Lectura para bebés y niños pequeños

Nunca es pronto para empezar a trabajar el interés por la lectura.

No se trata de que el niño aprenda lectoescritura con 3 años, sino de que disfrute de libros adaptados a su edad y sus gustos. De este modo, el interés por la lectura surgirá solo más adelante.

Es importante crear ese hábito e interés desde pequeños para fomentar su desarrollo integral, ya que con un buen libro se practica la motricidad fina (al pasar las páginas), la percepción sensorial (con libros adaptados a los bebés con colores vivos, texturas, etc.), el desarrollo cognitivo (con la interpretación de las ilustraciones, por ejemplo), la empatía (a través de la identificación con los personajes de las historias), los vínculos afectivos con los padres (por el momento de la lectura junto a ellos), etc.

Tips:

  • Trata de incluir un rato de lectura en tu rutina diaria con el bebé. Por ejemplo, antes de acostarse, Una actividad tranquila como la lectura puede ayudar a relajar al bebé.
  • En cuanto se desplace con autonomía por la casa, es importante que tenga acceso a libros que le interesen (obviamente, no serán libros con páginas de papel que puede romper fácilmente).
  • Atiende a las reacciones de tu hijo cuando lees: cómo interpreta el bebé tu tono de voz, las ilustraciones, etc.
  • Sé un ejemplo: El bebé tiende de forma innata a imitarnos. Para él es un juego y una manera de aprender. Es sumamente difícil que un bebé que no ha visto nunca a sus padres coger un libro, desarrolle un interés por estos.
  • Transmite emociones al leer, lee con entusiasmo: Para que se divierta, para mantener la atención, para que disfrute de ese momento juntos.
  • Apaga la tele y otras distracciones. Es un rato solo para tu bebé y para ti.

Libros adecuados según la edad: 

-0-1 años: Escoge libros con colores vivos, libros sensoriales, sonidos, que se puedan mojar, páginas gruesas, etc. Libros de tapa y páginas duras y resistentes y con diferentes texturas y colores muy vivos.

-1-2 años: Puedes empezar a hablarle de conceptos básicos: los colores, partes del cuerpo, los animales… O también de elementos que le llamen especialmente la atención, como el agua. (Ver “Agua”, de Gisela Burunat).

 -2-3 años: Conviene escoger historias cortas. Son interesantes las que tienen una estructura que vaya repitiéndose a lo largo del libro, pero también los libros ilustrados con una sola frase en cada página que permita asociar el concepto. Aquí mantenemos nuestra recomendación de Agua.

Deja un comentario