianza… Había ojeado alguna revista pero tampoco demasiado porque trabajaba todo el día y no tenía internet. Además, en las revistas tampoco ponía precisamente las mismas cosas que ahora y mi matrona era una gilipollas esférica (la mires por donde la mires, gilipollas). No tenía la menor idea de lo que iba a pasar.

Me imaginaba que, llegado el momento, notaría un dolor, iría al hospital y, en apróximadamente una hora de dolores fuertes, nacería un bebé limpito y sin cordón umbilical.

Os podeis imaginar el trauma que me quedó después de ver lo que es realmente un parto, y especialmente un parto de esa época (año 2000), con sus cuatro horas atada a monitores con un gotero de oxitocina sin que dejaran entrar a nadie a la sala de dilatación, la negación de ningún tipo de analgesia, el paritorio y su potro de tortura, la episiotomía de rutina, los enormes charcos de sangre por todos lados, el bebé azulado cubierto de sangre y moco blanco con una especie de cable de teléfono antiguo que le salía de la tripa…

Las cosas han cambiado, afortunadamente, pero un parto sigue y seguirá siendo un parto.

Al contar esto me quiero dirigir sobre todo a madres primerizas, papás y familiares: ¿Sois realmente conscientes de lo que vais a vivir? Es algo absolutamente enorme donde vais a poder sentir el milagro de dar a luz. Van a ser momentos (minutos, horas, incluso días) de subidones brutales de hormonas, sensaciones de todo tipo, miedo extremo, dolor insoportable, felicidad loca, angustia, impresión…

¿De verdad quereis dejar que entre alguien más en el paritorio que no sea vuestra pareja o familiar más cercano? ¿De verdad quereis a toda la familia invadiendo la intimidad en un momento así?

Al margen de que tendréis una persona real, de carne y hueso, recién venida al mundo, absolutamente vulnerable y dependiente bajo vuestra responsabilidad, que lo último que necesitará es que un montón de desconocidos le separen del regazo de su madre (el único lugar del mundo donde se sentirá seguro)… Al margen de eso, vosotras no vais a estar para tonterías.

Puede que ahora creais que vais a pensar “Qué emoción, que venga todo el mundo a conocer al bebé lo antes posible”, pero nada más lejos. En el 99% de los casos, os debatireis entre mandar a la mierda a quien se presente en las horas posteriores al parto o simplemente ignorarle.

Papás y familiares: os pedimos comprensión y respeto a las necesidades de la mamá y el bebé en un momento de máxima vulnerabilidad. Necesitan reconocerse, reordenarse en el mundo, asimilarlo todo, establecer la lactancia, amarse sin interrupciones… Todo lo demás es secundario, y la familia y amigos van a tener toda la vida para disfrutar del bebé.

No lo tomeis a mal, no es un capricho, es una necesidad.

 

Gripe en el embarazo


La gripe en el embarazo

 

Parece que por fin ha llegado el invierno: días grises larguísimos, mucho frio  y la gripe.

 

Que molesto es eso de no parar de moquear, fiebre, todo el día con tos, y ese dolor intenso en todas las articulaciones que desde que te levantas acarreas de forma continua.

 

Imagina que estas embarazada  
¿Qué hay que hacer entonces? ¿Puedo tomar medicamentos? ¿Puede afectar a mi embarazo?

 

Durante el embarazo el sistema inmunitario acostumbra a estar algo más debilitado, por lo que las embarazadas son un blanco fácil del virus. La gripe es una enfermedad producida por un virus que molesta durante unos días hasta que pasa sin dejar restos, evidentemente molesta diferente si tienes que llevar un peque dentro.

 

Como es sabido las embarazadas son personas normales, que no están enfermas sino embarazadas, y es debido a este nuevo estado que debemos prestar especial atención a las medidas que tomamos para combatir y prevenir la gripe.

 

La influencia más negativa de la gripe en embarazadas:

 

Esta se acostumbra a dar en el segundo y tercer trimestre, cuando hay mas posibilidades de que esta derive en una bronquitis, neumonía o alguna enfermedad pulmonar. En este caso, como en el caso de cualquier persona con este tipo de enfermedades, será necesario acudir a visitar a tu medico y que nos indique que hacer.

