Música para el alma

No soy alguien que escucha canciones ñoñas, depende del día puedo oscilar desde el Black metal hasta Camela Jajajajaja,  sí, yo también tengo ese lado 🙂

Pero a veces, esos días que estás de bajón y te pones tu CD más folk,  o quemas tus listas de Spotify con la música americana más profunda,  aparece alguna canción que de repente cobra sentido, que has escuchado mil veces, pero que no te has parado a oírla de verdad hasta ahora, ¿porqué?
Porque ahora eres madre/padre,  y ahora las entiendes y las vives.

Os dejo uno de esos regalos que aparecen de la nada, del sitio menos esperado,en el momento más oportuno

BON IVER – FLUME

Deja un comentario