¿Sabías que…?

Presentación

Lo primero que voy a hacer en este artículo es presentarme. Me llamo Ana Luz Aparicio y soy la cofundadora (con mi pareja) de Alternativa Holística, una iniciativa que acompaña a las personas en sus procesos de crecimiento, en esos momento en los que necesitamos que nos echen una mano, ya sea para “superar” algo o simplemente para seguir creciendo y encontrando nuestro lugar. También soy mamá de un precioso niño de dos años y medio.

Mi andadura comienza hace más de una década cuando termino mi carrera de educación social y comienzo un máster en Terapia Gestalt. Al terminarlo sigo descubriendo más herramientas para acompañar a la persona a una versión mejorada de sí misma y a la vez me ayuda a acercarme, poco a poco, hacia mi mejor versión, así que siento que es perfecto y que es lo que tengo que hacer. Me formo a lo largo de los años en muchas técnicas que me permiten ver, sentir… entender a la persona de manera rápida y sencilla para que los cambios sean también así. Las técnicas que más utilizo a día de hoy son  Psych-K y Psiconeuroinmunoterapia (puedes ver más información aquí).

Ahora que ya sabes un poco sobre mí, voy a hablarte de varios

Aspectos importantes para la educación de nuestros niños y niñas.

  • Algo fundamental que creo que no tenemos que perder de vista es que estas personitas que tratamos de educar están aprendiendo y copiando 24 horas al día de su papá y su mamá (tengan la edad que tengan), aprenden por imitación, por lo tanto como ya sabes, pero me permito recordarte, van a ser y hacer lo que tú eres y haces y no lo que dices que hagan. Desde el vientre materno hasta los 7 años de edad (aproximadamente) los niños y niñas integran creencias, emociones, programas, secuencias de reacción… sin filtro. Esto quiere decir que ya antes de nacer aprenden de ti: como se siente uno ante la gente, el mundo, la familia, como reacciona ante determinadas situaciones, ante el dinero, la autoridad, los amigos y un infinito etcétera. Llegado a este punto, tal vez necesites coger aire… ¡respira! Y no te preocupes porque seguramente eres mucho mejor de lo que piensas.
  • Otro aspecto a entender es que viven en el presente, no saben como son o como van a ser; así que se van a comportar y a evolucionar siempre en relación a tus expectativas sobre ellos. Nosotros sentimos que son de una manera determinada, entonces nos comportamos con ellos como si ya fueran así, ellos sienten eso y cumplen tu expectativa, sea la que sea. Por este motivo nos conviene tener siempre en mente cómo queremos que nuestros hijos e hijas sean en el futuro, tener una idea clara de como les vamos a ver (sanos, prósperos, felices, con amor, con un trabajo del que disfrutan…) porque eso es lo que van a cumplir. Cuanto más lo “sueñes”, con más fuerza les va a llegar.
  • Somos 97% comunicación no verbal. Muy por encima de lo que les estás diciendo (muchas veces ni siquiera entienden tus palabras o no te están escuchando) les llega como lo dices. Es importante que antes de hablar sientas lo que les quieres transmitir. Así que, por ejemplo, si quieres transmitirles tu confianza para hacer algo, siente de verdad que pueden porque de lo contrario tu respiración y tu voz se cortan y tus ojos se abren por el miedo, y lo que les va a llegar es esto último. A veces es mejor dejarles experimentar sin estar muy cerca, así sacarán su potencial libremente, sin que interfieran tus miedos.
  • Más cosas: les va a doler… y así es la vida; no pretendas meterlos en una burbuja. Hay padres y madres que preparan el camino para sus hijos y hay padres y madres que preparan a sus hijos para el camino. Los niños y niñas viven en ensayo-error y eso es perfecto; pero somos los papis y mamis los que ponemos una carga emocional a los hechos (si se caen, si se equivocan, si pegan, si se llevan algo que no es suyo, si mienten…) y vemos problemas en lugar de lo que realmente hay: ¡oportunidades! para que aprendan a ser mejores y para que vayan creando las bases de lo que ya hemos visto que serán en el futuro (personas maravillosas y de éxito). Cuando por ejemplo un niño pega, lo que sucede en nosotros es que anticipamos un futuro en el que son “pegones”, y eso nos da miedo. En lugar de irte al miedo, lo que puedes hacer es celebrar que eso haya pasado ahora porque son pequeños y puedes explicarles desde el amor que pueden hacer otra cosa. Si lo aprenden ahora, no necesitarán repetirlo en el futuro, y eso es maravilloso 🙂
  • Siempre respira. Nuestra reacción debe ser siempre lo más calmada posible, lo que nos dará la mejor manera de actuar y a su vez les enseñará a actuar desde la calma. Una misma estrategia (enfadarse, consolar…) no funciona para todas las situaciones, no hagas siempre lo mismo. Por ejemplo: si te enfadas siempre que hacen algo “mal”, aprenderán a mentirte o a intentar esconderte las cosas. No necesitan eso, necesitan saber que cuando fallen (que lo harán) estaremos ahí para ayudarles y acompañarles. Habrá momentos en los que necesites enfadarte, otros en los que les “mimes”… lo importante es que siempre sean reacciones desde la calma, el amor y el respeto, desde ahí es imposible hacerlo mal 😉
  • Reconoce y ríete de tus errores, porque de esta manera te posicionas en un estado mejor para afrontarlos. Y así tus hijos o hijas aprenderán a que no pasa nada por equivocarse, a ser resilientes para salir más fuertes e inteligentes de las dificultades.
  • Nuestros hijos e hijas aprenden por repetición, así funciona el cerebro… es un error cuando nos ponemos nerviosos o enfadados porque “no hacen caso” y decimos: “¿cuántas veces tengo que repetir…?” La respuesta es muchas, pero muchas. El problema viene de enfadarnos, cansarnos pensando que no quieren hacer caso. Los niños y niñas no tienen intención de ponerte nervioso, de hecho la misma frase lo expresa claro: “te pones” nervioso, enfadado… (tú te pones). Quita la intencionalidad de sus actos, porque seguramente la energía que estás sintiendo viene de tus experiencias, frustraciones, miedos…
  • En muchas sesiones las personas hablan de que echaron de menos más tiempo con su padre o con su madre. Es importante que les dediques tiempo, todo el que puedas. Lo que haces ahora forma parte de su infancia, adolescencia… saca tu mejor versión siempre, pregunta, sé divertido, emociona, muestra, siente, ríete de ti mismo… Forjar el carácter de tus hijos o hijas es una carrera de fondo, en la que merece la pena esforzarse.

 

Espero que este artículo te ayude a reaccionar de la mejor manera posible el mayor número de veces.

¡¡Muestra a tus hij@s tu mejor versión!!

 

 

 

 

 

  Ana Luz Aparicio García
www.alternativaholistica.es
Facebook: alternarivaholistica
Blog: alternativaholistica.es/blog/

3 comentarios en “¿Sabías que…?

  1. Me encantó, totalmente de acuerdo a los niños hay que dejarles ser niños y sobre todo darles tu tiempo que es lo más valioso que puedes darles

Deja un comentario