 

  • Si tenemos pensado quedarnos embarazada la vacunación es recomendable. No tiene efectos secundarios fuera de los comunes: fiebre, mareos, nauseas.. y nos puede ayudar a no coger la enfermedad o de forma mucho más suave.La vacuna no solo nos va a proteger a nosotros, al peque una vez nazca le dara una inmunización extra hasta más o menos los 6 meses. Si estamos pensando en vacunarnos una vez embarazadas, es posible pero tendremos que consultarlo con nuestro médico antes.
  • Si queremos tomar algún medicamento para los síntomas, este tendrá que ser prescrito por nuestro medico. El único medicamento que se puede tomar de forma segura durante el embarazo es el Paracetamol, teniendo en cuenta que también tendremos que preguntarle a nuestro medico antes de empezar a tomarlo.Con o sin medicación la gripe nos va a tener una semana fuera de juego, por tanto el mejor remedio es una buena prevención:
  • La alimentación es muy importante. Llevar una dieta variada rica en frutas, verduras y fibra parece que es un remedio universal. Incrementar el consumo de alimentos con vitamina C tiene un efecto contra las infecciones: naranjas, kiwi, melón, brócoli, pimiento verde o espinacas son alimentos con gran concentración.

 

  • Una buena hidratación incrementando el consumo de agua diario a 2 litros mínimo, ayuda a diluir el moco y a compensar la deshidratación producida por la fiebre. Evitar los productos azucarados o con cafeína ahora que estas embarazada es muy recomendable.

 

  • El estrés no es tu aliado, descansa el máximo de horas posibles ayudando al cuerpo a recuperarse.

 

  • Realiza ejercicios adecuados para tu estado actual. El ejercicio activa la circulación y ayuda a prevenir infecciones futuras.

 

  • Una buena ventilación de los espacios de la casa ayuda a renovar el aire y con ello a limpiar de en ambiente de virus.

 

La gripe, es una enfermedad común que habremos pasado muchas veces a lo largo de nuestra vida, no debemos pensar que esto nos va afectar diferente ahora que estamos embarazadas.

 

 

Sira Bellot

 

Consultora en Maternidad y Paternidad.

 

 

T. +34 93 275 31 82

 

Masaje perineal

Cuando estamos embarazadas, hay algo que podemos hacer para ayudar a nuestro cuerpo en el momento del parto.
Algunas cosas que nos ayudarán será andar, para que los músculos de las piernas no pierdan su forma con el aumento de peso, y puedan resistir mejor el esfuerzo que supone traer una vida al mundo.
Los ejercicios de Kegel suelen recomendarse también, ya que fortalecen el suelo pélvico, que se´ra muy importante para una buena recuperación después de dar a luz.

Sin embargo hay algo a lo que no se le presta la misma atención, y que podría ayudarnos a evitar la mayoría de episiotomías que se realizan, es el masaje del periné (zona entre la vulva y el ano).
Masajear correctamente éste conjunto de músculos y ligamentos que forman el canal por donde pasará nuestro bebé, favorecerá que estén más flexibles y evitará posibles desgarros.

Otro de los beneficios de éste masaje, es que las mujeres aprendemos a identificar la presión que experimentaremos durante el parto y así podremos aprender a relajar esa zona en vez de  añadirle tensión y facilitaremos la expulsión.

Aquí os dejo una lámina, que os ayudará a ver de manera práctica cómo realizar el masaje perineal

¿Para quién está recomendado?

Pues la verdad es que para cualquier embarazada a partir de la semana 34 de gestación, siempre podría realizarse antes logicamente, pero los estudios solo prueban su eficacia a partir de éste momento.
Para realizarlo, primero es mejor que nos familiaricemos con la zona. Lo ideal es sentada , tumbada , o en cuclillas, o con una pierna encima de un taburete, pero que estés cómoda.
Te ayudará un espejo para poder guiarte.

El periné se encuentra en la zona superficial del suelo pélvico, y se divide en dos triángulos (el periné anterior: donde están la vagina y la uretra, y el periné posterior: donde se encuentra el ano).
Con el masaje perineal ejercitaremos todos estos músculos y nos ayudarán a que nuestro expulsivo sea algo menos doloroso.

5. Ideas para regalar a una futura mamá (o papá)

1- SERVICIOS PARA EMBARAZADAS

Coaching para futuros padres, clases formativas, organización… ¡Lo que más necesita una futura mamá es mucha ayuda!

