El precio de nuestras decisiones

Lo que hay que seguir leyendo…

Hoy, día marcado como el de las madres del mundo, repaso algunos artículos sobre nuestra manera de criar. Muchos de ellos me los he quedado porque me gustaban. Eran alentadores, me conmovieron o me ayudaron a pasar momentos difíciles.

Pero hay uno en especial de los que tengo criticando nuestra elección, que hoy me ha venido a la mente. Me gustaría compartir con vosotr@s algunos retales de esta obra maestra…(modo irónico on)

El artículo, escrito por una mujer, lleva por título: ¿Demasiado madres? Pros y contras de la crianza con apego. La verdad es que recuerdo que la primera vez que lo leí me pregunté a mi misma: ¿Dónde están los pros aquí? Puede que vosotr@s seáis capaz de verlos mejor que yo. O será que me he vuelto una burra y solo veo lo que tengo en mi campo de visión.

Empieza explicando en qué se basa la crianza con apego. Explica la historia de Bowlby de manera que parece que todo lo que escribió fue culpa de una infancia traumática… En fin.

¿Cómo es la crianza con apego según ella?

Algunas de las frases brillantes empiezan cuando la autora quiere explicar cómo las familias promovemos esta crianza y la llevamos a cabo:. ¿Cómo? Mediante prácticas como la lactancia prolongada, dormir con los hijos (colecho), llevarlos encima y no en cochecito (el porteo) y estar constantemente pendiente de sus necesidades.

Bueno, dejando de lado la idea de que puede que sea otro de esos artículos que se escriben sin conocimiento de causa… Seguí leyendo y llegué a más perlas. “Hace unos años sólo cuatro hippies iban con el bebé pegado todo el día, ahora esa tendencia ya lleva logo institucional”

La autora entrevista a una madre que reconoce haberse sentido “como en una secta” tras practicar este tipo de crianza.

Pero cuando pensaba que no podía leer más barbaridades juntas viene el apoteósico final en el que incluye, no os lo perdáis, a Carlos González y habla sobre el retroceso de la mujer y las ideas anti feministas que envuelven todo nuestro mundo. Siempre que se empieza un debate sobre la crianza con apego, suele ir unida al final categórico de que somos anti feministas y que seguimos los designios de cuatro hombres desde sus tronos dorados, nos encerramos en casa sin decisión ni autoridad ninguna, atadas a la pata de la cama, víctimas y criadas de nuestra propia familia.

Os dejo la perla para que vosotr@s decidáis qué os parece todo esto. Podéis leer esta joya literaria aquí: http://www.laopiniondemurcia.es/sociedad/2017/01/19/madres/799110.html

 

Deja un comentario