Mola mil la poesía infantil (en serio, información interesante)

Como buena página dedicada a la crianza con apego, aquí todas y todos somos muy conscientes de la importancia de desarrollar en los niños el gusto por la lectura desde edades tempranas, con libros respetuosos y adecuados a su desarrollo. Pero hoy vamos a ir un poco más allá…

¿Qué hay de la poesía infantil?

La poesía es arte y, al igual que la música o la pintura, puede ser una fantástica herramienta de estimulación, entendiendo estimulación como actividad motivadora que promueve ciertas áreas de desarrollo intelectual a través del disfrute.

Pensemos en cuando los adultos leemos poesía, algo que nos guste mucho. Por ejemplo, a mí me emociona particularmente un fragmento de “El estudiante de Salamanca” (por poner un ejemplo que conocemos todos). Cuando la leo, por un lado, estoy captando el mensaje (1. se trata de un medio de comunicación), por otro, está llegando mucho más allá que un mero discurso informativo (2. la poesía apela a la sensibilidad) y por último, estoy percibiendo el ritmo y la musicalidad (3. es arte).

Evidentemente, un niño no va a entender a Góngora (por ejemplo, apenas lo entiendo yo), pero la poesía adaptada a su nivel de desarrollo, con rimas sencillas y un mensaje que les guste, puede ser muy motivadora. Estos son algunos de sus

beneficios:

 

  • En cuanto al desarrollo lingüístico:
    -Favorece el desarrollo del lenguaje al utilizar expresiones y giros que normalmente no leemos en prosa.
    -Mejora la dicción, porque hay que leerlo correctamente para que rime y tenga sentido.
    -Favorece el aprendizaje de nuevas palabras.
    -En consecuencia de lo anterior, mejora la expresividad y las habilidades comunicativas del niño en general.
  • En cuanto al desarrollo intelectual:-Favorece el desarrollo cognitivo al requerir una interpretación, una “traducción mental” de lo que se está leyendo.
    -Desarrolla la memoria, porque es más fácil de memorizar que un texto, y a los niños les encanta repetir una y otra vez aquello que les gusta (canciones, películas, etc.).
    -Desarrolla la creatividad y la imaginación, y pueden incluso tratar de continuar la historia en verso.
  • En cuanto al desarrollo emocional:-Estimula las emociones en un ambiente controlado en el que se pueden aprender a gestionar.
    -Promueve el gusto por el arte (es ritmo, musicalidad, estética).

Y además de todo esto, ayuda a crear el hábito lector e incluso se suele asociar a una expresión corporal más armónica (porque tiene beneficios similares a la música).

Para leer un libro de poesía a los niños, es importante dramatizar un poco (exagerar la acentuación y poner voces, sin llegar a caricaturizar) y explicarles aquello que no hayan entendido del todo.

Os dejamos algunas recomendaciones:

  • Agua, de Gisela Burunat: Un libro con poco texto (una rima en cada página) asociados a una ilustración sobre el agua, el elemento favorito de los peques y que muchas veces es incluso su primera palabra.
  • La ranita Tita, de Ana Santamaría: Una historia completa rimada, con un montón de personajes superdivertidos que van tejiendo una especie de cadena de favores para promover la ayuda mutua.
  • El cerdito comilón, de Juan Antonio Sánchez Díaz: El reconocido ilustrador JASD se pasa ahora también a la autoría con este libro solidario que dona una parte de sus beneficios a ASION (Asociación oncológica infantil de Madrid).

Deja un comentario