2- PAÑALES DE TELA

Los pañales son el gasto más importante que van a tener los bebés. Los pañales de tela son el regalo perfecto: no contaminan, son fáciles de lavar, no vuelves a gastar dinero en pañales desechables, evitan dermatitis, se pueden heredar, y si los cuidas puedes volver a venderlos y sacarte un dinerito.

 
Las bandoleras se pueden utilizar desde el nacimiento, son cómodas, mucho más fáciles de poner y quitar que el fular o las mochilas evolutivas y más baratas.
 

4- UN RECUERDO PARA TODA LA VIDA

Regala la publicación de su diario de embarazo: a la futura mamá le gusta ir anotando cómo se siente, los cambios que va notando a medida que avanzan las semanas, el momento en el que nota por primera vez que el bebé se mueve dentro de ella… ¿Puede haber un recuerdo más bonito? info@editorialcuatrohojas.com.

5-LIBROS SOBRE CRIANZA

Es típico en una embarazada, sobre todo si es primeriza, leer todo lo que caiga en sus manos sobre crianza. Recomendamos:

-Como libro físico, “Otro mundo es posible mediante la crianza con apego”, de Sara Ribot. 12,50 € Pedidos: sararibotm@gmail.com
-Como ebook, “La crianza con apego“. 2,99 €. Una selección de los principales artículos informativos de lardamma.com.
-Como libro infantil de ilustraciones, “Los sueños de Rosanna”, de Rosanna García Miralles. 19,90 €. Pedidos:  rocksannita@gmail.com
-Como libro para los papás: “Hombres, padres y un hijo“, de la Fundación Siloshombreshablasen. 16 €. Un conjunto de testimonios sobre la paternidad consciente que seguro que te emocionarán. Pedidos: www.siloshombreshablasen.es

Corte tardío del cordón

Beneficios:
La sangre que dejamos que entre en el bebé mientras el cordón deja de latir, es sangre rica en nutrientes y en hierro, lo que hará que las reservas del bebé  sean las adecuadas, si no dejamos entrar ésta cantidad de sangre, las reservas serán insuficientes y muy pronto se insistirá a las madres que empiecen con la alimentación complementaria para suplir esa deficiencia.

Aunque hay pocos estudios relacionados con el momento del pinzamiento del cordón umbilical que hayan incorporado resultados sobre la evolución de la madre, sí se suponen algunos beneficios.Se ha especulado que una placenta menos distendida y con menor cantidad de sangre puede ser más fácil de ser expulsada de la cavidad uterina. La menor cantidad de sangre puede deberse al corte tardío del cordón o al drenaje placentario. 
A partir de los estudios sobre “drenaje placentario”, una placenta con menos sangre acorta el tercer período del parto y disminuye la incidencia de retención de la placenta. Sin embargo, según algunas revisiones de estudios clínicos sobre el riesgo de hemorragia puerperal, no se observaron diferencias significativas entre grupos de mujeres en las que se practicó el pinzamiento y corte temprano y el pinzamiento y corte tardío

 Además esta perfusión sanguínea mejora la adaptación cardiorespiratoria en los recién nacidos e incrementa el riego a todas al estructuras como cerebro, corazón, intestinos, así como la prevención de la anemia.

¿Hay algún peligro en el pinzamiento tardío?. 

Tal y como podemos leer en la página de El parto es Nuestro “A veces los bebes pueden presentar una coloración rojiza-púrpura profunda. Es provocada por  la policitemia,  un trastorno en el cual hay demasiados glóbulos rojos en la circulación sanguínea. Es el opuesto de la anemia, que ocurre cuando hay escasez de glóbulos rojos en la circulación. La policitemia también se denomina plétora (aumento excesivo de sangre). La policitemia se define como un hematocrito venoso mayor de 65% a 70% y se ha relacionado con secuelas neurológicas. La policitemia leve puede no causar problemas. Sin embargo, demasiados glóbulos rojos pueden aumentar el volumen o espesar la sangre, dificultando su circulación por el sistema sanguíneo y los órganos. Los bebés pueden tener dificultad para respirar y sus corazones y vasos sanguíneos no pueden compensar la cantidad adicional de sangre. A medida que las grandes cantidades de glóbulos comienzan a destruirse, se produce una sustancia llamada bilirrubina. El nivel alto de bilirrubina, llamado hiperbilirrubinemia, puede provocar ictericia, la coloración amarillenta de la piel, los ojos y las membranas mucosas. En estos casos es conveniente observar la evolución del bebé, y la aparición de otros síntomas como problemas con la alimentación, letargo o respiración rápida o dificultad respiratoria. Para eliminar la bilirrubina es conveniente que el bebé mame a menudo para que haga más deposiciones.”

Un peligro que alguna vez se ha comentado, parece ser en los partos que tienen lugar en el agua ya que por la temperatura superior a 37,5, puede haber vasodilatación y la vida del bebé podría correr peligro pero solo hay un estudio que habla sobre ésto y no hay más evidencias ni estudios al respecto, así que en el aire queda.

Os dejo  un vídeo explicativo que me encanta para que tengáis un referente visual.

Si queréis más información sobre el tema, podéis ir a cualquiera de éstos enlaces:

 

Violencia obstétrica

La violencia obstétrica es un tipo de violencia de género que pueden sufrir las mujeres desde el inicio de su embarazo hasta el postparto. Es un problema que afecta a todas las edades, clases sociales y etnias en occidente. El problema es que está tan generalizada y tan asumida que muchas mujeres ni si quiera son conscientes de que la sufren, e incluso cargan durante años con las consecuencias y secuelas físicas y psicológicas de este tipo de violencia. Por ello, es imprescindible la información y el empoderamiento de la mujer que va a convertirse en madre.

La violencia obstétrica es el trato deshumanizado de la mujer por parte de los profesionales sanitarios.

Algunas prácticas englobadas dentro de la violencia obstétrica a nivel físico son:

  • Tactos innecesarios o realizados por más de un profesional sanitario
  • El suministro de medicación innecesaria
  • El empleo de técnicas de aceleración del parto
  • Las cesareas injustificadas
  • Las episiotomías por rutina que siguen practicándose en la mayoría de los hospitales
  • Las maniobra Kristeller
  • La obligación de parir tumbada con las piernas levantadas  
  • etc.

Algunas prácticas englobadas dentro de la violencia obstétrica a nivel psicológico son:

  • La omisión de información sobre la evolución del embarazo o el parto por parte de los profesionales sanitarios.
  • Las críticas respeto las estado físico o anímico de la mujer o del bebé.
  • La utilización de un lenguaje inapropiado por parte de los profesionales sanitarios (grosero, humillante, etc.).
  • Obstaculizar el contacto precoz del bebé con su madre, el piel con piel y el inicio de la lactancia sin causa justificada.

El nacimiento de un hijo es un momento culmen en la vida de una mujer, en el que ambos, la madre y el bebé son extremadamente sensibles y vulnerables. No respetar ese momento es una forma de violencia que se puede y se debe denunciar.

Si estás embarazada o planeas estarlo pronto, te aconsejamos mucha información.

Enlaces de interés:

Cómo hacer un plan de parto
Contratación de doulas, matronas que asistan partos en casa, etc. 
Coaching embarazadas
Asesoría y consultoría embarazadas
Asistencia a embarazadas en Barcelona

Precauciones durante el embarazo

La mujer embarazada debe ser consciente de que lleva dentro un ser al que le puede afectar su estilo de vida pero, ¿qué hay de cierto en todas las recomendaciones que se hacen algunos preofesionales?

1) La famosa toxoplasmosis:
Es una enfermedad infecciosa leve para un adulto pero que puede tener consecuencias dramáticas para el feto. Las formas en las que se puede contraer la enfermedad es mediante la ingestión de carne poco cocinada infectada con el parásito, por la manipulación de tierra contaminada, etc.

  • Muchos gatos callejeros son portadores de este parásito, pero es extremadamente raro que un gato doméstico que no sale de casa y come pienso esté contagiado, de modo que el consejo que se daba antiguamente de deshacerse de ellos está completamente obsoleto. Simplemente se recomienda que sea otra persona quien se ocupe de limpiar la caja de las heces.
  • La carne debemos cocinarla siempre muy bien y, respecto al jamón, no tiene por qué haber problemas en consumir el jamón curado de supermercado, que ha pasado todos los controles de calidad. Lo que no estaría recomendado es comer un jamón de una matanza.
  • En cuanto a las verduras, es importante lavarlas bien, incluso con un un ml. de lejía (apta para desinfección de alimentos) por cada litro de agua.

2) Listeriosis: 
Es una enfermedad bacteriana que se contrae normalmente a través de la alimentación y que pueden tener también graves consecuencias para el feto, aunque normalmente se le preste menos atención que a la toxoplasmosis.
La bacteria puede vivir incluso en temperaturas refrigeradas, por lo que se recomienda cocinar bien todos los alimentos, consumirlos lo antes posible, evitar leche cruda y quesos sin pasteurizar y lavarse bien las manos después de manipular alimentos frescos.

3) Tatuajes y piercing: 
En general, la tinta de los tatuajes (excepto algunos pigmentos) no tiene toxicidad destacable y no pasa a la sangre. Por lo tanto, no llega a la placenta, pero siempre hay un riesgo mínimo de infección y, además, el estrés o la sensación de dolor sí pueden ser diferentes durante el embarazo, lo cual sí puede afectar al feto. En resumen: ¿No es mejor esperar a que nazca el bebé, que son solo unos meses?

4) Depilación láser: 
En este caso lo que se pone en duda es la eficacia del láser. Los cambios hormonales pueden hacer variar el crecimiento del vello, por lo que es mejor esperar a recuperar los niveles normales.

5) Cosmética: Autobronceadores, tintes del pelo, cremas…
En principio no hay contraindicaciones, pero no están recomendados por que la sensibilidad a determinados químicos puede variar e incluso provocar reacciones.

DEPRESIÓN POSTPARTO, por Mónica Ruiz

El vídeo “YO TENÍA UN PERRO NEGRO” puede ayudarnos a entender lo que significa la depresión…
Durante el embarazo, parto y postparto se suelen reactivar las emociones escondidas en la mujer. Puede que esa futura madre haya vivido situaciones traumáticas, que forman parte de su historia personal, como:
      Pérdida gestacional (bebés arcoíris).
      Embarazo de riesgo (necesidad de hospitalización).
      Abandono o dificultades en la lactancia.
      Estrés o ansiedad previa.
      Abusos sexuales.
      Trastorno de Estrés Post Traumático.
      Experiencias adversas en la infancia.
      Relación de apego inseguro, ansioso y/o desorganizado.
Si nos situamos en la etapa perinatal del postparto, os aseguro rotundamente que la presencia de la tristeza mantenida no es normal.
 
 
 La mujer puede sentirse más sensible de lo habitual o llorar con más facilidad; pero si la emoción que le acompaña es la tristeza permanente, tiene la obligación de mirarla directamente y actuar para que su salud sea óptima. Le esperan muchos días de atención constante para su bebé, noches inquietas, crisis de crecimiento, dientes que salen, cansancio por las adaptaciones constantes en el día a día, horas de lactancia y muchas sonrisas, miradas de amor con el bebé, besos, cosquillas y lágrimas de felicidad.
Tener entre tus brazos a un ser que has sentido en tu interior durante al menos 9 meses, al que ahora ofreces toda su seguridad y alimento, que crece, te mira y te necesita a su lado… mientras te sientes triste… no es normal. Lo normal es que la sensación que te acompaña cuando lo cuidas, amamantas, alimentas o le acaricias sea la felicidad.
 
 
El Baby Blues también es una depresión, leve y temporal. Pero cuando la tristeza se queda a vivir durante muchas semanas con la madre, más allá del 4º y noveno día de postparto (los niveles de hormonales varían de forma natural y la oxitocina desciende pudiendo producir olas de lloro incontrolado y/o sensación de tristeza), es cuando podemos hablar de depresión. Ésta aparece con más frecuencia en el tercer trimestre del embarazo, que en el postparto inicial.
Los pensamientos que acompañan a una madre que sufre depresión pueden ser del tipo:
“Todo estaría mejor si estuviera muerta” “Sólo quiero dormir y dormir” o “Mi bebé estaría mejor si yo no existiera”…
Pero, atención, si los pensamientos que se expresan son:
“Tengo miedo a interactuar con el bebé”
“Tengo miedo a hacerle daño”
“No sé si podría matarlo”…No estamos ante una depresión, podría tratarse de otro trastorno psicológico que requiere de inmediata atención y seguimiento profesional. En estos casos, la madre podría llegar a dañar a su bebé y ella misma.
Otros elementos que podrían estar influyendo en el estado de cansancio permanente, tristeza y sensación de incapacidad son:
      Hipotiroidismo, sufrirlo produce en la madre síntomas parecidos a la Depresión Post Parto.
      Falta de vitamina D, ya que interactúa con nuestro sistema inmunológico. Si hay una carencia de la misma notaremos agotamiento, sensación de no poder hacer las cosas y tener poca capacidad de actuación en general.
Una etapa crítica, en relación a la depresión, es el momento en que se interrumpe y abandona la lactancia; ya que es entonces cuando los niveles de prolactina disminuyen rápidamente y aumentan los niveles de cortisol, incrementando la sensación de estrés y tristeza. Por lo tanto, la lactancia materna es un mecanismo natural que puede prevenir la aparición de una Depresión Post Parto.
¿Qué puede hacer una madre que sufre una Depresión Post Parto?
 
      Buscar apoyo en su entorno; así como tratamiento profesional médico y terapia psicológica (la terapia cognitiva conductual y PNL -Programación Neurolingüística- es muy efectiva).
      Cuando la madre está deprimida, su cerebro sufre un proceso inflamatorio. Así que un tratamiento de Omega 3 ayudará a crear un efecto antiinflamatorio y remitir síntomas. Consultar con vuestro profesional de referencia.
      Hacer ejercicio físico (por ejemplo, caminar) es una buena terapia de luz natural y de reequilibración de los niveles hormonales como la serotonina y la oxitocina, que ayudan a potenciar las sensaciones de placer y bienestar emocional.
      Consultar con su médico la posibilidad de tomar algún ansiolítico suave y compatible con la lactancia.
¿Cómo podemos ayudar a una madre que sufre una Depresión Post Parto?
 
 
      Facilitaremos un entorno tranquilo y relajado a la madre y al bebé.
      Si hay hermanos mayores, buscaremos ayuda para delegar en personas de su confianza algunos momentos del cuidado de sus otros hijos.
      Es muy positivo que la pareja le dé el espacio emocional que necesita la madre.
      Padre y madre intentarán ser un equipo; por ejemplo, que mientras la mamá está con el bebé el papá se encargue de otras tareas familiares o de los demás hijos.
      Facilitar que mamá y bebé tengan momentos para estar solos y tranquilos.
      Limitar las visitas en casa y las horas de las mismas.
      Evitar cuestionar las acciones de la madre (y el padre), acompañarla y escucharla activamente es lo que más va a agradecer en esos momentos tan delicados para ella.
Mónica Ruiz Romero
Col.16209
                    Puedes seguirnos en:
Blog          tuespaciopsicologicoblog.blogspot.com
Web          www.tuespaciopsicologico.com
_____________________________________
Y no te pierdas el próximo taller de Mónica:

 

 

12 molestias comunes durante el embarazo y cómo aliviarlas

Durante el embarazo es normal tener molestias que irán variando según la gestación vaya evolucionando. Por supuesto, cuando estas molestias llegan a afectar seriamente al día a día se debe consultar al doctor/a, pero para la mayoría de ellos existe remedios naturales y consejos que, si bien no son milagrosos, pueden ayudar a la madre a sobrellevarlos un poco mejor:

1. Estreñimiento

Conviene prevenirlo desde el inicio del embarazo cambiando la dieta si fuera necesario para añadir más fibra, sustituyendo alimentos refinados por integrales, evitando alimentos astringentes, etc.
Beber dos litros de agua al día también ayuda, así como tratar de crear una rutina para el momento de ir al baño.
Si todo esto no funciona, siempre se puede recurrir, ocasionalmente, a remedios naturales como beber el agua en que han estado remojadas las ciruelas pasas.

2. Cansancio y sueño

Contrariamente a lo que suelen hacer la mayoría de las mujeres, tomar estimulantes (café, té, etc.) no favorece en nada y puede perjudicar a otras molestias. Para controlar el sueño y el cansancio, es mejor simplemente evitar el estrés y mantener una buena hidratación.
El ejercicio físico moderado, siempre que no esté contraindicado, ayudará a mantener un buen nivel de actividad y a que el sueño sea más descansado.
Si el cansancio es muy acusado, se deberán controlar los niveles de hierro en las analíticas de sangre.

3. Congestión nasal

Es una molestia más desconocida que otras pero no menos común. Beber mucho líquido y utilizar un humidificador ayudará a fluidificar la mucosidad y descongestionar.

4. Calambres

Los calambres se van acusando a medida que avanza el embarazo, siendo realmente molestos en la última etapa.
Es conveniente no pasar mucho tiempo de pie y evitar cruzar las piernas al sentarse. Masajear la zona suavemente ayuda a relajarla. Comer un plátano antes de dormir te ayudará a evitar esos molestos calambres.

5. Hinchazón piernas

Pese a que se debe a una retención de líquidos, la hidratación es importante para equilibrar el problema: se recomienda beber agua y usar el hidratante tópico habitual.
Pasar mucho tiempo de pie parada empeorará las molestias pero caminar favorecerá la circulación, lo cual beneficiará a las piernas.
Los masajes suaves, rotar los tobillos o ponerlos un rato en alto al final del día aliviarán la hinchazón.

6. Acidez

Esta es otra molestia que, al contrario que la somnolencia o los mareos, se va acusando hacia el final del embarazo.
Para aliviarlo, conviene sustituir las comidas principales por pequeñas raciones a lo largo del día, evitar comidas muy calientes, muy frías, muy picantes o muy condimentadas que puedan irritar aún más las paredes del estómago, no tumbarse inmediatamente después de comer y usar ropa cómoda, holgada.
Una cucharada de aceite de oliva en ayunas o un vaso de leche después de las comidas pueden ayudar a suavizar esa sensación.

7. Gases

Si el problema es acusado, no está de más llevar un control de las comidas, apuntando en un papel la dieta diaria para relacionar cuáles son los alimentos que mejor y peor sientan.
En todo caso, siempre es importante llevar una dieta equilibrada, evitar azúcares y comer y beber despacio.
El ejercicio físico moderado también puede ayudar en este caso, así como llevar ropa holgada.

8. Nauseas

Dado que las nauseas suelen empezar desde el momento de levantarse, se pueden dejar al lado de la cama algunas galletitas para chupar incluso antes de ponerse en pie.
Como remedio natural para las nauseas, es conocido el efecto del jengibre, ya sea en galletas, té o cualquier otro preparado.


9. Dolor de espalda

Hacia el final del embarazo, el peso de la tripa puede acentuar los dolores de espalda. Para evitarlos y aliviarlos, debemos mantener una correcta higiene postural, hacer ejercicio moderado y dormir de lado, para que el peso no recaiga sobre la columna.

10. Dificultad para dormir

Igualmente en los últimos meses, la incomodidad y el nerviosismo van haciendo mella en el descanso.
La postura óptima es acostarse sobre el lado izquierdo (esta postura favorece la oxigenación del feto), con la pierna derecha flexionada y un cojín entre las rodillas para evitar sobrecargar la cadera.
Tratando de mantener a ralla otros síntomas que puedan provocar molestias, como la acidez, la embarazada logrará descansar mejor.

11. Hemorroides

Son muy comunes en el postparto pero pueden aparecer mucho antes. Para prevenirlas, se pueden seguir los mismos consejos que para evitar el estreñimiento, pero una vez que han aparecido, los baños de agua templada e incluso los ejercicios de Kegel aliviarán las molestias.

12. Sangrado de encías

Durante el embarazo, las encías están más sensibles.
En la mayoría de las comunidades autónomas, la seguridad social cubre una visita al dentista por trimestre en la que llevarán a cabo una limpieza que ayudará a prevenir o paliar el problema.
La higiene dental es muy importante.

Estadísticas sobre partos: edad de la madre, prematuridad, embarazos múltiples, cesáreas…

Hoy os dejamos este enlace a las estadísticas oficiales del INE España sobre partos con datos actualizados a fecha del 2.011. Aquí podréis comprobar los datos combinados de los partos según edad de la mujer, comunidad autónoma, tipo de parto, tiempo de gestación, sexo del bebé, etc.

Estas son algunas conclusiones que podemos extraer de estas estadísticas:

  • La edad más común para tener hijos son los 33-34 años de la mujer. 
  • En mujeres que tienen hijos al final de su vida fértil, aumentan los casos de bebés prematuros y partos distócicos. 
  • En embarazos múltiples, aumentan considerablemente los casos de bebés prematuros (más cuantos más bebés sean). 
  • El caso más común de parto doble en ese año fue niño-niña. 
  • En casos de embarazos múltiples, las cesáreas duplican al menos a los partos naturales. 
  • La Comunidad Autónoma con más nacimientos fue Andalucía. 
  • Solo hubo un caso de cuatrillizos. 
  • La Comunidad Autónoma con menor proporción de cesáreas en el País Vasco. 
  • La media de cesáreas en España supera ampliamente la del extranjero. 
  • El mes con mayor número de nacimientos fue agosto. 
  • No se recogen datos sobre partos en casa

Todavía hay un largo camino para conseguir normalizar la atención materno infantil, reducir los partos medicalizados y las cesáreas.